El aprendizaje social y emocional, que es la nueva imagen de la inteligencia emocional

173 Compartidas
173
0
0
0
0
Daniel Goleman (Stockton, USA, 1946) es un psicólogo, periodista y escritor estadounidense, hijo de Fay Goleman, profesora de sociología en la Universidad del Pacífico e Irving Goleman, profesor de humanidades en el Stockton College. “Estudió en la India utilizando una beca predoctoral de Harvard y una beca postdoctoral del Consejo de Investigación de Ciencias Sociales. Allí estuvo aprendiendo junto al maestro espiritual Neem Karoli Baba y escribió su primer libro basado en viajes en India y Sri Lanka.

Luego regresó como profesor invitado a Harvard, donde impartió durante la década de 1970 un curso sobre psicología de la conciencia fue popular. David McClelland, su mentor en Harvard, lo recomendó para un trabajo en Psychology Today, de donde fue reclutado por The New York Times en 1984”. GOLEMAN, DANIEL (1946).

Artículo relacionado: DANIEL GOLEMAN: LOS NIÑOS APRENDEN LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA VIDA REAL

El profesor Goleman adquirió fama mundial a partir de la publicación de su libro Emotional Intelligence (en español Inteligencia emocional) en 1995, y ha sido best seller en muchos países. Es de resaltar que en esta conversación opina sobre el Mindfulness, como un gran recurso que tenemos a disposición, y que se puede enseñar. Afirma que: “El cerebro quiere aprender a prestar atención. Es lo primero para cualquier tipo de aprendizaje. La atención se puede entrenar, es la base del aprendizaje. Por eso en los colegios debería entrenarse la atención”. Y la “atención plena” podría ser un recurso muy eficiente.

Artículo recomendado: ¿CÓMO PODEMOS APLICAR El MINDFULNESS EN LAS AULAS? LA PRÁCTICA DEL MINDFULNESS MEJORA LA ATENCIÓN, REGULA LAS EMOCIONES Y REDUCE EL ESTRÉS.

En esta oportunidad compartimos en nuestra serie APRENDAMOS JUNTOS, PARA SUMAR POR LA EDUCACIÓN, por motivos únicamente educativos, parte de la publicación de El País (España), BBVA y Editorial Santillana, en la cual Daniel Goleman dialoga (en inglés) con la educadora María Luisa Moreno, sobre lo que implica y significa la inteligencia emocional, su enseñanza y reforzamiento, la atención, el autocontrol, el aprendizaje social, el éxito en la vida, el coeficiente intelectual, los errores, el fracaso, la meditación, y temas de la vida escolar que nos pueden ser de gran apoyo para nuestra tarea educativa. Les animamos a visualizar y socializar los videos – subtitulados en español- del encuentro completo y de la parte más destacada; así como leer la transcripción (traducida al español) de este diálogo en el enlace que señalamos al final de la presente publicación. Reiteramos que solo compartimos partes de la entrevista, con cursivas y resaltados nuestros.

SABER CONCENTRARSE ES MÁS DECISIVO PARA UN NIÑO QUE SU COEFICIENTE INTELECTUAL (MOMENTO DESTACADO 06´ 49”)

MARÍA LUISA MORENO: Si nos pudiera dar una descripción [de la inteligencia emocional]… sería genial.

DANIEL GOLEMAN: “[…] La inteligencia emocional tiene que ver con las habilidades personales, no es un aprendizaje académico. Se centra en cómo te manejas a ti mismo y tus relaciones. Hay cuatro partes. La primera es la conciencia de uno mismo, es decir saber lo que sientes, por qué lo sientes, lo que determina sus consecuencias, lo que puedes hacer bien o mal. Después, gestionarse a uno mismo. Ser capaz de cumplir tus metas, ser positivo ante los contratiempos, controlar las emociones perturbadoras para que no te destrocen la vida o te impidan hacer lo que quieras hacer. En tercer lugar, la empatía, entender cómo se sienten los demás. Las personas no lo dicen todo con palabras, sino con el tono de voz, con el lenguaje no verbal, etcétera. Así que ser capaz de entender eso, de entender el punto de vista del otro, y, utilizando eso, saber qué le pasa a la otra persona, por último, manejar bien las relaciones, colaborar, ser bueno en un equipo, resolver conflictos, influenciar a la gente, persuadir, comunicarse, escuchar, todas esas habilidades. De eso trata la inteligencia emocional”.

MARÍA LUISA MORENO: … ¿Podemos enseñar inteligencia emocional a nuestros hijos? ¿Podemos reforzar su propia inteligencia emocional? ¿Cómo podemos hacerlo?  

DANIEL GOLEMAN: “Se hace desde que nacen. Desde que coges al bebé, le ayudas a dejar de llorar y le calmas, estás enseñando a su cerebro a calmarse, a que se le pase el enfado. En todo lo que haces con un niño le enseñas inteligencia emocional. Y el cerebro de un niño está hecho para observar atentamente a las personas, para aprender a ser un ser humano. Si eres padre, no puedes evitar enseñar inteligencia emocional. Los padres son los primeros profesores”.

LOS BENEFICIOS DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA NUESTROS HIJOS  (VIDEO COMPLETO 27´05”)

MARÍA LUISA MORENO: … ¿Qué es el aprendizaje social y emocional? ¿Y qué beneficios tiene para las escuelas?  

DANIEL GOLEMAN: “Este aprendizaje usa los elementos de la inteligencia emocional: conciencia de uno mismo, autogestión, empatía, habilidades sociales… Pero, además, añade la toma de decisiones, sobre todo decisiones sociales. Las transforma en lecciones para los niños apropiadas a su edad. […] lo llamamos SEL (Social & Emotional Learning)-, sería: «Imaginemos que piensas que alguien te ha cogido el lápiz, ¿qué te ayudaría y qué no te ayudaría?». […]el método SEL, lo utilizan con todas las edades, incluso con chicos mayores, de dieciséis o diecisiete años. Piensan en cuáles serán las consecuencias, porque les ayuda a tomar mejores decisiones en la vida. Son muchos y muy determinantes los datos que respaldan esto. […] La parte que aprende es la corteza prefrontal y el neocórtex. Pero la parte del cerebro que tiene emociones perturbadoras se encuentra entre las orejas, y el cerebro se estructura para que esta parte domine a ésta si estás enfadado. […] Toda emoción perturbadora es una distracción, no puedes prestar atención ni al profesor ni al libro […]. Pero si enseñamos a los niños a gestionar esos melodramas presentes en sus vidas, podrán aprender mejor. […]”.

Artículo relacionado: ¿ERES UN PROFESOR EMOCIONALMENTE INTELIGENTE?

MARÍA LUISA MORENO: … ¿Y por qué no se hace en todos los colegios?

DANIEL GOLEMAN: “[…] Si le preguntas a los educadores, puede que no lo sepan. Porque les enseñan que las habilidades como las matemáticas o el lenguaje, que desde luego son importantes, es lo que te ayudará en la vida. […] lo que te hará ser un buen miembro de un equipo, lo que hará que destaques, lo que hará que seas un gran líder, no tiene que ver con lo que aprendes en el colegio. Las habilidades que te distinguirán están en el campo de la inteligencia emocional. […] lo que caracteriza a los grandes trabajadores es su inteligencia emocional. Ni lo que aprenden en el colegio ni una habilidad técnica ni el coeficiente intelectual. [… que] importa[n] mucho, sobre todo en el colegio, tendrás mejores notas, aprenderás mejor, y en los primeros años de una profesión. Pero más adelante, […] lo que importa está en el lado de la inteligencia emocional. Eso marca la diferencia”.

MARÍA LUISA MORENO: … ¿Por qué los errores y las frustraciones son tan importantes?  

DANIEL GOLEMAN: “Yo diría de otra forma, no diría que los errores y frustraciones son oportunidades de aprender, diría que cómo manejan los errores y las frustraciones es lo importante. Equivocarse si no aprendes de ello, no ayuda tanto. […] uno de los elementos del éxito profesional y del éxito en la vida es ser capaz de recuperarse de un fracaso y un contratiempo. La vida está llena de contratiempos y obstáculos. Pero si dejas que eso te pare y no sigues intentándolo, no aprendes del error. Pero si eres capaz de ver la oportunidad que hay en esa situación, aunque estés muy enfadado por algo, controla tus emociones y sigue adelante. En otras palabras, la gente que cumple sus objetivos no deja que les paren los obstáculos, contratiempos y frustraciones. Aprenden a seguir adelante. Eso es valioso para los niños”.

MARÍA LUISA MORENO: … ¿Cómo se vincula la inteligencia emocional con la felicidad? ¿La gente que tiene más inteligencia emocional es más feliz?

DANIEL GOLEMAN: “Por definición, de hecho, si lo piensas, la capacidad de controlar las emociones negativas, desagradables: rabia, miedo, celos, es parte de la inteligencia emocional. Diría que los que son más felices son más inteligentes, y también que la inteligencia emocional hace más probable que alguien sea feliz”.

MARÍA LUISA MORENO: ¿Hay alguna última sugerencia o idea que quieras dar a los colegios o los padres?

DANIEL GOLEMAN: “A los padres les diría que no se preocuparan sobre lo que le enseñáis a vuestros hijos. Son muy buenos aprendices. Enseñad a los niños buenos modelos en la vida. Incluso los niños con familias que no son muy brillantes pueden tener muy buenos modelos. Y a los colegios que, si de verdad quieren preparar a los niños para que aprendan bien, tienen que prestar atención a cómo funciona el cerebro, la función de la emoción, y ayudar a los niños a que gestionen bien sus emociones para que se lo pongan más fácil a quienes les ayudan a aprender”.

Le recomendamos este artículo relacionado: DANIEL GOLEMAN: LA VIDA EMOCIONAL DE LOS NIÑOS AFECTA LA HABILIDAD PARA APRENDER

La transcripción completa de este diálogo, cuya lectura les sugerimos, la encuentran aquí: LOS BENEFICIOS DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA NUESTROS HIJOS

Esta publicación corresponde a la SERIE DE VIDEOS: APRENDAMOS JUNTOS, PARA SUMAR POR LA EDUCACIÓN

“La inteligencia académica no ofrece la menor preparación para la multitud de dificultades –o de oportunidades– a la que deberemos enfrentarnos a lo largo de nuestra vida”.

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF






NUEVO VIDEO:
No olvide de suscribirse a nuestro canal de YouTube y de activar la campanita.
174 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR