Investigación cualitativa y cuantitativa: características, ventajas y limitaciones

666 Compartidas
666
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos | |


¿Qué tipo de investigación utilizarías para comprobar una teoría o hipótesis: la cualitativa o la cuantitativa? ¿Y para comprender algo, como lo que piensa un determinado grupo demográfico sobre un tema en concreto? Conocer la diferencia entre ambos tipos de investigación es clave no solo para obtener datos útiles, sino también para interpretarlos y poder utilizarlos para los fines necesarios. 

Lo cierto es que, si respondemos las preguntas planteadas, para comprobar una hipótesis se utiliza la investigación cuantitativa, pero, en cambio, para saber lo que piensa la gente, la cualitativa. ¿Sabes en qué consiste cada una de ellas, cuáles son sus características y en qué casos se emplean? En este artículo, te lo explicamos.

Métodos de investigación: cualitativa y cuantitativa

Los métodos de investigación son procedimientos específicos para recopilar y analizar datos. En este sentido, lo primero que hay que hacer al planificar un método de investigación es decidir qué técnica utilizar: la cualitativa o cuantitativa. No obstante, esta elección dependerá en gran medida del tema que se quiera abordar, del tipo de datos que se necesiten y de las personas o los elementos de los que se recopilarán datos.

Los datos recogidos se pueden representar tanto en números como en palabras; ahí la diferencia entre ambos tipos. Y es que, mientras la investigación cuantitativa se ocupa de los números y las estadísticas, en la investigación cualitativa se emplean las palabras y los significados.

Como hemos mencionado, si bien presentan ciertas diferencias, tanto la investigación cualitativa como la cuantitativa son importantes para adquirir diversos tipos de conocimiento. A continuación, te explicamos cuáles son sus características y en qué casos se emplea cada una de ellas.

Investigación cuantitativa

La investigación cuantitativa se usa para comprender frecuencias, patrones, promedios y correlaciones, entender relaciones de causa y efecto, hacer generalizaciones y probar o confirmar teorías, hipótesis o suposiciones mediante un análisis estadístico. De esta manera, los resultados se expresan en números o gráficos.

Algunas de las herramientas empleadas en investigación cuantitativa para recopilar datos son:

  • Encuestas o cuestionarios: las encuestas o los cuestionarios que se emplean plantean una misma serie de preguntas cerradas a un gran número de participantes o utilizan escalas para medir datos numéricos.
  • Experimentos: se incluyen pruebas de hipótesis en un laboratorio y pruebas de relaciones de causa y efecto.
  • Observación: se cuenta el número de veces que ocurre un fenómeno o evento en concreto o se codifican datos observados para expresarlos en números.
  • Selección de documentos: se obtienen datos numéricos de informes financieros o a partir de un recuento de apariciones de palabras.

Algunas de sus principales ventajas son:

  • Es replicable: permite establecer protocolos de recopilación de datos estandarizados que pueden usar otros investigadores para repetir la investigación.
  • Es comparable: es posible hacer comparaciones directas de los resultados para reproducir el estudio en otros contextos.
  • Es analizable: se puede tanto analizar muestras grandes mediante procedimientos fiables como  probar hipótesis formalizadas.

Sin embargo, la investigación cuantitativa también presenta ciertas limitaciones:

  • Puede resultar superficial para analizar conceptos complejos.
  • El enfoque que ofrece podría ser insuficiente, ya que las variables predeterminadas y los procedimientos de medición pueden provocar que no se tengan en cuenta otras observaciones relevantes a la hora de sacar conclusiones.
  • Puede haber un sesgo estructural, ya que los datos que faltan, las mediciones imprecisas o los métodos de muestreo inadecuados pueden llevar a conclusiones erróneas.
  • La recopilación de datos o los resultados pueden verse afectados, dado que esta se realiza fuera de contexto, por ejemplo, en entornos no naturales o sin considerar los contextos históricos y culturales.

Investigación cualitativa

La investigación cualitativa implica recopilar y analizar datos no numéricos para comprender conceptos, opiniones o experiencias, así como datos sobre experiencias vividas, emociones o comportamientos, con los significados que las personas les atribuyen. Por esta razón, los resultados se expresan en palabras.

Este tipo de investigación se basa en el juicio de los investigadores, por lo que se debe reflexionar cuidadosamente sobre sus elecciones y suposiciones. Se trata de una técnica que se emplea habitualmente en áreas como la antropología, la sociología, la educación o la historia, entre otras, ya que esta les ayuda a obtener una mejor comprensión de conceptos complejos, interacciones sociales o fenómenos culturales. Asimismo, es útil para explorar cómo o por qué han ocurrido los hechos, permite interpretarlos y contribuye a describir las acciones a realizar.

Algunas de las herramientas que se emplean en la investigación cualitativa son:

  • Entrevistas: pueden ser sesiones en profundidad estructuradas, semiestructuradas o no estructuradas con el investigador y un participante.
  • Grupos focales: varios participantes debaten un tema en particular o un conjunto de preguntas. Los investigadores pueden ser facilitadores u observadores.
  • Observación: puede ser in situ, en contexto o de juego de roles.
  • Análisis de documentos: preguntas o informes.
  • Historia: los sujetos cuentan oralmente experiencias o recuerdos al investigador.

La principal ventaja de la investigación cualitativa es que es un método de investigación flexible, ya que se puede ajustar para desarrollar nuevos conocimientos. Además, puede realizarse con pequeñas muestras de población.

Sin embargo, al mismo tiempo, la investigación cualitativa es difícil de estandarizar y no permite el análisis estadístico ni la generalización a poblaciones más amplias que la que se ha estudiado.

La investigación mixta

Tanto la metodología cuantitativa como cualitativa tienen sus ventajas y sus desventajas. Por esta razón, en algunos casos, podría darse la circunstancia de que ninguno de estos dos métodos de investigación ofrezca suficiente información y, por tanto, no se puedan recoger datos que proporcionen resultados que respondan a las necesidades. En este tipo de situaciones es posible emplear una metodología de investigación mixta. 

La investigación mixta combina elementos de investigación cualitativa y cuantitativa con el fin de responder a una cuestión o hipótesis. La combinación de ambas metodologías ayuda a obtener una imagen más completa, ya que integra los beneficios de los dos métodos: proporciona un enfoque holístico que combina y analiza los datos estadísticos con conocimientos contextualizados de mayor profundidad, así como permite verificar los resultados obtenidos de varias fuentes.

Investigación cualitativa y cuantitativa: un objetivo común

La investigación cualitativa y cuantitativa persiguen un mismo objetivo: encontrar patrones en los datos que recopilan para establecer una relación entre los elementos. Ambas metodologías son fundamentales para respaldar las teorías existentes y desarrollar otras nuevas.

Sin duda, aprender a aplicarlas y a entender su uso nos facilita tanto comprender mejor lo que ocurre como tomar decisiones fundamentadas. De ahí la importancia de disponer de las habilidades y las competencias necesarias para poner en práctica este tipo de técnicas de investigación.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Becas Santander en la siguiente dirección: becas-santander.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



También le puede interesar: