Zorana Ivcevic: En la escuela aprendemos los contenidos y herramientas importantes para la creatividad

85 Compartidas
85
0
0
0
0
Zorana Ivcevic Prigle, Ph.D., es investigadora científica en el Centro de Inteligencia Emocional de Yale, para aclarar el cómo usar las artes para promover las habilidades emocionales y creativas, así como el papel de la emoción en la creatividad y el bienestar en el trabajo. Es Editora Asociada de Psicología de la Estética, Creatividad y las Artes, y de la Revista Internacional de Creatividad y Solución de Problemas.

Recibió el Premio a la Excelencia en Investigación de la Fundación de Educación e Investigación Mensa y el Premio Berlyne al Logro Sobresaliente en la Carrera Temprana en psicología de la estética, la creatividad y las artes de la Asociación Americana de Psicología.

Artículo relacionado: Así funciona el Aprendizaje Basado en Proyectos en el aula

Carlota Fominaya ha dialogado con la Profesora Ivcevic, y nosotros compartimos, por motivos únicamente educativos parte de la conversación publicada por el ABC (España), que consideramos pueden contribuir a mejorar la formación actualizada de nuestra tarea docente, para aprender a gestionar de forma correcta cualquier estado de ánimo, usar las emociones para desarrollar e impulsar la imaginación de nuestros estudiantes, y por tanto motivarlos en el deseo de conocer y aprender.

Si desean, les invitamos a visualizar el siguiente video colgado en YouTube, por la Fundación Botín, con una conferencia de la Profesora Ivcevic, con traductora inmediata al español.

ARTES Y EMOCIONES QUE POTENCIAN LA CREATIVIDAD (22´48” traducido al español)

CARLOTA FOMINAYA: Si gestionamos mejor las emociones, ¿podremos ser más creativos?

ZORANA IVCEVIC: “Creo que podemos lograrlo si desarrollamos nuestras habilidades en inteligencia emocional. Aprender que las emociones contienen información sobre nuestro entorno puede ayudarnos a tomar mejores decisiones en nuestro trabajo y a conseguir que este sea más creativo. Por ejemplo, la frustración nos está diciendo que estamos ante un problema que tendría que ser solucionado. A veces las personas regulan sus emociones y se sienten mejor, pero no se dan cuenta de que tienen un problema en el que tienen que trabajar. Estando atentos a nuestras emociones puede ayudarnos a decidir la importancia de los problemas.

Otro ejemplo de cómo las habilidades en inteligencia emocional pueden ayudar a la creatividad es aprendiendo estrategias de regulación emocional más efectivas. Trabajar en algo creativo es difícil y la gente puede sentir ansiedad, frustración y estrés durante el proceso. Nuestra investigación en el Yale Center for Emotional Intelligence nos muestra que siendo capaces de realizar un mejor manejo de las emociones puede ayudar a la gente a ser más persistentes frente a los obstáculos y a mantener la pasión por el trabajo, y esto a la postre les hace ser más exitosos”.

CARLOTA FOMINAYA: ¿De qué forma sugiere usted conectar la creatividad con el sistema educativo?

ZORANA IVCEVIC: “De acuerdo con el Foro Económico Mundial, la creatividad es la herramienta más necesaria para cambiar la economía. Para que los niños de hoy tengan éxito, necesitarán ser creativos, y el sistema educativo debería tener un papel a la hora de enseñar esta capacidad. Las escuelas deberían promover oportunidades para estimularla en los curriculums. El aprendizaje por proyectos es una buena muestra de cómo se puede hacer. En este tipo de trabajos, los estudiantes tienen la oportunidad de explicar en profundidad y de pasar un tiempo sustancial leyendo sobre el tema en concreto, mientras son tutelados por un profesor.

Pero la creatividad puede fomentarse a través de otras pequeñas cosas: mediante el curriculum sería posible si en lugar de centrar el aprendizaje de los estudiantes de Primaria en hechos, se pone el foco en crear conexiones y puentes entre las distintas asignaturas. Probablemente lo más importante que las escuelas podrían hacer para fomentar la creatividad de los niños es darles permiso para preguntar y voz a sus pensamientos. Esto permitiría a los estudiantes compartir las ideas que tienen y, con el tiempo, desarrollarlas de forma más creativa y sofisticada”.

Quizá le interese este artículo en la cual se nos dice que “tenemos que enfrentarnos a retos que carecen de precedentes en toda la historia de la humanidad” (Ken Robinson). HAY QUE MODIFICAR LA EDUCACIÓN Y REPLANTEARSE LA CREATIVIDAD

CARLOTA FOMINAYA: Si hablamos de creatividad, ¿cuál sería el peor error que cometen las escuelas a la hora de fomentarla?

ZORANA IVCEVIC: “Lo peor que pueden cometer las escuelas contra la creatividad es criticar duramente o incluso penalizar las ideas de sus alumnos. El doctor Ron Beghetto (Arizona State University) estudió lo que él denominó la «mortificación creadora», que es la pérdida de interés en cualquier proceso creativo como resultado de un «feedback» negativo que hace a los estudiantes conscientes de su actividad.

Recuerdo las memorias de una estudiante universitaria sobre sus años en la escuela de Primaria donde esta describía cómo algún profesor la había criticado y gritado porque había coloreado el centro de una flor de color morado y los pétalos rosas, cuando la indicación era al revés, colorear el centro rosa y los pétalos morados. La estudiante recordaba como las palabras del profesor le habían herido años después y decía que nunca quiso dibujar o pintar otra vez tras aquello. La mortificación creadora es más probable que suceda a edades tempranas, probablemente porque los niños a esa edad no tienen estrategias para regular sus emociones”.

CARLOTA FOMINAYA: ¿Qué pueden hacer los padres en casa con sus hijos para fomentarla?

ZORANA IVCEVIC:Los niños desarrollan su creatividad a través del juego. Los padres pueden jugar con sus hijos y convertirse en un modelo abierto a la experiencia y a la experimentación. Jugar con ellos tiene todas las características que buscamos en este asunto. Además, es original y efectivo porque engancha al niño, le permite expresar emociones, y es a menudo colaborativo cuando los menores juegan con otros. Cuando se juega con un niño, los padres les están enseñando que es aceptable hacer un poco el tonto. Y también pueden enseñar a los pequeños que las ideas y la inspiración surge de cualquier lado, como cuando el juego está inspirado en algo que han leído en un libro o escuchado en un cuento”.

La entrevista completa, que recomendamos leer, la encuentra en este enlace: «EL APRENDIZAJE POR PROYECTOS ES UNA BUENA MANERA DE ENSEÑAR CREATIVIDAD EN LA ESCUELA»

Sobre la importancia de prestar atención a la dimensión emocional de los niños, es un tema que se toca en este interesante artículo: Begoña Ibarrola: Dirigir y educar con inteligencia emocional

“Cuando nos involucramos en lo que hacemos naturalmente, el trabajo se hace juego que estimula la creatividad” (Linda Naiman).


REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



85 Compartidas
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



You May Also Like