[Ernesto González] El Internet y los más pequeños

7 Compartidas
7
0
0
0
0
Les advertimos que no deben hablar con personas extrañas o abrirle la puerta a un desconocido. Procuramos también controlar dónde juegan, qué ven en la televisión y qué videojuegos les permitimos tener. Y a menudo, nos olvidamos de las medidas preventivas cuando se agarran al ratón de la computadora y empiezan a “viajar”, como si lo hubieran hecho toda la vida, por las autopistas de la información.
Algunos le llaman “espacio cibernético”, otros le llaman “vía digital”. Cualquiera que sea el nombre, hay millones de personas hoy día que conectan sus computadoras personales o en los centros de trabajo o estudio, a líneas telefónicas o la red con el fin de estar “en línea”. En sus inicios, los servicios “en línea” parecían destinados exclusivamente al mundo de los adultos, pero esto ha cambiado.

Si bien es cierto que una gran parte de los servicios de conexión proporcionan recursos como enciclopedias, noticieros, acceso a bibliotecas y otros materiales educativos de valor, servicios de gran utilidad para la formación de nuestros hijos, siendo éste el “lado amable”, existen riesgos para los cuales debemos nosotros los padres y madres que suelen ser peligrosos, perjudiciales y que pueden correr los niños que navegan sin supervisión adulta. La fascinación que les provoca el ir de un lado para otro con un simple movimiento de dedo puede generarles una curiosidad casi compulsiva. La inmediatez con que se ejecutan los cambios de rumbo dentro de la red, les crea la necesidad de una urgente gratificación y de una constante retro-alimentación. El no obtener esto de forma satisfactoria puede provocarles ansiedad y nerviosismo.

Otros factores de riesgo que no debemos menospreciar es que puedan acceder a contenidos y materiales gráficos no aptos para niños -sexo, violencia, drogas…-. Debemos también advertir a nuestro hijo sobre los peligros que puede conllevar el hecho de que, por inconsciencia, facilite información personal o de la familia a otro usuario en ocasión de un encuentro por chat, u otra vía.

La mejor manera de asegurar que tus hijos tengan experiencias positivas al hacer uso de los servicios en línea es interesarse por lo que hacen. Una forma de hacer esto, es pasar tiempo con ellos mientras están usándolos. Pídale que le muestren lo que hacen y que te enseñen cómo tener acceso a los servicios que ellos usan. Si bien es posible que le soliciten un poco de privacidad, atendamos a su solicitud, pero no les dejemos a sus anchas. Dejémosles preparados los sitios aptos para visitar en el menú Favoritos y controlemos el historial de páginas visitadas. Las mismas habilidades y estrategias que somos capaces de desarrollar para controlarles en la vida diaria sin que ellos se sientan controlados, deben ponerse en funcionamiento cuando nuestros hijos se dispongan a descubrir lo que encierra el fabuloso Universo-Internet. Recuerda que la comunicación abierta con tus hijos, la vigilancia adecuada y el uso personal de los servicios en línea te ayudarán a obtener el máximo beneficio de estos sistemas y te alertarán sobre cualquier problema potencial que ocurre al usarlos.

.



Autor:
Ernesto Gonzalez , ciudadano nicaragüense, nacido en Cuba.
Experiencia laboral:
Lic. en Ciencias Pedagógicas con mención en química. 40 años de experiencia como docente en los niveles de educación media y superior; cursos de posgrado propios de la especialidad y en pedagogía; autor de libros de texto para la enseñanza media tanto en ciencias naturales, como sociales. Articulista para los periódicos La Prensa, El Nuevo Diario (nicaragüenses 2000-2008), actualmente para el periódico El Siglo 21 guatemalteco.
Correo electrónico:
[email protected]
Cuenta de twitter: @gonzlez_ernesto

.





TAMBIÉN PUEDE LEER:

7 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: