De la educación a distancia a la híbrida: 4 elementos clave para hacerla realidad en este 2021

       


No pocos países en América Latina y el Caribe (ALC) están planificando la  vuelta  las clases presenciales en las aulas, aunque no todos han hecho un estudio sobre la infraestructura que demandará el regreso a unas instalaciones y a al uso de un mobiliario (donde había) que estaban pensados para otro tipo de relaciones personales en las lecciones. En Europa comenzaron por adaptar las aulas a las nuevas exigencias sanitarias. “Las fuertes restricciones de distanciamiento necesarias para la reapertura, junto con la necesidad de reducir en aproximadamente un 30% el número de alumnos por aula, hacen de los modelos de “educación híbrida” una posible solución. Pero ¿qué es la educación híbrida? ¿Cómo puede ayudar a resolver este desafío? ¿Y cómo hacerla realidad?

La educación híbrida combina la educación presencial y remota a través de distintos medios como plataformas de aprendizaje en línea, televisión o radio. Sin embargo, los expertos señalan que se requiere más que solamente distribuir tareas entre una modalidad y la otra. Se requiere repensar la educación y desarrollar modelos de enseñanza y aprendizaje” que  despierten la atención y el interés de los estudiantes, usando nuevas y distintas tecnologías  “para acelerar los aprendizajes más que como un simple canal para transmitir contenido. Con menos tiempo en las escuelas, es primordial que se priorice el desarrollo de las habilidades de colaboración entre los estudiantes, tanto en el componente presencial como en el remoto”.

No es algo nuevo, ”recientemente se identifican modelos educativos donde alternan las dos modalidades en periodos de tiempo cortos. Los modelos de educación híbrida deberán estar orientadas “al “aprendizaje profundo ”, es decir, deberían ser experiencias centradas en el estudiante, individualizadas, relevantes y atractivas, y que generen aprendizajes y habilidades que se mantengan a lo largo de la vida. […] es importante que las distintas intervenciones se monitoreen y evalúen para que los sistemas educativos realicen ajustes”.

Tal vez le interese leer: El Aula Invertida, una estrategia ideal para el modelo híbrido o semipresencial: ficha para implementar y evaluar metodología aula invertida

¿Cómo puede ayudar a promover el aprendizaje? Las experiencias de educación híbrida evaluadas hasta ahora son modelos que incorporan componentes de educación en línea dentro del aula, como por medio del uso de aplicaciones y portales educativos. […] Este modelo también puede aumentar la capacidad de los estudiantes de aprender a su propio ritmo y de aprendizaje autodirigido, habilidades clave a desarrollar para estimular los aprendizajes y, además, evitar la sobrecarga de los padres.

La personalización del aprendizaje que ofrece la educación híbrida es uno de los medios más efectivos para acelerar el desarrollo académico y cognitivo. En la región hay experiencias exitosas, como el caso de CEIBAL en Uruguay y Telesecundaria en México, aún así, son “pocas experiencias de educación remota en los últimos 10 años que sean comparables al cierre completo de los centros educativos provocado por la emergencia sanitaria. Los docentes tuvieron que flexibilizar su forma de enseñar y de comunicarse con los estudiantes, y los padres tuvieron que asumir un rol protagonista en el aprendizaje de sus hijos”. Y esto es muy probable que haya sido una experiencia general.

¿Cómo hacerla realidad? El BID ha sugerido cuatro elementos claves para lograr una educación híbrida exitosa:

  1. Nuevas habilidades y perfil docente: es una oportunidad para optimizar qué hacer en el tiempo presencial y qué hacer en el tiempo remoto. Las nuevas tecnologías podrían despertar mayor curiosidad e interés en los estudiantes para  desarrollar el trabajo de aprendizaje profundo y significativo. Facilitaría el desarrollo de competencias transversales claves para la vida y para el nuevo modelo pedagógico: autonomía en el aprendizaje y en el uso del tiempo. Un nuevo modelo educativo centrado en competencias y en la adopción y uso de las nuevas tecnologías. Teniendo como fundamental una transición fluida  para que los docentes encuentren modelos apropiados a su realidad y puedan desarrollar  las competencias.
  2. Contenidos y plataformas. No pocos profesores, padres de familia y estudiantes se han sentido abrumados por la cantidad de contenido. En el modelo de educación híbrida se debe priorizar y flexibilizar el currículo, focalizando los esfuerzos en matemática y lectura/escritura, así como en las habilidades del siglo XXI. Se incursionará en el uso de plataformas, software y contenidos  que definan los roles dentro de un modelo de educación híbrida con distintos niveles de efectividad. Además debe tener sen cuenta las condiciones de acceso a conectividad y dispositivos en particular para estudiantes más vulnerables (Rieble-Aubourg & Viteri, 2020). Como en la educación a distancia, los padres juegan un nuevo rol más protagónico; se deben revisar y evaluar los sistemas de apoyo y contar con los materiales especializados.
  3. Información y seguimiento de estudiantes. No solo se deben evaluar los aprendizajes de los estudiantes para poder mejorar o/y adaptar la oferta de contenidos, sino también monitorear su asistencia y participación. […]  La transición a un modelo de educación híbrida requiere contar con una visión integral que garantice una gestión eficiente de los sistemas educativos. “Sistemas eficientes de gestión de estudiantes y contenidos digitales permiten monitorear los aprendizajes y proteger las trayectorias de cada uno de los estudiantes a lo largo del ciclo estudiantil”.
  4. Equipamiento, infraestructura y conectividad. Las brechas de acceso a conectividad y dispositivos siguen siendo un reto en ALC, tanto en las escuelas como en los hogares. […] Más que medidas transitorias, los países tendrán que garantizar su continuidad y complementar con otras formas innovadoras para cerrar las brechas digitales. Para ampliar el acceso a dispositivos, una opción a considerar son las bibliotecas de dispositivos en las escuelas con contenido educativo precargado, donde los estudiantes puedan tomar dispositivos móviles prestados para llevar a sus casas.

Tal vez le interese leer: ¿El covid-19 ha cambiado la educación para siempre? Algunos cambios educativos irreversibles después de la pandemia del Covid 19

La innovación educativa requiere de líderes educativos, que no gestionen desde le escritorio,  sino dese la realidad, facilitando el cambio de marco normativo cuando amerite; que estructure la transformación digital de la educación y que garantice, además consideraciones sobre la ética y privacidad de los datos y arreglos de ciberseguridad. […]  La implementación del modelo híbrido debe ir más allá del contexto de la pandemia. La educación híbrida debería estar enmarcada dentro una estrategia más amplia de transformación del sector educativo para lograr que sea efectiva, equitativa y sostenible, para los estudiantes, los docentes y también los padres de familia.

“Muchos fracasos del uso de tecnología han sido porque esta no era parte de un todo, sino que una pretendida solución mágica. Alinear la introducción de tecnología a un desafío específico y aprovechar sus ventajas comparativas es clave para mejorar los aprendizaje”

Esta publicación ha sido tomada, por motivos únicamente educativos y de formación permanente de la publicación de  la División de Educación Sector Social del BID: De la educación a distancia a la híbrida: 4 elementos clave para hacerla realidad,  que tiene como autores  a Elena Arias Ortiz, Miguel Brechner, Marcelo Pérez Alfaro y Madiery Vásquez y también blogs.iadb.org



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: