Daniel Goleman: El ejemplo de los adultos es la manera más eficiente de enseñar empatía en este tiempo de pandemia

1K Compartidas
1K
0
0
0
0
El cierre de las escuelas ha obligado a nuestros estudiantes a no salir de sus casas, permanecer (quizá como nunca antes) todo el día y la noche con su familia. vivir observados y sobresobservados las 24 horas del día, y tener como única referencia para responder a esa experiencia el comportamiento de sus padres y hermanos; por eso consideramos que, como profesores, nos es muy importante prepararnos para recibir (cuando se reanuden las clases presenciales) a unos niños y jóvenes que habrán sido “marcados” por el tiempo de cuarentena. Regresarán después de haber superado la amenaza física del Covid 19, pero también con (posibles) señales de su experiencia emocional y mental.

Todos habrán tenido que superar, o necesitarán ayuda para superar los trastornos emocionales, como la incertidumbre, la ansiedad, el miedo, inseguridad, la depresión, la irritabilidad, el insomnio, el estrés, la confusión, … según su entorno familiar.

Y aquí la comunicación, entendida como el saber escuchar y saber expresarse, son claves para retomar la relación estudiante-profesor; y al regresar a su comunidad educativa –como sostiene Begoña Ibarrola- todos nos sintamos “acogidos, valorados y en un entorno seguro y tranquilo”. Les recomendamos leer el artículo de SEMANA, con la opinión de especialistas y videos: CÓMO CUIDAR LA SALUD MENTAL DE SUS HIJOS EN CUARENTENA.

UN MENSAJE PARA LOS ABUELOS Y LOS PADRES (01´31”)

Para el especialista norteamericano en salud mental, Daniel Goleman (1946), “todos nosotros tenemos dos mentes, una mente que piensa y otra mente que siente, y estas dos formas fundamentales de conocimiento interactúan para construir nuestra vida mental”, y “el cerebro emocional responde a un acontecimiento más rápido que el cerebro racional”. Y se han descubierto siete ingredientes cruciales, relacionados con la inteligencia emocional: confianza en sí mismo y en los demás, curiosidad, intencionalidad (el deseo de tener un impacto), autocontrol, conexión con los demás, capacidad de comunicar y habilidad de cooperar con los demás”; elementos que nos importa conocer para cuando regresemos a las aulas,  si deseamos lograr captar o “secuestrar” (como opina Chema Lozano) la atención, la motivación y la creatividad, de nuestros estudiantes. Si desea ampliar esta información, le puede ser útil leer este artículo: OCHO LECCIONES DE DANIEL GOLEMAN SOBRE INTELIGENCIA EMOCIONAL

Artículo relacionado: LOS PROFESORES DEBERIAN VOLVERSE GRANDES LECTORES DE EMOCIONES

Desde esta perspectiva, de la salud mental y por razones únicamente educativas y de formación permanente, compartimos algunas respuestas de dos entrevistas concedidas por el profesor Goleman opinando sobre los factores fundamentales del proceso enseñanza- aprendizaje, como la atención, la serenidad, la tecnología digital y la distracción, las emociones negativas, el cansancio mental, la mente atenta y la mente errante, la empatía, el estrés, la meditación y el cansancio mental, y sobre el impacto emocional que tienen y tendrá este tiempo de cuarentena sanitaria. Consideramos que las respuestas del profesor Goleman a Mayra Paterson y Sofía Beuchat nos pueden ayudar a recordar los conceptos de educación emocional y prepararnos para vivir en nuestras escuelas la disminución de estudiantes por aula, el integrar las lecciones presenciales y a distancia, el uso de otros espacios de aprendizaje, respetar la distancia social, mantener nuevas reglas de higiene, practicar nuevos modos de relacionarnos socialmente,… lo que ahora se llama la “nueva normalidad”, expresión para algunos “contradictoria en sí misma y para otros un invento salido de las maléficas cocinas de la neolengua para enmascarar la realidad”. ¿NUEVA NORMALIDAD?

MAYRA PATERSON: ¿Por qué es tan importante cultivar la atención?

DAVID GOLEMAN: “Prestar atención es el ingrediente secreto de las cosas importantes que podemos llegar a hacer en nuestra vida, desde trabajar bien hasta amar bien”.

MAYRA PATERSON: ¿Qué clase de atención deberíamos cultivar?

DAVID GOLEMAN: “Hay muchos tipos de atención: cuál es más adecuada depende de la situación. Para trabajar, lo que se necesita es concentración. Para desarrollar la creatividad, una mente errante, que divague”.

MAYRA PATERSON: El mundo que el ser humano está creando es un mundo que propicia la distracción frente a la atención. ¿Qué empuja al ser humano por este camino?

Artículo recomendado: DANIEL GOLEMAN: LA VIDA EMOCIONAL DE LOS NIÑOS AFECTA LA HABILIDAD PARA APRENDER

DAVID GOLEMAN:La tecnología digital provoca muchas distracciones y nos aparta demasiado fácilmente de las cosas en las que necesitamos concentrarnos. Creo que esto está erosionando nuestra habilidad para prestar atención a lo que hacemos y a las personas que nos importan”.

MAYRA PATERSON: Las personas que se concentran con más facilidad suelen resultar menos vulnerables a las turbulencias emocionales. ¿por qué?

DAVID GOLEMAN: “Los mismos circuitos cerebrales que nos ayudan a concentrarnos y a mantener la atención son los que a su vez nos permiten gestionar las emociones negativas”.

MAYRA PATERSON: ¿De dónde viene la fuerte tendencia de nuestra mente a divagar?

DAVID GOLEMAN: “El cerebro parece estar diseñado para pasarse la mitad del tiempo divagando de un pensamiento a otro. Existen varias teorías de por qué sucede esto, pero nadie sabe realmente cuál es la causa”.

MAYRA PATERSON: Cuando la mente divaga suele conectarse más frecuentemente con emociones negativas que con emociones positivas. ¿Qué podemos hacer para cambiar esta tendencia?

DAVID GOLEMAN:La mente tiende a conectarse sobre todo con los problemas que afectan a nuestras relaciones personales. Cuando simplemente les damos vueltas y vueltas a esos problemas, –repitiéndonos con preocupación los mismos pensamientos una y otra vez como si fuéramos un disco rayado– no llegamos a ninguna parte. Para encontrar una solución constructiva hay que lograr centrarse y pensar en qué pasos se pueden dar para mejorar las cosas, dejando la preocupación atrás”.

MAYRA PATERSON: A veces, como ha dicho antes, la mente errante puede jugar a nuestro favor, pues favorece la creatividad y la intuición. ¿Qué se necesita para que sea así?

DAVID GOLEMAN: “Las ideas creativas surgen con mayor facilidad cuando se deja divagar la mente. Dejarla divagar, dejar suelta a nuestra mente errante, no tiene nada de malo. ¡Al contrario! El problema surge cuando necesitamos concentrarnos y esa mente errante puede más que nosotros, o cuando se instala en la negatividad”.

MAYRA PATERSON: ¿Cómo afecta nuestra capacidad de atención a nuestro nivel de empatía?

DAVID GOLEMAN “La empatía es una forma de atención: la que permite concentrarse en otra persona. Y es la base sobre la que se construyen las relaciones saludables. Hay quienes afirman que uno de los costes de la frenética búsqueda de distracciones a la que hoy en día nos enfrentamos consiste en la erosión de la empatía y la compasión. Cuanto más distraídos estamos, menor es nuestra capacidad para cultivar formas sutiles de empatía y compasión”.

MAYRA PATERSON: Sostiene que la empatía puede tener un poderoso efecto calmante frente al dolor. ¿Por qué damos tanta importancia al hecho de sentirnos comprendidos?

DAVID GOLEMAN “Todos necesitamos sentir que somos lo suficientemente importantes para otra persona como para que nos preste atención, empatice con nosotros y nos comprenda. Es algo que necesitamos de nuestros padres cuando somos pequeños, y también de las personas a las que queremos cuando ya nos hemos convertido en adultos. Construye en nuestro interior una sensación de seguridad”.

MAYRA PATERSON: Entremos en detalles más prácticos. Insiste en la importancia de enseñar a los niños a cultivar la atención. ¿Qué recomendaría a los padres para que ayuden a sus hijos a desarrollar esta habilidad?

DAVID GOLEMAN: “Lo que recomiendo es fortalecer lo que los científicos llaman el «control cognitivo» en los niños. Consiste en la capacidad de mantener la mente centrada en lo que se tiene que hacer (por ejemplo, los deberes) y resistir la tentación de hacer otras cosas (como jugar a un videojuego en su lugar). Un ejercicio muy sencillo que se puede enseñar a los niños y que fortalece los circuitos cerebrales encargados de esta función es concentrarse en la respiración. Pero también ayuda que los padres insistan al niño en que haga sus deberes antes de dejarle que se ponga a jugar con la consola”.

MAYRA PATERSON: A veces es el cansancio mental el que nos impide concentrarnos. ¿Cuáles son las mejores maneras de descansar la mente?

DAVID GOLEMAN: “En primer lugar, hay que dormir lo suficiente: parece obvio, pero muchas personas van faltas de sueño. Una breve cabezada por la tarde revitaliza el cerebro. Hacer una pausa o tomarse un descanso en la naturaleza –yendo a pasear por un parque o junto a un poco de agua, por ejemplo– también puede resultar muy revigorizante”.

La entrevista completa, que recomendamos leer está en este enlace: “LA ATENCIÓN ES EL INGREDIENTE SECRETO DE LAS COSAS IMPORTANTES EN LA VIDA”

SOFÍA BEUCHAT: ¿La distancia social que se nos ha impuesto será peor para quienes están solos o para quienes están en familia?

DAVID GOLEMAN: “Pienso que los que están en familia la pueden sobrellevar más fácil. Pueden buscar caminos para la paz y pensar: ‘estamos en esto juntos’. Ellos tienen más contacto con otras personas, cosa que por sí sola es un gran recurso para enfrentar un problema como el que estamos viviendo. Si las peleas son muchas, puedes hacer el esfuerzo de pensar en lo que te gusta de una persona, en lo que le agradeces, para dejar de enfocarte en lo que no te gusta. En cambio, la gente que está sola puede pasar tiempos más duros quedándose en la casa. Es importante que hagan más contacto con su gente del que hacen normalmente. Eso les ayudará”.

SOFÍA BEUCHAT: En estos tiempos en los que el covid-19 está desafiando nuestra salud física y mental, ¿qué herramientas de la inteligencia emocional pueden ayudar a sobrellevar mejor la pandemia?

DAVID GOLEMAN: “Hay dos. La resiliencia es clave, porque te ayuda a recuperarte pronto de algo que te preocupa y te pone en un estado en el que puedes tomar mejores decisiones. Pero lo primero es aprender a manejar tus propias reacciones emocionales frente a esta situación. No ayuda estar simplemente asustado, no ayuda entrar en pánico. Es mucho mejor mantenerse calmado y claro, porque así puedes pensar mejor. […] Es oficial: estamos en una pandemia. En realidad, ante dos. Una, lo sabemos todos, es la expansión del coronavirus. La segunda es la pandemia del miedo”.

SOFÍA BEUCHAT: Se ha visto a muchos jóvenes que insisten en salir a las calles, pese a que se les advierte que podrían contagiar a otros. ¿A qué lo atribuye?

DAVID GOLEMAN: “La gente más joven tiende a pensar que los riesgos no se aplican a ellos. Lo siniestro de este virus es, justamente, que puedes verte y sentirte muy bien y aun así contagiar a otros. Estos jóvenes debieran saberlo y protegerse a sí mismos y a otros quedándose en la casa”. […] junto con insistir en la comunicación de esto por todos los medios posibles, el ejemplo de los adultos es la manera más eficiente de enseñar empatía.

La conversación telefónica completa de Sofía Beuchat, publicada por El Mercurio, le recomendamos leer en: DAVID GOLEMAN “ESTA ES TAMBIÉN UNA PANDEMIA DEL MIEDO”

“La esperanza significa que uno no se rinde a la ansiedad, el derrotismo o la depresión cuando tropieza con dificultades y contratiempos”.


REDACCIÓN MAESTROS DE CORAZÓN





NUEVO VIDEO:
No olvide de suscribirse a nuestro canal de YouTube y de activar la campanita.
1K Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR