Cómo usar las habilidades duras y blandas para ser un compañero de equipo más eficaz

1K Compartidas
1K
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos | |


¿Qué pensarías si te dijera que tienes muchísimas habilidades que ni siquiera las consideraste como fortalezas? Raro, ¿no?
Así es como son las habilidades duras y blandas. Esas destrezas —que también son esenciales para el trabajo— son lo que no te has dado cuenta de que has adquirido. Tal vez pienses que tienes convicciones sólidas que adhieren a la ética profesional, pero en realidad se trata de una habilidad blanda que has desarrollado con el paso del tiempo. Probablemente des por hecho que puedes usar una herramienta personalizada en el trabajo, solo porque te resulta fácil, pero, en realidad, es una habilidad dura que adquiriste porque has dedicado tiempo y energía a desarrollarla.

Juntas, las habilidades duras y las blandas representan el talento que aportas. Estos conjuntos de competencias son los que te convierten en un miembro eficaz del equipo y, definitivamente, son lo que deberías incluir en tu currículum.

Este artículo es ideal para ti si lo que quieres es conocer más acerca de las habilidades duras y blandas, o si quieres determinar qué es lo próximo que te conviene desarrollar. Accede a una lista de las habilidades duras y blandas, después profundiza con los ejemplos: 14 miembros del equipo de Asana nos muestran cómo las ponen en práctica en el trabajo.

¿Cuáles son las habilidades duras?

Las habilidades duras son aquellas para las que te puedes capacitar específicamente. Son las competencias más tradicionales. De hecho, cuando piensas en las competencias laborales, es muy probable que pienses en este tipo de habilidades duras. Por lo general, se pueden cuantificar y son habilidades que has aprendido y mejorado con mucho esfuerzo. Las habilidades duras a veces pueden ser específicas según el trabajo que hagas, o el puesto o nivel en el que te encuentres.

Ejemplos de habilidades duras

Las habilidades duras que desarrolles dependerán de tu cargo, tiempo de permanencia y trabajo. Normalmente puedes encontrarlas como las habilidades necesarias en la descripción de un puesto de trabajo. Hay una cantidad infinita de competencias duras, pero a continuación te presentamos algunos ejemplos para los distintos departamentos:

Habilidades duras para Marketing y Diseño:

  • Desarrollo de briefs creativos
  • Escritura y edición
  • Diseño gráfico
  • Gestión de campañas de marketing
  • Posicionamiento en buscadores (SEO)

Habilidades duras para Ingeniería:

  • Servicios en la nube
  • Aprendizaje automático
  • Lenguajes de programación (JavaScript, Java, C++, HTML, Python)
  • Mantenimiento de servidores

Habilidades duras para estrategias:

  • Análisis de negocios
  • Análisis de datos
  • Visualización de datos
  • Ciencia de la información
  • Análisis de riesgos

Habilidades duras para desarrollo de productos:

  • Estrategias de comercialización (GTM)
  • Investigación de mercado
  • Investigación de usuarios
  • Diseño basado en la experiencia del usuario

Habilidades duras para Finanzas:

  • Contabilidad
  • Emisión de informes de gastos
  • Pronósiticos
  • Gestión contable del libro mayor

Habilidades duras para TI:

  • Gestión de la información
  • Seguridad de redes
  • Acuerdo de nivel de servicio (SLA)

Habilidades duras generales:

  • Dominio de más de un idioma
  • Gestión de proyectos
  • Dominio de herramientas específicas según el rol, como Google Analytics o Salesforce
¿Cuáles son las habilidades blandas?

Las habilidades blandas son aquellas interpersonales que describen cómo trabajas e interactúas con los demás. Tal vez ni siquiera pienses en las habilidades blandas como habilidades, porque, por lo general, son lo que adquirimos en el trabajo y aprendemos con las interacciones cotidianas con los demás, como saber trabajar en equipo o ser un buen comunicador. Las habilidades blandas, a veces, también se comparan con los rasgos de personalidad, más que con habilidades; pero quienes piensan así no comprenden el panorama completo. De hecho, esas habilidades son la base para saber cómo trabajar en colaboración y para tener éxito en el ámbito laboral.

Ejemplos de habilidades blandas
  • Capacidad de respuesta
  • Adaptabilidad
  • Atención a los detalles
  • Colaboración
  • Habilidad para las comunicaciones
  • Resolución de conflictos
  • Creatividad
  • Pensamiento crítico
  • Inteligencia emocional
  • Empatía
  • Flexibilidad
  • Innovación
  • Liderazgo
  • Organización
  • Paciencia
  • Habilidades para socializar
  • Resolución de problemas
  • Responsabilidad
  • Autoconciencia
  • Pensamiento estratégico
  • Trabajo en equipo
  • Gestión del tiempo
  • Ética laboral
La diferencia entre las habilidades duras y las blandas

Ambas habilidades, las duras y las blandas, son importantes en el trabajo. Las habilidades duras representan aquellas cosas que has aprendido a hacer o a usar, como las herramientas, tecnologías u otras competencias. Las habilidades blandas son los rasgos interpersonales que has desarrollado con el tiempo, como las comunicaciones efectivas, la credibilidad que generes o la generosidad. Juntas, esas habilidades duras y blandas representan esos instrumentos de tu caja de herramientas que te ayudan a cumplir con los objetivos en tu trabajo.

Cómo usar las habilidades duras y blandas para ser un compañero de equipo más eficaz

Las habilidades duras y blandas constituyen el conocimiento que aportas al equipo. Todas estas competencias son la esencia de tu forma de trabajar, tanto en el trabajo propiamente dicho como con otras personas.

Pero, a veces, puede ser difícil entender cómo trasladarlas desde el currículum vitae o la carta de presentación al ámbito laboral real. Entonces, entrevistamos a 14 miembros del equipo de Asana para conocer cómo aplican esas diversas habilidades en el trabajo. A continuación, te mostramos lo que nos contaron:

Habilidades blandas: Habilidades para pensamiento estratégico

Benson Perry, gerente de Producto en Asana: “Como gerente de Producto, con frecuencia, debo saber qué priorizar entre varios problemas diferentes a los que se enfrentan los usuarios. Aprovecho mis habilidades sobre pensamiento estratégico para ayudar a que las decisiones se tomen a conciencia y con claridad. Para ello, antes de comunicar una decisión al resto de mi equipo, incluyo notas y contexto para que estemos todos en sintonía. Tener la posibilidad de revisar el contexto de las decisiones realmente es muy útil cuando miras atrás o cuando se une alguien nuevo al equipo”.

Habilidades duras: Ciencias de la información

Annie Lee, gerenta de Ingeniería en Asana: “Como ingeniera puedo afirmar que siempre hay más por hacer del tiempo que realmente disponemos; así que debemos ser estratégicos con el uso que hagamos de nuestro tiempo. Usamos los datos para orientar nuestras decisiones, lo que nos ayuda a enfocarnos en el trabajo clave. Los datos son esenciales para todo lo que hacemos. Podemos usar las métricas de North Star para definir nuestras prioridades de la hoja de ruta u observar las tendencias de datos agregados para entender cómo los clientes usan nuestras funciones”.

Habilidades blandas: La organización

Michael A. Armstrong, gerente de Programas de Impacto Social en Asana: “Para mí, una organización se funda en pequeñas victorias que se dan en la persecución de metas más amplias. Cuando me organizo, puedo descubrir oportunidades y lograr trabajos que tienen un mayor impacto en el futuro; también me conecto y me concentro en el progreso, en los avances que necesito lograr a diario.

Ser organizado me ayuda a identificar cuáles son las 4 o 5 tareas críticas que debo llevar a cabo todos los días y asegurarme de que el trabajo siempre avance. Tener pequeños objetivos específicos a diario me resulta muy útil para seguir avanzando con intencionalidad y de manera estratégica. Mis objetivos me sirven para estar siempre organizado y centrado en el trabajo cotidiano, lo que resulta particularmente provechoso en contraposición a la gran cantidad de emails que llegan constantemente, las tareas que surgen de repente y la solicitudes con las que sé que me encontraré en el camino. Si bien todas estas tareas pueden ser importantes, estar bien organizado me resulta muy útil para definir y entender cuáles son mis objetivos diarios y para no perder la dinámica del progreso”.

Habilidades duras: Desarrollo de briefs creativos

Michael Chen, gerente de Marketing de Productos en Asana: “El equipo de Creativos es uno de los más estrechos colaboradores del equipo de Marketing de Productos. El contenido que producimos es fundamental para lograr lanzamientos excelentes para los productos. El brief creativo, por lo general, es un primer paso en el que compartimos lo que se necesita para el lanzamiento con los escritores y diseñadores del equipo de Creativos.

Para mí, es muy importante que los briefs estén completos con la información específica que defina la visión estratégica, los mensajes y el público destinatario: las competencias esenciales en las que nos centramos en el equipo de Marketing. Pero, a la vez, el brief creativo también debe permitirnos especificar fundamentalmente cómo se llevará a cabo el trabajo, ya que ese es uno de los superpoderes del equipo de Creativos. Un buen brief creativo es el punto de partida de una nueva colaboración, y comenzar con solidez y en colaboración muchas veces lleva a lograr los mejores resultados”.

Habilidades blandas: La colaboración

Scott Lonardo, asesor legal de Productos y Marketing en Asana: “Para mí, las comunicaciones son la clave de la colaboración. Implica ser directos y abiertos con las sugerencias y también saber escuchar activamente cuando otros presentan sus puntos de vista. Tener una mente abierta y no estar atado a una postura específica da lugar a que todos en el equipo consideren con objetividad las diferentes opiniones y que logren llegar a la solución que realmente sea la más práctica y eficiente”.

Habilidades duras: Diseño basado en la experiencia del usuario

Leah Rader, gerente de Investigación de Experiencias de Usuario en Asana: “Como investigador de experiencias de usuarios, mi trabajo se basa esencialmente en entender las experiencias de nuestros clientes y de vincular esas experiencias con las conversaciones acerca de las decisiones que se tomarán sobre los productos y el impacto que tendrán en el negocio. La habilidad sobre la experiencia de los usuarios que más pongo en práctica es la de entender a mi audiencia. Cuando puedo identificar correctamente las necesidades, prioridades y motivaciones de mis colegas, puedo garantizar que me comunico y presento las investigaciones de la mejor manera, que es la que, en definitiva, les resulta más útil de todas”.

Habilidades blandas: La empatía

Liliana Blanco, gerenta de programas de Inclusión y Pertenencia de Asana: “Como alguien que piensa en profundidad acerca de la pertenencia y la inclusión en Asana, considero que la empatía es indispensable para mi trabajo. A las competencias culturales las desarrollamos a partir de generar conciencia acerca de los diferentes matices de las experiencias e interpretaciones de cada uno. Y este trabajo empieza con la empatía.

Si hablamos de trabajar con diversidad cultural, lo esencial es no guiarse por la regla de oro “trata a los demás como quisieras que te trataran a ti”, sino por la regla de platino “trata a los demás como quieren que los trates”. La empatía es el modo en que salimos al mundo, fuera de los límites de nuestras formas de pensar a las que fuimos arrastrados, y nos adaptarnos e integramos con otros puntos de vista sobre el mundo. Al empoderar a nuestros Asanas a estar abiertos a la empatía, fortaleceremos una cultura más sólida de pertenencia en Asana”.

Habilidades blandas: Habilidades para el liderazgo

Richard Yee, gerente de Ingeniería de Asana: “Para mí, el liderazgo está íntimamente relacionado con las oportunidades. Me refiero a las oportunidades para las personas con quienes trabajo, para la organización en la que trabajamos, para los clientes a quienes prestamos servicios y para las comunidades en las que vivimos. Consiste en reconocer y tomar medidas cuando oportunidades excelentes se presentan solas y de las formas más sutiles que puedas imaginar.

Como líder, puedo reunir a personas brillantes para lograr cosas magníficas en muchísimas situaciones cotidianas, como las siguientes:

  • Celebrar lo felices que somos y, a la vez, recompensar a quienes lo hicieron posible.
  • Apoyarnos unos a otros cuando algo nos sorprende o cuando nos encontramos ante situaciones que nos incomodan.
  • Inspirarnos para crecer y, a la vez, hacer análisis retrospectivos de nuestros éxitos y fracasos.
  • Colaborar con una misión, visión y estrategia que nos entusiasma para lograr concretarla.
  • Crear un espacio seguro para experimentar, tomar riesgos calculados y compartir lo que pensamos con transparencia.
  • Ordenar el caos, priorizar lo que es realmente más importante y dejar el resto de lado”.
Habilidades duras: Posicionamiento en buscadores (SEO)

Calvin Lam, gerente de SEO: “El posicionamiento en buscadores (SEO), en realidad, es el punto cúlmine en el que se encuentran muchas habilidades. En un día normal, el trabajo podría consistir en profundizar acerca de las cifras y los datos como rankings de palabras clave, el tráfico de un sitio o de identificar los puntos débiles competitivos para entender qué hace falta priorizar del trabajo pendiente. También me vinculo con otros colaboradores, como los escritores, diseñadores o ingenieros para manifestar nuestra estrategia de optimización para las búsquedas y para alinearnos en cuanto a los objetivos. Cuando llevamos adelante un programa de posicionamiento en buscadores (SEO) tenemos que movernos entre diferentes estilos de trabajo y a mí me encanta porque me sirve para perfeccionar mis habilidades a diario”.

Habilidades blandas: Habilidades para gestionar el tiempo

Maggie Kuo, gerenta de proyectos de Marketing Digital en Asana: “Como gerenta de proyectos de marketing digital aplico mis habilidades para gestión del tiempo para lograr páginas de inicio estratégicas para los grandes lanzamientos de Asana, y las concretamos a tiempo y dentro del presupuesto.

Hay cinco ingredientes principales para lograr una excelente gestión del tiempo.

  1. Trabajar con todos los involucrados para estar alineados con respecto al alcance del proyecto.
  2. Entender qué hay que hacer, para cuándo y si se puede hacer alguna tarea en paralelo.
  3. Lograr la aceptación de los equipos de otros departamentos sobre la planificación del proyecto.
  4. Delegar tareas a los equipos correctos.
  5. Comunicarse con regularidad con los participantes del proyecto para mantener todo bien encaminado.
Habilidades duras: Dominio de más de un idioma

María, gerenta de proyectos de Localización de Asana: “Soy parte del equipo de Localización y las comunicaciones cotidianas con los lingüistas, expertos en diferentes idiomas, de todo el mundo es la clave del éxito de nuestros proyectos. Hay ciertos matices del lenguaje que solamente puedes captar cuando estás familiarizado con más de un idioma.

Mi dominio de más de un idioma me ha ayudado a superar las barreras del lenguaje, porque puedo tener reuniones tanto en inglés como en español. Ser bilingüe me ha permitido comprender mejor la importancia de las comunicaciones interculturales, ya que puedo relacionarme con miembros de nuestros equipos a nivel internacional y también con los clientes que no hablan inglés como su primera lengua”.

Habilidades blandas: Capacidad de respuesta

Sam Ayoko, ingeniero en Sistemas de Asana: “Trabajo con distintos proyectos y tareas que no son parte del Servicio de Asistencia. Para demostrar mi voluntad de participación, en lo personal, intento dejar actualizaciones en todas las tareas que vencen en el día. Quiero que mis colaboradores sepan cómo administro mi tiempo, así que también marco lo que termino como finalizado, siempre que puedo, o pospongo el trabajo que no puedo hacer en el momento. Asana me facilita la forma de ver el trabajo a diario, lo que me permite proyectar cómo asignaré mi tiempo sin perder mi capacidad de respuesta”.

Desarrollo de las habilidades para gestión de proyectos

Una de las áreas más importantes que puedes desarrollar entre tus competencias son tus habilidades para la gestión de proyectos. Son una combinación de habilidades duras, blandas y técnicas, que representan tu domino de herramientas y aplicaciones de software específicas. A continuación, mostramos algunas de las habilidades que puedes desarrollar para la gestión de proyectos:

Habilidades duras para gestión de proyectos:

  • Planificación de proyectos
  • Hojas de ruta de los proyectos
  • Reuniones iniciales de proyectos

Habilidades blandas para gestión de proyectos:

  • Colaboración en equipo
  • Organización
  • Las comunicaciones en el trabajo

Habilidades técnicas para gestión de proyectos:

  • Dominio de diferentes tipos de materiales visuales para la gestión de proyectos, como los diagramas de Gantt y los tableros Kanban
  • La gestión de recursos
  • La gestión de portafolios de proyectos

Este contenido ha sido publicado originalmente por ASANA en la siguiente dirección: asana.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



También le puede interesar: