La tarea docente en torno al día del idioma español

0 Compartidas
39
0
0
0
0

       


La Organización de las Naciones Unidas desde el año 2010 introdujo en su calendario el dedicar un día al año para celebrar las lenguas oficiales que habla la humanidad, como son el inglés, el francés, el árabe, el chino, el ruso y el español, con el fin de promover la diversidad cultural y el multilingüismo, y reconocer la riqueza cultural e histórica, y que se usan de manera oficial para las reuniones. En la UNESCO se emplean un total de nueve idiomas, los seis aceptadas por la ONU más el bengalí, el suajili y el portugués. En ambos organismos se respeta el idioma de cada representante, y se hace realidad la afirmación del insigne luchador social sudafricano Nelson Mandela: “Si hablas a un hombre en un lenguaje que entiende, va a su cabeza. Si le hablas en su idioma, va a su corazón”.

Es bueno definir antes de dialogar. Y para eso dejamos claro que entendemos por lengua, a un sistema de comunicación verbal y casi siempre escrito, propio de una comunidad humana, que utilizan tanto imágenes como signos; y “lengua materna” aquella primera que aprende la persona en su infancia. Y consideramos que idioma es la lengua de una nación o pueblo y que la mayoría de sus habitantes utiliza para comunicarse entre sí, tanto oral como escrito; “y suele regirse por una serie de normas gramaticales que garantiza la comunicación entre las personas que lo usan”, tanto en la comunicación diaria de sus habitantes, como en la comunicación administrativa y que de manera especial es enseñada en el ámbito educativo. CONOCE LAS DIFERENCIAS ENTRE LENGUA, IDIOMA Y DIALECTO

Artículo recomendado:

Las Naciones Unidas eligió el 23 de abril para celebrar el idioma español porque coincide con el aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra (1547 – 1616), autor de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1605), “la obra más destacada de la literatura española y una de las principales de la literatura universal, además de ser la más leída después de la Biblia. También se tuvo en la terna de elección el 12 de octubre, pero finalmente pesó más la efeméride de Cervantes y el aniversario de la muerte de otros escritores de importancia universal como Garcilaso de la Vega o Teresa de la Parra, además de coincidir con el Día del Libro. DÍA DE LA LENGUA ESPAÑOLA

Publicación relacionada:

El idioma español está bajo la tutela de la Real Academia Española (RAE), fundada en 1713, como la institución que tiene como misión principal velar por que los cambios que experimente la lengua española en su constante adaptación a las necesidades de sus hablantes no quiebren la esencial unidad que mantiene en todo el ámbito hispánico. Y es la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), fue creada en 1951, conformada por 23 academias, quien tiene la finalidad de «trabajar a favor de la unidad, integridad y crecimiento de la lengua española, que constituye el más rico patrimonio común de la comunidad hispanohablantes».

Y valga este día para valorar la tarea docente en la enseñanza del idioma español, y elegimos, entre tantos buenos filólogos, a la profesora Lola Pons para decirnos que “un niño que dice que no sabe explicarse, es un fracaso del sistema educativo”. Pues cada profesor de usa oficialmente en su país el idioma español, lo hace “en todas las asignaturas y en todos los momentos del día, no solo en clase y no solo en la asignatura llamada Lengua”. Desterremos el «sesgo asignaturesco» que parece confinar la Lengua a tres o cuatro horas a la semana en primaria. Cuando un estudiante “expone un trabajo de Naturales, se beneficia de una buena enseñanza de la expresión oral. Cuando descifra el enunciado de un problema de Matemáticas, no está haciendo otra cosa que comprensión lectora. Por eso, si aficionamos a los niños a leer, que en su sentido más académico es la mejor forma de mejorar la ortografía, y la riqueza léxica y sintáctica, y si fomentamos que cuiden su expresión oral, estaremos nutriéndolos de palabras y, por tanto, de recursos de los que se beneficiarán no solo el resto de asignaturas, sino la propia formación del niño como ciudadano que necesita expresarse y entender lo que expresa el otro”.

Los profesores también, en este nuevo escenario pedagógico de la educación híbrida, el uso de las TIC y la educación online o virtual, tenemos una responsabilidad muy significativa respecto al correcto uso del idioma. Estamos en la necesidad de conocer y adaptarnos a un cambio significativo en las modalidades de comunicación, y la transformación en el lenguaje que utilizamos, pues las palabras con la que nos hemos acostumbrado a convivir, muchas de ellas reinventadas a partir del término original, tienen que ser comprendidas e identificadas por todos los agentes del proceso enseñanza – aprendizaje. Sabemos que en el ámbito de la enseñanza académica nos hemos visto obligados a “adoptar nuevos términos tecnológicos. Son muchos los anglicismos nacidos en la Red que llegan a nuestras vidas para quedarse, bien en su forma original, bien en su forma adaptada al español. Y es la Real Academia Española la encargada de arrojar luz a todo este asunto y, siempre en función de su uso e integración en la sociedad, de descartar estos anglicismos o de incorporarlos a la ‘santa biblia’ que es su diccionario”. EL IMPACTO DE LA TECNOLOGÍA EN EL LENGUAJE

En todo el mundo hay más de 400 millones de nativos de español, la pronunciación y el uso oral varían según el país, pero las diferencias regionales no son tan importantes como para que el idioma sea incomprensible para los hablantes de los diferentes países y regiones. Y es tarea docente velar para que la comunicación en el idioma español no sea al antojo de uno o algunos, sino que (como toda ciencia) respete las normas y reglas de la RAE y la ASALE, que vela por el profundo valor cultural e histórico del idioma español. Recordemos que ya Platón nos dijo: “Hablar impropiamente no es sólo cometer una falta en lo que se dice, sino causar un mal a las almas”.

Los profesores sabemos, desde nuestra formación inicial docente, que “estamos obligados a utilizar el lenguaje con propiedad y elegir los términos con un significado concreto, sin ambigüedad”, para  conseguir transmitir a los alumnos los conocimientos que otros estudiosos proponen y que merecen ser conocidos, reflexionados y “tamizados” por un pensamiento crítico, como parte de su formación académica. Esto quiere decir que, de manera especialmente crítica en las ciencias, los docentes no debemos limitarnos a usar una palabra o una estructura sintáctica “porque está de moda”. “Si no ponemos cuidado en esto, nuestras clases estarán plagadas de expresiones y conceptos imprecisos, equívocos o, lo que es peor, completamente falsos. […] Los profesores debemos ser más conscientes de que estamos obligados a escribir y hablar con corrección ante nuestros alumnos, que no les podemos transmitir la información igual que otro colega. Para ello, no basta con dominar la propia lengua, sino que hay que buscar las fuentes que nos impidan [como profesores] seguir perpetuando los errores”. cf LA RESPONSABILIDAD LINGÜÍSTICA DEL DOCENTE

Artículo muy recomendado:

Recordemos que, educar para la inclusión y la solidaridad, es reconocer que cada idioma “sintetiza la experiencia acumulada de un pueblo y, a la vez, la expresa. Es gracias al idioma que esta experiencia es transmitida de generación en generación. Así, las nuevas generaciones [por el uso del idioma] continúan la labor creativa de sus antecesores. No tienen que volver a inventar, sino incorporar nuevos inventos al bagaje social” (Gabel Daniel Sotil García). Para los profesores que usamos el idioma español sabemos que nuestra comunicación está cargada de cultura e historia que une América con España, que es reflejo de nosotros mismos, pues cada país ha aportado lo suyo; usamos un lenguaje que ha dado y da una enorme contribución al desarrollo de la humanidad, pues nuestro idioma es -según el ensayista inglés Samuel Johnson- “el árbol genealógico” del pueblo hispanohablante.

“El lenguaje forja la manera en que pensamos y determina lo que podemos pensar” (Benjamin Lee Whorf).



REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF





43 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.