10 CONSEJOS PARA EDUCAR CON INTELIGENCIA EMOCIONAL – RECOMENDADO

596 Compartidas en:
596
0
0
0
0

Si educamos para el bienestar, no solo debemos educar las cabezas, sino también los corazones.

En el mundo actual en el que vivimos resulta fundamental educar las emociones de los pequeños.

El aprendizaje emocional es esencial para el desarrollo y el bienestar de las personas, tener la capacidad de reconocer las emociones y manejarlas va a determinar el éxito el bienestar personal y social en definitiva la felicidad.

Educar con inteligencia emocional es educar a las personas para que su desarrollo emocional sea adecuado y sano. La inteligencia emocional es la capacidad de reconocer las emociones propias y ajenas y tener la capacidad de manejarlas y regularlas de forma positiva y productiva.

Educar con inteligencia emocional implica prestar atención al corazón y los sentimientos de los pequeños, proveerles de las herramientas y habilidades necesarias para ser emocionalmente inteligentes, de forma que no se dejen controlar por sus emociones, sino que controlen ellos las emociones. Y de este modo hacerles personas seguras, con confianza, capaces de afrontar los fracasos y las frustraciones, de solucionar los problemas, de  relacionarse adecuadamente y ser felices.

Beneficios

La Educación Emocional aporta importantes beneficios en los pequeños, no debemos olvidar educar el corazón de nuestros pequeños.

  • Mejora la Conducta de los niños.
  • Ayuda a crear una Autoestima sana
  • Fomenta el desarrollo de las Habilidades Sociales, para el bienestar social.
  • Contribuye a  la Felicidad, ayuda al bienestar personal.
  • Mejora sus resultados académicos.
  • Potencia la Responsabilidad. Hace a los niños más autónomos, responsables y seguros.

10 CONSEJOS PARA EDUCAR CON INTELIGENICA EMOCIONAL

  1. Practica la Escucha activa. No solo se trata de oír, sino de escuchar lo que nos dicen.
  2. Crea un ambiente donde los pequeños se sientan cómodos para expresarseemocionalmente. Expresa tus emociones abiertamente sin miedo y sin vergüenza y no juzgues al pequeño cuando exprese las suyas propias.
  3. Fomenta las Emociones positivas. Muestra abiertamente tus emociones positivas, tu afecto, tu alegría,…
  4. Utiliza la Relajación contra las emociones negativas, las tuyas y las de los niños (miedo, enfado, tristeza, etc.).
  5. Emplea cuentos y explícales lo que sienten los personajes y como afrontan esos sentimientos.
  6. Expresa tu cariño y aceptación al pequeño.
  7. Ten siempre presente la Diversión y el sentido del humor
  8. Proporciona al niño un Clima de seguridad donde pueda ser el mismo.
  9. Enséñale a defender sus propios derechos y a respetar los derechos de los demás.
  10. Asegúrate de emplear siempre Expectativas positivas y Lenguaje positivo. Hazle ver qué crees que puede y lo hará, será capaz.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Educa y Aprende en la siguiente dirección: educayaprende.com | Autor: Celia Rodríguez Ruiz

La importancia de educar las emociones

Podemos garantizar con certeza que todos nosotros conocemos a alguien que podemos calificar de irreflexivo o caprichoso. Muy probablemente podremos coincidir en que no es algo que deseamos para nuestros niños y jóvenes.

La prudencia, la inteligencia y madurez no se logran de un día para otro. Es necesario trabajar con nuestros hijos y alumnos desde edades tempranas la inteligencia emocional.

La inteligencia emocional es la facultad que los seres humanos tenemos para comprender nuestras emociones, identificar los sentimientos que traen consigo y actuar en consecuencia. Más allá del coeficiente intelectual, lo que determina el sano desarrollo y bienestar de una persona es esta habilidad de relacionarse de manera saludable con los demás y tomar decisiones con sensatez.

Para educar en las emociones es necesario considerar:

  1. El reconocimiento del sentimiento o emoción: saberle poner nombre a lo que estamos experimentando.
  2. Validación: saber que no es malo sentir. Ninguna emoción en sí misma puede categorizarse como esencialmente mala.
  3. Actuar en consecuencia: una vez aceptado el sentimiento, podremos decidir la conducta a seguir que resulte positiva o conveniente ante la situación determinada.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Canva en la siguiente dirección: canva.com



Total
596
Shares
598 Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR