Los niños filósofos de hoy serán los ciudadanos críticos del mañana

0 Compartidas en:
0
0
0
0
0
El profesor de Filosofía y Ciencias Sociales Jordi Nomen (1965), es jefe del Departamento de Humanidades de la escuela Sadako en Barcelona (España); que es una escuela comprometida en “una transformación educativa integral de todo su proyecto educativo con la voluntad de llevar a los alumnos al centro del proceso de aprendizaje, fomentando la creatividad, la motivación, la actitud emprendedora y el trabajo colaborativo entre muchos otros objetivos finales de este proceso”. CO-EDUCAR, INNOVAR DESDE LA PAUSA: ESCUELA SADAKO.

Nomen quien ha obtenido la Licenciatura en Historia Contemporánea y un posgrado de Ciudadanía Activa en la Universidad de Barcelona también ostenta un máster en Filosofía por la Universidad de Gerona (España). Entre los premios recibidos está el EDU21 en 2009 y Arnau de Vilanova en 2011. Es autor del libro “El niño filósofo”, en el cual opina que todos los niños poseen una admirable capacidad de asombro y una curiosidad prácticamente ilimitada, dos cualidades que los convierten en pequeños grandes filósofos, y que, tanto en casa como en la escuela, se puede potenciar esta inteligencia filosófica que les permitirá desenvolverse como ciudadanos activos y comprometidos. La filosofía no es una ciencia para algunos, sino que es “una manera de que los más pequeños piensen por sí mismos, piensen mejor y piensen en los demás. Los niños filósofos de hoy serán los ciudadanos críticos del mañana”.

Continuando con nuestro aporte para la actualización de padres de familia y profesores, compartimos, por motivos únicamente educativos, la publicación de Nomen en el Proyecto “Aprendemos Juntos” del BBVA, El País y Editorial Santillana. Este artículo consta de un video con el encuentro completo, otro con la un parte destacada y algunos textos del diálogo con una madre de familia y un profesor; que quiere ser una invitación a ingresar al enlace de la publicación completa que indicamos al final del presente.

Según la filosofía, ¿para qué sirve la educación?

JORDI NOMEN: “… podríamos ir a Rousseau, ¿no?, este filósofo del siglo XVIII que nos habla de que el hombre debe superar su individualidad para buscar el bien común. Y, por lo tanto, ahí creo que debe estar la educación, ¿no? […] Ser capaz de pasar del “yo” al “nosotros”, ¿vale? Y conseguir, pues, crear algo juntos que valga la pena, ¿no? En estas sociedades democráticas complejas en las que vivimos”.

Entonces, ¿qué es la filosofía? Sobre todo, ¿cómo se lo explicarías a mi hijo de ocho años para que él pudiera entenderla?

JORDI NOMEN: “A ver, de entrada, la filosofía es un saber. Es un saber que nos hace críticos, que nos hace creativos, que nos hace cuidadosos. Si yo tuviera que explicárselo a tu hijo de ocho años, lo que no haría es explicárselo. Es decir, trabajaría con preguntas. Le diría, por ejemplo: “¿Cómo te llamas?”. Y, a partir de aquí, le preguntaría si su nombre es importante para él, si lo hace único. Y, a partir de aquí, le diría qué más es lo que le hace único. Y le diría si eso que lo hace único lo comparte con alguien más o solo lo tiene él. Es decir, iniciaríamos un diálogo socrático porque esto proviene ya de muchos años atrás, cuando Sócrates iba por las plazas de Atenas e interrogaba a la gente para lograr un mundo mejor, ¿no? Y, solo al acabar este diálogo socrático le preguntaría: “Bueno, mira, lo que hemos hecho es filosofía. ¿Podrías tú ahora decirme qué es la filosofía?” […] es ese saber que nos permite interrogarnos sobre las cosas, que nos permite darle sentido y que nos permite, también, actuar. Comprender para actuar. La filosofía no debería ser solo un pensamiento teórico que se queda ahí, en el éter flotando, sino que debería tener también ese factor de actuación, ¿no? Para cambiar, especialmente, las injusticias que son muchas y muy importantes en nuestro mundo, ¿no?”

¿POR QUÉ LOS NIÑOS DEBERÍAN APRENDER FILOSOFÍA? (MOMENTO DESTACADO (4`31”)

¿Para qué le sirve la filosofía a un niño o a un joven?

JORDI NOMEN: “… En primer lugar, la filosofía sirve para ver cuáles son los prejuicios, los estereotipos que tenemos, cuáles son las ideas preconcebidas que llevamos con nosotros, en nuestra mochilita, detrás. Esto es muy importante porque les permite ver cuáles son esos prejuicios. En segundo lugar, yo creo que la filosofía también da carácter. Porque la filosofía que yo propongo no es una filosofía de un niño solo que está pensando y reflexionando en el vacío, sino que es una filosofía que incluye el diálogo con los demás, con la familia, pero con otros niños, sobre todo, en clase. […] Y, en tercer lugar, yo creo que un niño y un joven que practica filosofía, se da cuenta de que hay que cambiar las cosas que son injustas, que no funcionan. Y, por lo tanto, esto nos hace mejores ciudadanos. […]”.

… ¿qué relación hay entre el arte y la filosofía?

JORDI NOMEN: “… básicamente el arte se dirige al sentimiento. Pero, también, a tu pensamiento y ahí tenemos ya la relación con la filosofía, ¿no? Ante una obra de arte nosotros podemos pensar. […] Entonces, eso le da una vivencia del arte extraordinaria. […]”.

 … ¿Cómo podría ayudarnos la filosofía a hacernos mejores padres?

JORDI NOMEN: “…ser un buen padre, ser una buena madre, lo que requiere es querer, amar. Esa sería la primera respuesta. Pero una vez dicho esto, sí que es verdad que si tú te acostumbras más a preguntar a tus hijos que a responder, especialmente cuando se trate de algo fundamental, de algo trascendente, de algo muy importante… […] Y, a lo mejor, pues el niño o la niña ha escuchado un prejuicio de ese tipo, ¿no?, o cualquier otro. Entonces, preguntar mucho más que responder. Y ayudar a que piense. Ayudar, darle el tiempo. Porque, a veces, hay que ir deprisa, porque llegamos tarde porque tal. Dar el tiempo, yo creo que eso nos convierte en mejores padres en ese sentido. Siempre por detrás del amor”.

LA FILOSOFÍA NOS HACE CRÍTICOS, CREATIVOS Y CUIDADOSOS. (VERSIÓN COMPLETA 47´39”)

… A lo largo de la historia, el profesor, el maestro, ha estado en un nivel siempre superior respecto al alumnado. La experiencia nuestra en el aula, hoy en día nos muestra otra realidad. ¿Cómo ves esto que nos pasa hoy en día?

JORDI NOMEN: “La verdad es que yo creo que el maestro siempre debería conseguir que el alumno o la alumna aprendiera a pensar por sí mismo. Y, en ese sentido, yo creo que los métodos pedagógicos deben ser los que permitan ese objetivo, ¿no? Conseguir la autonomía del alumno, que aprenda a pensar por sí mismo, que sea crítico, creativo, como hemos dicho, cuidadoso. Eso no se hace con una explicación magistral en la que el profesor está encima de una tarima y suelta una serie de conocimientos que los alumnos deben empapar y vomitar, si me permites la palabra, en una prueba, ¿no? […] el profesor debe ser en este proyecto una persona neutral, para permitir que los alumnos puedan expresar libremente sus opiniones. Y, en cambio, debe ser tremendamente exigente respecto a la fuerza de los argumentos que presentan. Y muy intransigente con aquellos argumentos que sean prejuicios. […] el profesor de este proyecto debe saber guiar una comunidad de diálogo y debe saber hacer las preguntas pertinentes. Básicamente, el profesor pregunta para evitar que eso que es un prejuicio quede, finalmente, asumido por la comunidad como válido, ¿no? Y ahí sí que hay que ser muy exigente. Pero el profesor debe dejar que los alumnos den su opinión y que los alumnos expresen todo aquello que sienten, porque si no es imposible crear el clima de diálogo necesario para poder practicar la filosofía tal como yo la entiendo”.

… Hablamos de filosofía para niños, ¿cómo podemos hacer que sea divertida? ¿Cómo podemos construir y fundamentar esa inteligencia filosófica?

JORDI NOMEN: “[…] yo creo que debemos acudir a lo que a los niños les gusta, a los niños les gustan los cuentos, a los niños les gusta dibujar, a los niños les gusta jugar. Entonces, coger los juegos, los cuentos, y el arte y hacerlos servir como palanca para la reflexión filosófica creo que es la mejor manera de que eso se convierta en algo divertido. Siempre con la reflexión detrás … […] Es interesante trabajar el razonamiento analógico también con los niños. La metáfora”.

… La filosofía, en ese sentido, en la escuela, también tenemos la experiencia de que nos ayuda a convivir.

JORDI NOMEN: “En la escuela tenemos una sociedad, los niños forman una sociedad y se replican los problemas sociales. Entonces, comprender que estamos ante la pluralidad a mí me parece esencial. Es verdad, creo yo, que hay un bien común, porque estamos conviviendo. Y la convivencia implica que haya un bien común. Y, en ese sentido, creo que la filosofía va muy bien para hablar de normas, para analizar cuáles pueden ser las normas que nos pueden ayudar. […] encadenar a una persona a hacer algo que no le gusta me parece un grave error. Porque solo tiene una vida y si la desperdicia, la va a perder. Y yo creo que los padres, hay que apelar ahí, al amor de los padres, […]”.

La transcripción completa de este conversatorio lo puede Usted leer aquí: ¿POR QUÉ LOS NIÑOS DEBERÍAN APRENDER FILOSOFÍA?

Esta publicación corresponde a SERIE DE VIDEOS: APRENDAMOS JUNTOS, PARA SUMAR POR LA EDUCACIÓN

“A los profesores no se nos enseña a preguntar, a escuchar ni a responder, ni tan siquiera a ser dúctiles a cambiar de opinión… Y todo eso es lo que conforma el diálogo socrático”.


REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



Total
0
Shares
0 Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR