[Miguel Varela] La Instrucción Diferenciada: ¿Necesaria para el aprendiz del Siglo XXI?

79 Compartidas
79
0
0
0
0
El tema de la instrucción diferenciada o enseñanza diferenciada es uno que se está discutiendo entre los círculos de la pedagogía y los teóricos de la metodología de enseñanza. Sin embargo, para entender su importancia o pertinencia, se hace necesario estudiar su contexto sociocultural y pedagógico. Hay que conocer las ventajas y desventajas de esta modalidad de enseñanza, sus retos y, sobre todo, las implicaciones que tiene para el currículo, la planificación, la evaluación y en el desarrollo profesional del docente.

Se hace pertinente  estudiar la instrucción diferenciada enmarcada o relacionada al tema de la integración curricular, los estilos de enseñanza y aprendizaje, el aprendizaje significativo, aprendizaje mediante problemas, la enseñanza personalizada y cómo, dentro de este contexto, es práctica en la atención a los estudiantes con discapacidades, estudiantes migrantes, estudiantes con limitaciones lingüísticas, estudiantes con problemas de aprendizajes, estudiantes talentosos académicamente y los talentosos en otras áreas.

En este artículo se pretende hacer una sinopsis de los elementos más importantes identificados por los estudiosos sobre el tema, de tal manera que el lector pueda ubicarse en tiempo y espacio y determinar hasta que punto es pertinente el uso y desarrollo de la instrucción diferenciada en los diferentes escenarios educativos y cómo su uso puede traducirse en una herramienta, no la única, para mejorar el aprovechamiento o desempeño académico. Son diferentes los autores y teóricos en pedagogía que han estado presentando el tema de la instrucción diferenciada.

¿Qué establece la estrategia de instrucción diferenciada?

La pionera en el estudio de la instrucción diferenciada es Carol Ann Tomlinson, una educadora de Virginia quien ha escrito sobre doscientos artículos relacionados al tema, así como diferentes libros. Según Tomlinson (2001,2005), el modelo de instrucción diferenciada parte del supuesto o la premisa de que todos los estudiantes aprenden de diferentes maneras, enfatiza que el aprendizaje se verá afectado por diversas variables entre las que se destacan; aptitud, habilidad, actitud, motivación e interés por parte del estudiante y cómo el docente desarrolla su enseñanza. De hecho, Tomlinson identifica cuatro áreas en la que el docente puede ofrecer instrucción diferenciada;

  • contenido – el docente está llamado a averiguar lo que el estudiante necesita para aprender, así cómo identificar los recursos necesarios para colaborar en que lo logre.
  • proceso – consiste en que el docente planifique y desarrollo actividades dirigidas a ayudar al estudiante a que le vea sentido, que descubra la pertinencia de lo que se le va a enseñar para que lo aprenda.
  • proyectos –  se refiere a la capacidad que los estudiantes deben adquirir para demostrar hasta qué grado aprendieron.
  • ambiente de aprendizaje – se refiere al ambiente que prevalece en la sala de clases y cómo estos interactúan y trabajan en forma colaborativa.

González Cubero (2012) en tu tesis de maestría, El Modelo de la Enseñanza
Diferenciada y su eficacia en los procesos de enseñanza y aprendizaje del idioma español como lengua extranjera, presenta un estudio abarcador de la instrucción diferenciada desde diferentes perspectivas. Dada la pertinencia de la investigación anterior invito a los lectores a referirse al mismo para que puedan beneficiarse de los hallazgos, conclusiones y recomendaciones desarrolladas por la investigadora. Por otro lado, Perrenoud (2007), en su libro Pedagogía Diferenciada, establece que la instrucción diferenciada debe ser dirigida a que cada alumno sea orientado a encontrar significado en lo que se enseña. De igual manera, Gregory y Chapman (2007) hacen énfasis en el rol del docente en la instrucción diferenciada. Sostienen que en una clase diferenciada, o sea, instrucción diferenciada, los docentes están llamados a responder a las necesidades de los estudiantes. Coleman (2014) en un artículo publicado  en el portal “Understood” hace claro que no debe confundirse instrucción diferenciada con instrucción personalizada. La autora define instrucción diferenciado como aquella que le permite a los estudiantes demostrar lo que saben, en este caso lo que aprendieron, de diferentes maneras. Enfatiza Coleman que la instrucción diferenciada incluye los estilos de aprendizaje. Todos los que están asociados a la enseñanza están convencidos en que enseñar y aprender se ha convertido en un reto para el docente de hoy, por lo tanto, la instrucción diferenciada, como lo establece Coleman, invita a que se tome en consideración los estilos de aprendizaje y se asuma una actitud reflexiva e investigativa con el fin de actualizar y dominar el conocimiento del estudiante en el contexto de cómo aprende. Después de todo, la sala de clases es un escenario en el que se tiene que promover en todo momento el aprendizaje. En esa misma línea el que enseña debe tener claro la importancia de  adaptar el proceso enseñanza-aprendizaje a los intereses y necesidades del estudiante. Existen diferencias sustanciales y medibles en cómo las personas perciben y procesan  la información recibida. Lo anterior requiere que la enseñanza o instrucción se ajuste a esa realidad.

Instrucción Diferenciada y Estilos de Aprendizaje

Para entender la relación entre la instrucción diferenciada y los estilos de aprendizaje es necesario conocer las características del nuevo estudiante. Según Acosta (2003), entre estas características sobresalen, generalmente las mismas están activas en el estudiante de este siglo; práctico en su aprendizaje, le gusta la excitación, le atrae la novedad, le encanta la acción, es auditivo, comprende mejor el lenguaje cuando lo escucha, deficiente en el lenguaje formal, facilidad en usar adjetivos, gusta de hacer asociaciones imaginativas y creativas, vive el vocabulario, presenta numerosas deficiencias en la lectura, le atrae aquellos materiales de lectura afines con sus experiencias, intereses y necesidades, poco informado sobre los sucesos que están ocurriendo fuera del ambiente inmediato, es impulsivo, posee un vocabulario limitado, práctico en la memorización mecánica, presenta dificultad para el análisis, ve la sala de clases como un centro de entretenimiento, está orientado hacia los medios de comunicación, presenta un lapso de atención breve, compite en el uso de la tecnología, algunos consideran la escuela como prioridad, desinterés en la política, poca diferencia hacia la autoridad, poco respeto hacia los compañeros, su prioridad es ganar dinero.

A partir de las características identificadas previamente, es que se puede entender la relación entre estilos de aprendizaje y la instrucción diferenciada.  Enmarcado en las características presentadas se define estilo de aprendizaje como las condiciones bajo las cuales se facilita el aprendizaje, son los elementos que describen cómo las personas aprenden, es una forma única de cada individuo aprender, sus características y el nivel de motivación para que pueda aprender.

Es importante señalar que hay múltiples definiciones de estilo de aprendizaje, sin embargo, para efectos de lo que se presenta en este escrito, se ha incluido las relacionadas, directa o indirectamente, a la instrucción diferenciada. Por ejemplo ya los esposos Dunn (1979) habían presentado una clasificación de los estilos de aprendizaje en; ambientales, físicos, sociológicos, emocionales y psicológicos. De igual manera Fischer y Fischer (1979), aunque con términos diferentes, introducen los diferentes tipos de estilos de aprendizaje en; aprendizaje por gradación, sensorial especializado, intuitivo, generalista, emocionalmente involucrado, emocionalmente neutral, explícitamente estructurado, receptivo en un ambiente abierto, aprendiz ecléctico. Otro estudioso destacado en el campo de los estilos de aprendizaje lo es Herman Witkins, psicólogo americano que se especializó en el estudio de las actividades psicológicas superiores y trae a la atención, dentro del contexto de los estilos de aprendizaje, los estilos cognitivos. En este tipo de estilo se presenta la capacidad de las personas, en este caso estudiante, en separar un factor, el campo visual, para poder aprender. Witkins identificó dos estilos de aprendizaje cognitivos; el cognitivo de dependencia y el de independencia. A partir de la década del noventa han surgido diversos modelos de estilos de aprendizaje, prácticamente todos los modelos coinciden en su propósito, brindar énfasis a cómo se aprende para poder enseñar. Esa es la relación e interdependencia que debe existir entre la manera en que se desarrolla la instrucción diferenciada y la atención que se le brinde a la manera en que el estudiante aprenda.

Instrucción Diferenciada y Aprendizaje Significativo

Es importante enfatizar que a la  medida en que se conecta la instrucción diferenciada con los estilos de aprendizaje, se hace necesario tomar en consideración lo significativo que puede resultar o no lo qué se enseña y la capacidad que el estudiante tenga para aprender, dependiendo el grado de este significado. Por lo tanto, es necesario entender  el modelo de aprendizaje significativo promulgado por el psicólogo cognitivo estadounidense David Ausubel en la década del ochenta. Este planteaba que para que un niño aprendiera era necesario relacionar la estructura cognitiva previa con la nueva información que se le presentará. Rodríguez, 2011, presenta el impacto de esta teoría en el campo de la docencia. Establece el autor que este impacto está asociado a lo que ocurre en la sala de clases y su efecto o aplicación en facilitar el cómo, el qué y el cuándo del aprendizaje. En otras palabras, lo que el estudiante va a aprender tiene que ser significativo, darle sentido a lo que aprende, ayudarlo a construir ese significado. En su relación con la instrucción diferenciada, la pertinencia e importancia que se le dé a la Teoría del Aprendizaje Significativo es necesaria. De acuerdo a las definiciones o postulados presentados por los diferentes teóricos en el área de instrucción diferenciada, se establece un vínculo interdependiente con el aprendizaje significativo.

Instrucción Diferenciada e Inteligencias Múltiples

Otro elemento que hay que considerar al momento de usar la instrucción diferenciada es el relacionado al campo y estudio de las inteligencias múltiples. Si importante es la consideración de los estilos de aprendizaje y el aprendizaje significativo, igual de importante tiene que ser la atención a la Teoría de Inteligencias Múltiples desarrollada y propuesta por Howard Gardner (2001), psicólogo e investigador estadounidense. Para Gardner, la inteligencia iba más allá de lo académico, es una mezcla de todas las inteligencias, en este caso las ocho identificadas originalmente en su teoría. Es evidente la necesidad de atender la capacidad y componente intelectual y diferente en que cada estudiante. Eso es lo se pretende con la instrucción diferenciada, es lo que Gardner trató de postular en su teoría, atender las diferencias, no enfocarse en la inteligencia tradicional.

Instrucción Diferenciada y Neurociencia

No se puede dejar de hablar de instrucción diferenciada sin tocar un área del desarrollo intelectual y cognitivo que está de moda, la neurociencia y sus remanentes en el neuro aprendizaje. Indica Colón, 2003, que la educación, en todas sus dimensiones, es la clave para que el cerebro aprenda. Por lo tanto, según el autor, es necesario educar al cerebro para mejorar el aprendizaje. Lo anterior es lo que establece la pertinencia del neuro aprendizaje en el proceso enseñanza aprendizaje. En su libro, El cerebro que aprende: la neuropsicología del aprendizaje, el Dr. Colón explica cómo en el cerebro humano hay diferentes áreas especializadas en procesar la información y tareas diversas en el que en el que se lleva a cabo el proceso de aprendizaje. Así que al incorporar modalidades variadas, relacionadas a la presentación visual, auditiva y textual, se está fortaleciendo el aprendizaje.  La instrucción diferenciada pretende atender la forma diferente en que nuestros estudiantes aprenden. Por lo tanto, el neuro aprendizaje es un factor clave en su implantación y desarrollo. El neuro aprendizaje es presentado como la interacción de todos los patrones cerebrales que se conectan entre sí para poder aprender mediante asociaciones y adaptaciones. En otras palabras, se promueve con el neuro aprendizaje que el estudiante desarrolle la capacidad de adquirir una serie de patrones, modelos y respuestas que provoquen un aprendizaje activo. A través del mismo se han identificado aquellos elementos que ayudan a determinar cómo aprende el cerebro humano.

Conclusión

Implantar y desarrollar la instrucción diferenciada para atender las necesidades, intereses y particularidades del estudiante conlleva cambios de paradigmas y otras implicaciones con los métodos tradicionales. A continuación se incluyen una serie de recomendaciones para que la misma pueda ser exitosa y que, a la larga, redunde en éxito al atender la razón de ser de un sistema educativo, los estudiantes con diferencias, aunque todos son iguales, todos son diferentes, esa debe ser la meta, atender este segmento.     Los docentes tienen que ser adiestrados sobre la estrategia de instrucción diferenciada y sus implicaciones, cuál es su marco filosófico y psicológico, cuáles son sus ventajas y desventajas, en qué momento funciona y en cuál no, cómo usarla efectivamente, ente otros. Tiene que retomarse el proceso de evaluación diagnóstica para poder saber dónde está ubicado el estudiante, su nivel de conocimiento, de destrezas, de contenido. De esta manera se identifican las fortalezas y necesidades de cada estudiante. Es importante que se desarrollen diferentes estrategias académicas de bajo nivel de complejidad para atender a  los estudiantes más rezagados y estrategias académicas de alto nivel para los más acelerados. El docente está obligado a conocer a cada estudiante, con sus fortalezas y áreas por mejorar, tiene que lograr un clima de tolerancia y respeto a los que puedan resultar diferentes. Es imperativo la funcionalidad del grupo como un colectivo. La planificación que se haga tiene que ser diferenciada para poder atender cada particularidad y necesidad, lo anterior conlleva la variación en lo que se enseña, así como en las técnicas y métodos de enseñanza usados. Para que la instrucción diferenciada se traduzca en éxito en el aprovechamiento académico, por ende en el aprendizaje, es necesario evaluar al estudiante de diversas formas, un “assessment” variado para un estudiante diferente. La instrucción diferenciada, según lo presentado en este artículo, está diseñada para, como su nombre lo indica, atender las necesidades y particularidades de los estudiantes. No solamente al que presenta discapacidades, sino al de problemas lingüísticos, al que proviene de otra cultura, al dotado, al rezagado. Ese es su uso, se requiere que todo docente la domine y la pueda usar adecuadamente en beneficio del estudiante. Al final de cuenta la satisfacción de que el estudiante aprenda será una disfrutada por el docente y valorada por el estudiante. Cada uno de ellos se necesita.

