Cinco consejos para no olvidar lo aprendido en la escuela

421 Compartidas
421
0
0
0
0
Consideramos que no somos pocos los que coincidimos en que lo aprendido en la escuela debe ser reforzado en casa, ya sea por acompañamiento o por responsabilidad de autoformación, según la edad de los estudiantes. Las buenas prácticas del reforzamiento de lo aprendido en la escuela, permitirán a los estudiantes, no solo cumplir con un objetivo de aprendizaje, sino que se convierten en recursos necesarios para afrontar sus vidas y estar preparados para realizar actividades como parte de su disciplina personal y sus hábitos cotidianos.

Esta exigencia no nos hace no ver que para algunos los padres de familia el problema radica en que deben ayudar a sus hijos a cumplir un objetivo de aprendizaje, y en ocasiones si no tienen un nivel académico adecuado, disponibilidad de tiempo o ciertas condiciones familiares, … […] puede convertirse en una complicada labor para ayudar a sus hijos”. [HERIBERTO PRIETO] LAS TAREAS ESCOLARES PARA REALIZAR EN CASA Y LAS CONSIDERACIONES PARA SU LOGRO EDUCATIVO.

De la sana y buena vida familiar depende mucho el que nuestros estudiantes refuercen y consoliden  el aprendizaje recibido en las aulas. Y los padres tienen mucho que hacer aquí. Necesitamos, los docentes trabajar muy cercanos a los padres de familia. “Debemos remar juntos”, buscar por todos los medios unir esfuerzos, creatividad e ilusión; aún sabiendo que  hay papás que siguen diciendo en sus casas y en la escuela: “aquí se hace lo que digo yo”, y consideran que todo lo merecen y que la sociedad está obligada a decirles sí a ciegas, incluso cuando “se resisten a asumir su responsabilidad en la formación de sus hijos y patalean ante todo lo que suena a disciplina”. PADRES ENTIENDAN QUE LA ESCUELA NO ES UNA GUARDERÍA.

El Profesor Óscar Abellón, y otros especialistas coinciden en que puede producirse cierta pérdida de contenidos, después de salir de clases o en vacaciones. Sin embargo, añaden, que “cuando el aprendizaje es significativo, tiene utilidad lo que se aprende y se aplica a situaciones de la vida cotidiana, perdura en el tiempo. Mientras que los contenidos que se memorizan se van olvidando si no se hace uso de ellos o no se repasan”. De otro lado, para algunos estudiantes es frustrante, el hecho de no recordar lo estudiado, y esto les hace tener  la sensación de haber estudiado mal. Éstos necesitan la paciencia del profesor y el apoyo de la familia para reforzar lo aprendido en la clase. Para no extendernos, les recomendamos leer cinco claves y diez tips para retener lo aprendido en clase, en una publicación anterior: CLAVES PARA QUE LOS ESTUDIANTES RETENGAN MÁS LO QUE APRENDEN.

Quizá no todos los días, pero si es bueno, saludable y necesario, promover una rutina que con cierta frecuencia, el que nuestros estudiantes se acostumbren a hacer un alto (voluntario y consciente) para pensar por unos minutos qué han hecho bien o mal. Ellos tienen que saber y aprender a responder de sus comportamientos positivos y negativos para comprender las consecuencias de su conducta. Ellos necesitan  encontrar sus propios caminos de aprendizaje.

Les sugerimos escuchar la opinión del Licenciado Alberto Soler, sobre la responsabilidad asumida y el cumplimiento de órdenes: MÁS QUE BUSCAR LA OBEDIENCIA CIEGA, DEBEMOS FOMENTAR EL PENSAMIENTO CRÍTICO

Tan importantes como la alimentación que reciben en algunas escuelas o las normas de higiene que se les imparte, nuestros estudiantes necesitan cubrir sus necesidades afectivas en el ambiente escolar, ya que influyen en su salud física y  mental, en su rendimiento escolar. Pero son las madres y los padres las “influencers” fundamentales en el desarrollo de la seguridad en sí mismos que deben alcanzar nuestros estudiantes, y también el que asimilen la enseñanza reciba en la escuela. Por estas razones, consideramos que nos debe interesar mantener una continua comunicación escuela – familia, trabajar “codo a codo”, por muy difíciles que sean las circunstancias. CONSEJOS PARA DAR APOYO EMOCIONAL A NUESTROS HIJOS.

Nos permitimos tomar como fuente la opinión de a neuropsicóloga Lucía Zumárraga Astorqui, presidenta de la Asociación Madrileña de Neuropsicología, Neuropsicóloga infantil y Directora de NeuroPed, para sugerirles estos consejos que podrían ayudar a consolidar los aprendizajes recibidos en la escuela:

  1. Programar un paseo o salida en fa No importa tanto lo largo o distante, dejando que ellos nos indiquen los nombres o los datos más relevantes de cada uno de los lugares que visitamos. Mejor dicho, dejamos que ellos nos guíen y nos digan qué les llama la atención. Esto, claro, está, según el nivel de edad y conocimiento de cada niño o niña.
  2. Dar el ejemplo de leer por placer, como relax, como un espacio de tiempo para uno mismo. Es muy importante reconocer que en nuestra agitada vida diaria, es saludable hacer un alto. Y como decía Jorge Luis Borges: “El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta ‘el modo imperativo”, es recomendable que comencemos por lograr que cada uno escoja la lectura que desee, y ponernos de acuerdo sobre las horas o momentos del día para ponerse a leer. Luego buscar un lugar para leer, dentro o fuera de casa, en la sala, el cuarto, el comedor, algún parque, a orillas de ríos o mar, bibliotecas públicas, o espacios que permitan no distraerse fácilmente. Esta es una gran opción y una saludable rutina, porque se practica el compromiso y la responsabilidad personal. Sobre todo, con los niños, es importante lograr un acuerdo respecto al tiempo de lectura equivalente al tiempo de uso de otros dispositivos tecnológicos.
  3. Buscar los cuadernos o textos diseñados para “refuerzo” o repaso, con juegos, tipo cómic o aventuras por descubrir. Suelen ser una opción atractiva. Pero no deben ser la única ni la más relevante de nuestras opciones de padres educadores. También existen aplicaciones y plataformas digitales que permiten realizar tareas y compartir los logros con los demás, aunque este recurso nos obliga a tomar cursos para explorarlos previamente.
  4. Determinar un día para ver una buena película para todos los públicos en familia (no necesariamente en las salas del pueblo o ciudad) ,también es una opción de aprendizaje y de reforzar lo aprendido en las aulas. La clave está en no dejar pasar un buen “video fórum familiar” o un conversatorio sobre la experiencia y el mensaje percibido. Es bueno hacerles preguntas relevantes, a los niños y jóvenes, para favorecer el aprendizaje del análisis de los personajes, sus valores, sus decisiones, o las nuevas palabras aprendidas, la inserción en su posible tiempo histórico, etc. O quizá su disconformidad. Es una buena práctica para mejorar el diálogo familiar.
  5. Aprender disfrutando en familia es la clave para sentir y vivir la cercanía de las personas que nos cuidan, en quienes debemos confiar, a quienes debemos acudir, … Es la mejor experiencia, y que nunca se borra, el sentir que uno está mejor con su familia que con otras personas, o en la calle, o con los vecinos, o en un club, o en solitario con el internet, … motiva para que los niños y jóvenes descubran por si mismos el placer de saber cosas nuevas con personas de su total confianza —¡oh descubrimiento o casualidad!—, y que pueden estar muy relacionadas con aquellas lecciones escolares que parecían ajenas a la vida y a valores.

Estas sugerencias no se agotan. Busquen otras y mejores maneras de reforzar los aprendizajes impartidos en la escuela.

Para Lucía Zumárraga lo aprendido en la escuela, más que decir “olvidar”, deberíamos hablar de un “adormecimiento”. “La neurociencia nos dice que con el tiempo y la reutilización del conocimiento, lo aprendido se va localizando y afianzando en áreas del cerebro que se mantienen a largo plazo. También demuestra que la exposición sucesiva afianza la memorización y por lo tanto la recuperación”. CÓMO EVITAR QUE LOS NIÑOS OLVIDEN EN VERANO LO APRENDIDO DURANTE EL CURSO

¿Consideramos que lo aprendido en el aula puede ser reforzado en casa? ¿Tendremos tiempo para sentarnos y conversar con nuestros hijos? ¿Tendremos la paciencia de escucharlos y animarlos? ¿Disfrutaremos sus ocurrencias y sabremos orientar “punto de vista” hacia una reflexión personal? ¿Celebraremos sus descubrimientos y nos interesaremos en ellos?

“El objetivo principal de la educación en las escuelas debe ser la creación de hombres y mujeres capaces de hacer cosas nuevas, no simplemente repetir lo que otras generaciones han hecho; hombres y mujeres que son creativos, inventivos y descubridores, que pueden ser críticos y verificar y no aceptar, todo lo que se les ofrece.” (Jean Piaget).

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF






NUEVO VIDEO:
No olvide de suscribirse a nuestro canal.
421 Compartidas
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR