Rol del docente y del alumno

1K Compartidas
1K
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos | |


El rol docente es la función que ejerce la persona (el maestro o profesor) encargada de brindarle enseñanza a los niños, jóvenes y adultos. Este rol o papel que desempeñan los docentes, los convierten en mediadores entre los alumnos y el conocimiento. Al ser un profesional de la enseñanza, el maestro es el responsable de guiar a los estudiantes en su proceso de aprendizaje.
Es importante que el docente pueda crear en el salón de clases una atmósfera que exhorte a todos a la investigación, a construir su propio aprendizaje y no solamente a imitar todo lo que él dice o hace. El rol docente no solo es brindar información y mantener disciplinado al grupo, también es ser un intermediario entre el alumno y su entorno. Dejando a un lado su papel como protagonista de la enseñanza para convertirse en el guía del alumno.

En la actualidad y con la entrada de las nuevas tecnologías, se ha venido generado un importante cambio al momento de acceder a la información. Esto, adaptado al campo de la enseñanza, supone, una transformación igualmente importante en el rol docente. Hoy en día, todos los temas que los alumnos deben aprender se encuentran en la red, así que la pregunta es ¿Cuál es el rol de los docentes ante este nuevo sistema de información?

Hace tiempo atrás, los docentes eran quienes seleccionaban los temas que se les iban a impartir a los alumnos, es decir, ellos escogían la información, la depuraban y luego se las entregaban a sus estudiantes. El docente era quien elaboraba el conocimiento de los alumnos y cualquier duda que ellos pudieran tener, allí estaba el maestro para aclararlas. En la actualidad, es más fácil y rápido para el estudiante dirigirse al internet y buscar lo que necesite. Que pasa, que el alumno al entrar a la web, se va a encontrar con muchísima información que quizás no va poder asimilar y va a requerir de una continua selección con la que deberá aprender a distinguir y a dar valor, a aquellos temas que realmente son valiosos.

Ante el incremento de las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC), el nuevo rol docente es el siguiente:

  • Ser un intermediario que facilite la enseñanza a sus estudiantes, ofreciéndoles los conocimientos elementales, para que puedan comprender la amplitud de contenidos que encontrarán en el internet.
  • Idear problemas que impulsen a los estudiantes a investigar, elegir y procesar toda la información que le resulte provechosa para ellos.
  • El docente debe ayudar pedagógicamente a sus alumnos, facilitandoles los mecanismos necesarios para responder a sus intereses y capacidades.
  • El docente de generar un agradable ambiente de trabajo, en donde se promueva la espontaneidad de los estudiantes y su deseo de aprender.
  • En lo que se refiere a la evaluación, el docente debe tener un constante seguimiento personalizado para cada estudiante y así poder evaluar cuánto ha sido su progreso individual.

Rol del alumno

El rol del alumno ha cambiado mucho en las nuevas concepciones pedagógicas. De un alumno pasivo, que tenía que incorporar los conocimientos que el maestro le impartía, con un rol secundario, y sin cuestionar; pasó a ser el protagonista de su propio proceso de aprendizaje.

Obviamente su papel nunca fue totalmente pasivo, pues se necesitaba que estuviera motivado, que prestara atención, que estudiara; pues nadie puede aprender si no quiere o no se esfuerza en ello; pero actualmente el alumno investiga, descubre, cuestiona, argumenta, teniendo al docente como guía, y no como instructor.

Cada alumno actuará en el grupo con sus características individuales propias, que hay que respetar, pues hay diferentes clases de alumnos, debiendo el docente identificarlo con sus fortalezas y debilidades, para desarrollar las primeras y ayudar en la superación de las segundas, tratando de extraer todo lo mejor que de cada uno pueda lograrse.

Esta concepción del aprendizaje no es nueva. Ya la planteó el filósofo ateniense Sócrates, en su mayéutica, método que consistía en tratar de sacar del alumno el conocimiento que ya poseía, para alumbrarlo, guiando el maestro con sus preguntas ese hallazgo del saber.

En la sociedad democrática que nos toca vivir es bueno que se reflexione junto a los alumnos sobre la finalidad del aprendizaje, evaluar en diálogo constructivo si las estrategias empleadas contemplan los objetivos previstos, y observar si éstos se van cumpliendo. La palabra y opinión de los educandos, cuando sea expresada con respeto y argumentos sólidos, debe ser tenida en cuenta, y si el maestro no está de acuerdo, debe darle las razones para ello.

El alumno como tal tiene derechos y deberes. Derecho a aprender, a que le expliquen lo que no entiende, a proponer, debatir y no estar de acuerdo, siempre que lo haga con términos y modales adecuados al ámbito académico. Tiene que respetar la autoridad del docente, tratándolo como adulto que está al frente de la clase y no dirigirse a él como si fuera un compañero y acatar las reglas de convivencia que democráticamente se establecieron.

Este contenido ha sido publicado originalmente por conceptodefinicion.de y educacion.laguia2000.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar:

Actividades para trabajar la empatía

Muchos estudiantes tienen dificultades para aprender en casa, pero los profesores pueden crear un espacio para escuchar sus…