Sin duda alguna, el área de la instrucción diferenciada continua siendo una práctica en el siglo XXI. No indica, claro está, que no era importante antes. Lo que ocurre es que el nuevo estudiante requiere de nuevas prácticas y metodologías de enseñanzas y curriculares para ser atendido y entendiendo exitosamente. Ante un cambio sociocultural acelerado, con un concepto nuevo de lo que es necesario enseñar y al que hay que enseñar, ante un reto de insertar al estudiante a un nuevo escenario, en el que la rigurosidad nunca se pierda, aun dentro de la flexibilidad, es necesario un nuevo enfoque. El enfoque de la instrucción diferenciada no puede perder de perspectiva los cambios que experimenta el nuevo estudiante, independientemente sus requerimientos, necesidades y exigencias. La instrucción diferenciada sirve para atender al estudiante que es un migrante continúo, con limitaciones o fortalezas por encima o por debajo del promedio. Contribuye a parearse con el mundo de las redes sociales, con los retos de no leer, con la realidad de no aceptar el deseo de aprender, pero exigir unos acomodos y atención a necesidades de aprendizaje y dificultades con éste. Determinar cómo, cuándo y qué se aprende es el reto continúo a la que se enfrenta todo docente. A la luz de esa realidad, se mueve, se adapta o se retira a una zona de transición.

La instrucción diferenciada, por lo tanto, exige y conlleva cambios en paradigmas, desde la atención a las modificaciones curriculares, preparación de los futuros docentes, modificaciones en los modelos de evaluación, así como en el concepto de la nueva escuela. A cada uno, según las circunstancias, le corresponde identificar la necesidad o no necesidad de adaptarse exitosamente a los cambios que llegan, llegaran o han permanecido inalterados. Desde esa perspectiva, cada agente o actor del mundo educativo determinará responder a la pregunta, La Instrucción Diferenciada: ¿Necesaria para el Aprendiz del Siglo XXI? 


Referencias:
  • Acosta Ramos, J. (2003). Las Inteligencias Múltiples y los estilos de aprendizaje ante el                  reto de educar en el siglo XXI. El Sol 47 (1):31-35.
  • Coleman, G., ¿Qué es una instrucción diferenciada?, https://www.understood.org/es-mx/learning-attention-issues/treatments-approaches/educational-strategies/ (consultado marzo 2015).
  • Colon, L. (2003). El cerebro que aprende: la neuropsicología del aprendizaje. San Juan,   Puerto Rico.
  • Gardner, H. (2001). Estructuras de la Mente: La teoría de las inteligencias múltiples.        Fondo de cultura económica.
  • González Cubero, M. (2012). El Modelo de la Enseñanza Diferenciada y su eficacia en los procesos de enseñanza y aprendizaje del idioma español como lengua extranjera. Tesis de Maestría, San José, Costa Rica.
  • Gregory, G. y Chapman, C. (2007). Differentiated Instrucional Strategies. One size      doesn´t   fit all. Corwin Press. Perrenoud, P. (2007). Pedagogía Diferenciada. Madrid,  España.
  • Rodríguez, M. (2011).La teoría del aprendizaje significativo: una revisión aplicable a la escuela actual. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3634413

Autor:
Miguel A. Varela Pérez , ciudadano americano, nacido en Puerto Rico.
Experiencia laboral: Master en Educación con especialidad en Administración y Supervisión Educativa, Bachiller en Ciencias con concentración en Biología, 32 años de experiencia como docente y docente administrativo, en áreas de enseñanza de Ciencia General, Biología y Química en el nivel secundario, director escolar en los niveles primarios y secundario, Supervisor de Ciencias, Superintendente de Escuelas, 27 años como profesor universitario en Programas de Preparación de Maestros. Administrador del Blog Desde Mi Salón, colaborador en periódicos regionales y programas radiales.
Correo electrónico: [email protected]
Cuenta de twitter: @varelapma

.





NUEVO VIDEO:
No olvide de suscribirse a nuestro canal de YouTube y de activar la campanita.
79 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR