MATEMÁTICAS EN EL MÉTODO SINGAPUR: EL APRENDIZAJE FOCALIZADO EN LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS Y EL PENSAMIENTO

7 Compartidas
7
0
0
0
0

Detrás del éxito educativo de Singapur está el Método Singapur, para la enseñanza de las Matemáticas, que “ha sido exportado a 49 países, entre ellos Estados Unidos, Inglaterra, Holanda, Perú, El Salvador, Paraguay, Brasil, Chile y varios del Sudeste Asiático”; se enfoca en el estudio, la exploración y el pensamiento crítico.

Yeap Ban Har, Ph.D. en Educación y asesor del gobierno singapurense, es quien viene explicado en todo el mundo (ver en su Blog la recargada Agenda), que el aprendizaje de las matemáticas “empieza de una manera concreta, luego pictórica y por último abstracta”, por lo que se necesita “intentar llegar al mismo sitio por distintos caminos, sin repetir ni memorizar una única vía como hacen en las aulas de medio mundo”, en que se insiste en memorizar y aprender sin entender.

Las matemáticas cuestan, porque hay que razonar y pensar, no hay diferencia entre alumnos y alumnas. Nada tiene que ver el cerebro o la biología. “Es solo una cuestión de oportunidades y mentalidad”. Desde 1992 Singapur agrupó las teorías de grandes educadores y pedagogos occidentales (Jerome Bruner, Richard Skemps, Zoltan Dienes) y el Estado asumió la responsabilidad. “Antiguamente, con la manera tradicional, aprender las matemáticas era mucho de memoria y procedimientos, mientras que el Método Singapur facilita su aprendizaje a través de la visualización, generalización y el sentido del número.

Es decir, si antes se focalizaba en el cálculo matemático, ahora es en la resolución de problemas y el pensamiento adecuado“. El artículo de Ana María Sanhueza, en “Qué pasa” (que indicamos al final de este artículo), afirma que el método, “tiene cinco elementos base, en los que siempre el centro será la resolución de problemas: habilidades, conceptos, procesos, metacognición y aptitudes”; y se “trabajan en tres fases que son clave: una concreta, una pictórica y una abstracta. La primera trata del acercamiento inicial de los niños con los conceptos matemáticos a través del uso de materiales como barras o galletas; en la segunda se utilizan los coloridos dibujos de sus libros para entender los conceptos y problemas matemáticos. Recién en la tercera fase, y una vez que ya están familiarizados, se pasa a la etapa de los números”.

El Método Singapur, promueve que antes de aprender de memoria las tablas de multiplicar, los estudiantes tienen que saber qué están haciendo. “Deben saber que las tablas son una agrupación de elementos, una suma reiterada que les va a dar un resultado y no un número mágico“, como un espiral, “donde todo se va viendo varias veces, pero con distinta dificultad”. Las matemáticas se ven como un desafío, se disfruta “porque los problemas son interesantes y los logran hacer. Entonces, al final hay una mayor sensación de éxito que antes”. Es muy importante jugar con los números, desarmarlos, pues “la descomposición de los números es vital”, porque el procedimiento no es mecánico, no se aprende de memoria y que las clases presentan siempre un desafío intelectual” (cf Tabita Salazar).

El rol del profesor dentro del aula, en el Método Singapur, no es el de enseñar, sino el de conseguir que los alumnos/as aprendan. Su tarea se convierte así en algo única e irremplazable, “porque solo él tiene un conocimiento cabal de sus alumnos y sólo él puede ayudarles en el proceso de comprensión, que en cada alumno es siempre algo único e irrepetible”.

Él recibe los materiales didácticos que “son el resultado de muchos años de investigación, de la experiencia de muchos profesores y del perfeccionamiento”, y tiene en su responsabilidad el usarlos debida y convenientemente. Pero es fundamental que el profesor en Singapur tiene un alto nivel de preparación y además es estimulado con buenos salarios, según afirma Mie Thiruman, presidente del Sindicato de Profesores de Singapur (El Heraldo, Colombia). El profesor “puede compararse al de un músico que interpreta la partitura de una obra maestra de un gran compositor. Una misma partitura, en manos de dos músicos distintos, puede sonar de un modo completamente diferente” (Polygon Education).

Esperamos que este tema les haya suscitado entusiasmo e interés, (o al menos curiosidad). Le recomendamos, cuando dispongan de un poco de tiempo, ir ingresando a los enlaces, que nos han servido de Fuente para este artículo, pensando en que la formación es permanente “no porque lo exija determinada línea ideológica o determinada posición política o determinado interés económico. La educación es permanente en razón, por un lado, de la finitud del ser humano, y por el otro de la conciencia que éste tiene de su finitud”. (Política y Educación, Paulo Freire).

REDADACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF

FUENTES:


 



8 Compartidas
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



You May Also Like