Please assign a menu to the primary menu location under MENU

info@webdelmaestrocmf.com
jueves, enero 18, 2018

JuegosPEDAGOGÍA

CONSEJOS PARA APLICAR LA GAMIFICACIÓN EN EL AULA + INFOGRAFÍA + JUEGOS

El sistema integrado de contenidos curriculares AULAPLANETA, publica unos consejos y una infografía sobre el empleo de mecánicas de juego en educación con el fin de potenciar la motivación, la concentración, el esfuerzo, la sociabilización y otros valores positivos comunes a todos los juegos, opero aplicados al aula y que se denomina “gamificación” (por su derivación del término inglés: gamification). Compartimos este artículo, con fines únicamente educativos – pastorales.

Al artículo de la experiencia del Profesor José Urquiza, sumamos una representación gráfica de las sugerencias que nos permitirá visualizar las ventajas para impulsar la motivación por el aprendizaje; la retroalimentación constante; facilitar un aprendizaje más significativo permitiendo mayor retención en la memoria al ser más atractivo; lograr compromiso con el aprendizaje y relacionar del estudiante con el contenido y con las tareas en sí; permitiendo resultados más medibles (niveles, puntos y badges); generar competencias adecuadas; alfabetizar digitalmente; formar aprendices más autónomos; desarrollar la competitividad a la vez que colaboración y otorgar capacidad de conectividad entre usuarios en el espacio online (cf Borrás Gené).

¿Cree que empleo de mecánicas de juego en el aula involucrará más a los estudiantes? ¿Será una buena herramienta para motivar la acción, promover el aprendizaje y resolver problemas?

Cómo aplicar el aprendizaje basado en juegos en el aula [Infografía]

El aprendizaje basado en juegos implica utilizar el funcionamiento y la mecánica del juego en un contexto educativo, aprovechando así sus ventajas como elemento motivador, social e interactivo. Para ello, se pueden poner en práctica diversas estrategias y utilizar los recursos que pone a nuestra disposición Internet. Si quieres animarte a probar esta nueva metodología en tus clases, te damos siete consejos sencillos para que descubras cómo aplicar el aprendizaje basado en juegos en el aula, des los primeros pasos y obtengas unos buenos resultados.

SIETE CONSEJOS PARA GAMIFICAR TU CLASE

1. Define un objetivo claro.

Establece qué conocimientos o actitudes quieres que tus alumnos adquieran o practiquen mediante el juego. Puede ser una asignatura completa, los contenidos de un trimestre o un tema concreto que se les resiste. También puedes tener como fin potenciar ciertos comportamientos, desarrollar ciertas destrezas o competencias. En cualquier caso, es importante que definas el objetivo antes de comenzar a diseñar el juego.

2. Transforma el aprendizaje de capacidades y conocimientos en juego.

Debes ser capaz de plasmar el proceso de aprendizaje tradicional en una propuesta lúdica y divertida. Puedes comenzar por una opción sencilla (en muchas ocasiones, las más eficaces y motivadoras) y, por ejemplo, inspirarte en algún juego tradicional que ya conozcas para que la primera prueba sea más fluida, tanto para ti como para los estudiantes. El trivial, la oca o cualquier juego de preguntas y respuestas o de emparejar conceptos puede ser una opción perfecta para empezar. También puedes dar los primeros pasos en la gamificación utilizando juegos educativos como los que se recopilan en Vedoque, Cyberkidz o JueduLand.

3. Propón un reto específico.

Una de las preguntas esenciales cuando se encara por primera vez un juego es: “¿Qué tenemos que conseguir?”. Igual que tú, como docente, debes tener claro el objetivo didáctico del juego, tus alumnos deben estar al tanto de cuál es el objetivo lúdico del juego y qué tienen que hacer para lograrlo. A veces se tiende a complicar los juegos hasta tal punto que se diluye el destino final de los mismos. Céntrate en un reto concreto y motivador, explícaselo a tus alumnos y tenedlo siempre presente antes, durante y tras el desarrollo del juego, para analizar cómo ha sido la experiencia, detectar aciertos y errores y aprender para la próxima sesión.

4. Establece unas normas del juego.

Las reglas sirven para reforzar el objetivo del juego, pero también evitan que el caos se apodere del desarrollo del mismo, delimitan comportamientos, promueven una competición limpia o facilitan ciertos acontecimientos o encrucijadas que puedan interesarte. Crea unas normas concisas, revísalas una a una con tus alumnos para que estén claras y observad siempre su cumplimiento por parte de todos los participantes en el juego.

5. Crea un sistema de recompensas (badges).

La recompensa es parte fundamental del juego. De hecho, hay sistemas de gamificación que se basan únicamente en establecer puntuaciones o premios que se aplican en el desarrollo tradicional de la clase y que sirven para valorar la adquisición de contenidos pero también los comportamientos, la capacidad de trabajo en equipo, la participación en en aula, los trabajos extra… Hay sistemas online como ClassCraft u OpenBadges que permiten establecer puntuaciones y premios a ciertos logros obtenidos. Puedes optar por estos o por un sistema de puntuación tradicional que debe resultar claro y estar accesible o visible en el aula para mantener la motivación.

6. Propón una competición motivante.

Una sana competencia es parte indispensable del juego. No es necesario el enfrentamiento directo e individual, puedes optar por juegos cooperativos en los que los participantes tendrán que colaborar y aportar de diversas maneras para lograr la recompensa final. Pero incluso en ese caso habrá cierta competencia por participar, ayudarse unos a otros, resolver el siguiente paso, alcanzar el logro antes que el resto de compañeros o mejorar las puntuaciones propias.

7. Establece niveles de dificultad creciente.

El funcionamiento de un juego se basa en el equilibro entre la dificultad de un reto y la satisfacción que se obtiene al superarlo. Por eso, conforme el alumno avanza y practica, el nivel de dificultad debe ir en aumento para adaptarse al dominio que ha ido adquiriendo. De este modo se mantendrá la tensión reto-superación y, por lo tanto, la motivación del estudiante para seguir jugando y superándose. Como en los pasos anteriores, la experiencia que vayas adquiriendo te ayudará a delimitar mejor los niveles, atendiendo al uso que hagáis del juego y los resultados obtenidos.

INFOGRAFÍA aplicar gamificación en el aula

IDEAS PARA GAMIFICAR LA CLASE

Puedes gamificar tu aula de maneras muy diferentes, con videojuegos, webs o apps, y aplicando la gamificación al proceso completo de aprendizaje o solo como modo de evaluación.

1. Usa juegos de entretenimiento para aprender.

Puedes utilizar juegos o videojuegos que en principio solo están pensados para divertirse, y convertirlos en fuente de aprendizaje con un poco de imaginación:

2. Utiliza aplicaciones o juegos educativos.

Están especialmente diseñados para aprender una o más asignaturas o temas y ofrecen recompensas cuando se consiguen avances. Algunos ejemplos son:

3. Saca partido a aulaPlaneta.

Con aulaPlaneta puedes incluir todos estos recursos y otros que te interesen en el Cuaderno de estudio o el Cuaderno del profesor y compartirlos con tus alumnos. Además, en la plataforma aulaPlaneta y en el Banco de contenidos encontrarás otras muchas opciones interactivas para dar un componente lúdico añadido a tus clases, como simulaciones y juegos para practicar todas las asignaturas, y actividades autocorregibles para evaluarlas.

¿Alguna vez has gamificado tu clase? ¿Qué hiciste? ¿Cómo fue la experiencia? ¡Cuéntanoslo!

Este contenido ha sido publicado originalmente por Aula Planeta en la siguiente dirección: aulaplaneta.com


Consejo:

Cuando quiera crear un juego,  mire juegos ya creados e intente adaptarlos a diferentes contenidos. En nuestra opinión, lo más fácil es crear juegos de cartas utilizando las normas de juegos tradicionales como podrían ser: jungle speed, el mentiroso, el cuadrado, spot-it, etc. Recomendamos que visiten abcdeEle para inspirarlos.




¿Qué opina usted?
¿Cree que este recurso es útil para la educación?


Loading Facebook Comments ...

Leave a Response