El uso del celulares, smartphones, móviles inteligentes y tabletas en la educación post pandemia

155 Compartidas
155
0
0
0
0

       


Antes de la emergencia educativa, que llevó al cierre de las escuelas, en no pocos países se venía conversando sobre el uso o no de los teléfonos celulares, smartphones (inteligentes), móviles o tabletas (dispositivos electrónicos personales) en las aulas, en las escuelas y en el proceso educativo. Algunos países lograron dialogar y hacer un reglamento que los incluyeran en su planificación, o limitaran o normaran su uso; otros dejaron en manos de cada escuela y la responsabilidad y decisión del profesor el uso de estos dispositivos personales en sus clases, y otros simplemente vieron la necesidad de prohibir su uso dentro de las instalaciones escolares.

Publicación recomendada:

Con la educación a distancia, las clases en línea, las reuniones virtuales y el haber aprendido nuevas formas comunicarnos con los estudiantes y padres de familia, hemos cambiado -de alguna manera- la relación tradicional entre los tres actores del proceso enseñanza-aprendizaje. En cualquier caso, ha habido un mayor uso de los recursos electrónicos digitales, que podríamos afirmar con el profesor Hugo Díaz que “un profesor que no esté involucrado en estas herramientas, que sólo sea analógico, no tiene cabida en el sistema educativo, [y] que los profesores deben de trabajar con sus alumnos utilizando las herramientas digitales”. La presión ha obligado a los profesores a utilizar la tecnología, y ahora se presenta el desafío de capacitarse cómo orientar el buen uso esos recursos desde la experiencia adquirida.

Publicación relacionada y recomendada:

La siguiente fase que se presenta, pasa por la actualización y familiaridad que los profesores han de aprender y enseñar a aprender, para comunicar los contenidos académicos con la ayuda de los dispositivos electrónicos personales. Si bien existe alta evidencia de un fortalecimiento sobre el uso de recursos tecnológicos, por los profesores, hay que abrir nuevos espacios de capacitación en instituciones formativas y de actualización.  Ha llegado el momento de “pasar de un nivel de consumo de recursos y contenidos digitales y tradicionales a un espacio que les permita comprender mejor las potencialidades de la tecnología disponible para interactuar con el conocimiento y el aprendizaje dentro y fuera de las escuelas”. Las destrezas tecnológicas que poseen los “nativos digitales”, necesitan ser orientadas para alcanzar el nivel de tipo académico que a sus educadores lograr mejores actividades interactivas.

Consideramos que debemos evaluar el modelo pedagógico a distancia actual y preparar a todos los actores del proceso enseñanza – aprendizaje para la modalidad presencial, semipresencial o híbrida. No se trata simplemente del aspecto tecnológico, sino de un modelo pedagógico con una visión clara sobre el rol de docente, de los padres de familia y de los estudiantes para el aprendizaje a distancia con los recursos de la Web, las plataformas virtuales y los dispositivos electrónicos personales de manera amigable y sencilla.

Los dispositivos electrónicos personales, nos han demostrado que contribuyen a un mejor impacto de las estrategias pedagógicas, si se fomentan desde situaciones de aprendizaje que conllevan al discente a desempeñar un papel activo en la gestión del conocimiento, facilitándole el administrar el aprendizaje a través de diferentes dispositivos electrónico-digitales; pensar y crear una mayor organización de su proceso de aprendizaje, así como el contar con más facilidades para realizar sus tareas. En resumen, usar sus dispositivos electrónicos personales para desarrollar sus competencias digitales mediante una interacción con aplicaciones y plataformas educativas.

La nueva realidad educativa post pandemia, nos está exigiendo contar con profesores que tengan “en su ADN” el permanente deseo y motivación de actualización. Auténticos líderes pedagógicos, dotados -desde la formación inicial docente- con las competencias digitales, didácticas y disciplinares expertos en enseñar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), de manera ética, segura y responsable, por medio de los dispositivos electrónicos personales, como recursos educativos en la educación para el Siglo XXI.

Las competencias y habilidades en el manejo de los recursos electrónicos digitales, adquiridas durante la educación a distancia, no es una competencia entre quién sabe más o menos sobre el uso de las TIC, sino cómo emplear las tecnologías como medios que propicien ambientes de aprendizaje distintos y creativos. Esas experiencias serán recuperadas en la medida en que sepan “qué, cómo y cuándo usarlas, y tener clara la justificación de su uso”. Para algunos se vislumbra el acercamiento a procesos de innovación educativa con estrategias de gestión y mediación a través de las tecnologías digitales, por lo que es necesario educar a los estudiantes para el uso responsable, ético y seguro de los dispositivos electrónicos personales.

La nueva realidad educativa post pandemia necesita de profesores que cuenten con dominios disciplinares, experiencia profesional y con los fundamentos psicopedagógicos en el uso responsable, ético y seguro de los dispositivos digitales y su entorno; con las destrezas básicas que como usuarios de las plataformas virtuales debemos tener, para con ello abonar al desarrollo de las competencias digitales que le faciliten planear, diseñar o administrar espacios de enseñanza y aprendizaje, con miras a crear comunidades virtuales, “detrás de lo cual se esconde un cambio de paradigma en las prácticas docentes”. Recordemos que la creación y recreación de nuevas rutas pedagógicas con el uso de las nuevas TIC, solo aparecerán cuando los profesores sean auténticos acompañantes y promotores del desarrollo de las habilidades personales de sus estudiantes con la adquisición de cualidades para manejar esos recursos digitales y no digitales con responsabilidad. Cf COMPETENCIAS DIGITALES Y DOCENCIA: UNA EXPERIENCIA DESDE LA PRÁCTICA UNIVERSITARIA

Los profesores capacitados y habituados en el uso de dispositivos electrónicos personales para la educación, buscará no solo la información complementaria en internet para las tareas escolares, sino que también un propulsor y aliado para motivar la creatividad, el trabajo grupal o colaborativo y el descubrimiento de nuevos itinerarios de aprendizaje. Tener profesores capaces de ordenar el uso de los recursos electrónicos digitales, nos permitirá -también- implementar acciones para superar el problema de la brecha digital, -que algunos la denominan una “injusticia social”-, pues la conectividad y el uso de herramientas tecnológicas digitales estarían más disponibles en los estudiantes de los países más ricos; y terminan afectando el acceso a la información y al manejo de las tecnologías digitales, a aquellos que tienen alguna  discapacidad o con habilidades diferentes, atentan claramente a la inclusión social, propician la desigualdad de oportunidades y al futuro de justo para todos los estudiantes,

UNESCO PROMUEVE USO DE TECNOLOGÍA CELULAR EN LAS AULAS (02´ 00”)

Los profesores tienen la tarea de ser ahora, más que nunca “un guía mentor de los alumnos, los padres se familia y un mediador con el uso de las tecnologías” (Heriberto Prieto), y aunque aún no existen contenidos para su capacitación, buscará prepararse y conocer las experiencias sobre el buen uso de estos recursos digitales, preparándose para enseñar a usar con responsabilidad, ética y eficiencia las tecnologías de aprendizaje inteligentes y las adaptativas, conocer la diferencia entre las tecnologías inteligentes y no inteligentes, cómo funcionan las aplicaciones de la IA en la educación, y los riesgos y oportunidades de los recursos digitales y sus aplicaciones. Cf ¿QUÉ AYUDA PUEDEN PROPORCIONAR LAS TECNOLOGÍAS INTELIGENTES DURANTE LA PANDEMIA?

Recordemos que la formación en la responsabilidad digital y el buen uso de los recursos digitales personales, por parte de los estudiantes, es un aspecto cada vez más importante de la educación; y empieza con preparar a los padres de familia y profesores, en el conocimiento del tema y capacitarlos para enseñar el uso ético de las tecnologías digitales. La asesora internacional de GOGLE, Nastarin Jafari, va más allá, al exigir que los educadores deben ser capaces de “enseñar conceptos de ciudadanía digital y, al mismo tiempo, alentar la responsabilidad que ayude a los estudiantes “a expandir sus ideas, a comprender las responsabilidades que tienen frente a los demás y a reflexionar sobre cómo pueden mejorar sus comunidades”. Para, la responsabilidad digital se enseña de manera eficaz cuando los padres de familia y profesores Cf RESPONSABILIDAD DIGITAL

Hoy, más que ayer, a causa de las clases a distancia, estamos más familiarizados y preparados para adaptar los materiales de aprendizaje digital a las nuevas necesidades de la educación híbrida, semipresencial o presencial. Tenemos que revisar y evaluar el camino recorrido, continuar con un seguimiento del desarrollo de sus habilidades y capacidades; una real estimación de sus competencias, un seguimiento de sus avances y una predicción de su evolución, … permitiendo que nuestros estudiantes aprendan a su ritmo y reduzcan la necesidad de una supervisión constante por parte de sus profesores y padres de familia.

Lo que más nos anima a compartir esta publicación, es que los educadores estamos frente a una oportunidad de aprender que es posible otra manera de ser profesor, con estudiantes más autónomos, responsables de su propio aprendizaje, que sabe de las bondades y peligros de los dispositivos electrónicos personales para su educación, pero que necesita orientaciones sobre el uso consciente, ético y eficiente de las herramientas digitales personales, y con la colaboración primaria de los padres de familia. Es la oportunidad de experimentar de primera mano las posibilidades educativas para el futuro, y son los profesores quienes elegirán entre nuevos rumbos o una vuelta a lo que se venía haciendo. Cf ENCUESTA NACIONAL A DOCENTES ANTE EL COVID-19. RETOS PARA LA EDUCACIÓN A DISTANCIA

El escritor brasileño Paulo Coelho nos dice que “la gente nunca aprende nada al ser informada, [sino que] tiene que descubrirlo por sí misma”, y ya el filósofo francés Voltaire nos dice que debemos ser tan inteligentes que podemos aprender de la experiencia de los demás. Con estas premisas ponemos a su consideración algunas experiencias y opiniones especializadas, sobre cómo podemos afrontar los profesores y padres de familia el desafío de prepararnos y enseñar la integración y uso responsable, ético y seguro de las tecnologías digitales y los dispositivos electrónicos personales, en el proceso enseñanza – aprendizaje para el Siglo XXI.

Michael Robb, en un informe de Common Sense Media, nos dice que “el uso de los teléfonos celulares, samartphone, inteligentes, móviles o tabletas no es igual en todos los estamentos y lugares”, pero lo que parece ser importante e ineludible es equilibrar el tiempo de su uso con otras actividades y asegurar que nuestros estudiantes duerman lo suficiente y finalicen sus tareas escolares”. LOS PADRES DEBEN PREOCUPARSE MENOS POR LAS HORAS QUE SUS HIJOS PASAN EN LÍNEA Y MÁS POR LA CALIDAD DEL CONTENIDO

El Doctor Julián Andrés Hernández Gómez, docente del Politécnico Grancolombiano, opina que el uso de los celulares por los niños y jóvenes, se ha extendido sin control, porque hemos sido, y somos los adultos los que quizá, sin querer y de manera imperceptible, hemos creado la dependencia de los niños por el uso exagerado de los celulares, teléfonos inteligentes, móviles o tabletas; a nuestra falta de tiempo para estar con ellos, por aspectos de tipo económico que no nos permiten ofrecerles otros espacios de distracción o por costumbre social de la misma modernidad, pues es real que la tecnología ya es parte de nuestra vida y es una herramienta necesaria.

Artículo recomendado:

Para el profesor Maximiliano Fernández “el uso habitual y fácil por los niños y jóvenes estudiantes (nativos digitales); y el conocimiento no tan profundo de sus aplicaciones y características por parte de los padres de familia y profesores (inmigrantes digitales), es uno de los motivos de cuestionamiento sobre el uso de los teléfonos inteligentes, celulares de última generación o móviles, en los hogares y en las escuelas. La pregunta “de los … millones es”: “los celulares son ¿aliados o enemigos del aprendizaje?”, y éste interrogante tiene un amplio panorama de respuestas, según la realidad urbano, rural, … ¿Quién le pone el cascabel al gato? TECNOLOGÍA EN EL AULA: LAS COMPUTADORAS DAN MEJORES RESULTADOS QUE LOS CELULARES

Artículo relacionado:

Para Manuel Álvarez Trongé, presidente de Educar 2050, “el acceso a las TICS no quiere decir por sí solo que reciban un saber innato. El docente como facilitador tiene un rol esencial, especialmente en un momento tan cambiante como este. Las tecnologías van a venir como un gran movimiento desde la primaria y deberán ser incorporadas como un derecho más. Como lo fueron los libros en otra época”.

En esa misma línea hay quienes creen que las tecnologías de aprendizaje adaptativas inteligentes son más útiles cuando se practica y a aprenden desde la casa, ya que se adecuarían a las necesidades individuales de cada estudiante, y que “esto mejoraría el rendimiento escolar, incluso para los niños provenientes de entornos menos favorables”. También hay otros que reniegan de su uso, que lo ven como una distracción permanente al alcance de la mano”.

El director de innovación de The Valley, Juan Luis Moreno, opina que debemos de reinventar la educación para afrontar la “automatización” que se puede presentar frente al “boom” de las comunicaciones virtuales. Como educadores estamos frente al reto de reflexionar y tomar decisiones sobre el nuevo papel de la tecnología digital en la educación, para que ella no nos arrastre a un mundo que no queremos, sobre todo tratando de humanizar la relación de las personas con los dispositivos electrónicos personales, pues el cómo y el qué aprendemos nos marcará el futuro: “hablamos de una educación para la vida y durante toda la vida”, cf CÓMO REINVENTAR LA EDUCACIÓN PARA AFRONTAR LA AUTOMATIZACIÓN

El debate aún está encendido, y va desde una negativa absoluta porque en las clases es un agente distractor y afecta a la necesaria atención y concentración, fomentan los conflictos, el acoso escolar y ahondan en la desigualdad social del alumnado, hasta quienes opinan que debe permitirse su uso asistido por el profesor, como el mejor camino para formar a alumnos y profesores en competencia digital. Una publicación bastante documentada sobre el tema, y que puede ser de utilidad, la encuentra en este enlace:

´

“Lo que parece evidente es que mucho de este esfuerzo ha servido para generar el interés y motivación del alumno por aprender de otras formas, mejorar sus logros de aprendizaje, apoyar a los docentes facilitando sus tareas de programación y organización de sus sesiones de clase y métodos de enseñanza, así como también ayudar a los padres de familia en las tareas de acompañamiento educativo a sus hijos que tuvieron que asumir” (Hugo Díaz, EDUCARED).

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: