Pedro Kestelman: En la escuela, el vínculo de confianza con el docente hace que los chicos puedan hablar

5 Compartidas
5
0
0
0
0

       


El doctor Pedro Kestelman psiquiatra especializado en niños y adolescentes, considera que “no hay una sola pandemia ni un solo aislamiento”, todos compartimos, más allá de nuestra condición social y situación familiar, que esta experiencia nos ha llevado a “una incertidumbre inusual que, en muchos casos, está dando paso a ansiedades catastróficas“. Y como docentes, nos será muy útil conocer y prepararnos para afrontar el estado de la salud mental y emocional con que nos reincorporaremos a la inminente reapertura de las escuelas o vuelta a las clases semipresenciales, presenciales, híbridas, …

Recordemos que como educadores tenemos un papel y una responsabilidad crucial para superar esta “catástrofe educativa”, reiniciar el cultivo y práctica de una mentalidad de oportunidad, resiliente y muy optimista; que permita identificar los desafíos mientras se busca oportunidades para salir poco a poco de esta crisis. Nuestra tarea comienza por manifestar el don natural de todo profesor: escuchar a nuestros estudiantes, colegas y padres de familia, tener conversaciones genuinas que incentiven e incrementen sentido de ser comunidad para educar.

Artículo relacionado:

Esperamos que esta publicación les pueda ser útil, ante un proceso de reinicio que, se necesita de una la política educativa y protocolos que consideren -desde su estructuración- nuevas medidas, que no solo estén orientadas al urgente retorno a las aulas, sino también a responder de forma activa a los evidentes efectos de mediano y largo plazo que haya producido la pandemia, y la evaluación de los itinerarios recorridos, los que influirán  en la calidad educativa, la intervención activa de los tres agentes fundamentales del proceso enseñanza aprendizaje y una gran apertura a compartir las experiencias, como ya lo hemos comentado en nuestra publicación:

Nos permitimos, por motivos únicamente educativos y de formación permanente compartir partes de las declaraciones del Doctor Kestelman (con las cuales no necesariamente coincide la Web del Maestro CMF) a las preguntas de la periodista de la diario argentino La Nación, Valeria Shapira, sobre los efectos de la pandemia en los niños y adolescentes, ansiedad, la salud mental, la agresividad, las familias disfuncionales, y temas que anexos a las consecuencias del confinamiento por las medidas sanitarias, cuyo texto completo lo indicamos al final de la presente publicación. Dejamos constancia que las letras en negritas son nuestras.

Como otro recurso para la reflexión sobre algunos de los temas expuestos, les compartimos el video de Pixar: “Intensamente”, (recomendado por el doctor Kestelman) y colgado en YouTube por Deissy Rodríguez, en el que se “habla de la importancia de nuestras emociones para tener una salud mental óptima, y cómo estás emociones forman nuestra personalidad y la forma en la que nos relacionamos con otras personas” (Sweet Cannela).

VALERIA SHAPIRA: ¿Qué pasa por la cabeza de un chico cuando todo es incertidumbre?

PEDRO KESTELMAN: “Cuando sabemos cuánto tiempo durará algo, nuestra cabeza arma una configuración en la que, de manera consciente e inconsciente, se irán presentando casilleros a completar hasta el momento del final de ese proceso. La pandemia, que no sabemos cuándo terminará, genera una incertidumbre inusual que en los chicos está dando paso a ansiedades que en muchos casos son desorganizantes. Por otra parte, el concepto del tiempo es diferente en los niños. […] para ellos se hacen más interminables y sufridos”.

INTENSAMENTE (Uso de las emociones) (03´ 25”)

VALERIA SHAPIRA: ¿La convivencia sin pausa desplegó nuevas problemáticas?

PEDRO KESTELMAN: “La situación de encierro y convivencia entre los miembros de un grupo implica desafíos extraordinarios. […] la convivencia suele potenciar los conflictos latentes. Hoy, a esto se suma la ansiedad de los adultos[…].

Publicación de lectura recomendada:

VALERIA SHAPIRA: ¿Por qué afirma que no hay una sola pandemia?

PEDRO KESTELMAN: “[…] No es lo mismo un niño que vive en el contexto de una familia que sostiene una funcionalidad medianamente adecuada, con padres con un resto económico como para afrontar la situación que nos toca vivir, familias que tienen un hábitat con espacios de privacidad adecuados y con disponibilidad de aire libre, que familias que viven en hacinamiento, con la incertidumbre de si sus integrantes van a comer o no y con niveles educativos diferentes”.

VALERIA SHAPIRA:  … ¿No es un poco reduccionista pensar la crisis como sinónimo de oportunidad?

PEDRO KESTELMAN: “Hay colegas que hablan de esta crisis como una oportunidad y valoran la resiliencia. Eso es real. Pero digamos que hay sociedades en las que se puede pensar la crisis como oportunidad y otras, como la nuestra, tan dañada, donde no es sencillo poner el foco en ese punto. […]”.

Artículo recomendado:

VALERIA SHAPIRA: ¿Qué es lo que hoy más nos quema?

PEDRO KESTELMAN: “[…] conductas hostiles hacia los niños. Los niveles de tolerancia bajan y son pocos los que tienen un equilibrio interno […] . En casos extremos, que son los menos, tenemos altos niveles de agresión y violencia, […] verbalizaciones agresivas y violencia física hacia la mujer y hacia los niños.[…]”.

VALERIA SHAPIRA: En familias funcionales, ¿es anómalo que los chicos se aburran?

PEDRO KESTELMAN: “No, siempre y cuando un chico no se quede fijado en el aburrimiento sin apelar a sus recursos para hacer algo diferente. […] el aburrimiento puede ser un primer signo de evolución hacia una depresión. […] no hay que confundir una enfermedad mental con reacciones adecuadas de los chicos a la crisis, como el enojo, la tristeza, la irritabilidad o un exceso de ansiedad de los que no paralizan. El problema es cuando estas emociones le impiden estudiar, jugar o mantener una relación acorde con la familia”.

VALERIA SHAPIRA: Con el modelo de educación a distancia, además de las limitaciones que impuso el aislamiento al aprendizaje formal, ¿qué pasó con la sociabilidad?

PEDRO KESTELMAN:La escuela es el primer espacio exterior a la familia al que accede el niño. Es la que posibilita que un chico entre a la sociedad y a un mundo reglado y simbólico. […] Tenemos que propender a la presencialidad en la escuela, adecuando la modalidad […], En las familias disfuncionales, un chico sin escuela siente que el único modo de vincularse es el que le ofrece su casa. En cambio, la escuela permite experimentar una variedad de vínculos diferentes, tanto con los pares como con los adultos. Con el encierro, esa diversidad se suspende en el tiempo y el niño queda a merced de los vínculos primarios, con sus claros y oscuros. Cuanto más oscuros, más terrible será su encierro”.

Publicación relacionada:

VALERIA SHAPIRA: ¿Qué marcas psíquicas está dejando en los niños con problemas previos ese alejamiento prolongado de las aulas?

PEDRO KESTELMAN:No lo sabemos todavía, pero sí hay cosas concretas que podemos señalar. La escuela es un lugar donde las problemáticas se visualizan y detectan, […]. El vínculo de confianza con el docente hace que los chicos puedan hablar. Otro punto grave es que [algunas] familias […] están preocupadas porque sus hijos almorzaban en la escuela y ahora no pueden hacerlo”.

VALERIA SHAPIRA: ¿Alcanza la virtualidad para nutrir los vínculos familiares?

PEDRO KESTELMAN: “No, pero es lo que hay. […] el de padres e hijos es un vínculo en el que se mezclan satisfacción y frustración, el de los abuelos es de máxima satisfacción para los chicos, y hoy está interrumpido”.

VALERIA SHAPIRA: ¿Cómo hacer para que la rueda siga girando?

PEDRO KESTELMAN: “Apelando a los recursos creativos […] Al arte, al deporte, a inventar juegos. A que los chicos participen de la cocina o de las tareas de la casa como algo colaborativo que puede mejorar el hábitat familiar, hacer más agradable el espacio que se comparte. […] a los chicos […] hay que contarles lo que pasa, evocando un elemento esperanzador. Aprovechar la virtualidad para conectar con amigos y con familiares, estar en contacto con los profesionales de la salud mental. No sentir que uno molesta por consultar. Reforzar los vínculos sanos es algo que los niños necesitan más que nunca en tiempos de incertidumbre”.

La entrevista completa, que les sugerimos leer, la encuentra en este enlace: PEDRO KESTELMAN. “CON EL AISLAMIENTO, LOS CHICOS NECESITAN REFORZAR LOS VÍNCULOS MÁS QUE NUNCA”

“Es indiscutible que la escuela es fundamental para el desarrollo y el bienestar de niños, niñas y adolescentes, no sólo para la adquisición de conocimientos sino también para el fortalecimiento de aspectos emocionales y sociales, el cuidado de aspectos nutricionales, de la salud y la realización de la actividad física”.



REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF





5 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: