Rafael Guerrero: El profesor no es alguien que sabe absolutamente todo y el alumno no es alguien que no sabe absolutamente nada

537 Compartidas en:
537
0
0
0
0
Rafael Guerrero Tomás de nacionalidad española, es licenciado en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Doctor en Educación. Máster en Psicoterapia Breve. Experto en TDAH, trastornos del aprendizaje y problemas de conducta. Experto en Psicoterapia Breve con niños y adolescentes. Experto en Clínica e intervención en trauma. Conferenciante en congresos nacionales e internacionales. Formador de profesores y padres. Es autor del libro “Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. Entre la patología y la normalidad” (2016) y “Educación emocional y apego. Pautas prácticas para gestionar las emociones en casa y en el aula” (2018).

Para el profesor Guerrero si, como educadores, nos preocupamos por relacionarnos mejor con nuestros niños, les enseñamos a ser capaces de regular sus propias emociones, “no solo metiendo una asignatura en tres años en Educación Infantil, y si vamos formando tanto a padres como a profesionales y profesores, estoy seguro de que los porcentajes de maltrato, abuso y negligencia (toda la problemática que vemos en los medios de comunicación) se van a reducir. La adicción a las drogas o a las nuevas tecnologías o la tolerancia a la frustración es una problemática de una mala gestión emocional”. RAFAEL GUERRERO: «MANO DE HIERRO CON GUANTE DE SEDA ES CONECTAR EMOCIONALMENTE Y REDIRIGIR».

Publicación relacionada:

Continuando con nuestra serie APRENDAMOS JUNTOS, PARA SUMAR POR LA EDUCACIÓN, compartimos por motivos únicamente educativos, parte de la publicación de El País (España), BBVA y Editorial Santillana, en la cual Rafael Guerrero dialoga con Laura Guarddón Bermejo, madre familia y Psicóloga clínica y educativa, sobre temas como la empatía, emociones, proceso de frustración, la rabia, necesidades afectivas o emocionales, las necesidades cognitivas, bullying, la responsividad, educación emocional, gestión de las emociones de los niños y jóvenes, la autoestima y temas relacionados al diálogo y la toma de conciencia del momento en que hay que tomar decisiones. Ojalá este artículo les motive a visualizar los videos y/o leer la entrevista completa.

LAURA GUARDDÓN: … nos gustaría saber también si realmente la empatía es algo innato o que se aprende, ¿no? O cómo poder enseñársela también.

RAFAEL GUERRERO: “La empatía es uno de los conceptos, una de las variables que necesitamos enseñar a nuestros hijos. El concepto de empatía viene del griego «empathos», que quiere decir «sufrimiento con el otro». […] … solemos escuchar: «La empatía es cuando me pongo o me meto en los zapatos del otro». Y está bien, pero yo añadiría una pequeña coletilla, y es que consiste en meterse, ponerse en los zapatos del otro, pero, esto es muy importante, debemos tener en cuenta que esos zapatos no son nuestros. Es decir, entiendo cómo te sientes, pero yo no estoy viviendo esa situación. Entiendo tus emociones, pero no es mi situación. […] nos encontramos con que la empatía se va a ver influida por cuestiones de predisposición que son más bien genéticas. Pero lo que es el aspecto estricto de la empatía, la empatía es algo que no solamente es que se pueda desarrollar, sino que se tiene que desarrollar. Y siempre comento que la empatía se desarrolla con «un otro». Esto de «un otro» es entre comillas, porque «un otro» implica una tribu, ¿no? […] los seres humanos necesitamos de otras personas, de ese «un otro» del que hablábamos antes, para desarrollar esa habilidad. Y luego podríamos encontrar, dentro de lo que es la empatía, como tres niveles, como tres tipos de empatía. […] En primer lugar, nos encontramos con una empatía de tipo emocional. […] Un segundo nivel que implica un poquito más de complejidad, ya ahí metemos algo que es eminentemente humano, que son las cogniciones, los juicios, los pensamientos… Es decir, todo lo relacional … […] el tercer y último nivel de la empatía consiste en un cambio de perspectiva. Es decir, hasta este momento, como dice Martin Hoffman, que es uno de los grandes expertos en empatía, la empatía es una respuesta en la cual hablamos más del otro que de uno mismo. […] Si ahora nos preguntamos qué diferencia hay entre niños y niñas en cuanto a la empatía, pues los estudios llegan a una conclusión muy clara. Antes de nada, te quería preguntar: ¿Tú crees que existen diferencias entre niños y niñas?

[…]”.

QUÉ ES LA EMPATÍA Y CÓMO DESARROLLARLA EN LOS NIÑOS (MOMENTO DESTACADO 05´35”)

LAURA GUARDDÓN: … creo que sí que las hay, que las niñas tienen mayor empatía que los varones.

RAFAEL GUERRERO: “Pues estás en lo cierto. Además, esto no solamente es una sensación o algo que percibamos en el día a día con nuestros hijos, con nuestros alumnos, sino que es algo que está demostrado científicamente. Fíjate, en el año 2007, un estudio de un experimentador que se llama Brizendine, en la Universidad de California, realiza un estudio donde compara niños y niñas pequeños y ve que las niñas aguantan más la mirada y miran más los aspectos faciales que los niños, lo cual les da más información de contenido emocional, lo cual las hace ser mucho más empáticas”.

CLAVES PARA CONVERTIR A TU HIJO EN UN EXPERTO EMOCIONAL (VIDEO COMPLETO 1h 16´44”)

LAURA GUARDDÓN: … Nos preocupa mucho saber si realmente los niños necesitan tener frustración, hasta qué nivel tenemos que dejarles que se frustren, hasta dónde, cómo, de qué manera… ¿Qué nos puedes comentar al respecto?

RAFAEL GUERRERO: “[…] la frustración, más que una emoción, es un sentimiento. ¿Qué diferencia hay entre una emoción y un sentimiento? Si queremos hacerlo muy sencillo, podemos sacar una especie de fórmula matemática: un sentimiento es igual a una emoción más un pensamiento, una cognición. La frustración es un sentimiento. ¿Eso qué implica? Eso implica que solamente los seres humanos nos frustramos … […] ¿Hasta qué punto es necesario que un niño se frustre y aprenda a frustrarse? Es tremendamente necesario. […] Uno de los aspectos que para mí es muy importante es que entendamos los adultos, padres, madres y profesores, que el proceso de que les enseñemos a los niños a regular sus emociones es siempre de fuera para adentro. […] Y esto es algo que se da siempre en tres pasos. Tres pasos que se cuentan muy rápido pero que llevan muchos años. El primer paso, Laura, sería que para que yo te pueda heterorregular a ti, tengo que ser capaz de autorregularme a mí. […] En segundo lugar, yo tengo que enseñarte a ti, mi hijo o mi alumno, tengo que enseñarte a ti ese proceso de regular las emociones. […] Y el tercer y último paso, Laura, ya es cuando el niño o el adolescente tiene la capacidad para gestionar sus propias emociones. Esto es lo que denominamos «autorregulación».

Tal vez le pueda interesar la siguiente entrada:

Pero esto lleva mucho tiempo. […] Y el cuarto tipo de necesidades que existen son las sociales. […] las alarmas saltan en los colegios cuando nos encontramos que un niño está en el patio solo. […] Por tanto, seguridad, protección, y autonomía por otro lado, son las dos caras de una misma moneda. […] Otra necesidad muy importante es la decodificación. La decodificación consiste en explicarles a los niños lo que está ocurriendo o lo que ha ocurrido. […] Decimos que somos responsivos cuando yo doy respuesta a lo que mi hijo necesita, que no desea. Los deseos, si se pueden cumplir, fenomenal, pero las necesidades hay que cumplirlas sí o sí. […] La última necesidad de la cual vamos a hablar ahora tiene que ver con explicitar el cariño a nuestros hijos. No hay que darlo por hecho, hay que decirlo”.

LAURA GUARDDÓN: … Hablando un poco del ámbito escolar, los padres muchas veces presionamos y les exigimos demasiado a nivel… Las notas, queremos como… Tenemos unas expectativas muy altas y queremos lo mejor para ellos. Y a veces nos da miedo, sobre todo, el presionarles demasiado, el que se lleguen a bloquear ante la parte más curricular. ¿Qué podemos hacer ante esto? ¿Cómo lo gestionamos?

 RAFAEL GUERRERO: “[…] el tema de las expectativas es tremendamente importante. Aquí podríamos hablar de dos aspectos: lo que son las expectativas y luego algo que para mí es tremendamente relevante, que es la mirada incondicional. Respecto a las expectativas, ¿qué es una expectativa? Bueno, una expectativa es como un objetivo o una idea, un reto que les planteamos a nuestros hijos. […] Para mí es muy importante el tema del efecto Pigmalión. El efecto Pigmalión, se lo explico a los profes, tiene que ver con… Es algo que se parece a… Si la magia existe, es el efecto Pigmalión, en el aula. […] en muchas ocasiones nos encontramos con niños con grandes dificultades, no solamente a nivel académico, sino a nivel social y a nivel familiar. Y aquí el profesor cumple una función que es tremendamente importante. El profesor ejerce como segunda oportunidad. […] Es decir, el profesor no es alguien que sabe absolutamente todo y el alumno no es alguien que no sabe absolutamente nada. […] estoy seguro de que el profesor hace una buena labor escuchando lo que dicen los alumnos para seguir aprendiendo. […]”.

Los videos y la transcripción completa y original de este diálogo lo pueden Ustedes leer aquí: SIETE PASOS PARA AYUDAR A TU HIJO A ENTENDER SUS EMOCIONES.

Esta publicación corresponde a la SERIE DE VIDEOS: APRENDAMOS JUNTOS, PARA SUMAR POR LA EDUCACIÓN

“La gente se piensa que aplicar disciplina es “ven aquí que te voy a dar un palo”. Pero aplicar disciplina consiste en aprendizaje. Primero conecto contigo para entender, por muy fuerte que sea lo que has hecho. […]. Hay que entender a estas personas, y eso no significa justificarlo. Hay que entender su situación y legitimar la emoción, que no la conducta.” (GESTIONANDO HIJOS).

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF




Total
537
Shares
537 Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

900 juegos para clase de educación física

Además del clásico calentamiento que incluye carrera, estiramientos y ejercicios generales y específicos, también es interesante utilizar formas…