Ritmos y estilos de aprendizaje

91 Compartidas
87
0
0
4
0
Existen ritmos y tiempos de aprendizaje particulares que, si no se respetan, pueden ocasionar frustraciones y experiencias negativas en relación con los propios procesos de aprendizaje. Por ello, es importante respetar los tiempos y ritmos de aprendizaje de los niños y jóvenes en particular, que difieren de los tiempos de adultos, para ajustar las exigencias en relación con ello y motivar a los aprendices a alcanzar logros posibles y avanzar en especial, respecto a sí mismo. Cada actividad y experiencia de aprendizaje debe estar diseñada teniendo en cuenta los diferentes ritmos de aprendizaje de los estudiantes para permitir que todos avancen a su propio ritmo y evitar las etiquetas (perezoso, lento, inútil, bruto, niño problema o prodigio, etc.) que discriminan y ocasionan distorsiones en la autoestima y en la forma de relacionarse consigo mismo y con los demás. Cada persona puede aprender y avanzar y el papel del docente consiste en permitir que cada uno descubra y desarrolle su potencial.

El ritmo de aprendizaje es la velocidad en la que una persona va aprender. Está relacionada con el estilo de aprendizaje, pero no son lo mismo.

Muy pocas veces se toma en cuenta el ritmo de aprendizaje cuando se evalúa a un niño, aunque puede ser la explicación a su historial académico.

No existe (o no se conoce) una clasificación como tal del ritmo de aprendizaje, pero se tomarán en cuenta solo tres criterios: rápido, moderado y lento.

Los ritmos de aprendizaje

  • Los ritmos de aprendizaje tienen especial vinculación con los siguientes factores: edad del individuo, madurez psicológica, condición neurológica, motivación, preparación previa, dominio cognitivo de estrategias, uso de inteligencias múltiples, estimulación hemisférica cerebral, nutrición, etcétera.
  • Alumnos de Aprendizaje Lento. Son alumnos que presentan dificultades para seguir un ritmo de aprendizaje normal, por presentar problemas a nivel de memoria, junto con una menor capacidad de atención a estímulos verbales y de expresión, y dificultades para evocar y recuperar la información aprendida.
  • Un niño con alto ritmo de aprendizaje es capaz de aprender unos contenidos mucho más rápido que el promedio, mientras que aquel con ritmo de aprendizaje bajo le llevará más tiempo para comprender y aprender los mismos conocimientos.

Constantemente se cita a Piaget para apoyar o para oponerse a la temprana enseñanza de símbolos y el aprendizaje abstracto. Sin embargo, los descubrimientos de Piaget tienen una especie de calidad neutral, porque no propuso demostrar nada, sólo descubrir como aprenden los niños.

Clasificación de ritmos de aprendizaje

Determinar el ritmo de aprendizaje es algo que depende de las circunstancias y de los compañeros del niño con el que se esté comparando. Es circunstancial y puede cambiar según la actividad o la madurez del niño.

1. Ritmo de aprendizaje rápido

Se dice que un alumno tiene un ritmo de aprendizaje rápido cuando realiza o aprende un procedimiento habiéndolo realizado una sola vez. Sorprende por su rapidez al realizar actividades y su gran capacidad de retención de información a corto y largo plazo.

2. Ritmo de aprendizaje moderado

Un niño con ritmo de aprendizaje moderado se encuentra dentro de la media de su grupo. Realiza las actividades en el tiempo que se determina para ello y suele retener grandes cantidades de información o realizar procedimientos después de analizarlos o probarlos.

3. Ritmo de aprendizaje lento

Cuando los niños se tardan demasiado en realizar las actividades, parece que no retienen la información y necesitan que se les explique varias veces cómo se realiza un procedimiento podemos determinar que su ritmo de aprendizaje es lento. El ritmo de aprendizaje puede variar dependiendo la asignatura, la motivación o las circunstancias de cada niño y para nada determinan su nivel cognitivo.

Estilos de aprendizaje

Estilo de aprendizaje: Es el conjunto de características pedagógicas y cognitivas que suelen expresarse conjuntamente cuando una persona debe enfrentar una situación de aprendizaje; es decir, las distintas maneras en que un individuo puede aprender.

Se cree que una mayoría de personas emplea un método particular de interacción, aceptación y procesado de estímulos e información.

Las características sobre estilo de aprendizaje suelen formar parte de cualquier informe psicopedagógico que se elabore de un alumno y pretende dar pistas sobre las estrategias didácticas y refuerzos que son más adecuados para el niño.

No hay estilos puros, del mismo modo que no hay estilos de personalidad puros todas las personas utilizan diversos estilos de aprendizaje, aunque uno de ellos suele ser el predominante.

Los estilos de aprendizaje son los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo el estudiante percibe interacciones y responde a su ambiente de aprendizaje; por lo que cada persona utiliza su propio método o estrategia a la hora de aprender y su propio estilo y estrategia particular de aprendizaje, velocidad, características y eficacia al aprender o de manera más sencilla, la “descripción de las actitudes y comportamientos que determinan las forma preferida de aprendizaje del individuo.

El estilo de aprendizaje consiste en definitiva en cómo nuestra mente procesa la información cómo es influida por las percepciones de cada individuo, con el fin de alcanzar aprendizajes eficaces y significativos. Por ejemplo, cuando se aprende un nuevo concepto, algunos estudiantes se centran en los detalles, otros en los aspectos lógicos, otros prefieren hacerlo leyendo o llevándolos a la práctica a través de actividades. Por ello es necesario planificar actividades ajustadas a los estilos de aprendizaje de los participantes de manera que sean más receptivos cuando perciban que los objetivos del programa de formación responden a sus necesidades y expectativas.

Es importante establecer que los estilos de aprendizaje no son estables, es decir, pueden sufrir modificaciones a lo largo del tiempo. En efecto, a medida que avanzan en su proceso de aprendizaje los estudiantes van descubriendo cuál es su mejor forma de aprender, dependiendo de condiciones tales como las circunstancias, contextos o tiempos de aprendizaje.

Los modelos  más conocidos y utilizados en cuanto a estilos de aprendizaje, éstos son:

Los alumnos aprenden con más efectividad cuando se les enseña con sus estilos de aprendizaje predominante. En consecuencia, podríamos decir que:

El facilitador podrá orientar mejor el aprendizaje de cada alumno si conoce cómo aprenden.

Si la meta del facilitador es lograr que los estudiantes aprendan a aprender, entonces se le debe ayudar a conocer y optimizar sus propios estilos de aprendizaje.

Sin embargo, adaptar la intervención educativa al estilo de aprendizaje de cada estudiante adulto resulta una tarea bastante difícil y más aún cuando se trata de un proceso de formación a distancia.

Para realizar test para determinar estilos de aprendizaje de Kolb (clic en enlace Realizar test de Kolb)  Bandler y Grinde (clic en enlace Realizar test VAK)

Este contenido ha sido publicado originalmente por ecured.cu y formacionpedagogicaapares.blogspot.co

Recomendamos a la Comunidad Educativa Digital tener en cuenta que, el enlace y/o la carpeta en donde están alojados los libros, recursos y/o materiales, no es administrado por la Web del Maestro CMF, pueda ser que en cuestión de días (o según el tiempo transcurrido desde su publicación), los enlaces no funcionen y el material ya no se encuentre disponible. Gracias por su comprensión.

ENLACE DE LECTURA:

¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.


ENLACE 1: TEST DE KOLB
ENLACE 2: TEST DE VAK





ACTUALIZAMOS NUESTRA APP:
Puede descargar gratuitamente en: Google Play | Apple Store

91 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: