[Pedro Fulleda] Metodología Fledo: propuesta vivencial para centros educativos

20 Compartidas
20
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos |


En el área de Vivencia, además de los programas de intervención ludoterapéutica vistos anteriormente, la Metodología FLEDO contiene una propuesta vivencial para la formación en valores desde la inclusión social en la adolescencia, con contenido recreacionista. El futuro de toda sociedad depende de cómo se formen y actúen socialmente sus nuevas generaciones. Si se dedicara a este empeño toda la voluntad política y los recursos requeridos, sin dudas disminuiría la necesidad de los gastos que los gobiernos tendrían que hacer luego en instituciones penitenciarias y en fuerzas represivas para combatir la delincuencia. No se puede perder de vista que los actos delictivos en cualquier sociedad tienen su precedente en el muy favorable caldo de cultivo de la indisciplina social. Para enfrentarla se equivocan con gran frecuencia los métodos, incluso desde la familia, pues los castigos, las sanciones, la represión en general puede contener sus excesos, pero no erradicarla, para lo cual es preciso atacarla en sus raíces.

La verdadera causa de la indisciplina social es la insatisfacción social. Cuando el individuo -de cualquier edad- está insatisfecho con su realidad no le importa lo que pase con ella, la agrede y contribuye a su deterioro. Por el contrario, cuando vive en un ambiente que le satisface, lo cuida y vela por su conservación. Lograr adecuados niveles de satisfacción de los seres humanos con el medio en que viven implica alcanzar óptimos resultados en los procesos de inclusión desde las más jóvenes generaciones, para lo cual la sociedad ha de poner el máximo interés en acciones de intervención comunitaria con tales fines.

Como educador, investigador y creador lúdico una de mis experiencias más valiosas tiene que ver con la aplicación, en un contexto latinoamericano con tenaz delincuencia juvenil, de un programa de inclusión social denominado ¡PLAF…!, que significa: Propuestas Lúdicas para Adolescentes Felices, y cuyo propósito esencial es agrupar un conjunto de acciones que forman parte de las preferencias recreativas de los adolescentes, integrándolas en una estructura que facilite las vías y métodos para su promoción y desarrollo, como programa de acción en centros educativos y en instituciones comunitarias de inclusión social, para promover una recreación sana en ese importante sector de la población.

Su contenido se fundamenta en los siguientes aspectos que definen las características psicológicas de la adolescencia:

  • El afán investigativo, la necesidad de mostrar conocimientos, y la voluntad para la experimentación y el descubrimiento.
  • El espíritu aventurero, la disposición al riesgo, a reforzar la autoestima con el vencimiento de metas difíciles.
  • El quehacer solidario, la subordinación de los intereses personales a los grupales, la necesidad de apoyo y compañía a partir de motivaciones comunes.
  • El sentir idealista, la capacidad de fantasía como herencia de la infancia, la aparición de las primeras manifestaciones del amor de pareja y de las convicciones morales.
  • El ímpetu renovador, la disposición a transformar la realidad y la no aceptación de condiciones que les afecten en su integridad personal y en su participación social.

La Misión ¡PLAF…! pretende llenar el vacío en la satisfacción lúdica con el tránsito de la infancia a la adultez, causa de conflictos en la conducta individual, con los siguientes objetivos:

  1. El desarrollo de habilidades y capacidades físicas y cognoscitivas, del pensamiento lógico y creativo, la voluntad, el valor, la responsabilidad ecológica, las convicciones patrióticas, las relaciones familiares e inter-generacionales, y el concepto de humanidad desde la honestidad, la solidaridad y la aceptación de las diferencias humanas.
  2. La vivencia de actividades grupales, donde interactuar con otros adolescentes de uno u otro sexo, en un proceso dinámico y creativo de ocupación sana y provechosa del tiempo libre y la recreación.
  3. El reforzamiento de hábitos de conducta y de normas sociales sobre la base de la autogestión, para desarrollar la capacidad de liderazgo, la responsabilidad individual y colectiva, y la toma de decisiones.

El tiempo de ejecución de la Misión abarca 12 meses, comenzando con el inicio del curso escolar, en cada uno de los cuales se propone el cumplimiento de una tarea principal, para un total de 12 durante su desarrollo. Esas tareas son las siguientes:

Tarea 1: DESCUBRÁMONOS (desarrollo de las capacidades y habilidades físicas). Acciones: trabajar el cuerpo, las capacidades físico-motrices, las acciones pre-deportivas que contribuyan al desarrollo de la autoestima y la comunicación lúdico-corporal (juegos con pelotas, ciclismo, natación, trepar, saltar, correr, luchar, etc.).

Tarea 2: APRENDAMOS (desarrollo de las capacidades cognitivas). Acciones: ampliar el horizonte de conocimientos científico-técnicos (manejo de la computación, exposiciones, museos naturales, bibliotecas, juegos educativos, etc.).

Tarea 3: RESOLVAMOS (desarrollo del pensamiento creativo). Acciones: solucionar problemas mediante el juego, estimulando la creatividad (creación de juguetes, modelismo, cometas, juegos de simulación, etc.).

Tarea 4: QUERRÁMONOS (desarrollo de las relaciones sociales y familiares). Acciones: cultivar el respeto a los demás en la familia y la sociedad (construcción del árbol genealógico familiar, acciones lúdicas con participantes de diversas edades, etc.).

Tarea 5: EXPLOREMOS (desarrollo de la cultura sobre naturaleza y ecología). Acciones: actuar al aire libre para la conservación del medio ambiente (campismo, excursionismo, recuperación de materias primas, medicina natural, coleccionismo, etc.).

Tarea 6: AMÉMONOS (desarrollo de la capacidad afectiva). Acciones: descubrir la esencia de las relaciones en la pareja humana, cultivar el respeto hacia toda manifestación de vida (juegos de rol que potencien la confianza mutua, la cooperación y la eliminación de conductas inadecuadas, cría de animales, etc.).

Tarea 7: EXPRESÉMONOS (desarrollo de la capacidad expresiva). Acciones: favorecer la comunicación afectiva en el seno del colectivo humano (juegos de animación, música, danza, pantomima, y otras expresiones artísticas, etc.).

Tarea 8: DEFENDAMOS (desarrollo de las convicciones patrióticas). Acciones: reforzar los sentimientos de pertenencia y de nacionalidad (juegos de modelación histórica, participación en procesos sociales en la comunidad, etc.).

Tarea 9: RAZONEMOS (desarrollo del pensamiento lógico). Acciones: aplicar algoritmos para solucionar problemas potenciando la capacidad de razonamiento y de “aprender a aprender” (experimentos, juegos de estrategia y habilidad, rompecabezas, etc.).

Tarea 10: AYUDÉMONOS (desarrollo de la cooperación y la camaradería). Acciones: jugar con participación colectiva (fútbol, baloncesto, voleibol, béisbol, y otros deportes de equipos, juegos cooperativos y de rol).

Tarea 11: INTENTEMOS (desarrollo del valor, la voluntad y la autoestima). Acciones: probar la capacidad personal para vencer el miedo y las limitaciones físicas en situaciones excepcionales (escalada, acrobacia en patines y ciclos, actividades subacuáticas, deportes extremos, pruebas de resistencia, etc.).

Tarea 12: SEAMOS (desarrollo del amor a la condición humana). Acciones: cultivar la amistad entre los seres humanos al margen de razas, nacionalidades o condición social, y los sentimientos de internacionalismo y solidaridad (donaciones de sangre, alianza con las causas justas en cualquier lugar del planeta, etc.).

Al inicio del curso se realizará la inscripción de quienes deseen participar, conformándose los ludoclubes, como estructuras participativas para el desarrollo de la misión. Los inscriptos en cada ludoclub elaborarán sus propuestas lúdicas sobre la tarea que corresponda al mes, así como de otras tareas anteriores, pues son acumulativas. Al finalizar el período anual cada ludoclub hará un festival
-de despedida para la etapa que termina y de bienvenida para la que comienza-
en un sitio recreativo. Con una cantidad de globos igual a la mitad de miembros del ludoclub, se llenarán con agua; todos se formarán en parejas de cualquier sexo, colocándose un globo a la altura del pecho, sostenido entre los dos. Al ritmo de una música alegre todas las parejas se abrazarán y danzarán hasta reventar el globo que sostienen, como una especie de bautismo de iniciación. El estallido (¡plaf!) de globos con agua es la acción distintiva de la Misión.

NOTA DE REDACCIÓN: La Web del Maestro CMF publica los textos originales de su autor, no necesariamente coincide con lo expuesto en el tema, no se hace responsable de las opiniones expresadas, y no promociona ningún producto, servicio, marca o empresa. Sugerimos a nuestros lectores conocer la identidad de la fuente o de su autor o autores, para tener mayores elementos de juicio y la pertinencia a su realidad educativa.


Autor:
Pedro Fulleda Bandera, nacido en Cuba y residente en Ecuador.
Licenciado en Comunicación Social, con experiencia laboral como periodista especializado en temas históricos y culturales. Se desempeñó como docente de especialización en el Instituto Superior de Cultura Física. Presidió la sección “Juego y Sociedad” de la Asociación de Pedagogos de Cuba. Ha impartido cursos y conferencias sobre lúdica y desarrollo humano en diversos países iberoamericanos.
Autor de artículos y libros sobre Ludología y temas de actualidad política y social.
Enlaces de interés: pedrofulleda.blogspot.com / wattpad.com
E-mail: [email protected]

.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: