[Ernesto González] ¿Mi hijo agresivo?

       


Nuestro hijo pega a sus compañeros de clase, patalea cuando no obtiene lo que quiere y tiene reacciones violentas. Es un niño agresivo y no sabemos qué hacer con él. Este comportamiento se irá incrementando y posiblemente hasta se convierta en un problema mayor. La conducta agresiva, en la mayoría de los casos, se aprende. Pero si él, ha aprendido a ser agresivo también podemos enseñarle a dejar de serlo.
Según han demostrado diferentes estudios, el comportamiento agresivo se aprende, a pesar de que mucha gente opine que es heredado. El modo más frecuente de hacerlo es a través del modelado. Nuestro hijo aprende a comportarse siguiendo modelos de personas o personajes que tienen éxito siendo agresivos. Veamos un ejemplo. “Es sábado por la mañana. Estamos leyendo el periódico mientras nuestros dos hijos juegan. De repente, uno empieza a llorar porque el otro está cambiando continuamente de canal y no le deja ver la televisión. Al principio no hacemos caso, pero los gritos y llantos nos comienzan a poner nerviosos. Finalmente nos levantamos y a gritos le decimos al hermano que tiene el mando o control a distancia que pare de cambiar los canales”.

Esta respuesta del padre o madre no sólo no soluciona ni evita las conductas agresivas sino que las refuerza. Por un lado, el hijo que grita y llora ha observado que la rabieta le sirve para conseguir ver la televisión. De este modo le hemos reforzado, es decir, ha relacionado la agresividad con la obtención de lo que quiere conseguir.

Por otro lado, ambos niños pueden ver cómo nuestros gritos (que también son comportamientos agresivos) a nosotros nos han servido para conseguir que se callaran y nos dejaran leer el periódico con tranquilidad. De este modo, han aprendido que siendo agresivos se consigue lo que se desea y es muy probable que en situaciones parecidas se comporten agresivamente, reproduciendo la conducta que han visto en el modelo (nosotros).

Pero no acaba aquí el proceso. Si nuestro hijo tiene celos de un hermano y comprueba que cada vez que le pega, le fastidia o le hace llorar le castigamos o le damos una reprimenda, seguirá siendo agresivo con más frecuencia. ¿Por qué? Nuestro hijo ha aprendido que molestando a su hermano, llama nuestra atención. Poco le importa si le castigamos o no, lo que le interesa es que en ese momento estemos pendientes de él y no de su hermano. Así pues, lo que creíamos que era una buena solución para evitar que se volvieran a pelear se ha convertido en todo lo contrario. ¿Cómo solucionarlo?

A través de métodos que permitan reforzar una conducta no agresiva, por ejemplo: Mediante la entrega de estímulos. En ocasiones, los halagos, las caricias y las alabanzas son más efectivos que una recompensa material. Premiaremos cada pequeño esfuerzo que haga nuestro hijo encaminado a cambiar su conducta, pero, sobre todo, nunca reforzaremos la conducta que estamos intentando hacer desaparecer; Otra opción sería mediante el establecimiento de acuerdos que pactemos con nuestro hijo, sobretodo en qué conducta queremos cambiar y cómo esperamos que se comporte. ¿Logros? No serán instantáneos, ya que modificar la conducta de nuestro hijo no es fácil. Pero con tiempo, una buena estrategia y el acuerdo en el modo de actuación de los padres u otros educadores de nuestro hijo podemos lograrlo.

NOTA DE REDACCIÓN: La Web del Maestro CMF publica los textos originales de su autor, no necesariamente coincide con lo expuesto en el tema, no se hace responsable de las opiniones expresadas, y no promociona ningún producto, servicio, marca o empresa.




Autor:
Ernesto Gonzalez , ciudadano nicaragüense, nacido en Cuba.
Experiencia laboral:
Lic. en Ciencias Pedagógicas con mención en química. 40 años de experiencia como docente en los niveles de educación media y superior; cursos de posgrado propios de la especialidad y en pedagogía; autor de libros de texto para la enseñanza media tanto en ciencias naturales, como sociales. Articulista para los periódicos La Prensa, El Nuevo Diario (nicaragüenses 2000-2008), actualmente para el periódico El Siglo 21 guatemalteco.
Correo electrónico:
[email protected]
Cuenta de twitter: @gonzlez_ernesto

.





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: