[Pedro Fulleda] Tratamientos ludoterapéuticos a trastornos de conducta (II)

18 Compartidas
18
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos | |


5. Trastornos en la integración y el rendimiento, en la esfera laboral.
La principal tarea del individuo a lo largo de su existencia es enfrentarse a sus “contrarios” (los factores naturales y sociales que le rodean e influyen sobre su comportamiento), como resultado de lo cual descubrirá sus limitaciones, se perfeccionará y aprenderá a confiar en sus posibilidades, desarrollando el importante sentimiento de autoestima. Pero también estará, sobre todo en el ámbito laboral, bajo la amenaza que rige allí la conducta de las personas, provocando trastornos en su integración y rendimientos, de los siguientes tipos:
  • Competición violenta entre los compañeros, por mejores puestos y remuneración.
  • Condiciones laborales de explotación, bajos salarios y ausencia de estimulación.
  • Conductas reproductivas, transitando por vías habituales y seguras de actuación.
  • Falta de racionalidad y capacidad heurística, para el planteamiento de problemas.
  • Poca disposición a la creatividad y la innovación, por temor al fracaso.
  • Acciones discriminatorias de diverso tipo, y abuso de poder por parte de los directivos.
  • Poca o ninguna participación en la toma de decisiones que afectan al colectivo.
  • Agotamiento físico y/o mental extremo por anormales condiciones de trabajo.
  • Sumisión y pérdida de autoestima por las condiciones de subordinación existentes.
  • Ausencia de opciones que propicien actividades de recuperación física y/o mental.

Tales desórdenes en las relaciones interpersonales convierten el clima laboral en un verdadero infierno para quienes deben desempeñarse en él.

6. Trastornos en la inclusión y la comunicación, en lo afectivo y lo conceptual.

Todos quienes deseamos mirar al porvenir con las expectativas del mejoramiento humano comprendemos la necesidad de generar transformaciones en el terreno de las ideas, que aseguren la vigencia de los más altos valores morales, como la honestidad, la solidaridad y la aceptación de diferencias en las relaciones interpersonales. Tal proceso de transformación tiene, sin dudas, un esencial carácter cultural como campo de expresión de las ideas y de las formas de comunicación entre los seres humanos. Pero, para que este proceso alcance óptimos resultados es indispensable que exista entre sus participantes una voluntad inclusiva, expresada por los siguientes factores: identidad, para que todos se reconozcan mutuamente y desarrollen los sentimientos de pertenencia; solidaridad, por la dimensión colectiva que propician las acciones de cooperación; participación, al percibir dichas acciones como un peldaño hacia las responsabilidades en las diversas esferas de la vida social.

Cuando esto falla, el proceso resultará un “diálogo de sordos”, con traumáticos efectos en las esferas afectiva y conceptual de las relaciones humanas, como los que se relacionan a continuación:

  • Dificultades para la expresividad afectiva y la comunicación con los demás.
  • Escasas empatía y capacidad de integración y cooperación en acciones grupales.
  • Falta de racionalidad y capacidad heurística, para el planteamiento de problemas.
  • Impulsividad y poca capacidad de reflexión en la toma de decisiones.
  • Pobre sentido de identidad, de pertenencia, y autoestima.
  • Insuficientes capacidades de recuperación, resiliencia, voluntad, y autocrítica.
  • Intolerancia, escasa capacidad de comprensión y aceptación de las diferencias.
  • Pobre control emocional e insuficiente asertividad para el tratamiento de conflictos.
  • Tendencia predominante hacia el aislamiento y la incomunicación.
  • Situación entrópica en las relaciones del individuo con el entorno social.

Los efectos en este campo se derivan sustancialmente de los ya vistos como trastornos adquiridos en la infancia y la adolescencia, lo que resulta lógica consecuencia de los procesos traumáticos experimentados durante las primeras etapas de la vida, por lo que un adecuado tratamiento de ellos entonces puede prevenir y evitar su aparición más adelante.

7. Atención a niños, niñas y adolescentes con necesidades educativas especiales

Los niños, niñas y adolescentes con necesidades educativas especiales son, generalmente, portadores de deficiencias físicas y/o mentales de tipo genético o adquiridas como resultado de experiencias traumáticas vividas (enfermedades, agresiones, accidentes…). Ellos requieren de tratamientos médicos especializados (disciplinas de rehabilitación), y el papel que la Ludoterapia puede jugar se destina, sobre todo, a la estimulación de los procesos del aprendizaje, la inclusión y la comunicación social, siempre con la intencionalidad de mejorar la calidad de vida desde el placer y la recreación. A tales efectos, resultan alternativas de acción propósitos como los siguientes:

  • Potenciar la capacidad de resiliencia y la voluntad para afrontar los traumas.
  • Potenciar al máximo las disponibilidades de recursos de psicomotricidad.
  • Desarrollar los procesos de aprendizaje placentero, desde la Lúdica.
  • Incrementar el sentido de identidad y la autoestima.
  • Estimular el control emocional y el asertividad para el tratamiento de conflictos.
  • Estimular la expresividad afectiva y la comunicación con quienes les rodean.
  • Desarrollar la capacidad de aceptación y tolerancia a las acciones de los demás.
  • Superar y eliminar las tendencias hacia el aislamiento y la incomunicación.
  • Crear empatía y capacidad de integración y cooperación en acciones grupales.
  • Impedir la acción adversa de factores externos como sobreprotección, lástima, etc.

La Ludoterapia es una herramienta de intervención multifacética, y desde la Ludología se propone sembrar en las personas la convicción de que cada uno lleva implícitos los recursos cognitivos, emocionales y espirituales que le abrirán las sendas universales para la plena realización personal.

CON EN ESTE ENLACE PODRÁS ACCEDER A MI CURSO SUPERIOR DE LUDOLOGÍA. PARA ESO SÓLO DEBES TENER POWERPOINT EN TU COMPUTADOR …

Puede leer la primera parte del artículo aquí:

NOTA DE REDACCIÓN: La Web del Maestro CMF publica los textos originales de su autor, no necesariamente coincide con lo expuesto en el tema, no se hace responsable de las opiniones expresadas, y no promociona ningún producto, servicio, marca o empresa. Sugerimos a nuestros lectores conocer la identidad de la fuente o de su autor.


Autor:
Pedro Fulleda Bandera, nacido en Cuba y residente en Ecuador.
Licenciado en Comunicación Social, con experiencia laboral como periodista especializado en temas históricos y culturales. Se desempeñó como docente de especialización en el Instituto Superior de Cultura Física. Presidió la sección “Juego y Sociedad” de la Asociación de Pedagogos de Cuba. Ha impartido cursos y conferencias sobre lúdica y desarrollo humano en diversos países iberoamericanos.
Autor de artículos y libros sobre Ludología y temas de actualidad política y social.
Enlaces de interés: pedrofulleda.blogspot.com / wattpad.com
E-mail: [email protected]

.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



También le puede interesar: