Consejos para una clase híbrida exitosa

       


Si el sistema híbrido te está resultando confuso a ti, imagina lo complicado que puede llegar a ser para tus estudiantes. Aquí te dejo algunos consejos para no desesperarse en el intento.
Como docente, seguramente empezaste el año motivado e ilusionado de volver a ver a tus estudiantes físicamente en el colegio. Sin embargo, entre la coordinación de los estudiantes virtuales y los presenciales, las mascarillas y otros protocolos de bioseguridad, y las fallas tecnológicas, es probable que a estas alturas, el sistema híbrido se haya vuelto más agotador que la ya “pseudo dominada” educación remota.

Por eso, aquí te dejo algunas estrategias que han usado profesores alrededor del mundo para navegar la educación híbrida sin morir en el intento.

1. Se claro con las normas y expectativas

Si el sistema híbrido te está resultando confuso a ti, imagina lo complicado que puede llegar a ser para tus alumnos.  Es importante ser muy claro con respecto a cómo va a funcionar tu clase, tanto para los estudiantes que están en clase como para los que se encuentran en casa. Diles explícitamente como esperas que pregunten, que respondan, que entreguen los trabajos, entre otras directrices. Entre más estructura haya, tus alumnos tendrán más seguridad a la hora de participar.

2. Estructura la clase de forma que haya suficiente apoyo para todos los alumnos

Para lograrlo es clave limitar el tiempo en que estás interactuando con todo el grupo a la vez, fomentando el trabajo individual o en grupo más que la clase expositiva. Dos formas en que puedes hacerlo son:

  • Divide la clase en cuatro momentos: Un inicio grupal en el que estén los alumnos virtuales y presenciales poniendo atención mientras tú das las instrucciones a la actividad del día. Luego, al empezar el trabajo individual o grupal, un segundo momento en el que solo te enfoques en monitorear y ayudar a los alumnos presenciales, seguido por un tercer momento en el que solo te enfoques en ayudar a los alumnos que están en casa. Finalmente un cierre grupal en el cual participen tanto los alumnos que están en la sala físicamente como los que se encuentran remotos. Usa una alarma o reloj visible para que los alumnos sean conscientes de los cuatro momentos y solo recurran a ti cuando es su turno.
  • Si la cantidad de computadores por alumno lo permite, usa un modelo similar al anterior en el cual solo te encuentres trabajando con toda la clase durante el inicio y el cierre, pero durante el desarrollo, agrupa a tus alumnos en equipos híbridos en los cuales trabajen juntos los alumnos que están en la casa con los que están en el colegio. Esta estrategia si bien puede ser un poco más desordenada, ayuda a que los alumnos que están en casa se conecten mejor con lo que está pasando en vivo.

Tal vez le puede interesar leer:

3. Previo a la clase, graba videos en los que expliques lo que hay que hacer

Después de dar las instrucciones a todo el grupo y resolver dudas, le puedes mandar a tus alumnos el video explicativo, junto con las instrucciones escritas de la forma más completa posible. Pide a tus alumnos que antes de ir a ti por dudas revisen el material, y solo te busquen si no pudieron resolverlo con el material entregado.

4. Designa un ayudante presencial y uno virtual

Elige estos ayudante dentro de los alumnos que vayan más avanzados con los temas que se están tratando. Pídeles que te ayuden a responder las dudas de su grupo (presencial o virtual) mientras estas con el otro.

5. Introduce una aplicación o herramienta tecnológica a la vez

Tus alumnos están “aprendiendo a aprender” en este nuevo sistema, trata de no abrumarlos con el manejo de la tecnología, además de los nuevos conocimientos, herramientas y habilidades. Prioriza aplicaciones interactivas que sirvan para que la mayor cantidad de alumnos participen a la vez.

Por ejemplo: en los momentos de tu clase en los que estás interactuando con tus estudiantes virtuales y presenciales a la vez, puedes hacer preguntas con respuestas rápidas en aplicaciones como Mentimeter o Polleverywhere, para conocer opiniones, revisar conocimientos previos o emitir tickets de salida.

6. Construye comunidad

Aunque no todos los estudiantes estén viviendo la misma experiencia de aprendizaje por el lugar físico donde se encuentran, es importante que todos sientan que pertenecen al mismo grupo. Para esto, lo más importante es darle prioridad al bienestar y la construcción de relaciones humanas antes que al aprendizaje y el contenido.

Trata de recordar los nombres de tus alumnos independientemente de donde estén, diseña juegos en los que integres a todos los estudiantes usando aplicaciones como Kahoot. Desde lo académico, diseña trabajos individuales que aporten al conocimiento grupal. Por ejemplo: que cada alumno se haga cargo de investigar un elemento de la tabla periódica para que al juntar los trabajos, todos tengan la información completa. También puedes crear espacios colaborativos en los que participe todo el curso, más allá de lo que está pasando en la sala de clases. Por ejemplo: genera una discusión respecto a un tema relacionado con lo que están trabajando en un tablero virtual como Padlet o Jamboard.

7. Cuídate a ti mismo y pide ayuda si la necesitas

Todos estamos aprendiendo a funcionar en esta nueva realidad. Es normal que te sientas sobrepasado con todo lo que tienes que hacer y por lo que debes responder.

Si sientes que no sabes manejar una determinada situación o que realmente no logras adaptarte a la nueva modalidad, pide ayuda antes de rendirte. Todo el sistema escolar está enfocado en lograr que esta nueva realidad funcione, seguro muchos de tus compañeros tienen estrategias que puedes aplicar para aliviar la carga.

¡Ánimo! Así como sobrevivir a la educación virtual parecía imposible y lo lograste, dominar el sistema híbrido también se volverá manejable. ¡Éxito!

Tal vez le puede interesar leer:

Consejos para profesores

Adaptar todo un curso hacia un esquema híbrido no es sencillo, y aunque seguramente tu universidad ya está realizando las medidas pertinentes, aquí te damos algunas buenas prácticas que puedes llevar a cabo para tu próximo curso híbrido.

  • Piensa en la equidad digital: En tiempos de COVID-19, no solamente los estudiantes tendrán que atender las clases en línea (además de ir a clases presenciales cada ciertos días); sino que también pueden estarlo haciendo sus padres y sus hermanos. Y, aunque hoy en día podemos tener zoom o alguna otra aplicación desde los teléfonos celulares; no todas las familias tienen una computadora o tablet para cada uno de sus miembros. De la misma forma que no todos pueden tener un acceso a internet de alta velocidad para atender videoconferencias. Toma todo esto en mente antes de juzgar a tus estudiantes.
  • Prepara una guía o contesta preguntas frecuentes: En todos los cursos en línea e híbridos, siempre habrá algunas preguntas frecuentes y dudas que saldrán a flote en cada sesión. Ahora no sólo bastará con establecer los criterios de evaluación el primer día, también deberías de integrar algunas respuestas a otras dudas como el tipo de plataforma que van a usar; horarios de clases; roles y demás.
  • Crea contenido con un concepto en línea: una de las mejores cosas que puedes hacer es planear todo el curso tal y como si fueras a dar un curso completamente en línea, con diapositivas, lecturas y videos. Es más fácil que los estudiantes presenciales puedan utilizar los materiales para la clase en línea, que poner a los estudiantes en línea a tratar de seguir el paso a una clase diseñada para un público presencial.
  • Utiliza la experiencia de los expertos: la educación no puede detenerse y es un asunto prioritario para muchas instituciones y organizaciones, por lo que nunca está demás buscar orientación con las ideas y recursos que los mejores ponen a disposición de todo el público, tales como: GoogleMIT e incluso el Tecnológico de Monterrey. 
Consejos para estudiantes
  • El modelo de educación híbrido combina lo mejor de la educación presencial con la educación en línea. Así que lo mejor es combinar las mejores prácticas que hacen exitosos a los estudiantes tanto presenciales como en virtuales. Por eso te dejamos el link a nuestros artículos para ser un exitoso estudiante universitario y también para ser un exitoso estudiante en línea.
Cómo se ve un salón de clases híbrido

La configuración del salón actual depende del número de estudiantes que tengas en tu clase. Con pocos estudiantes presentes en el salón, es más fácil trabajar en un salón respetando el distanciamiento social entre estudiantes. Si tienes muchos estudiantes presentes en tu clase, lo mejor es dividirlos en dos grupos más pequeños. En ambos casos te puedes conectar tanto con los estudiantes que están en casa como con los que están en el salón, mediante el software de conferencias i3LEARNHUB.

1. El salón híbrido con 1 grupo

Esta es la forma más fácil de trabajar. Los estudiantes que están presentes en el colegio siguen la lección de tu clase de manera presencial en un solo grupo y los estudiantes en casa los hacen de manera virtual.

2. El salón híbrido con 2 o más grupos

Si el grupo de estudiantes que está en el colegio es muy grande, lo mejor será dividirlo en grupos más pequeños y tener salones de clase separados. En esta configuración, el profesor dará la clase en vivo para el primer grupo y los del segundo grupo lo seguirán de forma virtual bajo la guía de otro profesor. En esta situación, los alumnos pueden también seguir la lección virtualmente desde casa. Sobra decir que se recomienda que el profesor turne las lecciones físicas para ambos grupos presenciales.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Elige Educar (Autor: Manuela Peñalosa), Profesionistas  (Autor: Jorge Montiel Romero) y Blog i3 Technologies (Autor: Davy De Rijbel)

¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: