Lety Banks & Anel May: Reporte sobre la Docencia durante la Contingencia COVID-19 en México

62 Compartidas
62
0
0
0
0
La pandemia por COVID-19 reveló, con lupa de 10x, que México tiene un sistema educativo bipolar: uno para los que cuentan con los recursos, y el otro para los que no los tienen. El programa educativo emergente Aprende en Casa fue la solución federal para continuar con el “aprendizaje” y rescatar el año escolar 2019-20 ante la contingencia COVID-19. De miércoles a viernes, ya no hubo clases presenciales sino plataformas digitales para que todos los niños y adolecentes mexicanos aprendieran a distancia. Para 231 docentes mexicanos encuestados por la Fundación Abako, el programa Aprende en casa se convirtió en vivir en el trabajo y nadar para no ahogarse.

De marzo a junio del 2020, los docentes mexicanos vieron un aumento significativo en su carga laboral y administrativa, tuvieron que aprender y reaprender un nuevo léxico para navegar en las distintas plataformas digitales, y sufrieron viendo a la mayoría de sus alumnos naufragar académicamente sin acceso a internet o señal de celular que les permitiera aprender en casa.

NUEVO HORARIO LABORAL Y CARGA ADMINISTRATIVA [PÁGS. 3-11]

Para 88% de los docentes encuestados, vivir en el trabajo significó un aumento de horas laborales para dar clase de lunes a viernes y trabajar los fines de semana. El 75% de los maestros trabajó horas extras para contestar y explicar preguntas de los padres de familia dentro y fuera de sus horarios laborales por medio de Facebook y WhatsApp principalmente. Además, 66% de los maestros mencionaron un bombardeo constante de las autoridades educativas para cumplir con asuntos adminstrativos que no les permitían apagar el trabajo, tener tiempo para sus propias familias, y recuperarse mentalmente de las demandas de la nueva modalidad de enseñanza. El 77% de los docentes encuestados son mujeres y muchas de ellas trabajan en más de una escuela, por lo que su carga laborar es aún más extensa. Un docente comentó, “Al trabajar en varias escuelas, todas pierden la concepción del tiempo que se labora para cada una y exigen más”.  Vivir en el trabajo está creando una generación de docentes estresados que ya no tienen horas inactivas durante el día para recuperarse mental y emocionalmente de las demandas laborales, y además, ven su tiempo familiar invadido por otras tareas académicas.

USO DE LA TECNOLOGÍA Y TIPO DE ACCESO A INTERNET CON QUE CUENTAN LOS MAESTROS [PÁGS. 12-19]

Los cuatro dispositivos más usados por los docentes para impartir sus clases son la laptop (49%), el celular (32), la computadora de escritorio (11%) y la tableta (8%), estén o no, en condiciones óptimas para enseñar a distancia ya que todos “fallan en ocasiones y se ponen lentos.” Ante la necesidad de uso continuo, el 79% de maestros puede resolver problemas con su laptop sobre la marcha, y el 67% y el 89% pueden resolver problemas menores de su computadora o celular respectivamente. Sin embargo, el punto más sobresaliente es que 100% de los docentes encuestados pagan el servicio de internet de su propio sueldo sin contar al menos con un apoyo de parte de las autoridades para contar con ese servicio. Esto es algo que impacta directamente sobre su economía familiar. Además, el 87%  de los maestros expresaron Uso de la Tecnología y Tipo de Acceso a Internet con que Cuentan los Maestros [págs. 12-19] Los cuatro dispositivos más usados por los docentes para impartir sus clases son la laptop (49%), el celular (32%), la computadora de escritorio (11%) y la tableta (8%), estén o no, en condiciones óptimas para enseñar a distancia ya que todos “fallan en ocasiones y se ponen lentos.”

Ante la necesidad de uso continuo, el 79% de maestros puede resolver problemas con su laptop sobre la marcha, y el 67% y el 89% pueden resolver problemas menores de su computadora o celular respectivamente. Sin embargo, el punto más sobresaliente es que 100% de los docentes encuestados pagan el servicio de internet de su propio sueldo sin contar al menos con un apoyo de parte de las autoridades para contar con ese servicio. Esto es algo que impacta directamente sobre su economía familiar. Además, el 87%  de los maestros expresaron que enseñar y aprender en casa, no es tan fácil como lo anticiparon las autoridades educativas ya que no todos las familias cuentan con la infraestructura y herramientas digitales para ese fin. La desigualdad de acceso lleva a una desigualdad de educación.

LAS FAMILIAS SIN ACCESO AL INTERNET [PÁGS. 19-25]

Aprende en casa no es un programa equitativo, ya que no todos los hogares de los 36 millones de niños en el sistema educativo mexicano cuentan con las herramientas, la infraestructura, o el servicio para ello. El ENDUTH (2019), señaló que solo el 56.4% de hogares a nivel nacional tienen conexión al internet—de esos, 65.5% se encuentran en zonas urbanas y 23.4% en zonas rurales. Para los docentes, está claro que no todos los alumnos están aprendiendo de igual manera. Un docente comentó que “sólo un 30% [de sus alumnos] pudo acceder a las actividades de Aprende en casa”. La queja más comun de los docentes sobre las familias es la falta de dispositivos digitales, de señal de internet o de teléfono celular, de recursos económicos para aumentar el acceso al servicio del celular, y la falta de dinero para necesidades básicas como vivienda y alimentos. Además, los maestros reportan las preocupaciones de los padres ante la posibilidad de ayudar a sus hijos con las tareas académicas, debido a que no tienen los conocimientos necesarios para hacerlo o en algunos casos no saben leer ni escribir. Las voces de los docentes presentan una realidad desgarradora de las familias que no tienen computadora ni celular u otros medios, ni recursos para las recargas necesarias para subir evidencias del trabajo de sus hijos. El estrés de la pandemia no solo afecta a los docentes, sino también a los padres de familia y a los niños.

CONCLUSIÓN

La contingencia por COVID-19 ha revelado las abismales diferencias entre los estratos sociales y educativos mexicanos que ignoran no sólo la pobreza en la que viven millones de niños, sino tambien la pésima infraestructura digital para llevar a cabo el programa emergente Aprende en casa. Por ahora, esta pandemia nos ha puesto de rodillas y ha sonado la alarma para demostrar, sin duda alguna, que los maestros llevan la mayor carga laboral para rescatar el ciclo escolar 2019-20. Con el curso escolar 2020-21 a la puerta, las autoridades federales y estatales deben dar media vuelta para rediseñar un plan de aprendizaje equitativo que tome en cuenta a los agentes educativos más cercanos al proceso de enseñanza – aprendizaje: los maestros y por ende, a los alumnos.

Si está Usted interesado, el Reporte Completo lo encuentra en este enlace: LA DOCENCIA DURANTE LA CONTINGENCIA COVID-19 EN MÉXICO 

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF

NOTA DE REDACCIÓN:

Agradecemos a la Doctora Lety Banks de la Fundación Abako, por su generoridad en compartirnos tan importante estudio de investigación logrado mediante la encuesta que hicieron en junio de este año (2020) a 231 docentes mexicanos, quienes contestaron de manera completa.


La Web del Maestro CMF no ha modificado las opiniones expresadas por los autores, no (necesariamente) coincide con lo expuesto en el tema, ni se hace responsable de las opiniones emitidas.





SÍGANOS EN YOUTUBE:
Conecte de manera rápida y eficiente.

62 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: