¿Qué es el método de escucha activa, en qué consiste y cuáles son sus beneficios?

51 Compartidas en:
51
0
0
0
0
El método de escucha activa permite mejorar la comunicación en muchos sentidos. Es un proceso que conviene ser aplicado en la familia, donde se desarrollan las habilidades sociales del niño. Para las personas es importante establecer contacto con los demás en su entorno, para expresar lo que pensamos y transmitirlo.
La comunicación es útil para dar o recibir información y compartir ideas, pero existen claves para lograr que sea efectiva. Para establecer una buena comunicación es indispensable que sus elementos de intercambio de información sean adecuados. Tanto el emisor del mensaje como el receptor deben afinar sus oídos para que la conversación fluya.

Compartimos con fines educativos – pastorales el siguiente material.

¿Qué es el método de Escucha Activa? (Etapa Infantil)

La escucha activa es una forma respetuosa de tratar a los niños. Por una parte, se sienten escuchados y, por otra, sirve para que le presten más atención a los adultos y comprendan mejor sus explicaciones. De hecho, este método no solo facilita la comunicación en la familia sino que también potencia la empatía y fortalece los lazos afectivos.

¿En qué consiste el método de escucha activa?

La escucha activa implica una serie de actitudes y conductas que preparan a ambas personas para escuchar y hablar, sintonizando emocionalmente. De hecho, no se trata de un concepto nuevo, el término “escucha activa” surgió a mediados de 1950, de la mano del psicólogo de orientación humanista Carl Rogers.

Sin embargo, fue Thomas Gordon quien popularizó esta idea y la convirtió en un método para los padres, aunque lo cierto es que se trata más bien de una actitud ante la crianza. En el ámbito familiar, aplicar la escucha activa significa oír atentamente a los niños colocándose a la altura de sus ojos, para poder establecer contacto visual. De esta forma los pequeños sentirán que sus padres son más cercanos y tendrán la certeza de que son importantes para ellos.

De hecho, es importante que los padres comprendan que aproximadamente hasta los 12 años los niños viven en un mundo muy diferente al de los adultos, tanto desde el punto de vista sensorial como perceptual, por lo que agacharse para hablar con ellos y escucharles implica acortar esa distancia y establecer una relación afectiva más fuerte.

No obstante, se debe aclarar que la escucha activa no implica simplemente agacharse y mirar a los ojos a los niños, sino también ser capaces de empatizar con sus estados emocionales, comprender sus preocupaciones y, por supuesto, transmitirles calma y serenidad.

Lo más interesante de este método es que puede aplicarse en cualquier circunstancia, lo mismo para explicarle algo al niño que para calmarle cuando tiene una rabieta o simplemente para escucharle o decirle lo mucho que le quieres. No podemos olvidar que el contacto visual y la cercanía física son herramientas muy útiles para conectar emocionalmente.

Los beneficios de la escucha activa para los padres y sus hijos

Además de fomentar el vínculo afectivo, educar a un niño en los principios de la escucha activa implica protegerle en el futuro. Este modelo de comunicación transmite la idea de que todas las personas merecen ser tratadas con atención y respeto, por lo que al niño le resultará más fácil identificar los patrones de acoso y los rechazará, algo que no ocurre si el pequeño crece en un entorno donde los gritos y la indiferencia emocional son pan cotidiano.

Por otra parte, la escucha activa sirve como una herramienta de validación emocional, y cuando el niño recibe la validación que necesita, es probable que se convierta en un adulto seguro y confiado, con una buena autoestima. Los padres siempre deben tener presente que la manera de relacionarse con sus hijos dejará profundas huellas en la personalidad del niño.

En el caso de los padres, la escucha activa les permitirá comprender mejor a su hijo. Al ponerse a su nivel, podrán ser más empáticos y entender lo que sienten, lo cual les permitirá ayudarles mejor. De hecho, solemos pensar que la escucha es un proceso pasivo pero en realidad no es así. La escucha activa obliga a los padres a salir de su mundo y entrar en el universo de sus hijos, lo cual es muy provechoso porque les permite detectar todas esas pequeñas pistas emocionales que de otra manera habrían pasado desapercibidas. Por eso, la escucha activa convierte a los padres en personas más sensibles y disponibles emocionalmente.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Etapa Infantil en la siguiente dirección: etapainfantil.com

Escucha activa, un método respetuoso de crianza (Revolución mamá)

Abre puertas de la escucha activa

A continuación, la psicóloga clínica, nos dará a conocer algunas de las frases de “abre puertas de la comunicación”:

  • “Ya veo cómo te sientes” “¿De verdad?” “¿En serio?”.
  • “Mm hmmm” “¡No me digas!”.
  • “¡Sí!” “Sigue…” “¿Lo hiciste?, ¡qué bien!”.
  • “¡Qué interesante!” “¿Eso te pasó?, cuéntame”.
  • “¿Te gustaría hablar sobre ello?”.
  • “Me gustaría escucharte”.
  • “Sigue, cuéntame más”.
  • “Me gustaría conocer tu punto de vista”.
  • “Parece que eso es muy importante para ti”.
  • “Discutámoslo, ¿te parece?”.

También, “puede ser de ayuda los Mensaje del yo, por ejemplo: “me siento mal (o me asusta) cada vez que gritas de esa manera”. Este tipo de mensajes tienen muchas menos posibilidades de provocar resistencia y rebeldía, ayudan a que el niño a aprenda a asumir la responsabilidad de su propio comportamiento, y fomentan la empatía”, asegura la terapeuta familiar. 

Qué hacer para tener una escucha activa con nuestros hijos

La psicóloga Pamela Moncada dice que es  necesario lo siguiente:

  • Entender que los niños/as son sujetos de derechos. Por lo tanto lo que nos comunican es importante y se debe respetar.
  • Que están aprendiendo en todo momento. Por lo que sus reacciones con parte de este proceso y su acompañamiento por nuestra parte es un aprendizaje.
  • Luego, escuchar lo que el niño/a tiene que decir.
  • Tener el deseo de ser de ayuda para él, para resolver ese problema en particular.
  • Poder aceptar sus sentimientos.
  • Tener una profunda confianza en la capacidad del niño para manejar sus sentimientos, para trabajar en ellos y para encontrar soluciones a sus problemas.
  • Estar consciente de que las emociones son transitorias.
  • Desarrollar la paciencia, en un mundo de adultos apurados.
Para qué sirve la escucha activa
  • Lo primero, es que tiene ventajas tanto para los niños/a como los padres: los niños/as se sienten escuchados/as y los padres más seguros al sintonizar con sus hijos.
  • Crea un clima de confianza y cercanía que facilita la comprensión mutua.
  • Ayuda a que los niños/as tengan menos miedo de sus sentimientos negativos.
  • Promueve una relación cálida entre padres e hijos.
  • Facilita que los niños/as resuelvan sus problemas.
  • Influye para que los niños/as sienta más deseos de escuchar las ideas y pensamientos de sus padres.
  • Le da voz a los niños/as
  • Se reduce la tensión familiar y los conflictos.
  • Ayuda a los padres a tener más tiempo para pensar-sentir-actuar.
  • Estimula la colaboración mutua.

Otras formas de fomentar la escucha activa

La escucha activa  “se puede lograr escuchando atentamente a los niños, poniéndose a la altura de sus ojos  y estableciendo contacto ocular. Mientras que empatizamos con sus emociones, comprendemos sus preocupaciones,  y resolvemos sus dudas”, sostiene Claudia Morales del Equipo Profesional KidsTime.cl.

Es importante destacar que “cuando los padres demuestran sensibilidad y están disponibles emocionalmente, los niños reciben la validación que necesitan, están más atentos a poner atención a los adultos y comprenden mejor las explicaciones”,declara la Parvularía Claudia Morales.

El Método de Crianza Escucha activa es más que un método, puesto que corresponde a una forma de relacionarnos con un otro, ya sea niño o adulto, y se basa en conceptos básicos de comunicación asertiva y el respeto mutuo”, agrega la psicóloga Pamela Mondaca.

Por lo tanto, “como padres nos sentiremos más eficientes en nuestro rol al vernos más asertivos en la relación con nuestros hijos”, concluye la Psicóloga.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Revolución mamá en la siguiente dirección: revolucionmama.com



Total
51
Shares
51 Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR