Papa Francisco: Construyamos un nuevo futuro del trabajo fundado en condiciones laborales decentes y dignas

31 Compartidas
31
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos | |


La Doctrina Social de la Iglesia Católica, que es la enseñanza moral que en materia social, política, económica, familiar, cultural, realiza la Iglesia, expuesta en diversos escritos y pronunciamientos, afirma que el trabajo  es un derecho y un deber, y a su vez, es fuente de estos cuatro derechos universales y permanentes:
  1. derecho a un trabajo digno que en ningún caso conduzca a un abuso por parte del capital;
  2. derecho a una justa remuneración y a una justa distribución de la renta;
  3. derecho a subsidios adecuados e indispensables para la subsistencia de los trabajadores sin empleo y sus familias; y
  4. derechos a la seguridad social para la enfermedad, accidentes, jubilación, maternidad, minusvalías; derecho a la huelga justa, etc. (cf Laborem exercens).

La Doctrina Social de la Iglesia Católica orienta a los fieles católicos, con una enseñanza que se articula a medida que la Iglesia interpreta los acontecimientos a lo largo de la historia, a la luz del conjunto de la palabra revelada por Cristo Jesús con la asistencia del Espíritu Santo (cf SRS 1; 41). Y por lo tanto resulta tanto más aceptable para los hombres de buena voluntad cuanto más inspira la conducta de los fieles. Sus siete ejes o principios claves buscan ayudar a todo ser humano que es miembro de la Iglesia Católica, a crecer, desarrollarse y progresar, como debe ser, y son los siguientes:

  1. El principio del bien común.
  2. El destino universal de los bienes.
  3. El principio de subsidiaridad.
  4. El principio de participación.
  5. El principio de solidaridad.
  6. El principio de los valores, fundamentalmente estos cuatro: la verdad, la libertad, la justicia, el amor.
  7. El principio del amor, es el valor principal, porque ha de ser el que dé UNIDAD a los demás valores.

El trabajo es el primer derecho del hombre para ser capaz de crear y otorgarle una dignidad, es primariamente la acción de una persona, como sujeto consciente y libre, y es ahí donde hay que buscar el origen de la dignidad del trabajo. Los distintos trabajos se miden, por tanto, con el metro de la dignidad del hombre que los realiza”. “Pero esta dignidad muchas veces es pisoteada, así como lo han pisoteado en la historia, incluso hoy hay muchos esclavos, esclavos del trabajo para sobrevivir, obligados a trabajos forzados, mal pagados y sin seguridad, con su dignidad pisoteada, la explotación de mujeres y niños, la discriminación para acceder a un trabajo, la desigualdad de remuneración en razón de sexo, indiferencia de las poblaciones vulnerables, …. injusticias que son un atropello a la dignidad humana”.

Compartimos desde la Web del Maestro CMF, por motivos únicamente educativos y pastorales, para los educadores que deseen conocer mejor la Doctrina Social de la Iglesia y sus propuestas, 40 pensamientos sobre el trabajo, los trabajadores, los sindicatos y la defensa de los más vulnerables, descartados e ignorados en el mundo del trabajo, teniendo como fuente el videomensaje del Papa Francisco, -del cual hemos tomado, con alguna (atrevida) libertad y variación para convertirlas en frases- enviado con motivo de la 109 Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo (junio 2021), un video relacionado directamente y otro del 2016, esperando les sean recursos útiles en su tarea docente, para motivar el análisis y diálogo en su comunidad educativa.

  1. “Con las prisas de volver a una mayor actividad económica al final de la amenaza del COVID-19, evitemos las pasadas fijaciones en el beneficio, el aislacionismo y el nacionalismo, el consumismo ciego y la negación de las claras evidencias que apuntan a la discriminación de nuestros hermanos y hermanas “desechables” en nuestra sociedad”.
  2. “La disminución de las horas de trabajo en los últimos años se ha traducido tanto en pérdidas de empleo como en una reducción de la jornada laboral de los que conservan su trabajo”.
  1. “Busquemos soluciones que nos ayuden a construir un nuevo futuro del trabajo fundado en condiciones laborales decentes y dignas, que provenga de una negociación colectiva, y que promueva el bien común, una base que hará del trabajo un componente esencial de nuestro cuidado de la sociedad y de la creación”.
  2. “El trabajo es verdadera y esencialmente humano. De esto se trata, que sea humano”.
SALIR DE LA CRISIS BUSCANDO EL BIEN COMÚN (27´ 03”)

  1. “Estamos llamados a dar prioridad a nuestra respuesta hacia los trabajadores que se encuentran en los márgenes del mundo del trabajo y que todavía se ven afectados por la pandemia del COVID-19: los trabajadores poco cualificados, los jornaleros, los del sector informal, los trabajadores migrantes y refugiados, los que realizan lo que se suele denominar el “trabajo de las tres dimensiones”: peligroso, sucio y degradante, y así podemos seguir la lista”.
  2. “A causa de la filosofía del descarte, que nos hemos habituado a imponer en nuestras sociedades, muchos migrantes y trabajadores vulnerables junto con sus familias, normalmente quedan excluidos del acceso a programas nacionales de promoción de la salud, prevención de enfermedades, tratamiento y atención, así como de los planes de protección financiera y de los servicios psicosociales”.
  3. “La falta de medidas de protección social frente al impacto del COVID-19 ha provocado un aumento de la pobreza, el desempleo, el subempleo, el incremento de la informalidad del trabajo, el retraso en la incorporación de los jóvenes al mercado laboral, que esto es muy grave, el aumento del trabajo infantil, más grave aún,la vulnerabilidad al tráfico de personas, la inseguridad alimentaria y una mayor exposición a la infección entre poblaciones como los enfermos y los ancianos”.
  4. Es misión esencial de la Iglesia apelar a todos a trabajar conjuntamente, con los gobiernos, las organizaciones multilaterales y la sociedad civil, para servir y cuidar el bien común y garantizar la participación de todos en este empeño”.
  5. “Los más vulnerables —los jóvenes, los migrantes, las comunidades indígenas, los pobres— no pueden ser dejados de lado en un diálogo que también debería reunir a gobiernos, empresarios y trabajadores”.
  1. “Una de las características del verdadero diálogo es que quienes dialogan estén en el mismo nivel de derechos y deberes. No uno que tenga menos derechos o más derechos dialoga con uno que no los tiene. El mismo nivel de derechos y deberes garantiza así un diálogo serio”.
  2. “Es esencial para la misión de la Iglesia garantizar que todos obtengan la protección que necesitan según sus vulnerabilidades: enfermedad, edad, discapacidades, desplazamiento, marginación o dependencia”.
  3. “Los sistemas de protección social, […] necesitan ser apoyados y ampliados para asegurar el acceso a los servicios sanitarios, a la alimentación y a las necesidades humanas básicas”.
  4. “Una atención especial a la prestación integral y eficaz de asistencia a través de los servicios públicos también es importante”.
  5. “Los sistemas de protección social han sido llamados a afrontar muchos de los desafíos de la crisis, al mismo tiempo que sus puntos débiles se han hecho más evidentes”.
  6. “Debe garantizarse la protección de los trabajadores y de los más vulnerables mediante el respeto de sus derechos esenciales, incluido el derecho de la sindicalización”.
  7. “La crisis del COVID ya ha afectado a los más vulnerables y ellos no deberían verse afectados negativamente por las medidas para acelerar una recuperación que se centra únicamente en los marcadores económicos”.
MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO AL MUNDO DE TRABAJO (16´ 26”)

  1. Hace “falta una reforma del modo económico, una reforma a fondo de la economía. El modo de llevar adelante la economía tiene que ser diverso, también tiene que cambiar”.
  2. “Los que han quedado atrás, corren el riesgo de ser atacados por un virus peor aún del COVID-19:el de la indiferencia egoísta”.
  1. Una sociedad no puede progresar descartando, seleccionando a una persona en lugar de otra, descartando a los pobres, sacrificando a los dejados atrás en el llamado “altar del progreso”. “Y es toda una dinámica elitaria, de constitución de nuevas élites a costa del descarte de mucha gente y de muchos pueblos”.
  1. Es necesario apoyar “medidas que corrijan situaciones injustas o incorrectas que afectan a las relaciones laborales, haciéndolas completamente subyugadas a la idea de “exclusión”, o violando los derechos fundamentales de los trabajadores”
  2. “Una amenaza la constituyen las teorías que consideran el beneficio y el consumo como elementos independientes o como variables autónomas de la vida económica, excluyendo a los trabajadores y determinando su desequilibrado estándar de vida …” 
  1. “Ha llegado el momento de eliminar las desigualdades, de curar la injusticia que estáminando la salud de toda la familia humana”.
  1. “Las normas jurídicas deben ser orientadas hacia la expansión del empleo, el trabajo decente y los derechos y deberes de la persona humana”.
  1. “Es necesario entender correctamente el trabajo. El primer elemento para dicha comprensión nos llama a focalizar la atención necesaria en todas las formas de trabajo, incluyendo las formas de empleo no estándar”.
  2. “El trabajo va más allá de lo que tradicionalmente se ha conocido como «empleo formal»”.
  3. “El Programa de Trabajo Decente debe incluir todas las formas de trabajo”.
  4. “La falta de protección social de los trabajadores de la economía informal y de sus familias los vuelve particularmente vulnerables a los choques, ya que no pueden contar con la protección que ofrecen los seguros sociales o los regímenes de asistencia social orientados a la pobreza”.
  5. Las mujeres de la economía informal, incluidas las vendedoras ambulantes y las trabajadoras domésticas, sienten el impacto del COVID-19 bajo muchos aspectos: desde el aislamiento hasta la exposición extrema a riesgos para la salud. Al no disponer de guarderías accesibles, los hijos de estas trabajadoras están expuestos a un mayor riesgo para la salud, ya que las mujeres tienen que llevarlos a los lugares de trabajo o los dejan sin protección en sus hogares”.
  1. “Es muy necesario garantizar que la asistencia social llegue a la economía informal y preste especial atención a las necesidades particulares de las mujeres y de las niñas”.
  1. “La pandemia nos recuerda que muchas mujeres de todo el mundo siguen llorando por la libertad, la justicia y la igualdad entre todas las personas humanas”.
  1. “Si el trabajo es una relación, entonces tiene que incorporar la dimensión del cuidado, porque ninguna relación puede sobrevivir sin cuidado”.
  1. Un trabajo que no cuida, que destruye la creación, que pone en peligro la supervivencia de las generaciones futuras, no es respetuoso con la dignidad de los trabajadores y no puede considerarse decente”.
  2. “Es necesario desarrollar una cultura de la solidaridad, para contrastar con la cultura del descarte que está en la raíz de la desigualdad yque aflige al mundo. Para lograr este objetivo, habrá que valorar la aportación de todas aquellas culturas, como la indígena, la popular, que a menudo se consideran marginales, pero que mantienen viva la práctica de la solidaridad, que «expresa mucho más que algunos actos de generosidad esporádicos»”.
  1. “Es el momento de liberarnos definitivamente de la herencia de la Ilustración, que llevaba la palabra cultura a un cierto tipo de formación intelectual o de pertenencia social. Cada pueblo tiene su cultura y debemos asumirla como es
  2. “Losinvito a responder al desafío al que nos enfrentamos. […] y a promover la aparición e inclusión de actores menos tradicionales y más marginales, portadores de impulsos alternativos e innovadores”.
  1. La actividad empresarial es esencialmente «una noble vocación orientada a producir riqueza y a mejorar el mundo para todos»”.
  1. “Los sindicalistas y los dirigentes de las asociaciones de trabajadores no se dejen encerrar en una «camisa de fuerza»”.
  1. “Los sindicatos son una expresión del perfil profético de la sociedad. Los sindicatos nacen y renacen cada vez que, como los profetas bíblicos, dan voz a los que no la tienen, denuncian a los que “venderían al pobre por un par de chancletas”, como dice el profeta (cf. Amós 2,6), desnudan a los poderosos que pisotean los derechos de los trabajadores más vulnerables, defienden la causa de los extranjeros, de los últimos y de los rechazados. Claro, cuando un sindicato se corrompe, ya esto no lo puede hacer, y se transforma en un estatus de pseudo patrones, también distanciados del pueblo”.
  1. “Los sindicatos deben vigilar los muros de la ciudad del trabajo, como un guardia que vigila y protege a los que están dentro de la ciudad del trabajo, pero que también vigila y protege a los que están fuera de los muros”.
  1. “La pandemia nos ha enseñado que todos estamos en el mismo barco y que solo juntos podremos salir de la crisis”.

La transcripción completa la encuentra en este enlace: VIDEOMENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO CON MOTIVO DE LA 109 REUNIÓN DE LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DEL TRABAJO [GINEBRA, 17 DE JUNIO DE 2021]

«Hoy todo entra dentro del juego de la competitividad y de la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil. Como consecuencia de esta situación, grandes masas de la población se ven excluidas y marginadas: sin trabajo, sin horizontes, sin salida». (EG 53).

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *