Papa Francisco: Pensamientos para erradicar la cultura de la indiferencia, del rechazo y de la confrontación

13 Compartidas
13
0
0
0
0

       


Hace unos días el Papa Francisco afirmó que “la crisis de la pandemia es una buena oportunidad para hacer una breve reflexión sobre el significado de la crisis, que puede ayudar a todos”, pero es importante “no confundir la crisis con el conflicto: son dos realidades diferentes. La crisis generalmente tiene un resultado positivo, mientras que el conflicto siempre crea un contraste, una rivalidad, un antagonismo aparentemente sin solución, entre sujetos divididos en amigos para amar y enemigos contra los que pelear, con la consiguiente victoria de una de las partes”. Y esta reflexión, consideramos que es muy importante revisarla en la convivencia en nuestros ambientes educativos.

Hay, en algunos lugares, personas que están agrupadas alrededor de tareas relacionadas a la educación, pero no son “comunidades educativas”, porque están tan necesitados de paz y entendimiento, para erradicar la cultura de la indiferencia, del rechazo y de la confrontación, que tanto mal hacen a la convivencia humana en general. Ojalá, esta pandemia, nos permita construir nuevos y mejores ambientes educativos (presenciales y virtuales) que sean capaces de motivar a escuchar, de ayudar (a todos sus miembros) a sanar heridas, cerrar círculos, sumar aportes, perdonar, detener chismes, …  y promover un crecimiento personal y comunitario.

LLAMAMIENTO COMÚN POR LA PAZ (02´ 52”)

Las crisis como fenómeno, nos afecta a todos y a todo, “está presente en todas partes y en todos los períodos de la historia, abarca las ideologías, la política, la economía, la tecnología, la ecología, la religión. Es una etapa obligatoria en la historia personal y en la historia social. Se manifiesta como un acontecimiento extraordinario, que siempre causa una sensación de inquietud, ansiedad, desequilibrio e incertidumbre en las decisiones que se deben tomar”. Y esto es lo que hoy, algunos meses después de la sorpresiva pandemia, debemos analizar, para distinguir la crisis educativa que ha ocasionado, –o puesto a descubierto-, la pandemia y los conflictos que tienen que encontrar ese punto de consenso, de acuerdo, de compromiso por construir y no destruir, porque “la vida es una serie de colisiones con el futuro”, dijo el filósofo José Ortega y Gasset.

Artículo recomendado: NO HAY CONVIVENCIA SIN RESPETO, NO HAY BUENA COMUNICACIÓN SIN RESPETO

En nuestros ambientes educativos (presenciales y virtuales) nos viene bien saber que “la lógica del conflicto siempre busca “culpables” a quienes estigmatizar y despreciar y “justos” a quienes justificar, para introducir la conciencia —muchas veces mágica— de que esta o aquella situación no nos pertenece. Esta pérdida del sentido de pertenencia común favorece el crecimiento o la afirmación de ciertas actitudes de carácter elitista y de “grupos cerrados” que promueven lógicas limitadoras y parciales, que empobrecen la universalidad de nuestra misión. «Cuando nos detenemos en la coyuntura conflictiva, perdemos el sentido de la unidad profunda de la realidad» (EG, 226). De allí que es buenos sembrar la justicia en nuestros ambientes educativos para cosechar la paz. Vamos a buscar una vida pos pandemia, que nos restituya ( o nos permita encontrar) la esperanza en una educación que revaloriza la tarea docente. A LA CURIA ROMANA CON MOTIVO DE LAS FELICITACIONES NAVIDEÑAS

Sin agotar los caminos para lograr la paz interior y en nuestros ambientes educativos, queremos compartir algunos pensamientos del Papa Francisco, desde su mensaje para la paz y cuánto tiene que ver en ella la cultura y la educación. Queda a consideración de cada uno de Ustedes, el tomar, descartar o mejorar estas frases como recursos educativos personales y comunitarios.

  1. “Cultura del cuidado para erradicar la cultura de la indiferencia, del rechazo y de la confrontación, que suele prevalecer hoy en día”.
  1. La “COVID-19, que se ha convertido en un fenómeno multisectorial y mundial, que agrava las crisis fuertemente interrelacionadas, como la climática, alimentaria, económica y migratoria, y causa grandes sufrimientos y penurias”. 
  1. Hago “mi llamamiento a los responsables políticos y al sector privado para que adopten las medidas adecuadas a fin de garantizar el acceso a las vacunas contra el COVID-19 y a las tecnologías esenciales necesarias para prestar asistencia a los enfermos y a los más pobres y frágiles”.
  1. Es “lamentablemente, junto a numerosos testimonios de caridad y solidaridad, están cobrando un nuevo impulso diversas formas de nacionalismo, racismo, xenofobia e incluso guerras y conflictos que siembran muerte y destrucción”.
  1. Los últimos acontecimientos “nos enseñan la importancia de hacernos cargo los unos de los otros y también de la creación, para construir una sociedad basada en relaciones de fraternidad”.

Artículo relacionado: FERNANDO SAVATER: QUE LA PANDEMIA NOS HAGA MÁS SOLIDARIOS, AGRADECIDOS Y CIENTIFICOS

  1. “Por un lado, hacer que la tierra sea productiva y, por otro, protegerla y hacer que mantenga su capacidad para sostener la vida”.
  1. “El auténtico cuidado de nuestra propia vida y de nuestras relaciones con la naturaleza es inseparable de la fraternidad, la justicia y la fidelidad a los demás”. 
  1. “La dignidad inviolable de la persona, creada a imagen y semejanza de Dios, también manifiesta el plan divino de preservar la armonía de la creación, porque «la paz y la violencia no pueden habitar juntas»”. 
  1. “El cuidado de la creación tiene como objetivo restablecer el orden social y el cuidado de los pobres”.
  1. “La justicia se manifestaba en la forma en que una comunidad trata a los más débiles que estan en ella”.
  1. “La naturaleza ha producido un derecho común para todos, pero la codicia lo ha convertido en un derecho para unos pocos”. 
  1. “La «“gramática” del cuidado» es la promoción de la dignidad de toda persona humana, la solidaridad con los pobres y los indefensos, la preocupación por el bien común y la salvaguardia de la creación”. 
  1. «El concepto de persona, nacido y madurado en el cristianismo, ayuda a perseguir un desarrollo plenamente humano. Porque persona significa siempre relación, no individualismo, afirma la inclusión y no la exclusión, la dignidad única e inviolable y no la explotación». 
  1. “Cada persona humana es un fin en sí misma, nunca un simple instrumento que se aprecia sólo por su utilidad, y ha sido creada para convivir en la familia, en la comunidad, en la sociedad, donde todos los miembros tienen la misma dignidad”. 
  1. “Cada aspecto de la vida social, política y económica encuentra su realización cuando está al servicio del bien común, es decir del «conjunto de aquellas condiciones de la vida social que permiten a los grupos y cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente su propia perfección»”.
  1. “Nuestros planes y esfuerzos siempre deben tener en cuenta sus efectos sobre toda la familia humana, sopesando las consecuencias para el momento presente y para las generaciones futuras”.
  1. La solidaridad expresa concretamente el amor por el otro, no como un sentimiento vago, sino como «determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, para que todos seamos verdaderamente responsables de todos»”. 
  1. La solidaridad nos ayuda a ver al otro —entendido como persona o, en sentido más amplio, como pueblo o nación— no como una estadística, o un medio para ser explotado y luego desechado cuando ya no es útil, sino como nuestro prójimo, compañero de camino, llamado a participar, como nosotros”.
  1. Existe la “necesidad de escuchar al mismo tiempo el clamor de los necesitados y el de la creación”.
  2. «No puede ser real un sentimiento de íntima unión con los demás seres de la naturaleza si al mismo tiempo en el corazón no hay ternura, compasión y preocupación por los seres humanos» (LS, 91).

Articulo recomendado: NORA RODRIGUEZ- LA GENEROSIDAD, LA AMABILIDAD, LA EMPATÍA, LA AYUDA MUTUA, ENTRE OTROS, NOS HACEN MEJORES SERES HUMANOS

  1. «Paz, justicia y conservación de la creación son tres temas absolutamente ligados, que no podrán apartarse para ser tratados individualmente so pena de caer nuevamente en el reduccionismo» (LS 92).
  1. Invito a “tomar en mano la “brújula” de los principios anteriormente mencionados, para dar un rumbo común al proceso de globalización, «un rumbo realmente humano»”. 
  1. “Debe reafirmarse la protección y la promoción de los derechos humanos fundamentales, que son inalienables, universales e indivisibles”. 
  1. Qué valiente decisión sería «constituir con el dinero que se usa en armas y otros gastos militares “un Fondo mundial” para poder derrotar definitivamente el hambre y ayudar al desarrollo de los países más pobres»”.
  1. “La promoción de la cultura del cuidado requiere un proceso educativo”. 
  1. La educación para el cuidado nace en la familia, núcleo natural y fundamental de la sociedad, donde se aprende a vivir en relación y en respeto mutuo”. 
  1. “La educación constituye uno de los pilares más justos y solidarios de la sociedad”. 
  1. A todos los que “trabajan en el campo de la educación y la investigación, los animo nuevamente, para que se logre el objetivo de una educación «más abierta e incluyente, capaz de la escucha paciente, del diálogo constructivo y de la mutua comprensión»”.

Artículo relacionado: EN LAS ESCUELAS PODEMOS ENSEÑAR A LOS NINOS AUTOCONTROL, OPTIMISMO, ALEGRIA, SERENIDAD, … 

  1. «En muchos lugares del mundo hacen falta caminos de paz que lleven a cicatrizar las heridas, se necesitan artesanos de paz dispuestos a generar procesos de sanación y de reencuentro con ingenio y audacia» (FT 225).
  1. “Trabajemos todos juntos para avanzar hacia un nuevo horizonte de amor y paz, de fraternidad y solidaridad, de apoyo mutuo y acogida. No cedamos a la tentación de desinteresarnos de los demás, especialmente de los más débiles; no nos acostumbremos a desviar la mirada”.

Estas frases han sido tomadas de esta fuente: MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA  54 JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ (2021)

La UNICEF nos recuerda que la educación para la paz es “un proceso de promoción del conocimiento, las capacidades, las actitudes y los valores necesarios para producir cambios de comportamiento que permitan a los niños, los jóvenes y los adultos prevenir los conflictos y la violencia, tanto la violencia evidente como la estructural; resolver conflictos de manera pacífica; y crear condiciones que conduzcan a la paz, tanto a escala interpersonal, como intergrupal, nacional o internacional”. Y para ello tenemos que pensar en la creación de materiales educativos que ayuden a desarrollar las capacidades para la resolución de conflictos, la negociación, el pensamiento crítico y la comunicación; la elaboración de programas educativos y manuales para la sana convivencia escolar; usar el deporte como valioso medio y herramienta para preparación para respetar y defender la vida y el medio ambiente, y sensibilizar a la sociedad en invertir más en educación más que en armas. EDUCACIÓN PARA LA PAZ

“Cada uno tiene que encontrar su paz interior. Y la paz sea real no debe ser afectada por las circunstancias externas”. (Mahatma Gandhi)


REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF





TAMBIÉN PUEDE LEER:

13 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.