¿Qué falló en mi aula virtual? Errores comunes que cometen los docentes al hacer una clase virtual

7K Compartidas
7K
0
0
0
0
¿Se ha preguntado si ha cometido algún error mientras hace una clase virtual o crea contenido para sus cursos virtuales? en todo el proceso que lleva, quizá haya pasado por alto errores comunes, por eso hoy queremos compartir con usted algunos errores que cometen los docentes al dar una clase virtual.

Subitus es una empresa mexicana con más de una década de experiencia en el desarrollo de cursos de e-learning y en video para educación a distancia. A continuación compartimos únicamente con fines educativos los consejos que los desarrolladores de Subitus han notado en los docentes  cuando realizan una clase virtual.

Errores al diseñar aulas virtuales

Esta es una historia frecuente para personas que se inician en el e-learning, o para empresas que están experimentando opciones de capacitación. Te piden crear un aula virtual y dar clases usando algo llamado blended learning.

Preparas material, presentaciones, preguntas, configuras foros… pero tienes problemas con la gestión de la plataforma, algunos estudiantes se desmotivan y abandonan el curso…

A veces no basta saber cuáles son los puntos a considerar para crear un aula de primer nivel, sino qué errores evitar.

Carecer de un objetivo claro para el aula

Esta es la parte más importante. También la que puede generar más fallos. Las aulas virtuales brindan grandes posibilidades educativas pero hay que tener claro qué pretendemos lograr.

Por ejemplo: ¿El aula será para complementar clases presenciales? ¿Qué resultados se esperan obtener? ¿La directiva sabe qué beneficios y alcances tiene un aula virtual?

De no tener claros estos elementos, no habrá una planeación correcta, y sabemos los riesgos que esto tiene. Por ejemplo, ¿la gerencia está de acuerdo en que la gente dedique tiempo laboral para participar? ¿Existe la plataforma tecnológica adecuada o hay disposición para invertir en ella? ¿Se está viendo como una alternativa a otra forma de educación? ¿Se cumplirán esas expectativas?

No identificar al público objetivo 

Es indispensable conocer al público que se espera. Desde sus usos y conocimientos en materia de herramientas digitales, hasta del propio conocimiento previo sobre las materias a tratar.

No generar las expectativas correctas

Quizá los alumnos creen que solo asistirán a una conferencia y no saben el tipo de actividades y requerimientos que se les solicitarán. Hay que preparar al público objetivo para este tipo de experiencia explicando bien los puntos requeridos y las metas.

Carecer de un entorno adecuado

Se deben tomar en cuenta todas las necesidades de hardware y software requeridos, el ancho de banda. El espacio debe ser cómodo para reunir a las personas, además de haber espacios para recesos o descansos. Además, tiene que ser un lugar aislado de elemenos de distracción.

¿Se requiere conocer o usar herramientas especiales? ¿Se dispone de las licencias de uso requeridas? ¿Hay suficientes ejemplares o especímenes para manipular y analizar?

Centrar la motivación en el instructor o maestro

La motivación debe centrarse en los contenidos y en la forma en que estos llegan a los usuarios. Desde recordatorios por correo electrónico o SMS hasta la disponibilidad de archivos en la nube o la paleta de colores elegida en la plataforma, todo cuenta mucho más que el instructor pues este no estará directamente en clase.

Además, es importante tener una manera de capacitar, evaluar y monitorear a los tutores y facilitadores. Algunos de ellos generan mejor empatía, otros tienen grandes habilidades tecnológicas. Pero es importante que todos cumplan con un nivel establecido de requerimientos y habilidades, tanto digitales como didácticas.

Trasladar contenidos del aula tradicional al aula virtual sin modificaciones

La educación en aula física implica un modelo de enseñanza determinado que no necesariamente debe ser idéntico en línea. Aun cuando aquella utilice herramientas digitales como diapositivas o audiovisuales, estas herramientas deben ajustarse a un nuevo entorno autodidacta.

No explotar las herramientas que ofrece el entorno digital

En este punto se encuentran las modificaciones señaladas en el anterior, pero hay que incluir medidas que faciliten el autoaprendizaje, como evaluaciones al momento, posibilidad de pruebas antes del examen, sistemas de examinación por reconocimiento de voz, audio o visuales, etcétera. Los contenidos interactivos mucho pueden ser más creativos que el aula común.

Además, hay que conocer bien las plataformas para conferencias web o de intercomunicación. La persona que coordine estas comunicaciones debe conocer perfectamente la herramienta y tener la capacidad de resolver problemas.

No ofrecer material de trabajo o para continuar aprendiendo

Es importante proveer a los estudiantes de materiales que enriquezcan su experiencia. Pueden ser cuadernos de trabajo, compilaciones de lecturas, curadurías de contenido… inclusive un material que se vaya generando, como un diario o un conjunto de apuntes.

No involucrar a los participantes

Es importante generar diversas oportunidades de interacción. De no hacerlo, es posible que se reproduzca el sentimiento de asistir a una conferencia más (“¡Bien podrían habernos mandado un link a un video en YouTube!”).

Se pueden usar encuestas instantáneas, chats, foros, herramientas para hacer comentarios sobre documentos colaborativos.

Además, es importante que no haya solo interacción entre el facilitador y los estudiantes, sino también entre ellos.

Improvisar

Es muy importante practicar. El facilitador debe manejar los temas en forma fluida. Las herramientas usadas deben estar a punto y evitar la mínima posibilidad de fallo. Si es posible, hay que realizar pruebas piloto. De no poder hacerlo, al menos documentar la experiencia y enmendar las fallas en las siguientes ocasiones.

Cómo hacer un aula virtual eficaz

Así como en las relaciones persona a persona se manifiestan las formas de adquirir conocimientos del mundo (kinestésica, auditiva o visual), también en el entorno virtual se aprehenden de distintas maneras los datos.

Por eso, la recomendación para crear un aula virtual que permita otorgar conocimientos a los usuarios y los entretenga sin aburrirlos ni saturar su capacidad cerebral, es crear diversas formas de acceder a la información.

Ya tratamos el tema de cómo planear un aula virtual en otro artículo. Puedes leer esas recomendaciones y tomar en cuenta las notas de este artículo.

Un modelo de e-learning que contemple con objetividad las distintas maneras en que los usuarios pueden recuperar, vaciar y hacer circular los datos será mucho más efectivo.

Finalmente

Como se puede apreciar, existen numerosas herramientas virtuales que facilitan la creación de aulas virtuales, pero los errores más importantes radican en otra parte. Por eso, lograr crear un entorno de aprendizaje digital con suficiencia educativa, tanto para escuelas como para empresas, depende, sobre todo, de la forma en que se ofrecen los contenidos a los usuarios.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Subitus en la siguiente dirección: subitus.com

Recomendamos a la Comunidad Educativa Digital tener en cuenta que, el enlace y/o la carpeta en donde están alojados los libros, recursos y/o materiales, no es administrado por la Web del Maestro CMF, pueda ser que en cuestión de días (o según el tiempo transcurrido desde su publicación), los enlaces no funcionen y el material ya no se encuentre disponible. Gracias por su comprensión.

ENLACE DE LECTURA:

¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.


LAS HERRAMIENTAS QUE FACILITAN LA COMUNICACIÓN Y EL PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE EN LOS ENTORNOS DE EDUCACIÓN A DISTANCIA





NUEVO VIDEO:
No olvide de suscribirse a nuestro canal de YouTube y de activar la campanita.
7K Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR