Cómo motivar a tu equipo docente y conseguir que esté comprometido con el proyecto

142 Compartidas
142
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos |


¿Quieres saber cómo motivar a tu equipo docente y conseguir que esté comprometido con el proyecto, con su puesto en la escuela y dé lo mejor de sí mismo cada día?
Cuidar la motivación de tu equipo docente es esencial para el funcionamiento de la escuela. Por ello hoy quiero hablarte de cómo puedes empezar a impulsarla en tu centro.
Quédate porque te voy a contar qué hay detrás de la motivación, cómo puedes potenciarla y algunas claves para implementar desde ya mismo.

Si prefieres seguir leyendo, desliza hacia abajo. Y si quieres ver el vídeo, dale play.

¿Por qué nuestros equipos se desmotivan?

Para entender cómo motivar a tu equipo docente hay que empezar entendiendo por qué nuestros equipos se desmotivan.

Cuando hablamos de motivación laboral nos referimos a la capacidad que tiene una empresa de conseguir implicar a sus trabajadores en la organización. Todo con el fin de que aporten el máximo rendimiento y conseguir así los objetivos de la empresa.

En nuestro centro educativo, el objetivo final es que los alumnos y alumnas tengan una educación de calidad que les permita construir un buen futuro. Y en este sentido, los docentes tienen un papel fundamental. 

Al fin y al cabo, el bienestar de un profesor o profesora se transmite a sus alumnos, que podrán aprender en un clima positivo y mucho más favorecedor.

Como dice Víctor Küpers, formador y conferenciante, las habilidades y los conocimientos suman, pero la actitud multiplica [V = (c + h) * a].

¿Y qué es lo que nos motiva y fomenta esa buena actitud?

Bueno, dentro de las teorías motivacionales, hay dos que destacan fundamentalmente. La primera es la de Maslow, y la segunda la teoría del factor dual de Frederick Herzberg.

Teoría de Maslow

Para Maslow, la motivación es simplemente el impulso que tienen las personas de satisfacer sus necesidades.  Estas necesidades están clasificadas de forma jerárquica en la conocidísima pirámide de Maslow, con 5 niveles:

  • En la base, tenemos el nivel fisiológico: alimentación, descanso, respiración, sexo….
  • En segundo lugar, tenemos la seguridad: física, de empleo, moral, familiar…
  • Seguidamente se encuentra la afiliación, ya sea de amistad, afecto, intimidad…
  • En cuarto lugar está el reconocimiento, la confianza, el respeto, el éxito…
  • Y ya por último, estaría la autorrealización, en el que se incluyen objetivos emocionales como la moralidad o la resolución de problemas.

Según esta teoría, no se puede llegar al último nivel sin haber satisfecho íntegramente el resto de necesidades.

Es interesante porque nos ayuda a entender nuestras prioridades, y por lo tanto, las de tu equipo docente.

Por ejemplo, puedes fomentar hábitos saludables (fisiológicas), las revisiones médicas o medidas de conciliación (seguridad), actividades en equipo (afiliación). También planes de formación o promoción (reconocimiento) o actividades de creatividad (autorrealización).

Teoría de Frederick Herzberg

Por otra parte, la teoría del factor dual de Frederick Herzberg, también conocida como la Teoría de Motivación e Higiene, se basa en que las personas tenemos dos clases de necesidades:

  • La necesidad de evitar el dolor o malestar.
  • La necesidad de progresar emocional e intelectualmente.

Esto, llevado a una escuela, significa que el equipo docente necesitará esa dualidad para motivarse. La dualidad se basa en la existencia de dos tipologías de factores que manejan la motivación laboral: los factores higiénicos y los factores de motivación.

Los factores higiénicos tienen que ver con el salario, el contexto físico y los vínculos de afinidad con compañeros. También cualquier otro factor que se encuentre en el contexto del trabajador y determine sus condiciones de trabajo.

Por otra parte, los factores de motivación sí dependen de la persona y tienen más que ver con las emociones y como se siente, con el reconocimiento profesional, su autorrealización…

Muchas veces nos centramos únicamente en los factores higiénicos y dejamos de lado los motivacionales, creando insatisfacción en la persona del equipo.

Estas teorías nos dan algunas pistas acerca de qué puede haber detrás de la desmotivación, pero fundamentalmente, podemos englobar en 4 puntos:

  1. El lugar de trabajo: debe ser un lugar en el que la persona se sienta cómoda y acondicionado para que pueda mejorar profesionalmente cada día.
  2. Autonomía, participación y reconocimiento: para que el docente se sienta considerado e importante, es buena idea darle responsabilidades y permitir aportar tus ideas. También hacerle saber que está haciendo bien su labor y que se confía en su criterio.
  3. Ambiente de trabajo: incentivar un buen clima ayuda a crear relaciones saludables entre las personas del equipo e incrementar la satisfacción de los docentes en su trabajo.
  4. Condiciones laborales: no solo el salario, sino los horarios flexibles o el ratio de alumnos por profesor puede marcar la diferencia. También la oportunidad para seguir formándose o realizar actividades extra, como proyectos de investigación, dentro del horario laboral.
Cómo motivar a tu equipo docente

Bien, ya te he dado algunas primeras pistas, pero vamos a ver concretamente qué técnicas puedes implementar para mejorar el clima laboral de tu equipo docente, y con ello, su motivación. 

Autonomía y confianza

Si tu equipo siente que cuenta con tu confianza y que tiene autonomía para organizarse y decidir cómo hacer su trabajo, estará mucho más motivado.

Valida su criterio, deja que aporten sus ideas y dale el espacio suficiente para que pueda tener más autonomía dentro del marco de vuestro plan.

Espacio para crecer

Ser docente es una de las profesiones más bonitas que existen, ya que trabajas aportándole tu granito de arena al mundo transformando la sociedad a través de la educación.

Por eso, es importante crear espacios para que tu equipo conecte con esa visión.

Pero más allá del sentido vocacional, un maestro o maestra que sigue formándose y ampliando sus capacidades, mejorando y creciendo profesionalmente, será un docente feliz y motivado.

Seguramente en el equipo cuentes con personas que quieren seguir aprendiendo sobre otras habilidades complementarias o investigando sobre su tema base, pero que no tienen ese espacio necesario para hacerlo.

Si tú como líder puedes crearlo, dándole las necesidades logísticas para hacerlo y fomentando a todo el equipo, podrás multiplicar su motivación.

Coaching

El coaching es una de las mejores técnicas de motivación que permite a tu equipo docente no solo crecer profesionalmente, sino también en el ámbito personal.

Dentro del coaching, se pueden trabajar dinámicas de equipo como RolePlay o juego de roles para hacer que el proceso sea mucho más dinámico y motivador.

Todo esto, englobado en un programa de bienestar en tu centro educativo, podrá marcar la diferencia en tu equipo. 

Si quieres, puedes acceder de forma gratuita a la masterclass en la que te cuento la estrategia que te ayudará impulsar el bienestar en tu escuela y 8 pasos para implementar de forma inmediata.

Nada más por hoy, espero que te haya resultado de utilidad y que ya tengas la base para saber cómo motivar a tu equipo docente.

Ahora me encantará saber tu visión, ¿crees que es posible motivar a un equipo docente totalmente desmotivado, o piensas que es una misión casi imposible?

Este contenido ha sido publicado originalmente por BE en la siguiente dirección: bienestarenlaescuela.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar:

Cómo ganar autoridad en el aula

La autoridad del maestro es primordial en clase, tener autoridad en el aula implica ser respetado sin llegar a…