¿Sabías que mientras más estricta sea una mamá, más éxito tendrán sus hijos en la vida?

4 Compartidas en:
4
0
0
0
0
Si te defines como una madre exigente y tus hijos te consideran cargosa y ponen los ojos en blanco cada vez que les recriminas no haber ordenado su cuarto o no haber terminado sus tareas, existe la posibilidad de que ser tan exigente hoy te lo agradezcan dentro de unos años.
Ericka Rascon, es una investigadora de la Universidad de Essex que has llevado adelante un estudio por medio del cual llegó a la conclusión de que los hijos de madres exigentes y que “están todo el tiempo encima de ellos” tienen muchas más posibilidades de tener hijos más exitosos.

¿Eres de esas madres insistentes y fastidiosas? Es posible que después de tanto pedido y requerimiento obtengas increíbles resultados, porque esta investigación se realizó sobre 15.000 niños de entre 13 y 14 años abarcando los períodos comprendidos entre los años 2004 al 2010, y se llegó a la conclusión de que estos niños tenían mayores aspiraciones a acceder a una educación superior que los que no contaban con padres tan exigentes.

[socialpug_tweet tweet=”Las expectativas que los padres, y en especial las madres, depositan en sus hijos crean en ellos el sentido concreto de que deben aspirar a algo más y mejor.” display_tweet=”Las expectativas que los padres, y en especial las madres, depositan en sus hijos crean en ellos el sentido concreto de que deben aspirar a algo más y mejor.”]

El estudio también revela un dato muy curioso: Las hijas de madres más exigentes y persistentes en la obtención de objetivos tienen un 4% menos de posibilidades de quedar embarazada que las hijas de madres menos exigentes.

Asimismo, los hijos de madres exigentes tienen mayores posibilidades de seguir una carrera universitaria que los que no; algo que nos hace llegar a la conclusión de que cuanto más pesadas son las madres, más posibilidades tienen sus hijos de alcanzar el éxito.

La investigación también arroja como conclusión que si bien cada uno sigue el camino que elige y en cierta forma crecer y madurar implica desprenderse de las recomendaciones de nuestros padres, de alguna manera consciente o inconsciente todas sus recomendaciones influyen en la toma de decisiones aun cuando creamos que estamos decidiendo por nosotros mismos; en cierta forma en esa decisión también está incluida la decisión de nuestros padres.

Es muy común que durante la adolescencia los hijos intenten rebelarse y hasta diríamos que es saludable que lo hagan y aunque te consideren una especie de “enemigo” por recibir tanta exigencia y tener que lidiar con padres pesados, con el tiempo reconocerán y darán gracias a la vida el haber tenido padres que los impulsaran a una carrera universitaria o una decisión acertada.

[socialpug_tweet tweet=”Tus esfuerzos en algún momento se verán recompensados, de modo que si tienes una línea trazada en cuanto a cómo deben ser las cosas no te doblegues ni…” display_tweet=”Tus esfuerzos en algún momento se verán recompensados, de modo que si tienes una línea trazada en cuanto a cómo deben ser las cosas no te doblegues ni te resignes. Nunca nada importante se logró sin esfuerzo.”]

Si le interesa el artículo puede leerlo completo en el portal SALUDABLE GURÚ, en el siguiente enlace:  SI TUS HIJOS TE DEFINEN COMO PESADA, DEBES SENTIRTE ORGULLOSA! 

3 razones de por qué qué los padres deben poner límites a los niños

Está muy bien dejar libertad a los hijos, sí, pero hasta cierto punto. Los límites son necesarios cuando uno está aprendiendo. Es como si de repente quisieras aprender a ser pastelero y nadie te dijera cómo hacerlo, ni por qué no debes pasarte con las cantidades… o por qué no debes hacer cosas que te encantaría hacer… pero que tendría consecuencias terribles. Los límites, por tanto, son necesarios. ¿Las razones?

1. Los niños tienen derechos, pero también obligaciones. Respetar las normas les ayuda a entender esto. Y de paso, a ejercitar el valor del respeto hacia los padres.

2. Les ayuda a ser más disciplinados. El libre albedrío trae sin duda el caos. Para organizarse, un niño necesita alguien que le guíe, que le marque una disciplina y un camino.

3. Les ayuda a cambiar una conducta que no les beneficia. Nadie nace sabiendo lo que está bien y lo que está mal. Son los padres quienes tienen la responsabilidad de indicar al niño qué está permitido y qué cosas no lo están. Los límites marcan esa fina barrera que no deben rebasar. Y aunque les cueste entenderlo, con el tiempo entenderán que al final los límites, no se marcan para fastidiarle y hacerle más complicado el camino, sino para que no se salga de él y consiga llegar a la meta sin problemas.

Recordemos que los límites deben ser equilibrados y justos. Todo, en exceso, es malo. Tampoco demasiados límites beneficia a un niño. En el justo medio, está la virtud.

Si le interesa el artículo puede leerlo completo en el portal GUÍA INFANTIL, en el siguiente enlace: LAS HIJAS DE MADRES ESTRICTAS TENDRÁN MÁS ÉXITO




Total
4
Shares
4 Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR