[Ernesto González] Algo tan espinoso… que merece ser estudiado y actualizado

25 Compartidas
25
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos | |


Recientemente impartíamos un Webinar (“La evaluación bajo la modalidad remota o virtual”[1]), donde se sumaron personas de 14 países, procedentes de Centroamérica, Europa, América del Sur, lo que por una parte me agradó a modo de estímulo, pero por otra el tema en sí, que por lo visto resultaba necesario el ser abordado y que no era propio de países de habla hispana y por ende traspasaba las fronteras.
Retomando algunos aspectos de la plática en línea: definiciones de evaluación; orígenes/evolución histórica; que incorporar a la evaluación; herramientas TIC; como reducir la probabilidad de fraude, entre otros aspectos, de los cuales detallo algunos y simplifico, a continuación.

Definición: “Proceso sistemático para determinar hasta qué punto alcanzan los alumnos los objetivos de la educación”[2]; “Proceso de recopilación y utilización de la información para tomar decisiones”[3]; sin embargo, lo tal vez lo más atractivo resultaba desde cuando hacemos test o evaluaciones, desde cuando exámenes escritos y para muestra “botones”:

Siglo V – XV DC La evaluación educativa era dogmática. En las universidades la evaluación era a través de exámenes; Siglo XIX. El control de lo aprendido se realizaba a través de la capacidad de retener y almacenar del alumno por medio de exámenes, fundamentalmente de lápiz y papel. La forma de valorar el trabajo escolar es por medio de la calificación (asignar notas).

Hago un alto y saco cuentas: del Siglo V al XV han transcurrido 1000 años; del siglo XIX al XXI, han transcurrido aproximadamente 200 años y un poquito más, sumando, tenemos 1200 años que evaluamos mediante exámenes, con lápiz y papel (un tanto modificable éste último a bolígrafo y en vez de papel, vía electrónica. Nota: lo cual no es viable para todos dada la brecha electrónica.

Otro aspecto que resalto es “…por medio de calificación (notas)”, que SEGUIMOS DANDO NOTAS.

Pero, ¿qué actualizar y por qué espinoso? Cambiar o modificar algo que venimos realizando hace más de mil años, cuesta. De aquí la frase – que no me agrade nada – “porque siempre se ha hecho así”.

¿Por qué no revisar, el modo de evaluar tanto en lo presencial como en lo remoto o virtual? Les recuerdo que ésta última modalidad “masificada”, se vio catalizada por la pandemia (COVID-19) a partir del 2020, donde los docentes, estudiantes y padres de familia, heroicamente asumieron roles, donde no necesariamente las capacitaciones fueron suficiente.

Que cuando hablamos del 2020, hasta la fecha, solo han transcurrido solo ¡24 meses! ¿Luego? El corto tiempo versus 1200 años, nos obliga a repensar en nuevas soluciones, para no continuar con más de lo mismo: ¿Por qué no eliminar el acto protocolario de exámenes parciales o finales?; ¿Por qué considerar al estudiante como una nota?

¿Y cuáles serían las posibles propuestas? Evaluar mediante actividades de control sistemático de modo racional a cada estudiante, evaluación que suma o integra tanto competencias digitales, como blandas, donde el docente reflejará avances periódicos (siendo retroalimentados a ellos, pero además analizados con los padres, si fuese el caso); La nota, modificada a un resultado cualitativo: “Excelente o … necesita mejorar”.

Obviamente todo esto, debe ser analizado, consensuado y sobre todo discutido hasta la saciedad, de forma objetiva, clara y transparente por los tomadores de decisiones, pedagogos, directores, estudiantes y padres de familia.

¿Padres de familia? Sí, deben conocer el sistema de evaluación y no solo que asistan para la entrega de boletines. Continuaremos.

NOTA DE REDACCIÓN: La Web del Maestro CMF publica los textos originales de su autor, no necesariamente coincide con lo expuesto en el tema, no se hace responsable de las opiniones expresadas, y no promociona ningún producto, servicio, marca o empresa. Sugerimos a nuestros lectores conocer la identidad de la fuente o de su autor o autores, para tener mayores elementos de juicio y la pertinencia a su realidad educativa.


Autor:
Ernesto Gonzalez , ciudadano nicaragüense, nacido en Cuba.
Experiencia laboral:
Lic. en Ciencias Pedagógicas con mención en química. 40 años de experiencia como docente en los niveles de educación media y superior; cursos de posgrado propios de la especialidad y en pedagogía; autor de libros de texto para la enseñanza media tanto en ciencias naturales, como sociales. Articulista para los periódicos La Prensa, El Nuevo Diario (nicaragüenses 2000-2008), actualmente para el periódico El Siglo 21 guatemalteco.
Correo electrónico:
[email protected]
Cuenta de twitter: @gonzlez_ernesto

.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



También le puede interesar: