Toni García: para muchas personas el colegio es el lugar donde dejar a los niños mientras los padres trabajan

106 Compartidas
106
0
0
0
0

       


Toni García Arias nace en 1969 en Laraje, un pueblo de la provincia de La Coruña. Un par de meses después de su nacimiento, y debido al trabajo de su padre, que era jefe de obra industrial, se traslada a Sacardebois, una parroquia del concejo de Parada de Sil, en la provincia de Orense.
Su interés por la macroeconomía y por la bolsa hace que, tras realizar la selectividad, Toni se matricule en Empresariales en la Universidad de Oviedo. Sin embargo, no encuentra en la carrera lo que él esperaba, por lo que regresa a Galicia y se matricula en Magisterio en la Universidad de Santiago de Compostela. Tras diplomarse en Magisterio, y debido a la congelación de las oposiciones al cuerpo de maestros en Galicia, Toni se traslada a la Región de Murcia, donde ejerce en la actualidad.

En el ámbito educativo, García ha dirigido diversos Proyectos de Innovación Educativa y participa en diferentes trabajos como asesor curricular, especialmente en el área de Inteligencia Emocional y Evaluaciones Internacionales. Tiene publicados más de una veintena de artículos en revistas especializadas en educación y es Tutor del INTEF -Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado-, del Ministerio de Educación. Es autor de los libros “Manual para superar la adolescencia”, “Educación emocional para todos”, “Hacia una nueva educación” y “118 recursos TIC básicos y gratuitos para docentes”. Además, colabora en programas de televisión como “La aventura del saber”, de La 2 de TVE, Espejo Público de Antena 3 y Horizonte de Tele 5. En el año 2019, Toni García gana el Premio al Mejor Docente de España de Primaria 2018 de los Premios Educa Abanca.

A continuación compartimos únicamente con motivos educativos la entrevista realizada por el portal Yo soy profesor al Profesor Toni García Arias. Esperamos que la siguiente entrevista sea de utilidad para la comunidad docente.

Toni García Arias @tonigarias, maestro, con una gran experiencia a sus espaldas, considerado como mejor docente de Primaria de España en el 2018 en los premios Educa Abanca.

Gran divulgador, ha escrito en revistas nacionales e internacionales y obras como «Manual para superar la adolescencia” (Aljibe, 2013), «Educación emocional para todos» (Editorial Loquenoexiste, 2016) y «Hacia una nueva educación» (Editorial MAD, 2017). También es conocido por su faceta como poeta de la que también han salido publicadas distintas obras.

Apasionado por su trabajo, defiende la profesión asumiendo los errores que se pueden cometer en la misma. ¿Por qué ha sido considerado uno de los mejores maestros de España? Aquí la respuesta a esas preguntas.

P. Has sido premiado como uno de los mejores docentes de España. ¿Sientes alguna responsabilidad tras este galardón?

R. Aunque antes de este galardón ya había tenido presencia en varios medios de comunicación, escribía en revistas y había ganado algún que otro premio, haber ganado el Premio al Mejor Docente de España de Primaria aumentó todavía más mi proyección pública. Esto hizo que saliera de manera más frecuente en los medios de comunicación, lo cual supone una enorme responsabilidad, ya que, por un lado, expresas públicamente tu opinión y eso hace que quedes muy expuesto a las críticas y, por otro lado, porque de alguna manera también representas a todo el colectivo docente. Por fortuna, la inmensa mayoría de los comentarios que recibo son de felicitación por el modo en que represento a los docentes y el modo en que defiendo la educación, y para mí eso es lo más importante.

«Hay que reconocer que la labor docente en España, en términos generales, no se valora.»
P. Dentro de la profesión, muchos cuestionan este tipo de iniciativas, ¿qué les diría?

R. Nadie cuestiona que existan premios al mejor actor o al mejor futbolista ni, incluso, un premio nacional de medicina. Sin embargo, en educación tenemos ese lema de que todos los maestros somos iguales. Y no lo somos. Como en cualquier colectivo, hay buenos maestros y malos maestros, como hay médicos buenos y médicos malos o futbolistas mejores y futbolistas peores. Y eso es algo propio de todas las profesiones. Sería una irresponsabilidad decir lo contrario. Yo creo que lo que causa cierta reticencia con este premio es lo de “el mejor docente”. Si fuera “premio a la trayectoria” o algo similar, quizá no habría tanto problema, pero eso del “mejor docente” a muchos maestros y profesores no les gusta.

Evidentemente, cuando uno gana este premio no se cree que sea el mejor maestro de España, pero sabe que, al menos, se valora su dedicación a esta preciosa profesión, ya que lo que hace el premio es puntuar a través de un centenar de ítems la carrera de un docente teniendo en cuenta sus publicaciones, sus premios, sus investigaciones, su influencia en redes, sus actividades solidarias, sus proyectos de innovación, etc. A mí, en realidad, todo lo que sean premios que pongan en valor la educación y que le den proyección a esta profesión, me parecen positivos.

«Para muchas personas el colegio es el lugar donde dejar a los niños mientras los padres trabajan.»Toni García

Toni García. Por desgracia, hay que reconocer que la labor docente en España, en términos generales, no se valora. Especialmente la etapa de Infantil y de Primaria. Aunque es un sentir que muchos maestros tenemos a diario, esta sensación se acrecienta -y se certifica- cuando tienes la fortuna de trabajar o colaborar con colegios e institutos de los países del norte de Europa. Cuando trabajas en alguno de esos países -Alemania, Suecia, Finlandia…-, aunque sea tan solo una semana, te das cuenta de la enorme valoración social que tiene un maestro en esos países. Nada que ver con la nuestra. En España, tanto los políticos como una parte importante de la sociedad dicen importarle la educación sencillamente porque es lo que debería, pero no porque lo sientan.

En realidad, para muchas personas el colegio es el lugar donde dejar a los niños mientras los padres trabajan. Si en ese lugar reciben una mejor o una peor educación o si ese lugar reúne las condiciones mínimas para poder llamarse “centro educativo”, eso ya les da igual. Si no fuese así, en España ya habría habido una revolución educativa hace años. Por ejemplo, en el último instituto público en el que estuve en Alemania, había tres aulas de música con todos los instrumentos inimaginables, tres aulas de cocina regulables en altura, salas de lectura por todos los pasillos y un pabellón deportivo y un salón de actos mejor que el que pueda encontrarse en cualquier pueblo en España. Eso, entre otras cosas, con un currículo mucho menos extenso que el nuestro, es poner en valor la educación, además del prestigio que tiene allí ser docente.

«Muchos padres creen que su opinión sobre cómo debe enseñarse en el aula puede ser igual de válida que la de un docente.» Toni García
P. En temas referentes a la enseñanza todo el mundo suele tener una opinión. ¿Cualquiera puede hablar sobre educación?

Toni García. Es normal que la gente hable de educación porque todos, de un modo u otro, educamos como sociedad. Sin embargo, en España la gente se extralimita, y muchos padres creen que su opinión sobre cómo debe enseñarse en el aula puede ser igual de válida que la de un docente que lleva 25 años dedicado a la enseñanza 8 horas al día. Cuando vas a un bar, muchas veces ves a personas hablando de cómo debe enseñarse en el colegio. Sin embargo, no ves a nadie hablando sobre cómo debe ser una operación a corazón abierto. Eso es porque nuestra profesión no está valorada como profesión. Cualquiera puede poner en tela de juicio la metodología de un maestro, aunque no haya leído ni un libro de didáctica en su vida.

Por otro lado, aquí siempre estamos predispuestos a la farándula, por eso, cualquier persona que se autoproclame experto en esto o en aquello sin haber pisado un aula tiene un hueco en los medios de comunicación. Y un hueco importante. Es como hablar de la guerra desde un despacho. Al final, por culpa de los medios de comunicación que les dan cabida y de la administración que los contrata, esta gente lo único que hace es destrozar la educación, porque hablan desde el desconocimiento más absoluto y hay gente ingenua o desesperada que se les compra su “crecepelo” educativo. Ningún medio de comunicación ni ninguna administración contrataría a una persona que no tenga un currículo certificado para escribir o dar ponencias sobre los sistemas de frenado de un avión Boeing 747. En educación sí; en educación se contrata a gente que lleva fuera del aula 25 años, pero que pone a bailar a todo un auditorio.



Este contenido ha sido publicado originalmente por Yo soy tu Profesor en la siguiente dirección: yosoytuprofe.20minutos.es





106 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: