17 ERRORES DE LOS PROFESORES Y SUS SOLUCIONES

5K Compartidas en:
5K
0
0
0
0

Tanto los profesores principiantes como los que tenemos experiencia cometemos errores en clase. Lo importante es darse cuenta de ello y aprender de la experiencia para mejorar. Vamos todos juntos a compartir nuestras anécdotas, desvelar nuestros errores, comentarlos y encontrar soluciones que nos ayuden a aprender de ellos para enriquecernos todos.

Ser profesor es una aventura y cada día también nosotros podemos aprender algo en clase si nos cuestionamos nuestra propia actitud y práctica docentes.

Compartimos las publicaciones de los portales Linkedin y Universia con el fin de invitar a la reflexión y ayudar a que los profesores nos demos cuenta de detalles que pueden estar minando nuestros esfuerzos o dando una mala impresión ante nuestros alumnos.

10 errores de los profesores y sus soluciones

Mientras se siga enseñando en las instituciones con los mismos métodos que hace 400 años atrás, los alumnos hoy afirman que aprenden más en YouTube que en las aulas.

La aplicación de las neurociencias al aprendizaje podría ayudar grandemente en entender algunos errores que cometen los profesores y sus fundamentos en el aprendizaje.

Aquí 10 verbalizaciones que los profesores dicen:

1. “No me interrumpan que no termino”

La malla curricular suele ser demasiado extensa y poco real en cuánto a los tiempos impartidos, sin embargo el querer correr para acabar con un tema no permite el aprendizaje. Desde las neurociencias entendemos que el anclaje del aprendizaje es una recomposición de las neuronas para asimilar nuevos conocimientos. El rol principal del profesor es ser entonces un facilitador del aprendizaje y no una maquina a dictar. La interrupción es esencial para que el alumno entre en confianza de reafirmar lo que está entendiendo de la nueva realidad que se le presente. El profesor debe de estar abierto a cualquier pregunta en el camino al adquisición de nuevos conocimientos.

2. “Contésteme rápido”

Antes de entrar en un modo automático del conocimiento, el pensamiento nuevo se mantiene en el hipocampo antes de llegar a la corteza frontal. Cuándo se le solicita a un alumno una respuesta a una pregunta, es necesario darle el tiempo de respuesta para que su cerebro pueda procesar el nuevo conocimiento. El apresurar la respuesta sólo puede causar frustración y la percepción de no tener la respuesta. Esto puede generar un efecto inverso en el alumnos quien pensará entonces que no sabe nada, cuándo su respuesta necesita realizar nuevas conexiones neuronales. La fijación del aprendizaje debe de ser respetuoso de los tiempos de asimilación.

3. “Apaguen la luz para ver un video”.

La obscuridad induce al sueño liberando la melatonina una hormona que nos regula para encontrar el sueño. Cuándo se baja el nivel de luz, automáticamente el cerebro se prepara para el descanso. Mantengan la luz prendida mientras proyecta videos, de esta manera evitará el efecto Cine en el cuál gran cantidad de personas se duermen en las peliculas proyectadas, no porque la pelicula es mala, sino porque el cuerpo recibe la orden de dormir.

4. “No usen sus celulares”

Hoy más que nunca los alumnos cuentan con dispositivos que los pueden distraer si lo vemos por un lado, sin embargo pueden ser herramientas muy potentes para el aprendizaje. No podemos luchar contra el uso de los celulares, sino ser profesores más interesantes que el celular. Hoy es posible para un profesor realizar grupos de trabajo, usar grupos de difusiones en whatsapp para los alumnos o solicitarles que investiguen desde sus celulares algunos conceptos o palabras claves. De esta manera la imposición de impedir se transforma en una voluntad de estar presente que es más grande que la distracción de cualquier tipo sea. Aún sin celular uno se puede distraer con la mosca volando, a no ser que el profesor sea tan interesante que uno toma la decisión de seguir escuchándolo.

 5. “No entren a internet”

Competir contra la información es una batalla perdida del profesor. Internet es una gran fuente de información y es así cómo todos los profesionales buscan resolver sus interrogantes. El ayudar al alumnos en encontrar las mejores fuentes de información debe de ser uno de los roles de los profesores modernos. Las universidades suelen tener acceso a internet para los alumnos y un profesor moderno debe de incentivar el uso de toda la información posible.

6. “Trabajen sólos!”

Poco se ha hecho hasta ahora para incentivar el espíritu de colaboración entre los alumnos y la búsqueda de soluciones comunes. Se sigue premiando más a la nota individual que la nota común. Muchos de los problemas hoy en día en las organizaciones es por la falta de colaboración y el trabajo en equipo. ¿Quién debe de desarrollar estas competencias en los profesionales? Si no es el profesor, entonces quién más?

7. “Para la próxima sesión leer los capítulos 1 al 10 del libro….”

La lectura es fundamental para poder entender y estar preparados para el aprendizaje, sin embargo dar una lectura extensa sin argumentar el propósito suena muy aburrido. Conviene que el profesor solicite que los alumnos indaguen a través de la lectura la búsqueda de respuestas. Por ejemplo solicitar responder a 3 preguntas en la cuál encontrarán las respuestas en los capítulos de un libro suena más retador.

8. “Suban la calefacción”

Claro no se trata de pasar demasiado frío sin embargo se ha demostrado que la temperatura ideal para estudiar es de 25°, por debajo o por encima el nivel de concentración es bajo dado que el sistema nervioso centrar se centrará en regular las necesidades básicas que el sistema nervioso periférico le exige, lo cuál evitará que el cerebro se concentre en otras actividades.

9. “No mastiquen chicle en clase”

Se ha comprobado que el masticar chicle ayuda a una mejor oxigenación del cerebro y que usado durante el aprendizaje puede ayudar en una mejor fijación del conocimiento, evita la desconcentración al dar un ritmo regular entre cada mordida cómo si fuese una música lo cuál ayuda en centrar mejor la atención.

10. “No coman o beban en mi clase”

Para poder tener un alto desempeño en el aprendizaje es esencial que el organismo esté nutrido e hidratado en todo momento. El tener alumnos con hambre o con sed durante una clase evitará la posibilidad de generar mejores sinapsis neuronales en el efecto cognitivo y de aprendizaje.

Estos errores suelen ser frecuentes en los profesores que siguen un sistema de educación tradicional, cuándo una de las competencias más solicitadas en las organizaciones de hoy es la innovación.

¿Cómo pretender ser innovadores cuándo nuestro modelo de educación es de lo más tradicional?

Este contenido ha sido publicado originalmente por Linkedin en la siguiente dirección: es.linkedin.com

7 errores que debes evitar para ser un buen docente

1. No estar en una posición visible

No se recomienda que el docente esté “escondido” en el aula por ejemplo entre los alumnos. Si quieres romper la barrera del pupitre y el docente detrás, utiliza algo más relajado como acercar tu silla al frente de la clase, caminar un poco en el salón mientras impartes la clase o incluso formar una ronda con los pupitres colocándote en ella; pero sea como sea siempre debes estar visible para tus estudiantes.

2. Dejar un alumno al descubierto

Si encuentras a un alumno en una situación indebida para el horario de clase (como revisar el móvil) o incluso en una peor como estar copiando en una prueba, háblalo con el pero sin dejarlo expuesto frente a todos sus compañeros. Si lo haces le harás sentir tremendamente incómodo y seguramente ya no puedas lograr en el resto del año su respeto o cariño, dos condiciones esenciales para que el estudiante se interese por tu materia.

3. No establecer normas claras

Si las reglas no han quedado claras desde un primer momento, entonces será confuso que interrumpas la clase a cada rato para establecer qué está bien y que no dentro del salón. Lo mejor es dejar planteado desde el día uno que cosas se pueden hacer y cuáles no en el horario de clase.

4. Estar o parecer distraído

Si cuando los alumnos hablan tú los oyes pero no los estás escuchando realmente puede que esto se note; y es muy feo que cuando alguien habla el receptor esté como ausente porque demuestra que no le importa en absoluto lo que le están diciendo. Escucha a tus alumnos prestando verdadera atención y haz que esto se note a través de afirmaciones, correcciones o preguntas sobre lo que exponen. En cuanto a este punto, una buena estrategia para permanecer y parecer atento es mantener el contacto visual con los alumnos; tanto cuando son ellos quienes exponen como cuando eres tú el que lo hace.

5. Demorar demasiado en la corrección

Cuando un alumno hace una prueba o examen parece que la espera hasta saber el resultado es casi una tortura; todos podemos recordar esto de nuestra época de estudiantes. La ansiedad se apodera del alumno y necesita saber cuanto antes como le ha ido; por lo que lo mejor es no demorar la corrección de manera que el tiempo no se le haga eterno. Además de que el alumno valora la rapidez en la corrección por parte del docente, también es efectivo para repasar lo que detectas que a la clase no le ha quedado claro, ya que si dejas pasar mucho el tiempo, volver varios temas para atrás será poco efectivo.

6. Llevar los problemas personales al aula

Los problemas personales deben quedar afuera del salón de clase o de cualquier tipo de trabajo que realicemos, porque esto es parte del profesionalismo. Claro está que hay problemas más graves que otros, por lo que si estás pasando algo grave no hay necesidad de que te comportes como si nada sucediera, ya que esto podría hacerte ver casi como si no fueras humano; pero los conflictos más básicos del día a día no tienes por qué comentárselos ni hacérselos notar a tus alumnos demostrando poca paciencia e irritación.

7. Permitir que los alumnos conozcan demasiado de tu vida privada

Ahora más que nunca en épocas de redes sociales mantener total privacidad y hermetismo sobre los aspectos personales de tu vida es algo casi imposible; pero que tengas un buen control de ciertos aspectos privados es esencial.

Si estás en Facebook o en otras redes sociales, la decisión de aceptar la amistad de alumnos o de no hacerlo será tuya; pero ten en cuenta que si tienes a tus alumnos entre tus contactos deberás cuidar lo que compartes y expones allí, ya que cometer ciertos errores de criterio podría costarte caro.

Es decir, si vas a aceptar a tus alumnos, evita hablar de temas que puedan resultar conflictivos como política o religión (sobre todo atacar una posición y defender otra) así como también mostrarte en tus aspectos más íntimos a través de fotografías o cualquier cuestion que pertenezca a tu ámbito más privado. Si tus redes las compartes con tus alumnos, lo mejor es que las utilices solo para compartir información que pueda interesarles desde el aspecto formativo.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Universia en la siguiente dirección: noticias.universia.com.bo



Total
5K
Shares
5K Compartidas en:
  1. Son temas que permiten el analisis del trabajo como docentes y la reflexion para nejorar y adoptar nuevas estrategias

  2. Son buenos mensajes para los docentes, pero qué errores acometerán aquellos maestros que trabajan en escuelas en donde no hay energía eléctrica, Internet, celular ni otras cosas que menciona en el texto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR