[Pedro Fulleda] El juego como sistema de poder

5 Compartidas
5
0
0
0
0

       


Una inadecuada atención a la necesidad lúdica de adolescentes, jóvenes y adultos podrá provocar deformaciones en sus conductas, como la drogadicción, el alcoholismo, y la delincuencia en general, que atentan contra la estabilidad y buena marcha de la sociedad, por lo que esta debe propiciar a dichos grupos humanos alternativas para una sana recreación, a través de una efectiva educación en y para el tiempo libre.
Muchos investigadores han enriquecido, con sus aportes, las posibles respuestas al ¿para qué se juega?, el sentido de lo lúdico desde el punto de vista de las disciplinas que, como la Psicología, la Sociología, la Pedagogía o la Etnología, están empeñadas en descifrar los procesos que rigen la conducta del hombre en su pasado, su presente y su porvenir.

La necesidad lúdica es necesidad de desarrollo materializada en el impulso vital congénito en los seres humanos, de ejecutar acciones de forma libre y espontánea, como expresión de su capacidad existencial, o ejercicio de determinadas formas de poder. Entendamos como poder la razón en virtud de la cual un elemento participante en el proceso dialéctico del desarrollo es capaz de transitar de una cualidad inferior a otra superior con la concertación de otros elementos presentes en el medio donde se inserta, y que conforman sus esferas de influencia. Esto es, que puede actuar sobre sí mismo y sobre el entorno natural y social que le rodea.

Todo cuanto existe, tanto en la Naturaleza como en la sociedad, está insertado en determinados sistemas de poder, lo cual significa que al tiempo de ejercer su actividad sobre los elementos que conforman sus esferas de influencia, forma parte de las esferas de influencia de otros elementos cualitativamente superiores en cuanto a desarrollo. El ser humano no es comúnmente consciente de esta situación de dependencia, pero la familia, la comunidad, la nación, la sociedad, la Humanidad en su conjunto, son ascendentes sistemas de poder en los que está insertado, formando parte de las esferas de influencia de otros elementos más desarrollados que él.

Insertado en diversos sistemas de poder el ser humano podrá asumir cuatro actitudes: 1) adaptarse a las reglas ya establecidas por quienes los rigen, 2) intentar transformar dichas reglas según sus propios intereses, 3) abandonar el sistema que le resulte adverso, 4) o intentar crear uno propio en dependencia de sus necesidades. Todos hemos transitado por estas decisiones a lo largo de nuestras vidas sin percatarnos. El ejemplo más significativo es la familia…

Al venir al mundo, el recién nacido queda insertado en este inicial sistema de poder, donde las reglas son dictadas por los adultos. Por su corta edad, al niño le es imposible intentar transformar dichas reglas, lo que sí sucederá a partir de la adolescencia -causa de rebeldía y de enfrentamientos intergeneracionales-. Tampoco podrá el niño abandonar el sistema adverso, solución propia de los jóvenes, que dejan atrás la tutela del hogar paterno para emprender sus propios caminos. Sólo le queda la alternativa de adaptarse a las reglas establecidas, y el mejor modo para lograrlo es creando sus propios sistemas de poder, en los que reproducirá la realidad donde se inserta a fin de comprenderla y asimilarse a ella (proceso de asimilación-acomodación expuesto por Piaget). Surge así la necesidad vital del juego como sistema de poder al servicio del niño para propiciar su propio desarrollo con la consiguiente obtención del placer mediante la satisfacción de tal necesidad vital.

Los juguetes, sus compañeros de juego, él mismo… forman parte de las esferas de influencia sobre las que el niño podrá actuar libremente durante la actividad lúdica, sin que le interfieran las reglas adultas que rigen los sistemas de poder mayores (familia, escuela, sociedad). Por eso “defienden su territorio” y pierden la espontaneidad ante la intromisión adulta que pretenda regir su actividad de juego, donde las reglas son dictadas por ellos dejando afuera el mundo real que intentan comprender por distanciamiento.

En ese empeño de comprensión del mundo, el juego se manifestará como campo de experimentación, de lucha incruenta y amistosa del individuo frente a sus contrarios. Al jugar, y como expresión del sistema de poder establecido durante la actividad lúdica, el niño se enfrentará a tres tipos de contrarios: consigo mismo, con el entorno natural y con el social.

La primera tarea del individuo a todo lo largo de su existencia es enfrentarse a sí mismo, como resultado de lo cual descubrirá sus limitaciones, se perfeccionará y aprenderá a confiar en sus posibilidades, desarrollando el importante sentimiento de autoestima. Bajo el influjo del medio en que vive pasa progresivamente el niño a enfrentarse a su entorno: el natural, formado por los procesos de la Naturaleza que inciden en él  -a los que debe aprender a no temer y a dominar-, y el social, formado por sus semejantes, en el creciente marco de sus relaciones desde la familia hasta la comunidad. Todos los actos del ser humano serán, de tal modo, el resultado de su lucha contra sus contrarios -a los que está dialécticamente unido-en la búsqueda de su propio desarrollo. Ninguna acción escapará a tal designio, manifestándose en dos tendencias principales: la laboral y la lúdica.

Mientras que en el accionar lúdico tal enfrentamiento será siempre fraternal y positivo, en el campo laboral puede adoptar formas violentas, debido al hecho de que en la realidad -regida por reglas impuestas al individuo desde afuera- los errores suelen ser costosos, mientras que en el juego es posible fallar sin traumáticas consecuencias, pues bastará con modificar las reglas. Así, la actividad lúdica favorece la experimentación -tan necesaria para alcanzar una adecuada comprensión de la existencia-, al eliminar los efectos traumáticos del error, siempre probable en el afán de desarrollo del individuo, lo cual concede al juego una cualidad insustituible a los propósitos de la educación.

En el enfrentamiento con los contrarios durante el juego es preciso asumir a estos como cooperantes y no como adversarios, por cuanto es su presencia lo que hace posible la obtención del placer mediante la actividad, que es lo único importante. Es por eso inadecuado otorgar condición de ganador o perdedor a los participantes en el juego, convirtiendo con ello la actividad en un medio motivador de rivalidad, cuando debió serlo de fraternidad en una acción donde todos ganarán, hayan actuado mejor o peor, única valoración conveniente al afán de superación personal.

La integración al colectivo como vía para incrementar sus esferas de influencia, el sacrificio de la individualidad en aras del interés general, la disposición a transformar la realidad, la tendencia al mayor perfeccionamiento personal, el incremento de la voluntad y la autoestima, la maduración del intelecto y del pensamiento creativo, son propósitos que el ser humano tiene la posibilidad de alcanzar mediante la actividad lúdica, preparándose desde la infancia para la vida en el contexto de los sistemas de poder que rigen su sociedad, bajo el universal estímulo del desarrollo en el ascenso cualitativo hacia las etapas superiores que dan cima a la condición humana.

NOTA DE REDACCIÓN: La Web del Maestro CMF publica los textos originales de su autor, no necesariamente coincide con lo expuesto en el tema, no se hace responsable de las opiniones expresadas, y no promociona ningún producto, servicio, marca o empresa. Sugerimos a nuestros lectores conocer la identidad de la fuente o de su autor o autores, para tener mayores elementos de juicio y la pertinencia a su realidad educativa.


Autor:
Pedro Fulleda Bandera, nacido en Cuba y residente en Ecuador.
Licenciado en Comunicación Social, con experiencia laboral como periodista especializado en temas históricos y culturales. Se desempeñó como docente de especialización en el Instituto Superior de Cultura Física. Presidió la sección “Juego y Sociedad” de la Asociación de Pedagogos de Cuba. Ha impartido cursos y conferencias sobre lúdica y desarrollo humano en diversos países iberoamericanos.
Autor de artículos y libros sobre Ludología y temas de actualidad política y social.
Enlaces de interés: pedrofulleda.blogspot.com / wattpad.com
E-mail: [email protected]

.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: