Importancia de conocer y saber detectar las primeras señales del trastorno o discapacidad para el aprendizaje, los conceptos de discapacidad, deficiencia y minusvalía, y su tratamiento en la escuela

316 Compartidas
316
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos | |


Es muy posible que durante nuestra formación inicial docente hemos estudiado los llamados trastornos del aprendizaje o discapacidades específicas del aprendizaje, aunque a decir de mi experiencia, no recuerdo una especial insistencia teórica o práctica sobre este tema. Pero lo que sí he ido aprendiendo en “las batallas diarias” en las aulas, en los patios, en la convivencia escolar, en los trabajos en equipo, en las evaluaciones, en la entrega de informes y en las anécdotas escolares, … la importancia que tiene el saber que cada estudiante es un mundo, y que debo saber cómo manejar los problemas de aprendizaje causados por trastornos o discapacidades, deficiencia o minusvalía a pesar de que sabemos muchas de ellas no son tan claras, ni fáciles de descubrir, y que algunas no se pueden curar totalmente.
DISCAPACIDAD, DEFICIENCIA Y MINUSVALÍA  (12´ 02”)

Considero que un buen número de profesores estaremos de acuerdo que las dificultades en el aprendizaje, ya sea discapacidad, deficiencia o minusvalía, las vamos descubriendo e identificando como propias de la edad o como trastornos o discapacidades de aprendizaje en nuestro día a día, en la práctica de nuestra tarea docente, como una “dificultad inesperada, específica y persistente para la adquisición de un aprendizaje pese a una instrucción convencional, nivel de inteligencia y oportunidades socioculturales adecuadas” (Adana Fundació), y se que se circunscriben dentro de los trastornos del neurodesarrollo, ya que interfieren en el aprendizaje de habilidades académicas y/o sociales y a menudo coexisten con problemas de conducta, de estado de ánimo y/o de ansiedad. Y es frente a ese reto o desafío pedagógico, desde el de que solemos dimensionar la importancia de nuestra atención especial en la formación inicial docente y su permanente actualización, ya sea para prestar la ayuda personal –si consideramos que es posible nuestra sola asistencia- o derivando su análisis y tratamiento a un especialista, con la necesaria intervención de los padres de familia.

La ayuda personalizada del docente, ante este desafío, no debe ser hecha por la sola buena disposición, sino que necesitamos profesores que estén capacitados para aplicación de metodologías y tecnologías pedagógicas y didácticas especiales de enseñanza; ser capaces de hacer -con creatividad y conocimiento- algunos cambios en el aula; motivar y comprometer la cooperación de todos; utilizar TIC que pueden ayudar a  mejorar el aprendizaje y buscando los tutores o especialistas que trabajen directamente con esos estudiantes, poniendo en práctica un método con un enfoque dual, que integre la discapacidad en la educación e invertir en acciones y servicios dirigidos específicamente a satisfacer las necesidades de los niños con discapacidad, como lo recomienda la Alianza Mundial para la Educación (GPE 2018). EDUCACIÓN Y APRENDIZAJE INCLUSIVOS PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD

La única manera de saber con certeza si alguien tiene una discapacidad del aprendizaje o es una acción normal de su proceso de crecimiento, será mediante una evaluación por profesionales especializados como los psicólogos escolares, psicólogos clínicos y neuropsicólogos, que pueden orientarnos y determinar si un estudiante tiene un trastorno o una discapacidad del aprendizaje, y a los que se les puede convocar, previo acuerdo firmado con los padres de familia, para ayudar a sus hijos para manejar estas situaciones e iniciar un tratamiento adecuado y ajustado a cada caso. cf ¿QUÉ SON LAS DISCAPACIDADES DEL APRENDIZAJE?

Otra de las dificultades que he constatado, para ayudar a nuestros estudiantes con trastornos o discapacidades para el aprendizaje, ha sido el que algunos profesores llegan a las aulas sin mucha conciencia sobre la importancia de su preparación para detectar las primeras señales del trastorno o discapacidad para el aprendizaje, y distinguirlas de las normales dificultades de aprehender nuevos conocimientos y habilidades relacionados directamente al proceso de desarrollo humano o de factores externos que deben ser superados, para que afecten lo menos posible a la capacidad del  estudiante al recibir, procesar, analizar o almacenar nueva información. En no pocos lugares, aún la mentalidad de una educación industrial en serie, todavía está subyacente en ciertas planes y programas.

Como profesores, y también como padres de familia, debemos -no solo tenemos que- conocer los conceptos de discapacidad, deficiencia y minusvalía, para poder saber en qué se diferencian; sino que es fundamental tener claros estos conceptos y saber cómo y cuando  podemos intervenir sobre ellos para responder eficientemente a las necesidades específicas de los estudiantes que presentan este tipo de limitaciones y favorecer su integración en la en el grupo y en la sociedad, desde una educación inclusiva, “de calidad y gratuita, en igualdad de condiciones con los demás y en las comunidades en que vivan, mediante la implementación de directivas, protocolos y el uso de herramientas que complemente la formación inicial de los docentes según nos exhorta la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas discapacitadas en su artículo 24. Cf EDUCACIÓN PARA PERSONAS DISCAPACITADAS

Ya desde la formación filosófica en la escuela, algún buen profesor nos dijo: “definamos los términos y luego discutamos el tema”; y siguiendo tan buen consejo, con la ayuda digital de Deusto Salud, centro de formación continua a distancia especializado en el ámbito de la salud, compartimos por motivos únicamente educativos y de formación permanente, el recordar o volver a aprender la definición de los términos discapacidad, deficiencia y minusvalía. Sugiriéndoles lean la publicación original en el enlace que indicamos al final.

“El principal promotor de la inclusión es el docente, […] ser como el sembrador que va dejando la semilla en tierra fértil, poco a poco, día con día, sin adelantos ni sobresaltos, ser paciente, tolerante y trabajar colaborativamente con sus colegas, los frutos se verán reflejados a mediano o largo plazo y no serán concluidos, pues cada vez se presentarán nuevos retos que tendrá que sortear y salir adelante en el proceso de la inclusión educativa. [viendo] su grupo de manera integral, pero con sus características individuales […] no sólo de palabra o teóricamente hablando, sino con acciones que involucren a sus educandos en el respeto, la sensibilización, la empatía, el aprendizaje y la enseñanza colaborativa, promoviendo un trabajo global e integrado”. DOCENTE INCLUSIVO, AULA INCLUSIVA

Deusto Salud sostiene que “hasta no hace demasiados años, las personas con discapacidades han constituido un grupo tremendamente rechazado y menospreciado por la sociedad, que las consideraba no aptas. Sin embargo, hoy día somos más conscientes de todas estas limitaciones y han surgido métodos, técnicas y dispositivos que pueden facilitar a este tipo de personas su integración total en la sociedad”. Tengamos el don docente de la escucha de sus necesidades, y la disponibilidad para ayudarles a ellos y sus familias, en la medida de lo posible, tratando esta limitación con paciencia, solidaridad, empatía, respeto y evitando diferencias o discriminación.

Como ya lo hemos anotado anteriormente, desde la formación inicial docente es de mucha importancia estar capacitados y tener la disponibilidad de actualizarnos permanentemente en los avances para prestar el apoyo que requieran nuestros estudiantes que tengan alguna discapacidad, especialmente aquellos provenientes de hogares disfuncionales o cuyos padres no están preparados para acompañar el desarrollo integral de sus hijos. Tratemos de concientizar a nuestra comunidad educativa sobre nuestra libre corresponsabilidad para instalar una educación inclusiva, organizada como un trabajo en equipo, usando el mejor apoyo tecnológico y contando con otros servicios que permitan a nuestros estudiantes con deficiencias, discapacidades o minusvalías, alcanzar un mayor nivel de autonomía.

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que la discapacidad es un término general que abarca las deficiencias, las limitaciones de la actividad y las restricciones de la participación. Por tanto, para que exista una discapacidad, tiene que haber una deficiencia.

DEFICIENCIA
  • Es toda pérdida o anormalidad, permanente o temporal, de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica. La deficiencia supone un trastorno orgánico, que produce una limitación funcional que se manifiesta objetivamente en la vida diaria. Deficiencia se relaciona con déficit o “falta de algo”. Existen diversos tipos de deficiencia:
  • Física: es aquella que limita o impide el desempeño motor de la persona. Las causas de la discapacidad física muchas veces son congénitas o de nacimiento. También pueden ser causadas por lesión medular en consecuencia de accidentes (paraplejía) o problemas del organismo (derrame cerebral).
  • Psíquica: son trastornos que llevan a la persona a no adaptarse completamente a la sociedad. Puede ser debido a otro tipo de enfermedades mentales como la depresión mayor, esquizofrenia, trastorno bipolar o el autismo.
  • Sensorial: afecta a los órganos de los sentidos y por tanto pueden llevar a problemas de comunicación (ceguera, sordera).
  • Intelectual o mental : es un término utilizado cuando una persona no tiene la capacidad de aprender a niveles esperados y funcionar normalmente en la vida cotidiana. Un ejemplo sería el Síndrome de Down.

Cada uno de estos tipos de deficiencia, puede llevar a una discapacidad. Por ejemplo, si existe deficiencia visual (como la ceguera), existe discapacidad visual.

DISCAPACIDAD

Es una limitación funcional, consecuencia de una deficiencia, que se manifiesta en la vida cotidiana. La discapacidad se tiene. La persona “no es” discapacitada, sino que “está” discapacitada. La discapacidad, al igual que la deficiencia, puede ser congénita o adquirida, temporal o irreversible y, además, progresiva o regresiva.

Las discapacidades se pueden aglutinar en tres troncos principales:

  • de movilidad o desplazamiento,
  • de relación o conducta y
  • de comunicación.

En la actualidad, se está redefiniendo el término discapacidad como falta de adecuación entre la persona y su entorno, más que como una consecuencia de la deficiencia de las personas.

MINUSVALÍA

Minusvalía es la situación desventajosa en que se encuentra una persona determinada, como consecuencia de una deficiencia o discapacidad que limita, o impide, el cumplimiento de una función que es normal para esa persona, según la edad, sexo y los factores sociales y culturales.

Una persona es minusválida cuando se le niegan las oportunidades de que se dispone en general en la comunidad y que son necesarios para los elementos fundamentales de la vida”

Así que ya podemos estar de acuerdo que no todas las personas con una deficiencia, sufren una discapacidad ni todas las que tienen una discapacidad tienen una minusvalía”.

Esta publicación ojalá nos lleva a convencernos que los profesores en nuestras aulas, con nuestros estudiantes y padres de familia, aunque parezcan espacios pequeños, lugares insignificantes, con carencias y muchas limitaciones, siempre debemos recordar hacemos esas simples y pequeñas cosas que pueden cambiar el mundo.

La fuente de los textos precedentes, y que recomendamos leer, está en este enlace: EL CONCEPTO DE DISCAPACIDAD: DIFERENCIAS ENTRE DISCAPACIDAD, DEFICIENCIA Y MINUSVALÍA

Esta publicación ojalá nos lleve a convencernos que los profesores en nuestras aulas, con la participación de padres de familia, aunque parezcan espacios pequeños, lugares insignificantes, con carencias y muchas limitaciones, somos capaces de hacer de las simples y pequeñas acciones educativas de cada día,  el punto de apoyo solicitado por Arquímedes, que nos permitirá cambiar el mundo de los trastornos y discapacidades del aprendizaje, y encontrar esos nuevos itinerarios educativos para ayudar a nuestros estudiantes con problemas de aprendizaje.

“El arte supremo del maestro es despertar el gozo en la expresión y el conocimiento creativo de los estudiantes”. (Albert Einstein)

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



1 Comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



También le puede interesar: