Maestros al servicio de la educación

La trata de personas no son cifras, son personas

La trata de personas es un delito que consiste en la explotación de mujeres, hombres, niñas, niños y adolescentes con diversos propósitos, incluidos el trabajo forzado y la explotación sexual; se define también como toda acción u omisión dolosa de una o varias personas para captar, enganchar, transportar, transferir, retener, estraga, recibir o alojar a una o varias personas con fines de explotación.

Artículo recomendado:

[Baúl del Docente] Joan Baez: Cuando la canción defendía derechos

Tenemos algunos datos que arrojó el Reporte Global sobre trata de personas en el año 2020, de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (“Reporte Global sobre Trata de Personas 2020 – United Nations Office on …”) que nos muestran un panorama alarmante:

Los hallazgos la UNODC (United Nations Office on Drugs and Crime) alertan que la trata de personas en el mundo, según las víctimas identificadas, sigue afectando principalmente a mujeres y niñas con el 65 %; también se detecta un aumento en los hombres y niños en comparación con el reporte anterior (35 % del total de víctimas identificadas). Se constató que la explotación sexual se mantiene como la principal finalidad de trata en el mundo (50 %), pero se registra un incremento en casos identificados con la finalidad de trabajo forzado y algunas otras formas como la mendicidad ajena (del 34 % en 2016 al 38 % en el 2020), también se encuentran detectada la trata para los matrimonios forzados, la venta de bebés y la extracción de órganos.

¿QUÉ ES LA TRATA DE PERSONAS? (03´ 47”)

“Los sectores en donde mayor ocurrencia de casos de trabajo forzado identificados son el trabajo doméstico, el sector de la construcción, los sectores de economías rurales como la agricultura, economías extractivas como la minería, el sector textil y los trabajos informales.” Una publicación de las Misiones Salesianas afirma que “millones de personas en el mundo no conocen otra forma de vida que la explotación. Los menores son el grupo de población más vulnerable y su vida siempre está en riesgo: exigen poco, reclaman poco y son fáciles de reemplazar, por lo que también se convierten en moneda de cambio para saldar deudas familiares. Su supervivencia consiste en someterse a jornadas de trabajo sin horarios, sin apenas comida ni descanso y sin poder ejercer sus derechos porque no los conocen”.  Y necesitan ayuda.

Los principales factores de riesgo detectados son: las necesidades económicas, la condición migratoria irregular, antecedentes de conflictos familiares, principalmente en casos de niños, niñas y adolescentes, así como la generación de dependencia afectiva con el tratante como mecanismo de sometimiento.

Publicación relacionada:

[Baúl del Docente] La importancia de las humanidades en la educación

Y últimamente, la recesión causada por el COVID-19 impacta directamente en el riesgo de ocurrencia del delito de trata de personas principalmente por el incremento de población con necesidades económicas derivadas del incremento del desempleo. Una publicación de las Naciones Unidas “ilustra el impacto devastador del COVID-19 en las víctimas y sobrevivientes de trata de personas. Asimismo, evalúa cómo las organizaciones de primera línea respondieron a los desafíos planteados por la pandemia y brindaron servicios esenciales a pesar de las restricciones. […] El estudio también revela que los niños y niñas son cada vez más el objetivo de traficantes que utilizan las redes sociales y otras plataformas en línea para reclutar nuevas víctimas. […] Muchas víctimas de trata rescatadas se vieron obligadas a permanecer durante meses en albergues en los países donde habían sido explotadas en lugar de regresar a sus casas.” Cf COVID-19 Y EL DELITO: EL IMPACTO DE LA PANDEMIA EN LA TRATA DE PERSONAS

En estos últimos registros se ha constatado que la tecnología, en específico el internet, ha sido un medio cada vez más utilizado por los tratantes y las redes criminales para la captación y la explotación, pues les ha permitido extender su operatividad sin necesidad del desplazamiento. La aparición de los “ciber Flows” les ha permitido expandirse en una nueva geografía, dentro del continente digital y con ello la aparición de formas de explotación digital, utilizando las estrategias del “hunting” (caza) -para perfilar la víctima a través de las redes sociales y establecer una relación afectiva o una oferta fraudulenta- y “fishing” (pesca) -para ofrecer ofertas laborales públicas, y captar a la víctima-.

Este flagelo va en aumento y nos preocupa, pues no son cifras, son personas; lo peor es que son solo las registradas pues “se calcula que por cada víctima de trata de personas identificada existen 20 más sin identificar”. Y aunque en el 2020 “se detectó un 11% menos de casos de trata de seres humanos en todo el mundo que el año anterior. […] no significa necesariamente que sea una buena noticia. En otros años, los traficantes tuvieron la oportunidad de ampliar sus estructuras delictivas sin ser detectados”. Cf LAS REDES DE TRÁFICO DE PERSONAS PROLIFERAN EN INTERNET Y ALTERAN LAS CIFRAS DE CASOS REALES

Artículo relacionado:

Ninguna plataforma digital puede cambiar la vida de un estudiante. Solo los buenos profesores pueden hacerlo

¿Conoces en tu país, en tu región; quienes y cuántas son las víctimas?

No ha sido fácil pensar que en el siglo XXI se traficara con personas. “Las democracias occidentales, quizá en un exceso de etnocentrismo, ponían más énfasis en denunciar las violaciones de Derechos Humanos en otros territorios que en el propio. Como si la corrupción sistémica, la vulneración de derechos o la explotación no sucediera en los países desarrollados. La trata no es sólo un delito que afecta a personas singulares y concretas, sino que afecta a toda la ciudadanía. Una sociedad que silencia o ignora la cosificación y deshumanización que viven las víctimas, consiente el delito y forma parte del aparato de vulneración. […] Diferenciar entre tráfico ilícito, trata y prostitución puede contribuir a comprender más el fenómeno y corregir posibles errores en la intervención social.

Artículo recomendado:

Bernabé Tierno: Sembremos en nuestros hijos pensamientos de generosidad, de optimismo, de actitudes positivas

[…] Los Derechos Humanos no son solo una herencia valiosa de nuestra historia reciente, sino una herramienta útil y necesaria también en la intervención. No se trata de que los equipos educativos se conviertan en equipos jurídicos, sino que conozcan los sistemas de protección y que mantengan una actitud exigente y vigilante […] Apostar por los Derechos Humanos significa aportar por una actitud generosa, honesta y realista de los equipos educativos. Los Derecho Humanos no son solo un papel, sino una esperanza que puede mejorar la vida de personas y que exige a educadores sociales un alto grado de activismo para la denuncia y la incidencia política”. Cf TRATA DE PERSONAS Y DERECHOS HUMANOS: RETOS Y OPORTUNIDADES DESDE LA EDUCACIÓN SOCIAL

Ante esta realidad hay esperanza, pues hay personas y grupos sociales a quienes les importa y están trabajando para disminuir o parar este flagelo, y entre éstos últimos está Talitha Kum, una Red Internacional de la Vida Consagrada Contra la Trata de Personas, que “según su informe presentado el año pasado, está presente en 92 países en los 5 continentes, cuenta con 55 redes nacionales y regionales intercongregacionales que coordinan los esfuerzos contra la trata a nivel nacional-local; cuentan con 6039 personas implicadas activamente en acciones contra la trata en todos los continentes. Talitha Kum ha alcanzado a 336,958 personas en todo el mundo; de ellas, 258.549 se han beneficiado de actividades de prevención; 19.993 son víctimas y supervivientes que reciben apoyo de la red; 58.416 son personas que participan en actividades de creación de redes, formación y capacitación.

[…] Con presencias locales en todo el mundo se han realizado maratones virtuales en tiempo de pandemia. Los temas elegidos han sido: La trata de niños, adolescentes y jóvenes, con el lema específico: ¡Son niños! ¡No son esclavos!; Las Migraciones sin tráfico: Sí a la libertad, no a la esclavitud; Juntos contra la trata de personas; y “La fuerza del cuidado: mujeres, economía, trata de personas”.

Publicación relacionada:

Alicia Tojeiro Ríos: La escuela que hace falta es la de la humanidad, la de los valores, la escuela del respeto, la empatía

Este año 2023, con el lema “Caminando por la dignidad”, podemos unirnos los educadores a esta red humanitaria, y otras tantas que luchan en el mundo, sin distinción de razas, culturas, religiones o geografías, orientando nuestra formación integral a una mayor toma de conciencia y responsabilidad sobre el real respeto a la dignidad de la persona humana, por medio de un compromiso educativo global de las familias y las escuelas, para que nuestros niños y jóvenes nunca sean espectadores o cómplices de la violación de los derechos de sus semejantes.

Algunos de los textos anteriores tienen su fuente en la publicación: CAMINANDO POR LA DIGNIDAD

El Papa Francisco, por medio de un videomensaje, exhorta a la reflexión sobre contra la trata de personas, animando especialmente a los jóvenes a cuidar la dignidad propia y la de cada persona con la que se encuentren. El tema: “Caminando por la dignidad”, indica un gran horizonte para el compromiso con la dignidad humana, y nos anima a mantener viva la esperanza y la alegría.

VIDEOMENSAJE DEL PAPA FRANCISCO POR LA IX JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN CONTRA LA TRATA DE PERSONAS (04. 46”)

“La trata de personas desfigura la dignidad. La explotación y el sometimiento limitan la libertad y convierten a las personas en objetos de uso y de descarte. Y el sistema de la trata se aprovecha de las injusticias e inequidades que obligan a millones de personas a vivir en condiciones de vulnerabilidad. De hecho, las personas empobrecidas por la crisis económica, las guerras, el cambio climático y tanta inestabilidad son fácilmente reclutadas. Desgraciadamente, la trata crece de forma preocupante, afectando especialmente a migrantes, mujeres y niños, jóvenes como ustedes, gente llena de sueños y deseos de vivir dignamente.

Lo sabemos, estamos viviendo tiempos difíciles, pero es precisamente en esta realidad que todos nosotros, especialmente los jóvenes, estamos llamados a unir las fuerzas para tejer redes de bien, […] contra la trata de personas y toda forma de explotación. […] No se cansen de buscar caminos para transformar nuestras sociedades y prevenir esta llaga vergonzosa que es la trata de personas”.

Publicación de lectura recomendada:

Rigoberta Menchú Tum: En las casas [es] donde se enseña la exclusión, el racismo, la discriminación, [que] están haciendo un daño a largo plazo

Educando contra la trata de personas, sin dejar atrás a nadie, el Papa nos anima a retomar algunas bonitas expresiones que han escrito:

  • “Caminar con ojos abiertos para reconocer los procesos que inducen a millones de personas, sobre todo jóvenes, a ser traficados para ser explotados con brutalidad.
  • Caminar con el corazón atento para descubrir y sostener los recorridos cotidianos para la libertad y la dignidad.
  • Caminar con la esperanza en los pies para promover acciones anti-trata.
  • Caminar dándose juntos la mano para sostenernos unos a otros y construir una cultura del encuentro, que lleve a la conversión de los corazones y a sociedades inclusivas, capaces de tutelar los derechos y la dignidad de cada persona”.

Ojalá sean muchos los jóvenes que acojan esta “invitación a caminar juntos contra la trata: caminar junto a quien está destrozado por la violencia de la explotación sexual y laboral; caminar junto a los inmigrantes, a los desplazados, a quienes buscan un lugar donde vivir en paz y en familia. Junto a vosotros jóvenes, para reafirmar con valentía el valor de la dignidad humana”.

Textos tomados del VIDEOMENSAJE DEL SANTO PADRE PARA LA IX JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN Y REFLEXIÓN CONTRA LA TRATA DE PERSONAS

“Lamentablemente, los cambios en las dinámicas y estrategias de captación que utilizan los tratantes, no han tenido una respuesta igual de ágil y dinámica por parte de los servicios de protección y detección en los Estados, por el contrario, se tienen cada vez más limitaciones para la identificación y persecución de estos delitos.

Ante un contexto tan complejo y el riesgo inminente en el que se encuentran miles de niños, niñas y adolescentes a nivel mundial urge la toma de la real y eficaz acción global como respuesta, y la salida la podemos encontrar en la formación en valores.

Publicación relacionada:

¿Por qué educar lo social, afectivo y ético en las escuelas?

La educación siempre será el mejor camino para lograr el pensamiento crítico y el asumir la responsabilidad de la libertad humana frente a la trata de personas. Y aquí necesitamos:

  • Educar a educadores para que puedan incorporar contenidos actualizados, contextualizados y pertinentes en el desarrollo de los procesos enseñanza/aprendizaje, permitiendo al estudiante plantear temas cercanos a sus realidades, sus problemas y necesidades y, desde lo pedagógico, buscar respuestas conjuntas, generando, desde la propuesta educativa, estrategias de prevención de comportamientos de riesgo digital.
  • Educar a las comunidades educativas para que puedan comprender que la educación no solo es aprender sino también crear y que todos debemos sumar para lograr ese propósito, facilitando condiciones al interior de las escuelas para que sean espacios seguros, que contienen y protegen a sus miembros más vulnerables y que tienen la capacidad de enfrentar la violencia digital desde la prevención”. Cf EDUCAR PARA PREVENIR LA TRATA DE PERSONAS

Ojalá venzamos la indiferencia, el silencio o el conformismo frente a este flagelo, con la educación. Todos, según nuestro rol en el proceso enseñanza – aprendizaje, podemos trabajar en los diálogos familiares y en las escuelas en las horas de tutoría, ciencias sociales, lengua, educación artística, inglés, religión, … como trabajo interdisciplinar que incluya la ética de los derechos humanos y la defensa de la dignidad de las personas.

El portal Educación para la Solidaridad propone actividades que procuren alcanzar objetivos como:

  • Comprometer a la comunidad educativa en la reflexión sobre la gravedad del tema.
  • Identificar qué es la trata.
  • Conocer sus causas y consecuencias.
  • Tomar una actitud responsable ante esta “plaga” que considera a nuestros semejantes en objetos de uso y de descarte.

La trata de personas, según Cristina Manzanedo del Proyecto ÖDOS (España), “existe porque hay una demanda social de servicios a muy bajo precio ya sean sexuales, domésticos o laborales”, indicando que, en cierto modo, cada sociedad es responsable directa o indirectamente de este crimen, ya que con sus comportamientos alimenta un sistema que es cómplice de esta “herida en el cuerpo de la humanidad”. Como educadores hagamos el mayor esfuerzo por educar para para prevenir la llaga vergonzosa de la trata de personas.

Propongámonos -como lo expone el Ministerio de Educación de Chile- profundizando nuestro compromiso para erradicar “este delito y su extrema vulneración a los derechos humanos, de manera que sirva como herramienta de base a los equipos de gestión de los establecimientos educacionales para realizar acciones de sensibilización, prevención y detección temprana de casos.”

“Cuando hablamos de dignidad humana, no podemos hacer concesiones.”
(Angela Merkel)

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



Comparte este artículo
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede leer:





Se desactivó la función de seleccionar y copiar en esta página.