Así funciona el Aprendizaje Basado en Proyectos en el aula

6K Compartidas en:
6K
0
0
0
0
La Licenciada en Periodismo y “Masterizada”(sic) en Análisis Político y Comunicación, Patricia Balaguer, afirma que en las escuelas “los niños entienden, crean e interactúan con la tecnología de una forma totalmente participativa y creativa, asistidos por unos profesores que les acompañan en el proceso de aprendizaje” blogthinkbig.com, ha publicado esta propuesta muy actual, y que compartimos fines únicamente educativos – pastorales.

También podemos acceder, por este artículo del Blog Think Big, al conocimiento del recursos online para profesores como: ALICE, lenguaje de programación educativo, libre y gratuito orientado a objetos 3D en un entorno de desarrollo integrado; GREENFOOT, un software que permite crear personajes, construir juegos, simulaciones y otros programas gráficos; CODE para que cada alumno de cada escuela pueda tener la oportunidad de aprender ciencias de la computación y “HOUR OF CODE“ es un movimiento que se desarrolla a nivel global y que ya han probado unos 100 millones de estudiantes en más de 180 países.

El ABP es un método pedagógico que  involucra a los estudiantes de una manera activa en su aprendizaje al pedirles que investiguen la respuesta a alguna pregunta o problema del mundo real y luego creen una solución concreta. En todo este proceso, la comunidad escolar reflexiona sobre qué, cómo y por qué están aprendiendo. Finalmente, los estudiantes presentan sus proyectos a una audiencia mayor.

¿Cómo funciona?

Los estudiantes desarrollan una investigación a partir de un problema o pregunta desafiante que esté relacionada con sus intereses y su mundo real. En esta búsqueda deben generar preguntas y buscar distintas fuentes para encontrar soluciones. En todo este proceso, la comunidad escolar reflexiona sobre qué, cómo y por qué están aprendiendo. Finalmente, los estudiantes presentan sus proyectos a una audiencia real de su comunidad.

Esta metodología estimula el aprendizaje colaborativo y le da más significado y conexión con el mundo real a lo que aprenden. La literatura ha destacado como beneficios del ABP que los estudiantes exploran sus propios intereses, comparten sus talentos, construyen habilidades en pensamiento crítico, planificación, comunicación y creatividad e innovación.

Así funciona el aprendizaje basado en proyectos:

Fuente: Aula Planeta

1. Plantea el tema:

Escoge un tema que sea cercano a la realidad de tus alumnos y que tenga relación con los contenidos que se van a explicar o los objetivos que se van a alcanzar a lo largo del curso. Por ejemplo: alimentación, ¿de dónde vienen los alimentos que consumimos? Una vez explicado el tema, plantea una pregunta guía sobre la que los alumnos comenzarán a generar ideas y a exponer su conocimiento.

De esta forma comenzarán a identificar qué necesitan para encontrar la respuesta y a configurar la estructura del proyecto. Cabe recordar que el papel del docente en el aprendizaje basado en objetivos es el de guía y orientador, dando el control del proyecto y alto nivel de autonomía a los alumnos.

2. Equipos:

Crea grupos equilibrados de tres o cuatro alumnos, donde cada uno desarrollará un rol en concreto. El objetivo es que con este reparto tengan mayor autonomía en el trabajo y generen diálogo. En experiencias similares con el programa Talentum Schools los resultados fueron sorprendentes, y tanto alumnos como profesores quedaron muy satisfechos.

3. Definir el producto final:

Explica cómo deben dar respuesta a la cuestión que se ha planteado, así como cuáles son los objetivos de este aprendizaje basado en proyectos y qué criterios usarán para evaluarlos.

4. Organización y planificación:

En este paso los alumnos tendrán que presentar un plan de trabajo en el que especifiquen las tareas que hay que desarrollar, quién es el encargado de cada una y el calendario que se han marcado para ello. De esta forma cada uno conocerá y asumirá su responsabilidad en el proyecto. Herramientas como Trello o Wunderlist pueden resultarles útiles para organizarse.

5. Obtención de información:

Los alumnos comienzan a buscar y recopilar información para su proyecto. Recuerda que el docente solo está como apoyo y guía para los alumnos, que trabajarán con amplia autonomía en este punto.

6. Análisis y síntesis:

Es el momento de exponer la información que se ha recopilado y contrastarla con el equipo. En esta puesta en común los alumnos podrán compartir y discutir ideas para comenzar a estructurar la información.

7. Producción:

Donde los alumnos comienzan a dar forma y plasmar su trabajo anterior. En este punto cobra importancia la capacidad creativa, que será importante para el resultado y nota final.

8. Presentación del proyecto:

Aquí pondrán en práctica sus habilidades para el storytelling mientras exponen de forma clara lo que han aprendido y cuál es su respuesta a la pregunta guía planteada por el profesor. En este punto los alumnos pueden apoyarse de tantos recursos como deseen: presentaciones, vídeos, imágenes, audios, maquetas, etc.

9. Respuesta colectiva:

Es el momento de hacer balance y reflexionar de forma conjunta, todos los equipos más el profesor. La idea es que tras exponer y ver los trabajos de los demás, vuelquen y compartan sus ideas para generar una respuesta consensuada a al pregunta inicial.

10. Evaluación:

Siguiendo las pautas establecidas al principio de la exposición del trabajo, habrá una doble evaluación: el profesor evaluará a cada uno de los grupos mientras que cada uno de los equipos hará una autoevaluación de su trabajo, verán en qué aspectos han estado acertados, si ha habido puntos a mejorar, etc.

Retroalimentación

Es fundamental abrir un espacio para la reflexión y la retroalimentación para así poder reflejar esto en el proyecto completo con los alumnos. La retroalimentación se puede hacer en conversaciones o escritos. Todos los participantes de esta “rebanada” tendrán que criticar de forma constructiva el modelo.

Miller resalta la importancia de poner atención al papel del estudiante. Es decir, en este proyecto de prueba, el profesor debe tener una mirada crítica pero al mismo tiempo debe actuar como alumno, más que como profesor. El objetivo es plantearse preguntas como cuáles son los desafíos, qué fue lo más emocionante, qué se aprendió y qué se quiere aprender después. Sólo de esta forma se podrá reflejar la experiencia cuando los alumnos empiecen su propio proyecto.

Si te decides a poner en práctica el aprendizaje basado en proyectos, no dudes en contarnos tu experiencia.

Fuente del contenido: blogthinkbig.com, educacion2020.cl y eligeeducar.cl




Total
6K
Shares
6K Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

900 juegos para clase de educación física

Además del clásico calentamiento que incluye carrera, estiramientos y ejercicios generales y específicos, también es interesante utilizar formas…