Cómo manejar al niño o a la niña hiperactiva (TDAH) durante el confinamiento

191 Compartidas
190
0
0
1
0
Todas las familias del país (y del mundo) están teniendo problemas con el cuidado y la educación en el hogar de los niños que han tenido que cambiar rutinas y actividades durante la crisis del coronavirus. Los niños con TDAH (también conocido por siglas en inglés ADHD) pueden necesitar estructura y apoyo adicionales para manejar los desafíos de atención y comportamiento, y mantenerse al día con el aprendizaje.

La mejor estrategia para una familia con un niño o niña con TDAH es anticiparse y diseñar un plan de actuación semanal, que sea revisable y modificable. Proponer que sea revisable (por ejemplo, cada domingo por la tarde), posibilita que podamos hablar con los niños sobre la agenda de la semana anterior y proponer objetivos de mejora o cambios. Esta técnica nos permite realizar cambios en las fuentes de motivación y de refuerzo positivo que establecemos con los niños, a fin de que cumplan todo lo que hayamos pactado.

A continuación compartimo únicamente con fines educativos las sugerencias de VIA (Universidad Nacional de Valencia) que son expertos en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Consideramos que es muy importante no invisibilizar a los estudiantes con trastornos o dificultades para el aprendizaje en las aulas. No poco países los han ignorados, pero los educadores de corazón, sabemos que son ellos y sus padres, los que más necesitan de nuestra competencia pedagógica y de nuestra paciencia didáctica para ayudarles en un proceso de enseñanza – aprendizaje de calidad.

¿Cómo afecta el COVID-19 a los niños con TDAH?

La crisis del coronavirus no solo afecta a la población adulta, también los/as niños/as la están sufriendo, y más aquellos diagnosticados de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

El confinamiento para estos/as niños/as y sus familias supone, no solo estar aislados en casa, sino la interrupción de las ayudas psicopedagógicas, psicológicas y de las actividades deportivas que reciben semanalmente.

Esto puede agravar los síntomas del trastorno, como:

  • Distracción.
  • Olvido de las cosas necesarias.
  • Dificultades en las tareas escolares.
  • Dificultad para pensar antes de actuar, interrumpir y entrometerse.
  • Conductas inapropiadas.

Algunos padres acostumbrados a gestionar el TDAH en niños, que saben cómo tratarlos y ayudarles, se pueden encontrar con que las restricciones que se han impuesto para luchar contra el coronavirus hacen que sus hijos se muestren más agresivos y presenten mayor dificultad para aceptar las normas y las tareas.

TDAH en niños: cómo tratarlos en tiempos de coronavirus

Hay muchas familias españolas que se preguntan “¿Cómo ayudar a mi hijo con TDAH?”. El motivo es que, pese a estar habituados a los efectos del TDAH en niños, saber cómo tratarlos en las condiciones tan especiales que se dan por el momento no les resulta tan sencillo.

Para atenuar los problemas a los que pueden tener que enfrentarse durante el confinamiento, es aconsejable mantener las rutinas cotidianas y establecer una vida saludable para toda la familia conjuntamente, como:

  1. Descanso necesario. Levantarse y acostarse a la misma hora, pues algunos/as de estos/as niños/as pueden presentar problemas del sueño, por tanto, es importante seguir manteniendo la higiene del sueño. Para facilitar el descanso tranquilo pueden realizar una actividad más tranquila al final del día (p.ej., escuchar música relajante, ducha templada) (Eddy y Ugarte, 2011).
  2. Higiene. Es importante vestirse y mantener los hábitos de higiene. Es el momento de que refuercen dichos hábitos, como lavarse las manos tal y como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2010). Para ello, se puede realizar el juego del coronavirus de Santana (2020), que consiste en pintar en el torso de cada mano un coronavirus, y durante el día borrarlo.
  3. Horarios. Así mismo, establecer un horario para hacer las actividades escolares. Se han de tener en cuenta los tiempos de atención de estos niños/as, ya que pueden estar sobre 15-20 minutos realizando tareas, pero después necesitan unos cinco o diez minutos de descanso (p.ej., ir al baño, beber agua…). Se puede utilizar como indica Innutrition (2015) la Técnica Pomodoro (citado en Garza, 2016, p. 13). Recordar a las familias que antes del confinamiento sus hijos/as tenían ayudas externas a la hora de realizar las tareas escolares con profesionales externos que ahora no tienen. Por tanto, su tarea como padres es la de acompañar a sus hijos/as en realizar las actividades, pero no desde la exigencia. Además, no siempre es factible trabajar en casa con ellos/as. Hay que tener en cuenta la situación familiar (si teletrabajan los progenitores, si hay contagiados por COVID-19….).
  4. Actividad. No hay que olvidar que estos niños/as necesitan hacer actividad física, antes de realizar las tareas escolares por la mañana, esta  les ayuda a mejorar la atención y la evolución clínica del trastorno(Muñoz, et al. 2019), así como la condición física y la motricidad y disminuye la inquietud (Suárez-Manzano, Ruiz-Ariza, López-Serrano y Martínez, 2018).Es interesante, beneficiarse de las TIC con el fin de motivar la actividad física gracias al aliciente que aportan, utilizando los videojuegos activos (Beltrán, Beltrán, Moreno, Cervelló y Montero, 2012).
  5. Nutrición. Hay que mantener una alimentación sana y realizar las cinco comidas recomendadas. En estos/as niños/as es recomendable que sea rica en ácidos Omega 3 y 6, triptófano, zinc y vitamina B6 (Torres, 2013). Y evitar alimentos procesados, ricos en grasas saturadas y azúcares.

Es el momento de compartir juegos de mesa, los pequeños aprenden las reglas del juego y lo más importante a perder y ganar. En estos momentos, se trabaja la tolerancia a la frustración, algo importante para gestionar adecuadamente el TDAH en niños. Cómo tratarlos será diferente en cada familia y cada situación, aunque suele ser positivo buscar un momento cada día para contar cuentos, hacer yoga y mindfulness. Ver películas juntos es una opción adecuada para los largos fines de semana de confinamiento.

Como parte de la familia, los niños con TDAH deben aprender a colaborar en las tareas del hogar, ayudando en aquellas en las que puedan participar. Eso les ayuda a adquirir autonomía y a mejorar su capacidad de organización. ¿Habéis probado a cocinar juntos?

Es interesante que mantengan sus contactos sociales realizando videollamadas, grupos de WhatsApp, llamadas telefónicas (siempre bajo la supervisión de los padres).

Finalmente, cuando sea necesario, los padres que no sepan cómo gestionar el TDAH en niños ni cómo tratarlos durante el confinamiento por COVID-19 pueden contactar vía telefónica u online con las asociaciones o profesionales. Si se tiene la oportunidad, continuar vía online la intervención psicológica.

9 actividades para niños hiperactivos dentro de la casa

Amanda Morin trabajó como maestra y especialista en intervención temprana durante 10 años. Es la autora de The Everything Parent’s Guide to Special Education. Ella compartió estas nuevas actividades para mantener entretenido hasta al niño más activo cuando está en lugares cerrados. Esperamos que les sea de utilidad.

1. Búsqueda del tesoro

Haga una lista de objetos escondidos o difíciles de encontrar en su casa y entréguela a su hijo. Buscar los objetos mantendrá su cuerpo y su mente en movimiento. Cerciórese de que el juego sea acorde a su edad y habilidades. Estas son algunas ideas específicas según la edad:

Variación para preescolares: Muestre a su hijo dibujos de los objetos que debe intentar encontrar.

Variación para niños de primaria: Escriba una lista de objetos que su hijo debe buscar, pero deje algunos indefinidos como: “algo con lo que puedes dibujar”.

Variación para preadolescentes: Dele pistas usando adivinanzas. Por ejemplo: encuentra algo que se moje más a medida que seca (toalla).

2. Plástico de burbuja

El plástico de burbujas para embalar puede servir para diversos tipos de actividades. Extienda un pedazo del plástico en el suelo para que su hijo camine sobre él. Haga una rayuela con pedazos de plástico de burbuja. O escriba con marcadores letras en las burbujas y rete a su hijo a ver qué tan rápido puede “reventar” el alfabeto. Incluso su hijo puede pintar el plástico y colocar papel encima y presionar. Cuando las burbujas revienten obtendrá una obra pictórica increíble.

3. Globo de voleibol

Este juego es muy sencillo: infle un globo y utilice un trozo de cinta adhesiva para marcar en el suelo la línea central o “red”. Este es un juego excelente para grupos de dos o más niños pero también funciona con un jugador. Si no tiene con quien jugar, su hijo puede correr y cruzar la línea para golpear el globo antes de que aterrice en el suelo.

Variación para preadolescentes: Si hay más de un niño jugando, puede agregar más globos para hacer el juego más complicado.

4. Rayuela

Todo lo que necesita para este juego es espacio en el piso, una moneda para arrojar dentro de los cuadros y cinta adhesiva. Dibuje una rayuela con la cinta adhesiva. Pida a su hijo que haga números con cinta adhesiva dentro de cada cuadrado. Si se sienten creativos, pueden hacer la rayuela con círculos, triángulos o rombos en lugar de cuadrados. Y después, ¡a saltar!

5. Palabras con mímica

Su hijo probablemente se ha dado cuenta de que algunas letras sobresalen por arriba o por debajo de la línea para escribir. En este juego se intenta representar las letras con posiciones corporales. La persona salta para las letras largas, permanece parada en el mismo lugar para las letras de tamaño mediano y se agacha para las letras que se salen por debajo de la línea de escribir. Por ejemplo en gato hay que agacharse para la g, permanecer parado en el mismo lugar para la a, saltar para la t, y se queda en el lugar para la o.

Para empezar a jugar escriba una lista de palabras. Luego tomen turnos para seleccionar una palabra y representarla con el fin de que la otra persona la adivine.

6. Boliche con botellas de agua

Usted puede construir un boliche (bolos) en el pasillo de su casa con cinco o diez botellas de plástico vacías y un balón de fútbol (o cualquier balón del mismo tamaño). Utilice cinta adhesiva para marcar el lugar donde va cada botella. Dentro de cada botella coloque un poco de azúcar, sal, arena o tierra para que no se caigan tan fácilmente.

Variación para preadolescentes: ¡Puede que a su hijo disfrute jugando boliche en la oscuridad! Adhiera una calcomanía fosforescente a cada botella y apague las luces.

7. Twister

Este juego clásico es una manera excelente de mantener a su hijo en movimiento, lo ayuda a desarrollar sus habilidades motoras gruesas y a que practique diferenciar la izquierda de la derecha. Si no tiene el juego, puede emplear papel de colores para crear su propio patrón. (Revise Wikipedia para encontrar la descripción).

8. Bolas de nieve dentro de la casa

Cuando hace demasiado frío afuera para salir a lanzar bolas de nieve, hágalo dentro de la casa. No se preocupe pensando que tendrá que limpiar la nieve o que se pueden romper las lámparas. Puede hacer sus bolas de nieve con pelotas pequeñas que sean livianas, calcetines (limpios) o papel arrugado.

Escoja un lugar seguro y decida detrás de qué muebles se pueden esconder. Puede usar cajas de cartón como fortalezas. Y ¡a jugar! Advertencia: se recomienda establecer un tiempo límite para jugar y así evitar que su preescolar o escolar se excite demasiado.

9. Fiesta de baile

No olvide el poder de la música para ayudar a que su hijo libere el exceso de energía. Prepare una lista de canciones que sea del agrado de toda la familia. Después, rete a todos a bailar. A los niños más pequeños podría gustarles bailar con accesorios como muñecos.

Variación para preadolescentes: Jueguen a los congelados. Cuando la música se detenga todos tienen que quedarse quietos en su posición de baile. El que se mueva queda descalificado del juego.

Este contenido ha sido publicado originalmente por universidadviu.com y understood.org

Recomendamos a la Comunidad Educativa Digital tener en cuenta que, el enlace y/o la carpeta en donde están alojados los libros, recursos y/o materiales, no es administrado por la Web del Maestro CMF, pueda ser que en cuestión de días (o según el tiempo transcurrido desde su publicación), los enlaces no funcionen y el material ya no se encuentre disponible. Gracias por su comprensión.

ENLACE DE LECTURA:

¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.


GUÍA PARA SU COMPRENSIÓN Y DESARROLLO DE ESTRATEGIAS DE APOYO, DESDE UN ENFOQUE INCLUSIVO, EN EL NIVEL DE EDUCACIÓN BÁSICA.





ACTUALIZAMOS NUESTRA APP:
Puede descargar gratuitamente en: Google Play | Apple Store

191 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: