“Nobody is Normal”, un hermoso cortometraje para enseñar a nuestros alumnos que lo normal es ser diferente

58 Compartidas
58
0
0
0
0
Tristemente, nacemos y a medida que crecemos, adoptamos la absurda idea de que lo aconsejables es no destacar demasiado, encajar en la caja impuesta por la sociedad para no salirnos del tiesto, en definitiva, lo que conocemos como normalidad. Ahora bien, cuando intentamos definir la idea de normalidad, el asunto se complica.
¿Qué es ser normal y quién impone las directrices de lo socialmente aceptado? Según la psicología, la normalidad es una construcción social que engloba a los comportamiento, ideas y características que se adaptan a la vida en sociedad. Es decir, que se trata de una forma de autorregulación de las conductas, con la que cuentan las sociedades.

Cuando nuestra inocencia se ve corrompida por el adoctrinamiento con el que se nos imponen ciertas cualidades, resulta complejo tomar conciencia de nuestras diferencias y valorarlas para vivir con ello sin discriminarnos los unos a los otros. Se hace difícil asimilar que no es malo lo que nos hace únicos.

La adolescencia es esa etapa de nuestras vidas marcada por la intensidad con la que se viven los problemas y las alegrías. Todo parece estar sujeto al que dirán y por eso, también es una etapa que muchos viven o vivieron con miedo, al rechazo y a ser calificados como “anormales” por alejarse de los parámetros impuestos.

De eso trata este extraordinario cortometraje Nobody is normal” (Nadie es normal)realizado con la técnica del stop motion y dirigido por Catherine Prowse. La ficción nació como una iniciativa creada para la organización benéfica infantil Childline del Reino Unido. Childline es una línea directa de 24 horas destinada a ayudar a niños, niñas y adolescente a hacer frente al acoso y al abuso, además de orientar en temáticas como la educación sexual.

La película, ilustra de maravilla la ansiedad que supone crecer y el inútil intento de reprimir las emociones. “Nobody is normal” ofrece un mensaje esperanzador sobre la importancia de ser nosotros mismos y no intentar disfrazarnos de algo que no somos para encajar.

Todos tenemos inseguridades y a todos nos duele el rechazo, pero la felicidad, llegará el día en que aprendamos a querernos siendo únicos e irrepetibles en nuestras verdaderas pieles, esas que escondemos bajo capas de lo que algunos llaman “normalidad”.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Cultura Filosófica en la siguiente dirección: culturafilosofica.com





TAMBIÉN PUEDE LEER:

61 Compartidas
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: