El machismo está creciendo mucho en la edad adolescente. Y es preocupante

Google News   | Grupo   | Grupo   | App   |  |   |

El profesor español Sergio López Sanz, también conocido como Haze (el seudónimo que inventó para firmar grafitis). Vivió muy deprisa hasta los 20 años, cuando entró en prisión, y dice “me había ido de casa por una pelea con mis padres. Pensé que podía llevar la vida de algunos amigos que desgraciadamente no tenían lo que yo: una familia unida, una vocación… y me llevé el guantazo de la realidad”. Y fueron justamente sus padres quienes le animaron a explotar su talento musical y con 31 años volvió a estudiar, licenciándose a los 37 en Filología Hispánica con sobresaliente. A los 41 recibió el premio al mejor expediente del máster en Estudios Americanos de la Universidad de Sevilla (España). Y ahora, a los 43, ha aprobado las oposiciones a profesor de instituto. Cf Wikipedia

Gracias al proyecto Aprendemos Juntos, de El País (España), BBVA y Editorial Santillana, compartimos con fines únicamente educativos y de formación permanente, partes la presentación que hace sobre su vida y del diálogo que sostiene con algunos asistentes del auditorio sobre las personas mayores referentes en su vida, las relaciones de los jóvenes con su barrio, la filosofía de la vida, la violencia juvenil, la conversación entre padres y adolescentes, el rap como recurso y temas que podrían apoyar nuestra tarea docente.

En esta publicación compartimos los enlaces del video completo y el momento más destacado, recomendándoles leer íntegramente la transcripción en el enlace que indicamos al final del artículo. Es nuestro propósito que esta visualización, lectura y reflexión sea una invitación a seguir entusiasmados en nuestra formación permanente, conociendo los aportes y la experiencia de otros educadores y de especialistas cercanos al mundo educativo. Hacemos presente que algunas de las letras en negritas y cursivas son nuestras.

SERGIO LÓPEZ: “Me llaman artísticamente Haze y este año he tenido la suerte de sacarme una plaza como profesor de educación secundaria. […] Entré ya en la adolescencia. Veía cómo amigos míos no tenían la suerte que yo tenía: una familia unida, un matrimonio, éramos cuatro hermanos. Veía cómo amigos tenían familias rotas por culpa de la droga, del alcohol, de la delincuencia. Y veía también lo pronto que empezaban a consumir todo tipo de droga. Y yo aguantaba y me daba miedo. «Yo no quiero eso». «No quiero eso». A los catorce, quince, dieciséis, diecisiete… Y con dieciocho años, un fin de año, me envalentono y digo: “Por qué no?”. Porque, al final, te puede la presión del grupo. Todos los que te rodean toman drogas. Tú no. Y un día dices: “Pues lo voy a probar”. Cada vez subiendo la dosis, subiendo la frecuencia. Luego, a lo mejor, era un sábado de Feria y al final acaba siendo una rutina de fin de semana y ya se convierte casi a diario. Y ese problemilla que tuve durante tres años, no fue más, mis padres lo vivieron de un modo silencioso. A mí me hubiera gustado que mi padre o mi madre me dijeran: “¿Qué te pasa?”. Porque yo llegaba ciego, se me notaba en la cara. Había una calma tensa. Estábamos cenando en el salón y yo notaba como ellos me miraban, no decían nada e incluso se les notaba el vidrio en los ojos, pero no se atrevían a hablar conmigo.

EN LA CALLE SE APRENDEN ANTES LAS MATEMÁTICAS QUE EL LENGUAJE (Momento destacado 06´ 11”)

[…] A mí no me atrae el mundo de la delincuencia, pero, sin embargo, un día discuto con mi padre y mi madre y, como acaban muchas discusiones, en las casas de todo el mundo: “¿Sí? Pues si no estás conforme, ahí tienes la puerta”. Y yo que me creía que iba a ser “el Vaquilla”, digo: “Pues voy a coger la puerta” y me fui. Un amigo de aquella época vivía en la calle, vivía en un coche abandonado, y yo ya me hice el plan. […] ¿Qué pasó luego? Pues que cambié radicalmente. Se acabaron los problemas. Digo: “Esto ya no me pasa más”. Ya salí y digo: “Una y no más, Santo Tomás”. Cambié un poco el círculo de amistades, me enamoré de una muchacha muy competente. Empezamos una relación. Empecé a hacer deporte. Empecé a centrarme en la música. Y en la música, todos aquellos acontecimientos del pasado, el mundo de la droga, las manifestaciones en contra de la droga, que se hicieron muchas en mi barrio… […] Empezó el éxito en la música. Saqué varios discos con multinacionales. […] He hecho bandas sonoras, por ejemplo, para la película “Yo soy la Juani”, de Bigas Luna, para “Siete vírgenes”, de Alberto Rodríguez.

Publicación recomendada:

Begoña Ibarrola: Aplicar la inteligencia emocional previene el ‘bullying’ y el consumo de drogas

[…] Y yo digo: “Pues voy a estudiar Filología Hispánica”. Hice cursó por año. Me fue bien. […] Termino la carrera, con muy buena nota media, hago un máster de investigación, porque quería doctorarme, y saqué tan buena nota en el máster que me dieron un premio extraordinario en la Universidad de Sevilla. El mejor expediente de ese máster, el Máster de Estudios Americanos. Y me dieron la oportunidad, en la Universidad de Sevilla, de dar un discurso representando a los estudiantes de máster. Y ese día, para mí, fue muy especial, la verdad, porque no me imaginaba nunca estar rodeado de gente tan brillante, del rectorado, de los vicerrectores de mi universidad, en un sitio tan bonito y con un discurso escrito por mí. Fue algo mágico. Y, por fin, me embarqué en las oposiciones en tiempos difíciles. Y bueno… Estudiaba ocho horas diarias los primeros nueve meses y los seis meses siguientes apuré y estudiaba diez horas diarias. Mi horario era levantarme a las siete, tomarme una cafetera, empezar las siete y media a estudiar y terminar a eso de las ocho de la tarde. Acababa con la cabeza como un bombo. Y llegó el día del examen. Me la estaba jugando. Y, bueno, como en Disney, hubo final feliz. Hubo final feliz. Saqué mi plaza, ahora soy docente en un instituto de un pueblo de Sevilla, y la verdad es que me siento muy orgulloso de formar parte de esta gran familia de profesores. Estoy aquí para que me preguntéis lo que queráis.

EL NIÑO SALE DEL BARRIO, EL BARRIO PERMANECE EN EL NIÑO (ENTREVISTA COMPLETA 32´ 27”)

SERGIO: … he escuchado alguna vez que has dicho que fue tu abuelo quien hizo que pudieras estudiar. ¿Nos vas a contar un poco más sobre esa historia y cómo ha influido también tu familia en tu vida?

SERGIO LÓPEZ: “Mi abuelo es un gran referente porque los días de Reyes me regalaba cómics, me regalaba libros para leer. Ahí empecé a leer. Empecé a leer con Astérix y Obélix, con los cuentos de Disney, el Capitán Trueno… y gracias a mi abuelo creo que se me despertó el amor por la lectura. Y su carácter fuerte y decidido también es una referencia positiva, un espejo en el que yo me miro. […] Si yo tengo que buscar dos fortalezas en mi vida, son: el haber estudiado en ese colegio y mi familia. La unión familiar, el cariño, el amor, los valores y el acierto, gracias a mi abuelo, de acabar estudiando en ese colegio. Era un estudiante modélico, sacaba notables y sobresalientes. Pero en la EGB, sexto, séptimo y octavo, debido a las circunstancias, al entorno, a las dificultades, a las carencias, empecé a vaguear, a estudiar menos. […] . Como yo iba a un colegio que no era exactamente de mi zona, sino de una zona colindante, había un nivel socioeconómico algo más alto y yo iba con la ropilla que podía tener y que podía calzar. Y ahí sentía ya a esos chavales riéndose de mí. […]. Y los chavales, aunque jóvenes, son crueles. Fuimos crueles”.

MUJER 1: … «el chico con suerte puede salir del barrio, pero el barrio siempre permanecerá dentro del chico». … por qué esa frase es importante para ti o por qué te sientes identificado con ella.

SERGIO LÓPEZ: “[…] A los jóvenes[…] que tienen las mismas dificultades o un entorno parecido al mío, les diría que nunca es tarde para estudiar, que nunca es tarde para formarse. Que la sociedad nos obliga a respetar unas pautas y que no siempre es necesario seguir esas pautas. Que la vida te va llevando por diferentes derroteros y nunca es tarde para formarse, nunca es tarde para estudiar, por ejemplo. Y yo les diría que tengan paciencia y, sobre todo, que indaguen, que reflexionen sobre cuál es su talento especial con el que destacan y que desarrollen aún más ese talento porque, probablemente, si ese talento les produce pasión e ilusión, van a ser trabajadores felices. Y a los padres […] les tengo que decir que deben apoyarlos, que deben fomentar la curiosidad, que deben avivar la llama del conocimiento, que deben convencer a sus hijos de que pueden conseguir lo que se propongan. Que no hay reto grande, sino personas pequeñas”.

Publicación recomendada:

Javier Tourón: No podemos coartar la curiosidad de los alumnos

MUJER 2: … ¿Podrías hablarnos un poco sobre esta filosofía de vida?

SERGIO LÓPEZ: “El destino no se impone, sino que se elige”. […] sean cuales sean tus circunstancias, si tú quieres conseguir algo, tarde o temprano vas a conseguirlo. Ahora bien, cuidado con lo que nos proponemos. […] tiene que ver mucho con la actitud. El que aguanta, el que resiste, lo consigue. […] yo creo que es muy importante encontrar el qué, luego buscar el cómo, desarrollar el talento y luchar a muerte, día tras día, contra viento y marea, hasta conseguirlo. No va a ser fácil. No va a ser pronto. Pero seguramente se consiga”.

MUJER 3: … escribes y das charlas en los colegios, son acerca de cómo evitar la violencia entre los jóvenes … ¿qué mensaje y qué valores les quieres transmitir con esto?

SERGIO LÓPEZ: “En muchas de mis canciones, charlas, congresos, trato el tema de la violencia. La violencia en el centro educativo está presente. […] La violencia genera violencia, pero es muy fácil pasar de un lado a otro. Quiero decir, que el que hoy es acosado quizás esté generando dentro de sí una gran rabia y frustración y cualquier día “¡boom!”, explota. […] cuando eres adolescente es complicado, muchos cambios, fisiológicos, hormonales, emocionales. […] Y es que yo creo que el machismo está aumentando de una manera exponencial. Las circunstancias sociales lo están propiciando. Y yo, por ejemplo, en el instituto veo actitudes machistas… duras. Y sí, los jóvenes de hoy… El machismo está creciendo mucho en la edad adolescente. Y es preocupante, es preocupante”.

REBECA: Has estudiado Filología y quería saber si utilizabas el rap para preparar el contenido de tus clases.

SERGIO LÓPEZ: “Mi experiencia como músico me está valiendo como herramienta en el aula. […] he utilizado alguna canción de algún rapero español o latinoamericano. Es más, vamos a trabajar con una canción la violencia de género, […] estoy aprovechando esa popularidad, esa fama, para intentar inculcar buenos valores a los alumnos. Es más, doné cinco libros del último libro que publicamos, a la biblioteca […] Y me los encontré de sorpresa hace tres o cuatro días leyendo mi libro en dirección. […]. Los jóvenes escuchan música urbana, muchos de ellos escuchan mucha música urbana, y yo soy un referente de ella. Y, por tanto, tengo que aprovecharlo. Podemos trabajar la lengua y la literatura a través de la música, […] por ejemplo, trabajé la polisemia a través de dos canciones, “Galopa” y “Heroína”. […]”.

Publicación relacionada

La empatía del docente puede reducir problemas de disciplina escolar

ADRIÁN: … me gustaría que compartieras con nosotros algunos versos sobre esto que estamos hablando de educación, superación. ¿Te animas?

SERGIO LÓPEZ: “Pues Adrián, lo primero, mucho ánimo, con paciencia y con esfuerzo vas a terminar siendo docente seguro. Mucho ánimo y sigue ilusionado con eso. […] creo que estaría bien que pudiéramos cerrar este momento, este diálogo […] con el texto de la contraportada del libro. Dice: “La poesía callejera solo puede ser escrita por un poeta de la esperanza. El marginado persigue la fuerza que le impulse a salir de su situación. El desarraigado busca una idea a la que agarrarse para no caer en el abismo. El desheredado anhela un hogar en el que sentirse amado. Todos ellos soy yo”. Muchas gracias”.

La transcripción completa de este diálogo lo puede Usted leer aquí: “EN LA CALLE SE APRENDEN ANTES LAS MATEMÁTICAS QUE EL LENGUAJE”

Esta publicación corresponde a SERIE DE VIDEOS: APRENDAMOS JUNTOS, PARA SUMAR POR LA EDUCACIÓN

“Cada vez tiene menos valor un título en el sentido de que no te garantiza una carrera laboral estable y aun así las necesidades de la zona en la que me he criado hacen muy difícil que suba el ratio de graduados”. (22/09/2021).

NOTA DE REDACCIÓN: Las ideas y opiniones expresadas en esta publicación, no son necesariamente las de la Web del Maestro CMF, y no comprometen en modo alguno sus políticas de formación permanente y revalorización de la tarea docente. Sugerimos a nuestros lectores conocer la identidad de la fuente o de su autor o autores, para tener mayores elementos de juicio y la pertinencia que ayude a su reflexión desde su realidad educativa.

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Prev
La evaluación educativa: Concepto, períodos y modelos

La evaluación educativa: Concepto, períodos y modelos

Next
La función principal del Equipo Directivo es gestionar la escuela: hacer que el aprendizaje suceda. Pero ¿Qué es gestionar?

La función principal del Equipo Directivo es gestionar la escuela: hacer que el aprendizaje suceda. Pero ¿Qué es gestionar?



También te puede interesar esto




error: Contenido protegido