Cómo usar en la Educación, los dispositivos digitales personales de manera disciplinada, ética, responsable, saludable y eficaz

       


Sabemos que la información y la comunicación entre los seres humanos del Siglo XXI, usando las redes sociales, por medio de los smartphones (teléfonos inteligentes), celulares y tabletas, es cada vez más frecuente y fácil, pero no por ello se ha superado la brecha digital, tan dolorosamente presente en tantos países.
Y de manera especial, para los educadores, nos merece nuestra atención sobre su uso en el mundo de la Educación, con el cierre de las escuelas, a causa de la pandemia del COVID 19. Hemos comprobado y encontrado los aportes positivos de los recursos digitales personales en la educación, pero también encierra -según algunos especialistas en educación- algunos peligros.

“Cada día nos encontramos atrapados por costumbres y obligaciones prescindibles creadas de forma inconsciente que consumen nuestro tiempo y ocupan nuestra vida. […] Es posible que ya seamos conscientes de que pasamos mucho tiempo atendiendo el móvil, pendientes de todo lo que nos llega o podemos acceder a través de él, y que eso condiciona nuestra vida. Muchas familias viven con angustia este problema que puede derivar incluso en consecuencias graves en edades tempranas. […]”. Un interesante estudio sobre el uso nocturno del móvil, su afectación de su vida diaria, la falta de sueño (“vamping”) y las horas de “dependencia compulsiva del celular”, realizado en los meses previos al confinamiento por la pandemia del Covid 19, que posiblemente se ha incrementado de forma notable, puede Usted encontrarla en esta publicación de ABC: 10 TRUCOS PARA REDUCIR EL USO DEL MÓVIL

También es interesante recomendable leer el artículo publicado por el portal TIME (original en inglés), sobre un análisis de la relación entre el uso de las redes sociales y la salud mental y emocional de los usuarios, y más si son niños y jóvenes. Nos sugiere analizar el por qué “las redes sociales son la principal forma en que muchos jóvenes socializan, especialmente después de la pandemia, pero necesitan regulación. [Consensuada con los padres de familia, pues] “eliminar las aplicaciones no es una opción para muchos jóvenes; tiene un precio social que la mayoría no está dispuesta a pagar. Los usuarios necesitan una regulación eficaz que les ayude a protegerse, como prohibir los anuncios dirigidos a niños y adolescentes, salvaguardias para restringir la recopilación de datos del usuario y herramientas para detener el desplazamiento sin fin”. ¿Cuántos adolescentes y adultos jóvenes deben ser diagnosticados con ansiedad, depresión o un trastorno alimentario antes de que las plataformas de redes sociales tomen medidas? INSTAGRAM ESTÁ CAUSANDO UN DAÑO GRAVE A NUESTRA GENERACIÓN. NECESITAMOS AYUDA PARA DETENERLO

Esta realidad que la vivimos en muchas partes del mundo, y en nuestra vida académica, nos está exigiendo una formación previa en informática y TIC, prioritariamente a  los profesores y los padres de familia para adquirir las competencias y capacidades en el manejo de los dispositivos digitales personales, las plataformas y aplicaciones. Desde hace buen tiempo, en muchos centros educativos, se incluyen asignaturas de informática para los estudiantes, pero a veces no es suficiente, por lo que los profesores y padres debemos hacer también un esfuerzo de aprender a enseñar el uso prudencial  e inteligente de estos recursos tecnológicos, para que los estudiantes tenga buenos referentes y orientadores preparados para desarrollar un criterio mínimo de prevención frente al riesgo de  encontrar contenidos erróneos, falsos e, incluso, fraudulentos.

El acceso a la información para la Educación, se está tornando cada día más fácil y rápida en cualquier formato, a través de su inmaterialidad, es decir de la digitalización de la información para almacenarla en grandes cantidades y tener acceso inmediato -aún si está en dispositivos lejanos- para el desarrollo de la salud y educación y el aprendizaje interactivo. En este sentido la UNESCO afirma que los recursos digitales y tecnológicos  nos han permitido continuar con los planes de enseñanza nacionales, ha permitido el desarrollado de varias herramientas que ofrecen mejores prácticas, ideas innovadoras, facilitar el acceso universal a la educación, reducir las diferencias en el aprendizaje, mejorar la calidad y la pertinencia del aprendizaje, así como reforzar la integración y apoyo  de la formación permanente de los docentes, para perfeccionar la gestión y administración de la educación. ORIENTACIONES RELATIVAS AL APRENDIZAJE A DISTANCIA

Hay especialistas que afirman que la escuela tradicional es aburrida y educa a niños sumisos, y que no enseña a los estudiantes a tener discurso personal, a escuchar, pensar y expresar su propia reflexión. No podemos insistir en aprender a aprender sin hablar antes saber que se debe enseñar a aprender a pensar. Y ahora se nos presenta el resolver sobre qué hacer para enseñar a pensar usando los recursos digitales personales. El Premio Nobel de la Paz (2006) Muhammad Yunus, opina que “la tecnología es importante, pero lo único que realmente importa es qué hacemos con ella”. Como educadores podemos dar alguna respuesta a este desafío, porque su uso puede ser un arma de doble filo, si no educamos para su uso responsable, ético y eficaz en el proceso de enseñanza – aprendizaje.

Artículo relacionado:

Educar a niños y jóvenes, es nuestra tarea de apoyo a los padres, no solo en conocimientos, sino también en un uso responsable y seguro de los dispositivos tecnológicos y su entorno, para que, cuando les llegue el momento de estar frente a ellos, sepan actuar con precaución y puedan disfrutarlas y sacarles rendimiento sin tener que lamentar ninguna mala acción (Ramón Rodríguez), ya que “la tecnología nueva no es buena o mala. Tiene que ver con cómo las personas eligen usarla” (David Wong).

¿ADICTOS A LA TECNOLOGÍA? (17´ 02”)

Para el profesor James M Lang “hay gente que busca soluciones fáciles, como eliminar la tecnología del aula, o lo contrario, abrazar la tecnología y utilizarla siempre. No creo que ninguna de esas soluciones sea la correcta. En mi opinión, tenemos que pensar en el contexto, en lo que ocurre en el aula, en cuál es el objetivo de aprendizaje en ese momento y, después, decidir si la tecnología es o no adecuada. […] puede ser una herramienta de aprendizaje, puede ser una herramienta para dar a los estudiantes la oportunidad de hacer cosas que, de otro modo, no podrían hacer, …”

Finalmente, compartimos algunas sugerencias (sin orden de prioridad), que quizá les puedan ser útiles, para orientar sobre el uso más informado, responsable, ético, saludable y eficaz de los celulares, móviles, teléfonos inteligentes, smartphones o tabletas:

  1. Tener muy claro que, en la eduación, los dispositivos electrónicos personales son recursos, herramientas y no el centro del proceso enseñanza – aprendizaje.
  1. Como en cualquier ámbito de la vida, nuestros niños y jóvenes deben conocer y estar de acuerdo con las normas y las reglas que consideremos apropiadas, según su edad, oara el uso de los recursos digitales.
  1. Promover y consolidar la comunicación abierta y sincera en torno al uso individual y comunitario de los dispositivos electrónicos personales y de las redes.
  1. Ponerse de acuerdo sobre cuánto tiempo se usará durante el día los dispositivos electrónicos personales.
  1. Sabiendo que el uso de las redes y la autoestima están muy relacionadas, por eso se recomienda reforzar el aprecio o consideración que cada uno tiene de sí mismo, de manera realista y positiva.

Publicación muy recomendada:

  1. Planificar el tiempo de uso de los recursos tecnológicos, considerados dispositivos digitales personales, con el movimiento físico y la recreación.
  1. Desactivar los dispositivos digitales personales antes de ingresar a sesiones de aprendizaje y en reuniones en que se necesita estar atentos al diálogo.
  1. De ser posible, hay que acostumbrarse a desconectarlos por la noche o durante el tiempo escogido para la relajación y el descanso.
  1. Eliminar sonidos y vibraciones asociadas a las notificaciones de los dispositivos digitales personales, que reclamen la atención durante las seiomes de aprendizaje.

Publicación relacionada:

  1. Ponerse de acuerdo sobre la aceptación que los padres de familia y profesores son el primeros ejemplos sobre el uso responsable de los dispositivos digitales personales.
  1. Saber que los niños y jóvenes valoran mucho que sus padres y profesores usen las TIC, aunque se equivoquen.
  1. Retirar de la pantalla principal apps que avisan de actividad pendiente. La responsabilidad personal sobre actividades pendientes, permite desarrollar la conciencia de cuándo hacerlo.
  1. Tener claro que las personas que se conocen por por Internet no son todos de confianza, por tanto no se debe publicar datos personales, fotos, o acontecimientos personales, ni aceptar cualquier solicitud de amistad.
  1. Estar de acuerdo sobre la importancia de restringir la participación en grupos de mensajería instantánea.
  1. Seleccionar los contactos ayuda a desconectarse de personas que distraen en horas de labores escolares a distancia.
  1. Poner en modo avión cuando se necesita “desenchufarse” o darse tiempo para sí mismo.
  1. Pensar en la importancia de los ojos, las cervicales, la espalda… y reducir su uso para un mayor bienestar físico.
  1. Establecer un equilibrio entre la vida online y su entorno offline (diversión y aprendizaje).
  1. Valorar el contacto directo nos permite mejorar las relaciones humanas y disfrutar sus ventajas.
  1. Establecer el uso de herramientas que suponen una forma no invasiva para limitar el acceso a contenidos inapropiados para los niños y facilitar un uso responsable del juego educativo online.
  1. Tener claro que el potencial de la tencnología digital en la educación, es también una herramienta lúdico-educativa.
  1. Es necesario saber que la privacidad es muy importante, por lo que las claves, password o contraseñas solo sean de conocimietio de los padres de familia.
  1. Planificar programas de actualización para la toda la comunidad educativa.
  1. Tomar en cuenta la importancia de saber que existe la brecha digital, y por tanto hay que promover acciones personales de solidaridad y empatía.
  1. Estar alerta de cualquier síntoma de posible adicción, y recurrir a profesionales especializados cuando se crea necesario.
  1. Tener siempre un plan aternativo al uso de los dispositivos electrónicos personales, pues no siempre se tendrá conexión o haya disponibilidad de las herramientas o plataformas.
  1. Los dispositivos electrónicos personales siempre estarán bajo la voluntad de los usuarios.
  1. Donde sea posible es recomendable el uso de un software de control parental.
  1. En caso de sentirse mal porque el uso de los sipositivos digitales personales está interfiriendo en la vida persoanl y las relaciones con los otros, es recomendable buscar ayuda especializada.
  1. Descartar lo más posible la sobreexposición a anuncios publicitarios y/o propagandas.

Actualmente sobre el uso de los celulares, smartphones, teléfonos inteligentes y tabletas las pantallas como recursos digitales personales, en la Educación, tiene opiniones que van desde el pedir su desaparición de los ambientes educativos, su uso controlado por normas y aquellos que piden se eduque para que los estudiantes lo usen a su discreción. La hispanista y pedagoga sueca, ​ catedrática de español en la Universidad de Lund (Suecia) y ex asesora del Ministerio de Educación de Suecia, Inger Enkvist, opina que el nuevo desafío es controlar el acceso al móvil y al ordenador para que se concentren. Las escuelas que prohíben el móvil hacen bien. En casa, los padres deben vigilar el tiempo de uso de la tecnología. Prohibir es muy difícil porque se crean conflictos, pero un padre moderno debe saber decir que no. Debe resistir”.

Artículo recomendado:

Ojalá este listado, sea mejorado con su socialización, y nos permita lograr el bienestar digital (“Digital WellBeing”) en nuestro particular ambiente educativo, y proponer el uso responsable, ético, saludable y eficaz de las redes por medio de los recursos electrónicos personales. El control de las TIC y el manejo de los recursos digitales, por medio de la educación, nos permitirá aprovechar todo su potencial y disfrutar de todos sus beneficios. El buen uso de las tecnologías digitales nos permite “aprender cosas nuevas, hacer las cosas de forma fácil y rápida, mantenernos informados y conectados con otras personas; sin afectar nuestros hábitos, relaciones y comportamientos”.

“Dentro del paradigma de las familias, sobre todo, estaba la creencia de que la pantalla era negativa por justamente estar asociada al entretenimiento, que los distrae, los vuelve más sedentarios. Romper esa inercia y explicarles que la pantalla se puede usar y se deben usar para el ámbito académico y educativo era romper con un paradigma y una manera de pensar que se ha visto acelerada por esta pandemia”. (Redacción Realinfluencers 06/07/2020).



REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: