ESTRUCTURA, TÉCNICAS Y CONDICIONES DEL APRENDIZAJE COOPERATIVO PARA EL AULA

5 Compartidas en:
5
0
0
0
0

El Aprendizaje Cooperativo es un término genérico usado para referirse a un grupo de procedimientos de enseñanza que parten de la organización de la clase en pequeños grupos mixtos y heterogéneos donde los alumnos trabajan conjuntamente de forma coordinada entre sí para resolver tareas académicas y profundizar en su propio aprendizaje.

Dos autores de referencia, los hermanos David y Roger Jonhson, ambos psicólogos sociales, lo han definido como aquella situación de aprendizaje en las que los objetivos de los participantes se hallan estrechamente vinculados, de tal manera que cada uno de ellos “sólo puede alcanzar sus objetivos si y sólo si los demás consiguen alcanzar los suyos”.

Concepto y características definitorias

Estrategias de enseñanza que desarrollan interacciones de ayuda y apoyo entre los miembros de un grupo permitiendo la construcción recíproca del aprendizaje.

Se precisa de:

  • Un equilibrio y una homeostasis en los niveles de conformación de los grupos de trabajo.
  • Niveles de competencia equitativos y compensados.
  • Estilos de aprendizaje diversos y complementarios.
  • Acciones de trabajo grupal diseñados en función de los niveles y estilos de aprendizaje definidos previamente.
  • Una ponderación igualitaria de las actuaciones y tiempos de cada uno de los miembros que conforman el grupo de trabajo.
  • Pautas de actuación concretas y con elementos secuenciales determinados.
  • Procesos y estructuras definidas de forma equitativa y con un equilibrio en sus partes.
  • Una acción conjunta simultánea y dinámica, con una doble finalidad y una doble responsabilidad (individual y grupal).
  • Acciones de aprendizaje por parte del alumnado acordadas de manera consensuada y con una deliberación intencional.
  • Tareas compartidas y resolución de problemas conjuntos.
  • Integrar una dualidad individual (lo que cada uno realiza y aprende) con una responsabilidad colectiva (ayuda y compromiso con los otros miembros que conforman el grupo de trabajo).
  • Una interacción estructurada, con finalidades y objetivos claros y con una organización interpersonal.
  • Los roles y responsabilidades de todos los miembros han de ser definidos previamente y asumidos con carácter inclusivo y equitativo.
  • Se asigna una dinámica rotatoria de asunción de papeles y compromisos de manera aditiva y constructiva.
  • Se lleva a cabo un seguimiento y una evaluación continua de las tareas realizadas conjuntamente.
  • Desarrollo progresivo y flexible, ajustado a los niveles y ritmos de aprendizaje, así como a las exigencias curriculares.
  • El desarrollo de actividades se ajustará a las características evolutivas y escolares del alumnado.
  • Las secuencias didácticas han de ser progresivas (de menos a más).

Lo importante es el grado de estructuración y diseño por parte del profesorado, tanto en la definición curricular de la tarea a llevar a cabo como en las interacciones por parte de los miembros que conforman el equipo de trabajo.

II. Fundamentos psicológicos y pedagógicos

III. Beneficios

IV. Técnicas informales y formales de aprendizaje cooperativo

Se han seleccionado un conjunto de técnicas de aprendizaje cooperativo (informales y formales) que pueden ser aplicadas en el aula, especialmente en los niveles de Educación Primaria, Educación Secundaria, así como de Educación de Adultos.

La referencia bibliográfica de estas técnicas es Varas, M. y Zariquiey, F. (2011). Técnicas formales e informales de aprendizaje cooperativo. J. C. Torrego (Coord.). Alumnos con Altas Capacidades y Aprendizaje Cooperativo. Un modelo de respuesta educativa. Madrid: SM.

Para su consulta pincha aquí.

V. Evaluación

Para una adecuada aplicación de la evaluación en el aprendizaje cooperativo se recomienda:

  • Evaluar de manera globalizada y diversificada las tareas de aprendizaje.
  • Tener en cuenta tanto los procesos como los productos finales.
  • Considerar no solo las capacidades y competencias más académicas y cognitivas, sino también ponderar las de tipo actitudinal, social, personal, relacional… Así como su esfuerzo, compromiso, interés y motivación.

Algunos procedimientos de evaluación son:

  • Exposiciones orales.
  • Debates, mesas redondas y torneos cooperativos.
  • Portfolio.
  • Cuestionario de autoevaluación del alumno.
  • Exámenes.
  • Análisis de secuencias de trabajos y actividades.
  • Fichas de registro.
  • Autoevaluación.
  • Balance y equilibración de capacidades y aprendizajes.
  • Coevaluación grupal e intergrupo.
  • Paneles.

VI. RECURSOS DE INTERÉS:

a) Bibliográficos:

b) Audiovisuales:

Este contenido ha sido publicado originalmente por CREECYL en la siguiente dirección: creecyl.centros.educa.jcyl.es

Formación de grupos cooperativos

Respecto al tamaño de los grupos no existe un número concreto de integrantes que pueda considerarse como el adecuado. La cantidad dependerá de lo que se quiera conseguir, de la edad de los alumnos, de los recursos y materiales con los que contemos y del tiempo disponible. No obstante, se suele considerar como un  tamaño  adecuado  el que oscila entre tres y  seis miembros.

El aprendizaje mediante grupos cooperativos dista sustancialmente de los equipos de trabajo tradicionales, tal y como podemos observar en la siguiente tabla.

Diferencias entre los equipos cooperativos y los equipos de trabajo individual

Equipo de aprendizaje cooperativoEquipo de trabajo tradicional
Interdependencia positivaNo hay interdependencia positiva
Responsabilidad individualNo se asegura la responsabilidad individual
Habilidades cooperativas directamente enseñadasHabilidades cooperativas espontáneamente ejercidas
Liderazgo compartido y reparto de responsabilidadesLiderazgo generalmente nombrado y no se reparten necesariamente las responsabilidades
Contribución de todos los miembros al éxito del equipoEl éxito del equipo a veces solo depende de la contribución de uno, o de algunos, de sus miembros.
Observación y feedback por parte del profesor ale quipo que trabaja de forma cooperativa dentro de la clase.El profesor no sigue o lo hace ocasionalmente al desarrollo del trabajo en equipo.
El equipo revisa su funcionamiento y se propone objetivos para mejorarloEl equipo no revisa de forma sistemática su funcionamiento.

En el grupo cooperativo se entiende que todos los componentes cumplen una parte de la tarea con un sentido de finalidad compartida y con interdependencia positiva y relacional entre ellos. A continuación, expondremos aquellas condiciones fundamentales del auténtico aprendizaje cooperativo, recogidas por Johnson, Johnson y Holubec (1999).

  1. Interdependencia positiva. Este es el elemento principal para la cooperación. Los alumnos han de percibir la vinculación que les une a los demás miembros de su grupo, de manera que vean claro que su éxito en el aprendizaje está unido al éxito de los demás. Los alumnos han de aprender que para obtener los resultados deseados es preciso aunar esfuerzos y conjuntar voluntades. La auténtica cooperación se da cuando el sentimiento de grupo está por encima del sentimiento individual, «el nosotros en lugar del yo». La interdependencia positiva crea un compromiso personal con el éxito de los demás. Sin interdependencia positiva, no existe cooperación.
  2. Responsabilidad individual y grupal. Cada miembro ha de hacerse responsable de su parte de trabajo, así como el grupo en su conjunto se ha de responsabilizar del cumplimiento de los objetivos. Se ha de tener muy clara la finalidad del trabajo y ser capaces de valorar el progreso realizado en cada momento por el grupo así como el esfuerzo realizado por cada miembro en particular. El esfuerzo individual refuerza el logro grupal, en contra de la idea muchas veces criticada de que el trabajo en grupo diluye la responsabilidad individual. Todo depende del planteamiento del trabajo, la evaluación del esfuerzo y el logro individual y del nivel de consecución de los objetivos grupales.
  3. Habilidades interpersonales y grupales. En el aprendizaje cooperativo los alumnos no sólo han de aprender contenidos académicos, sino también las habilidades sociales y personales necesarias para colaborar junto a sus compañeros y profesores. Suele ser uno de los principales escollos con los que se encuentran aquellos que se inician en la práctica de técnicas de aprendizaje cooperativo. Los entornos escolares tradicionales no se han esforzado en promover en sus alumnos y profesores las habilidades sociales y relacionales necesarias para desarrollar una participación cooperativa. Lo primero que se necesita es aprender y desarrollar dichas habilidades para poner en práctica cualquier metodología cooperativa.
  4. Evaluación grupal. Se debe fomentar la participación activa de los alumnos en la evaluación de los procesos de trabajo cooperativo, tanto en lo que tiene que ver con la valoración de los aprendizajes y las circunstancias de logro o dificultad de cada uno de sus miembros, así como en la participación e interacción de cada alumno con el resto. Para poder desarrollar adecuadamente una evaluación grupal participativa es necesario que los alumnos y los profesores aprendan y apliquen técnicas y procedimientos adecuados, ya que no es corriente que tanto unos como otros estén previamente habituados y familiarizados con estos procesos.Hay que tener en cuenta que las condiciones no se consiguen todas de golpe y con una intensidad alta, hay que ir introduciéndolas paulatinamente teniendo en cuenta que no es una cuestión de todo o nada.
    Numerosos estudios han señalado que las experiencias de aprendizaje cooperativo, comparadas con las de naturaleza competitiva e individualista, favorecen el establecimiento de relaciones mucho más positivas, caracterizadas por la simpatía, la atención, la cortesía y el respeto mutuo. Asimismo, las estrategias cooperativas favorecen el aprendizaje de todos los alumnos: no sólo de los que tienen más problemas por aprender.

Para que el aprendizaje cooperativo sea efectivo, el docente debe considerar los siguientes pasos para la planificación, estructuración y manejo de las actividades:

  • Especificar los objetivos de la clase o tema a tratar.
  • Establecer con prioridad la forma en que se conformarán los grupos de trabajo.
  • Explicar, con claridad, a los alumnos la actividad de aprendizaje que se persigue y la interrelación grupal deseada.
  • Supervisar, en forma continua, la efectividad de los grupos de aprendizaje cooperativo e intervenir para enseñar destrezas de colaboración y asistir en el aprendizaje académico cuando se considere necesario.
  • Evaluar los logros de los estudiantes y participar en la discusión del grupo sobre la forma en que colaboraron.

La finalidad del aprendizaje cooperativo es que cada alumno aprenda sobre sí mismo y sobre los demás. Centrar la evaluación en comportamientos cooperativos en lugar de competitivos ayudará especialmente a los alumnos con más dificultades.

Registrar y recompensar los logros académicos individuales.

Es muy importante que los alumnos comprendan que los objetivos de la lección suponen conseguir sus propios objetivos académicos y asegurarse que los demás del grupo también los alcancen. Esta percepción ayudará a percibir que los alumnos tomen conciencia de la tarea de responsabilidad compartida que es preciso asumir, y potenciará la cooperación y ayuda mutua en el seno del grupo.

Recompensar los logros individuales y del grupo.

Se debería alabar las respuestas correctas y señalar a los otros miembros del grupo, los logros individuales. Pero hay que intentar evitar un halago excesivo o diferente para los alumnos con discapacidades, ya que puede llevar a que otros miembros del grupo piensen que aquéllos son diferentes o menos competentes.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Educación Inclusiva en la siguiente dirección: ite.educacion.es | PDF: educrea.cl

MATERIAL DE DESCARGA:

¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.


DESCARGA: ESTRUCTURA, TÉCNICAS Y CONDICIONES DEL APRENDIZAJE COOPERATIVO PARA EL AULA



Total
5
Shares
7 Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

900 juegos para clase de educación física

Además del clásico calentamiento que incluye carrera, estiramientos y ejercicios generales y específicos, también es interesante utilizar formas…