María Elena Bottazzi: Acceso global no es solo mandar la vacuna a otra parte del mundo, es acceso equitativo y que cualquier productor pueda replicar la fórmula

22 Compartidas
22
0
0
0
0

Google News | Grupo en | Grupo en | App | Videos |


La doctora María Elena Bottazzi (Génova, Italia) de padre hondureño, fue a vivir a Tegucigalpa (Honduras). Allí estudió bachillerato en la escuela Elvel. Desde muy pequeña vio de primera mano las condiciones de vida de la población hondureña, por ello se interesó por el área científica. ​ En el año 1989 se graduó en Microbiología y Química Clínica en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Su tesis doctoral en Inmunología Molecular y Patología Experimental la sustentó en la Universidad de Florida en Gainesville (USA) y realizando varios cursos de postgrado en el área de biología celular, entre los años 1995 y 2001, en las universidades de Miami y Pensilvania. (Wikipedia).
La Web del Maestro CMF, ante la basta trayectoria docente de la doctora Bottazzi, quien comenzó en la Universidad George Washington (Washington DC, USA), luego como codirectora de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Colegio Baylor de Medicina y del Centro para Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas (USA), luego como profesora de pediatría, virología molecular y microbiología del Colegio Baylor de Medicina y profesora adjunta de bioingeniería en la Universidad de Rice (Texas,USA), consideramos que es una excelente referencia para las mujeres que dedicadas a la investigación científica desempeñan la  trascendental tarea de colaborar con los padres de familia y la sociedad educando a los niños y jóvenes, futuros ciudadanos, en la educación. Cf Wikipedia.

Actualmente la doctora María Elena Bottazzi, codirectora del Centro para el Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas (Houston, USA), con el doctor Peter Hotez diseñaron una vacuna contra la covid-19 a finales de diciembre, y la ha llamado Corbevax. Cuando llegó la pandemia, Bottazzi y el doctor Hotez estaban listos para desarrollar las pruebas necesarias para perfeccionar su vacuna, “pero no hubo ningún interés”, pero ahora que estamos en el tercer año de la pandemia, esta vacuna parece que por fin tiene su oportunidad. Recibió la autorización para uso de emergencia en India, y está en conversaciones para producir la vacuna en países como Indonesia, Bangladesh y Botsuana. Según un estudio de Fase III entre 3.000 voluntarios, Corbevax tuvo una eficacia del 90% para prevenir la enfermedad causada por la versión original del SARS-CoV-2, y del 80% para la variante delta. […] Y, por ser hondureña, tiene especial interés en que se pueda producir en Centroamérica y distribuirse por toda la región”.

PERFILES: ¿QUIEN ES MARIA ELENA BOTTAZZI? (04´ 03”)

En conversación con BBC Mundo, Bottazzi explica por qué considera a Corbevax “la primera vacuna contra la covid diseñada para la salud global” y cómo espera que cambie los paradigmas de producción y distribución de las vacunas. “La vacuna desarrollada por Bottazzi y Hotez está basada en una tecnología tradicional, llamada proteína recombinante. Esta tecnología ya ha probado ser efectiva desde hace décadas, en vacunas como la de la hepatitis B, por ejemplo. Su funcionamiento se basa en utilizar proteínas de un virus suficiente para despertar una respuesta inmune, pero no la enfermedad. Además, requiere un proceso de producción más sencillo y barato que otro tipo de vacunas, como las de ARN mensajero que producen Pfizer o Moderna”. [En cuanto] a la variante ómicron, Bottazzi dice que están haciendo pruebas y esperando la validación de los resultados. […] sostiene que los datos de los estudios aún no se han publicado porque toma tiempo procesarlos y hacerlos disponibles al público, y tanto ellos como Biological E. son equipos pequeños en comparación con las grandes multinacionales”. Cf CÓMO ES CORBEVAX, LA PRIMERA VACUNA SIN PATENTES CONTRA LA COVID-19 DESARROLLADA POR UNA CIENTÍFICA HONDUREÑA

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, pidió en una conferencia de prensa celebrada en Ginebra, Suiza el 20/12/2021, que se retomen los esfuerzos para aumentar las cifras de vacunados en todo el mundo, para lograr que el 2022 acabemos con la pandemia, porque “es aquí donde la equidad debería entrar en juego”. También el Papa Francisco en más de una oportunidad ha llamado a la reflexión sobre lo importante que es que “la comunidad internacional intensifique esfuerzos de cooperación” para asegurar el acceso universal a las vacunas, porque “no es una cuestión de conveniencia o cortesía, sino de justicia” (17/12/2021).

Lamentablemente no se ha logrado la solidaridad y el altruismo, de los productores mundiales de vacunas, que esta situación de emergencia exigía y que el mundo necesitaba, poniéndonos en la grave situación en que estamos. La doctora Bottazzi afirma que el “acceso global no es solo mandar la vacuna a otra parte del mundo, acceso global es que haya acceso equitativo, que cualquier manufacturador pueda replicar la fórmula, que cualquier persona tenga acceso a la vacuna”, y tanto ella como su equipo, creen que están haciendo todo lo posible para lograr llegar a los países más pobres con publicaciones que son abiertas para que también la comunidad científica pueda ver cómo hacen sus ingenierías, “cómo se pueden producir y eso es lo que lo hace de una manera un poco más genérica. Afirma que “no se mantiene ningún secreto del proceso y eso se puede replicar en varios lugares alrededor del mundo”,. CORBEVAX, LA VACUNA CONTRA LA COVID-19 QUE SUPONE UN ALIVIO PARA PAÍSES POBRES

Artículo recomendado:

Los ingresos previstos por “las multinacionales estadounidenses Pfizer y Moderna, más la alemana BioNTech, por las ventas de sus vacunas contra el coronavirus alcanzaban los 62.000 millones de euros en 2021, según un cálculo del diario Cinco Días. “Sin embargo, dice la investigadora Bottazzi hoy “existe la capacidad de producirla a una escala suficiente para cubrir toda la necesidad mundial. La tecnología para producirla ya existe en varios lugares del mundo. Si mañana Brasil quiere producirla, ya tiene la tecnología, las fábricas y el conocimiento. […] aunque la intención es que todo el mundo pueda acceder a ellas, hay limitaciones en cuanto a su fabricación a gran escala, su almacenamiento, la propiedad intelectual. Hay muchas más limitaciones que están impidiendo recibir o producir estas vacunas en el mundo. […Y esto está haciendo que] los países, económicamente, no pueden seguir comprando vacunas de alto costo. Esta vacuna puede aliviar a los países que ni siquiera tienen fondos para seguir comprando vacunas muy caras. […] Nuestra tecnología es abierta. Todos los procesos están publicados, no están patentados”. “LOS EJECUTIVOS DE PFIZER Y MODERNA DEBERÍAN SER MÁS ALTRUISTAS AL CALCULAR SUS GANANCIAS”

“La científica, de nacionalidades hondureña, italiana y estadounidense, también impulsa otros proyectos para crear una capacidad de investigación y desarrollo en Centroamérica y el Caribe, y espera pronto lograr algo concreto desde Panamá. […] En lo que respecta a Honduras, aboga porque haya una mayor conciencia para incentivar la investigación y desarrollo en la UNAH, además de incentivar a las nuevas generaciones y que el Gobierno que asumirá el próximo día 27, con Xiomara Castro como presidenta, “reconozca que hay que invertir en la ciencia y la salud pública. […] las multinacionales de la industria farmacéutica [… que] recibieron una cantidad enorme de subsidios, tanto de Gobiernos como de países en particular para la producción de vacunas contra la covid-19, […] “tendrían que ser un poco más altruistas, ofreciendo un poco de beneficio al mundo, especialmente cuando estamos todavía en una situación de emergencia”. (Ibidem, LA Times)

Ojalá se escuche la voz de esta educadora e investigadora latinoamericana, quien está convencida que “con este modelo libre de patentes se resalta el papel de las entidades académicas y sirve para llamar la atención para que los gobiernos apoyen más las áreas de investigación, cambiando a los paradigmas de la educación”, para despertar en las personas, la conciencia de que los incentivos no puede ser solamente económicos pues, “la vacuna no es un producto para hacer dinero”.

“La esperanza es que se apoyen a recibir estas tecnologías que son de acceso de costo, de cantidad, de calidad y que va a traer beneficios a comunidades pobres y remotas no solo de Honduras, sino que de Latinoamérica y otros países del mundo”. (El Heraldo, 30/12/2021).

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: