¿UNA MALA PERSONA PUEDE SER UN EXCELENTE PROFESIONAL?

15 Compartidas en:
15
0
0
0
0

Ya lo dijo Howard Gardner cuando en una entrevista le hicieron la siguiente pregunta: ¿Por qué hay excelentes profesionales que son malas personas? Y su respuesta, fue la siguiente: Descubrimos que no los hay. En realidad, las malas personas no puedan ser profesionales excelentes. No llegan a serlo nunca. Tal vez tengan pericia técnica, pero no son excelentes. Lo que hemos comprobado es que los mejores profesionales son siempre E CE: excelentes, comprometidos y éticos. 

Gardner respalda esta teoría con los resultados de su experimento Good Work Project, en el cual, luego de entrevistar a más de 12 000 individuos, estableció que los mejores profesionales son excelentes, comprometidos y éticos. El concluye, a partir de esto, que las malas personas no llegarán a ser nunca buenos profesionales porque no poseen ética ni se comprometen para cumplir metas u objetivos, en los que ellos no sean el centro.

[socialpug_tweet tweet=”Cuando Gardner se refiere a buenas personas habla de aquellas que demuestran coherencia entre lo que dicen y hacen; las que predican con el ejemplo. Es decir, las personas que piensan y actúan de forma ética.” display_tweet=”Cuando Gardner se refiere a buenas personas habla de aquellas que demuestran coherencia entre lo que dicen y hacen; las que predican con el ejemplo. Es decir, las personas que piensan y actúan de forma ética.”]

En el entorno profesional, hablamos de una buena persona o buen profesional cuando el trabajador demuestra ser responsable consigo mismo y con sus compañeros, cuando entiende que el fin no justifica los medios y que no importan las diferencias de pensamiento cuando se debe buscar un objetivo común que beneficie al grupo o a la empresa. Además, sabe reconocer el mérito del otro en lugar de atribuirse victorias que no le son propias, y no duda en atender las responsabilidades que le corresponden.

[socialpug_tweet tweet=”Aspiremos a no solo ser un excelente profesional, sino a ser personas honestas, íntegras, preocupadas por el prójimo, que respetan a los demás y que con su quehacer contribuyen a construir una mejor sociedad.” display_tweet=”El éxito profesional es importante, pero debe estar acompañado del éxito personal y la preocupación por el prójimo. Aspiremos a no solo ser un excelente profesional, sino a ser personas honestas, íntegras, preocupadas por el prójimo, que respetan a los demás y que con su quehacer contribuyen a construir una mejor sociedad.”]

Eduquemos a nuestros hijos siendo conscientes de que los valores, virtudes y principios están por encima de nuestro propio éxito profesional.


Este contenido ha sido publicado originalmente por UDEP en la siguiente dirección: udep.edu.pe



Total
15
Shares
15 Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR