[Miguel Varela] Construcción de las Bases de un Buen Sistema Educativo

       


Sostienen los estudiosos de la sociología educativa que uno de los componentes claves en una sociedad de avanzada es su sistema educativo. Sobre este recae el presente y el futuro de un pueblo. Es a través del mismo que se forjan ciudadanos con cultura general, preparados, con el conocimiento y  las competencias mínimas para el mundo laboral, apoderados para contribuir al crecimiento colectivo. Sin duda alguna, los sistemas educativos exitosos requieren de modelos de avanzada, integrados al crecimiento económico y tecnológico y presto a adaptarse y a servir a una generación de estudiantes con continúas expectativas, exigencias y cambios. Las nuevas tendencias mundiales, atadas al postmodernismo, implica mucho para los sistemas educativos.

Slateery (2006) establece claramente estas implicaciones en la educación, especialmente desde la perspectiva curricular y su interpretación. He ahí la interdependencia entre la educación y la sociedad, ambos ambientes se necesitan, por lo tanto, es imperativo contemplar y considerar los diversos puntos de vista en la solución de los problemas socioeducativos. De igual manera, Martínez y Torrech (2010), establecen la obligación de que los sistemas educativos sean estructurados para el logro de aprendizajes óptimos, en la que el estudiante reflexione, se comunique de forma adecuada y posea una mente dirigida a descubrir, investigar, explorar, inquirir y dar soluciones a los problemas sociales, de forma práctica, un aprendiz responsable con el mismo y con el colectivo, colaborando en la reconstrucción de una sociedad dinámica y cuyo crecimiento puede ser acelerado y accidentado. La educación existe para desarrollar en el estudiante el potencial, que ya posee, logrando que este lo ponga en práctica continua, al aplicarlo y mejorarlo durante su desarrollo y formación académica.(Álvarez, 2006).

La escuela, por lo tanto, está obligada a colaborar y preparar al estudiante para que pueda desarrollar aquellas destrezas  esenciales que le capaciten a ser mejor ciudadano. Galinsky (2010) identifica las siguientes destrezas;  concentración y autocontrol, colocar en perspectiva, comunicación, ejecutar conexiones, pensamiento crítico, asumir desafíos y capacidad para auto dirigir su aprendizaje. Lo anterior va de la mano con otras destrezas y competencias, cuya responsabilidad primaria recae sobre la escuela y la educación, entre estas, las destrezas sociales e intelectuales dirigidas a insertar al estudiante a la comunidad democrática para que pueda participar activamente en la toma de decisiones (Roopnarine & Johnson, 2013). Es evidente, como se mencionara anteriormente, que el proceso de conocer conlleva construir activamente con bases activas y cómo se interactúa, según lo estableció Piaget, Bronfenbrenner y Vygotsky, con el mundo social y natural (Bredekamp & Rosegrant, 2009).

Resulta evidente que la educación es un fenómeno social cuyas metas y propósitos estarán siempre abiertos a cuestionamientos. Todo sistema educativo debe encaminarse al desarrollo de ideales democráticos, atender necesidades, lograr autodeterminación, toma de decisiones.

La educación, como fenómeno social, conlleva que sus metas y propósitos esté siempre abiertos a cuestionamientos. La educación desarrolla conocimientos, ética y valores. Trata sobre la existencia, su totalidad y la enseñanza es  una actividad  moral.

Componentes de un Sistema Educativo

Para ser exitoso, el sistema educativo está obligado a tener claro el rol que ha de desempeñar cada nivel; el sistema como tal, los programas educativos y/o académicos y las escuelas como microsistema, incluyendo todos sus componentes. Sin duda alguna el sistema educativo tiene que contar con una base legal en la que se expongan sus propósitos y motivos, establecer claramente las funciones y roles de los que pertenecen al mismo, desde el que lo administra, hasta el funcionario no docente en la escuela. Hay que establecer claramente su política educativa al elaborar guías, reglamentos y normativa a partir de la dinámica y realidad de los tiempos.

Es necesario que el sistema educativo tenga una misión que  es la que representa el compromiso, la promesa de la empresa, que sirva de guía para tomar decisiones. A través de la misión se facilita  a que los actores y participantes se responsabilicen por la dirección de los procesos educativos. La misma representa el conjunto de  criterios para evaluar los procesos. Los sistemas educativos desarrollan una misión social, cultural e histórica. Para Barraza (2019), la misión se refiere a lo que una organización, en este caso la escuela, desea o se propone lograr en un periodo específico de tiempo, es el por qué se hacen las cosas, del qué cosas haces. Partiendo de lo anterior, la misión debe de describir que es lo que hace la empresa, dando dirección a los que colaboran con ella y pertenecen a la misma.

Otro elemento importante, atado al éxito de los sistemas educativos, es la presencia de una visión clara. Esta representa el  pronunciamiento de desarrollo de futuro positivo. Tiene que establecerse como algo práctico y alcanzable y ser operante, ágil y prometedora. Debe ser suficientemente clara, que establezca bases para el desarrollo de objetivos a corto y largo plazo, funcionales y medibles. Representa el sueño, la aspiración de toda organización. Según Cuevas (2020), esta representa, “la capacidad de ver más allá, en tiempo y espacio, y por encima de los demás, significa visualizar, ver con los ojos de la imaginación, en términos del resultado final que se pretende alcanzar”.

Todo lo anterior es parte de un buen constructo filosófico curricular. La filosofía educativa que caracterice al sistema es el que lo moverá en una dinámica continúa para que sus metas sean revisadas de forma dinámica. Muchas veces, cuando se habla o escucha sobre el concepto de filosofía se tiende a crear una especie de prejuicio y apatía hacia el tema. Sin embargo conviene establecer que la filosofía no es otra cosa que  amor a la sabiduría, es la búsqueda de ésta. Es el arte de pensar, razonar, hacer buen uso del intelecto, organizar y analizar. Es un esfuerzo humano para apartar la explicación de las cosas del ámbito sobrenatural para traerlo al ámbito racional. De acuerdo al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (2018), la filosofía representa el conjunto de saberes dirigidos al establecimiento principios generales con el propósito de orientar y organizar el conocimiento de la realidad.

Por otro lado, de manera práctica corresponde ubicarse en lo que es el área o campo de la filosofía educativa. Es la aplicación de la metodología y del conocimiento filosófico al esclarecimiento y solución de los problemas educativos. Sirve de guía y orienta la gestión educativa.  Cada docente desarrolla su propia filosofía educativa. La misma representa un conjunto de creencias. Se estudian las ideas sobre la educación que se gestan dentro de las escuelas filosóficas. Sirve de pauta orientadora en la educación. Provee ideas y conceptos sobre el hombre, sociedad y escuela que determinan el currículo y regulan los procesos de enseñanza. Se buscan alternativas o soluciones a los problemas con que se enfrenta el educador.

Establece Omelio (2017) que la filosofía  educativa provee para que se puedan establecer los  fundamentos relacionados a la  teoría pedagógica que sustenta al proceso de enseñanza aprendizaje. De esta manera complementa y guía todo lo relacionado a los fundamentos sociológicos y  psicológicos de dicho proceso. De igual manera hay que familiarizarse con unos principios generales que justifican el estudio, entendimiento y comprensión de la filosofía educativa. Estos principios se detallan a continuación:

  1. el ser humano es un ser educable.
  2. el hombre es responsable de sus actos lo que demuestra su inteligencia.
  3. todo hombre tiene la capacidad de aprender y solucionar problemas.
  4. el ser humano es un ser sociable, tiene obligaciones.
  5. la educación es un proceso integral, individual y social.
  6. la educación tiene como fin el perfeccionamiento y la felicidad temporal y eterna de la persona.
  7. todo sistema educativo debe encaminarse al desarrollo de ideales democráticos, atender necesidades, lograr autodeterminación, toma de decisiones.
  8. hay una jerarquía de necesidades y valores que han de respetarse.
Preguntas que se hace la Filosofía Educativa

Lo interesante de los fundamentos filosóficos de la educación es que es un campo, al igual que los otros fundamentos, diverso, dinámico y variado. Continuamente surgen preguntas que requieren respuestas a largo, medio o corto plazo. Entre esas preguntas se pueden identificar las siguientes;

  1. ¿Qué es Educación?
  2. ¿Para qué es la Educación?
  3. ¿En qué consiste la Educación?
  4. ¿Qué se debe enseñar?
  5. ¿Cuál es el rol de la escuela?
  6. ¿En qué se basa el currículo?
  7. ¿Cuál es el rol del maestro? 
Implicaciones

Según lo descrito a lo largo de este escrito, queda claro la importancia que tiene la educación en la formación del ciudadano y de la sociedad como un colectivo. Se requiere, a la luz de la realidad que vive el mundo, contar con sistemas educativos sólidos, agiles y dinámicos. Sistemas educativos dirigidos a satisfacer las demandas del aprendiz y las exigencias del mundo del trabajo y de la cultura del dialogo y las competencias, de la cultura general. Se necesitan sistemas que se muevan con los cambios en la sociedad, paralelos o adelantados a estos. Se necesitan sistemas con una nueva mentalidad, en la que se rompan esquemas obsoletos. Cada sistema, para que sobreviva y logre sus metas, ha de apoderarse, apoderando a sus componentes. Hay que insertar currículos vivos, de acuerdo a las necesidades, dinámicos, construidos con modelos probados. Las modalidades de enseñanza tienen que ser modificadas, alineadas y atemperadas a la nueva situación mundial.

Hay que apoderar, de forma especial, al docente, capacitarlo con las últimas tendencias pedagógicas, incluyendo, pero no limitándose a nuevos paradigmas de enseñanza, nuevas modalidades, metodologías, estrategias y técnicas de enseñanza y evaluación. Cada sistema tiene, por obligación, que contar con una infraestructura tecnológica ágil, vigorosa, actualizada y que responda a la realidad de sus estudiantes, con personal preparada y adiestrado en estándares profesionales locales e internacionales.

De lo anterior depende el éxito o fracaso de un sistema educativo. De lo anterior depende el éxito o fracaso de un egresado. De lo anterior depende el éxito o fracaso de una sociedad hambrienta de progreso. De lo anterior dependerá la Construcción de las Bases de un Buen Sistema Educativo. 

Referencias
  • Álvarez, H.J. (2006). Los hallazgos de las neurociencias y su aplicabilidad a la sala de clases: teoría y práctica. Puerto Rico: Santillana
  • Barraza, H. (2019). ¿Cuál es la diferencia entre propósito, misión y visión?
  • Recuperado de https://www.entrepreneur.com/article/294059
  • Bredekamp, S. & Copple, C., (2009). Developmentally appropriate practice in early childhood programs serving children from birth through age 8. National     Association for the Education of Young Children.
  • Cuevas Amaya William. (2020, mayo 11). Concepto de visión.
  • Recuperado de        https://www.gestiopolis.com/concepto-de-vision/
  • Galinsky, E. (2010). Mind in the making. National Association for the Education of Young Children: Washington, DC.
  • Martínez, L. y Torrech, L. (2010). Juego, investigo, descubro y aprendo Currículo preescolar integral, emergente y transformativo. Cataño, PR: Ediciones SM.
  • Rivera, O. (2017). La filosofía de educación como fundamento teórico de la teoría educativa.
  • Recuperado de https://redsocial.rededuca.net/la-filosofia-de-educacion-como-fundamento-teorico-de-la-teoria-educativa
  • Slatery, P. (2006). Curriculum Development in the postmodern era. NY: Garland Smilansky, Sara. (1968). The effects of sociodramatic play on disadvantaged       preschool children. New York: Wiley.

NOTA DE REDACCIÓN: La Web del Maestro CMF publica los textos originales de su autor, no necesariamente coincide con lo expuesto en el tema, y no se hace responsable de las opiniones expresadas.


Autor:
Miguel A. Varela Pérez , ciudadano americano, nacido en Puerto Rico.
Experiencia laboral: Master en Educación con especialidad en Administración y Supervisión Educativa, Bachiller en Ciencias con concentración en Biología, 32 años de experiencia como docente y docente administrativo, en áreas de enseñanza de Ciencia General, Biología y Química en el nivel secundario, director escolar en los niveles primarios y secundario, Supervisor de Ciencias, Superintendente de Escuelas, 27 años como profesor universitario en Programas de Preparación de Maestros. Administrador del Blog Desde Mi Salón, colaborador en periódicos regionales y programas radiales.
Correo electrónico: [email protected]
Facebook: Desde-Mi-Salon
Cuenta de twitter: @varelapma
Web: wordpress.com

.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: