¿Cómo ganarse el respeto de tu compañero de trabajo y demás colegas?

52 Compartidas en:
52
0
0
0
0
Destacar en el mundo laboral es una tarea complicada en estos días debido a la competitividad. Y es aún más complicado ganarte el respeto de tus compañeros de trabajo de manera rápida.
Ya sea que seas jefe o un compañero más, contar con el respeto del resto en el trabajo es necesario para sentirnos a gusto y en confianza en el lugar que ocupamos. Siga los siguientes consejos para conseguir un desempeño destacado a costa de esfuerzo y respeto en su centro de trabajo.

A continuación compartimos con fines educativos 12 recomendaciones para ganarse el respeto de tus compañeros de trabajo, esperamos que sea de utilidad para la comunidad docente.

Para imponer respeto no tienes que mostrarte como una persona excesivamente seria y gruñona, ya que esta es la manera en que logran la admiración los famosos “líderes negativos”. En cambio, puedes lograr el respeto de todos en tu lugar de trabajo sin mostrarte duro de más. ¿Cómo hacerlo? Chequea algunos consejos a continuación.

1. Demuestra cuánto vales

Una de las maneras más fáciles de ganarte el respeto de todos en el trabajo es mediante la demostración de tu valor. Reconoce tus habilidades y trata de hacerte cargo de todas tus tareas de manera profesional e incluso, si tienes tiempo, puedes realizar algunas otras actividades que no son realmente tu responsabilidad.

2. Demuestra que tu trabajo te importa

Si te gusta lo que haces, entonces demuéstralo con acciones y no solo con palabras. Lo primero es que tú respetes tu trabajo, y esto se traduce entre otras cosas en llegar en hora, ir prolijo a la oficina y estar enfocado en lo que haces tratando de mejorar siempre. Si por el contrario estás todo el día como en otro planeta, te pasas en las redes sociales, manteniendo conversaciones personales por teléfono o teniendo actitudes que no corresponden con el compromiso, nadie te tomará muy en serio (y menos tu jefe).

3. Predica con el ejemplo

De nada bueno sirve aquella frase que dice “has lo que yo digo pero no lo que yo hago”. Si tú quieres que los demás te respeten, debes tener en claro que todo empieza por ti. Es decir, muestra el mismo nivel de respeto hacia todo el mundo: desde el jefe hasta la persona que ayuda con las tareas de limpieza. El respeto generará respeto, y esto no es solo para el ambiente laboral sino que deberías aplicarlo en todos los ámbitos.

4. Interactúa con tus colegas

A pesar de que te consideres una persona solitaria, si realmente quieres sentirte apreciada y respetada por tus colegas debes interactuar con ellos más a menudo y preocuparte por lo que tengan que decirte. Toma un interés genuino de lo que te comenten, sé una buena oyente y conviértete, básicamente, en alguien en quien puedan confiar.

5. No te enganches en chismes

Si siempre estás atrás del último chisme de la oficina, o si peor aún eres de los que generan los rumores, pronto tus compañeros te marcarán como “chismoso”, “mal compañero” o una serie de más adjetivos negativos. No te enganches en ningún caso en chismes de pasillo, y si los escuchas no los repliques. Y si te vienen a contar algo de otro compañero, lo mejor es que dejes en claro que tú no estás ahí para juzgar a nadie.

6. Sonríe siempre

Lo sabemos: a veces no tenemos ganas de sonreirle a nadie por cualquier motivo. Sin embargo, mantener una sonrisa en el rostro en todo momento te hará parecer una persona más accesible y amigable, y esta actitud te ayudará a fomentar un mejor ánimo entre tus compañeros de trabajo.

7. Acepta recomendaciones

Si cada vez que un compañero te hace una recomendación u observación por tu trabajo tú te pones a la defensiva, no solo estarás perdiendo la oportunidad de aprender algo nuevo sino que estarás quedando como intolerante. Si las críticas te parecen injustas y malintencionadas, entonces simplemente ignóralas e ignora a la persona que te las hizo o contesta con un simple e indiferente “gracias, pensaré al respecto de eso”. Después, deja tus energías para hacer tu trabajo cada vez mejor: esa será la mayor venganza hacia quienes estén buscando el conflicto.

8. Sé discreta(o)

Mientras estés dentro del ámbito laboral, trata de ser siempre discreta y evita involucrarte en cualquier forma de chisme. Nadie respeta a quien está en entredichos con otros. Consigue que la gente mantenga su confianza depositada en ti.

9. No seas adulón

Las personas que destacan en su trabajo no por su trabajo mismo sino por estar todo el día adulando a los superiores, pronto se ganan la desconfianza y el rechazo del resto. Por supuesto que puedes mantener una buena relación con tu jefe, pero si de cada situación quieres sacar partido se notará rápidamente; y aunque lamentablemente ésta es la forma de ascender en muchas empresas, lo cierto es que no estarás haciendo nada válido por tu carrera ni por tu desarrollo profesional.

10. No toques temas sensibles

Existen ciertos temas socialmente sensibles que es mejor dejar de la puerta del trabajo para afuera. Estos son la política, la religión o todos los que generan gran polémica y sobre los que puede haber puntos de vista muy distantes e irreconciliables. No quieras convencer a nadie de qué es lo mejor, ya que respetar al que piensa distinto es fundamental para cualquier sana convivencia. Deja de lado los comentarios destructivos y si escuchas algo con lo que estás muy en desacuerdo respecto a estos temas respira hondo y sigue con lo tuyo. O a lo sumo puedes dar tu punto de vista, pero sin querer convencer al resto que tienes en tu poder la verdad absoluta.

11. Trabaja tu asertividad

La asertividad es el punto medio entre la pasividad y la agresividad. Es decir, no dejar que los demás decidan por nosotros ni tratar de someter a todos con nuestras ideas. Es conocer nuestros derechos y respetar los del resto. Trabaja en tu asertividad para aprender a decir que no si es que los demás te están pidiendo favores todo el tiempo, o de lo contrario para ser tolerante con los demás si es que tú siempre quieres llevar la razón.

12. Ten dignidad

La competitividad en el trabajo suele ser feroz por estos días, pero eso no es excusa para intentar conseguir una mejora a costa de algunas actitudes que podrían mermar tu propia dignidad. Actúa siempre con prudencia, respétate a ti misma y haz que tu labor y esfuerzo hablen por ti.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Universia (Nicaragua) y El Comercio (Perú)



Total
52
Shares
52 Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR