Jordi Nomen: Los profesores debemos ser un modelo de pensamiento riguroso, tenemos que demostrar que nosotros también nos interrogamos

365 Compartidas
365
0
0
0
0

       


El profesor de filosofía y ciencias sociales, Jordi Nomen (1965), es licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Barcelona (España) y tiene un posgrado de Ciudadanía Activa en la misma universidad y un máster en Filosofía por la Universidad de Gerona (España), es autor de El niño filósofo (2018) y El niño filósofo y el arte (2019); y considera que, si deseamos que los futuros ciudadanos, que ahora están en nuestras aulas, gocen de un mejor desarrollo intelectual y moral, debemos dotarlos de las competencias necesarias, y en particular del perfeccionamiento del pensamiento crítico y la participación activa y responsable, según su edad, por medio de la enseñanza de la Filosofía, “cuando hay tanta ambigüedad, confusión, ansiedad y falta de certeza sobre lo que podemos hacer y cómo vivir” (Cerletti y Kohan 1997).

En la Web del Maestro CMF hemos compartido opiniones variadas sobre el tema de la enseñanza de la Filosofía en la escuela. En esta oportunidad les proponemos escuchar al profesor Nomen sobre la enseñanza de la Filosofía en las escuelas y en las familias, sabiendo que “en educación la última palabra todavía no esta dicha”. Recientemente, en la presentación de su obra El niño filósofo y la Ética, con el auspicio de la Universidad de Santiago de Chile, y según la Editorial Arpa, los educadores sabemos por experiencia y por práctica docente, que “una «buena vida» sigue pasando por cultivar la bondad y el amor, aunque eso, en efecto, colisione a menudo con los nuevos modelos de éxito social y personal”. Nomen nos sugiere reflexionar sobre el compromiso en la elaboración de mejores proyectos educativos, que forman constructores de nuevos modelos sociales, que defiendan los valores en los que creemos, pues “la comprensión de lo que es el pensamiento cuidadoso o ético desde la infancia, y desarrollar prácticas en el hogar y en la escuela para promoverlos”, a través de la enseñanza de la Filosofía en las escuelas, marcará una diferencia.

Publicación recomendada:

Con el fin de conocer la opinión del profesor Nomen, sobre “esa extraordinaria capacidad de asombro y una curiosidad -prácticamente ilimitada- que tienen todos los niños y jóvenes, y que los convierten -según él- en pequeños grandes filósofos”, nos permitirá reflexionar sobre nuestra tarea educativa, a fin ayudarles a nuestros hijos y estudiantes a aprender a desenvolverse como ciudadanos activos y comprometidos, como nos recuerda el profesor Savater en esta publicación: FERNANDO SAVATER: LA EDUCACION DEBE FORMAR CIUDADANOS NO EMPLEADOS

Dejamos a su criterio el para tomar, descartar o mejorar las propuestas del profesor Nomen, dejadas en las entrevistas concedidas al Blog Tiching (28/02/2019); a Marta Moreno para Educación 3.0; a Rocío Niebla para El Diario (España, 08/12/2021) y a Adrián Cordellat para El País (España, 19/12/2021), sugiriéndoles lean las publicaciones completas, en el enlace que indicamos al final de cada parte, pues no compartimos todos los temas que toca. Ojalá -esta no tan corta publicación– les sea útil como un recurso para su formación permanente, sus reuniones académicas y las entrevistas personales. Dejamos aclarado que hemos escogido aleatoriamente -por motivos únicamente educativos y de formación permanente- las preguntas y respuestas, y que algunas de las palabras resaltadas en negritas y en cursivas, son nuestras.

EL SÓTANO DESDE – EL ESTUDIO DE JORDI NOMEN (13´ 34”)

TICHING: ¿Qué es el pensamiento crítico? ¿Cómo lo podemos definir?

JORDI NOMEN: “Es un método que utilizamos para sentirnos seguros de nuestra opinión apoyándolas en argumentos fuertes, que sean lógicos, que sean válidos, etc. Al mismo tiempo que se pregunten por la verdad, que sean autocorrectivos. El pensamiento crítico te obliga a revisar las preguntas que te haces y a crecer personalmente con ellas”.

TICHING: ¿Qué implica no tener pensamiento crítico? ¿Qué pasa si no nos hacemos preguntas?

JORDI NOMEN:No tener pensamiento crítico implica ser más fácilmente manipulable. Pierdes la libertad de pensar por ti mismo, es muy fácil caer en prejuicios y estereotipos porque no hay un trabajo riguroso del propio pensamiento. Esto también implica la imposibilidad de reorganizar tu pensamiento teniendo en cuenta las ideas de los otros. Hay un punto de pérdida de la diversidad, de ser incapaces de atender lo que los demás nos proponen”.

Artículo relacionado:

TICHING: … ¿Cómo podemos enseñar a hacer preguntas?

JORDI NOMEN: “El problema es que no nos han preparado para esto. La retórica y la oratoria han desaparecido del sistema educativo. Si el profesor no es una persona que se formula preguntas en público, si no hace avanzar a los alumnos en las deducciones de lo que van viendo y viviendo, es muy difícil enseñar nada. […] ¿Qué implica? Es importante definir rigurosamente los conceptos”.

TICHING: ¿Es fácil preguntar y enseñar a preguntar?

JORDI NOMEN: “No, los profesores no estamos preparados, esto no se transmite con facilidad. No se puede hacer un curso y con esto ya sabes preguntar. Requiere mucha experiencia, para conseguir un profesor socrático necesita tiempo y necesita a sus compañeros, la pregunta siempre se amplia en función de tu interlocutor”.

Este diálogo lo puede usted ampliar en este enlace: JORDI NOMEN: “NO TENER PENSAMIENTO CRÍTICO IMPLICA SER MÁS FÁCILMENTE MANIPULABLE”

MARTA MORENO: ¿Para qué sirve la filosofía?

JORDI NOMEN: “Creo que es una gran generadora de libertad porque permite cultivar el pensamiento propio y el despertar intelectual, […] permite pensar por uno mismo y evitar las manipulaciones a las que nos someten agentes como el poder, los medios de comunicación o diversos dogmatismos. […] ataca los estereotipos y prejuicios […]. Sirve, a su vez, para la formación del carácter. Si hacemos que el alumnado sea crítico, educaremos en la empatía, en la confianza, en la razón o en la humildad, entre otros. Es una disciplina que pretende mover las aguas de una transformación social […] es un buen instrumento para construir un mundo mejor, siguiendo la idea de Kant de “atrévete a pensar por ti mismo para entender las cosas”.

Artículo recomendado:

MARTA MORENO: ¿Por qué el alumnado necesita aprender el significado de ‘libertad’?

JORDI NOMEN:Si entrenamos a la infancia para que sea libre, será más difícil someterla a cualquier esclavitud. […] quien ha conocido la libertad, luchará por mantenerla. […] Si se recibe una formación en este sentido, será mucho más difícil manipularles”.

La publicación competa la encuentra en este enlace: JORDI NOMEN: “SACAR LAS HUMANIDADES DE LA ESCUELA ES DESHUMANIZARLA”

Artículo relacionado:

ROCÍO NIEBLA: Los niños tienen la capacidad de filosofar, de hacerse preguntas y de dudar de todo […] ¿Cómo hacemos los padres y las madres para iniciarlos? … sobre todo “darles tiempo”.

JORDI NOMEN: “La primera premisa es escucharlos. […] La segunda cuestión sería enseñarles a problematizar: mostrarles que la realidad es polifacética y polivalente, que se construye en colectividad y que no hay una verdad absoluta porque la verdad es contextual. Los padres debemos preguntarles más que responderles. […] Vivimos en una sociedad en la que el tiempo se ha monetarizado y mercantilizado, así que disponemos de poco tiempo para nosotros, y menos para los niños. Parece que no es importante dedicarles tiempos de calidad. […] Si estamos mirando a otro lado se detecta que el canal está ocupado. Cuando miramos a alguien, a sus ojos, la persona entiende que el canal está libre y la comunicación se establece de forma fluida y plena.

ROCÍO NIEBLA: ¿El pensamiento cuidadoso sería el pilar para educar a los niños y las niñas en democracia?

JORDI NOMEN:Sí, sobre el bien común y el interés general, se trata por tanto de pensar que no estamos solos y que convivimos con otras personas que tienen los mismos derechos y deberes que nosotros. Es imprescindible educar a nuestros niños en el pensamiento cuidadoso para vivir la ciudadanía responsable, activa y rebelde. […] El mundo iría mucho mejor si tuviéramos en el pensamiento que si los demás no son felices, es imposible que uno lo sea”.

Artículo relacionado:

 

ROCÍO NIEBLA: Las familias y la escuela estamos intentando inculcarles el valor del bien común a la vez que el de la competencia y el sálvese quién pueda. ¿Cómo casa?

JORDI NOMEN: “Este es el gran dilema. […] Hay demasiada injusticia y cuestiones que no funcionan y nosotros tenemos el poder, sobre todo si nos asociamos y lo hacemos con los que tenemos al lado, de intentar cambiar a un mundo mejor. La filosofía no puede ser una entelequia que sueña y en la que los filósofos están flotando en el éter: desde pequeños hay que remangarse e intentar trasformar las cosas para que seamos mejores. Por supuesto esta idea contrapone a toda idea mercantilista, de súper éxito o de emprender negocios sin tener en cuenta a los demás”.

ROCÍO NIEBLA: Si la filosofía consiste principalmente en hacerse preguntas y los niños demandan principalmente respuestas, ¿no les podemos frustrar?

JORDI NOMEN:Lo importante es que comprendan que las respuestas no son cerradas, porque eso es dogmatismo. […] las respuestas dependen del contexto y las circunstancias, así que se construyen con los demás. Y para esto hay que valorar la diversidad y educarles en la escucha a todo el mundo. Las respuestas cerradas solo son posible en la ciencia. Mis alumnos no se frustran con las respuestas diversas, al contrario, las analizan e incluso aceptan que se han equivocado. Es importante que aprendan que no tener la razón no significa inferioridad”.

ROCÍO NIEBLA: ¿Hay que educarles en la tolerancia incluso a la intolerancia?

JORDI NOMEN: “No, es una línea roja. La intolerancia se carga a la tolerancia, entonces ya no hay espacio para seguir siendo tolerante. Frente a la intolerancia hay que actuar con métodos como la denuncia o la desacreditación de la validez de esas opiniones que seguro estarán basadas en prejuicios y estereotipos o en sesgos cognitivos erróneos. La intolerancia se basa en la ignorancia, por tanto, es imperiosa la necesidad de desenmascarar la ignorancia”.

La publicación completa de la entrevista de Rocío Niebla en la cual toca otros importantes temas como la democracia, la ciudadanía, la convivencia, la competencia, la curiosidad, el dibujo filosófico, el juego y la ética, la encuentra en este enlace: JORDI NOMEN, PROFESOR DE FILOSOFÍA: “DAR TIEMPO DE CALIDAD A LOS NIÑOS IMPLICA ESCUCHA Y APARTAR EL MÓVIL”

Artículo relacionado y recomendado:

ADRIÁN CORDELLAT: … la extraordinaria capacidad de asombro y la curiosidad ilimitada de los niños y las niñas son dos cualidades que los convierten en pequeños grandes filósofos. ¿Se desaprovecha en las aulas ese potencial?

JORDI NOMEN: “Sí, yo opino que escuchamos poco a los niños. De entrada, aún no hemos superado ese viejo prejuicio de que los niños están a medio hacer y que no tienen criterio, así que les miramos desde un cierto paternalismo rancio. […] la verdad es que en todo ese tiempo nunca han dejado de sorprenderme en cada nueva idea que aportan. Yo aprendo muchísimo de ellos. […] Una niña, con el debate ya avanzado, dijo: «lo malo es que todo esto que estamos diciendo lo perdemos cuando nos hacemos mayores, porque como tenemos tanta prisa y tantas obligaciones no nos queda tiempo para pensar y para imaginar». […] vivimos en la era de la prisa y el ruido. Reflexionar sobre las cosas implica dedicarles un tiempo, es un proceso más lento que la decisión impulsiva, pero tiene premio: al final lo que nos hace crecer son las decisiones reflexionadas. Y esto no deberíamos olvidarlo en casa cuando hay un conflicto. Es mucho más fácil proceder con el grito, la bronca y el castigo que pararnos a reflexionar para ver qué ha pasado, por qué, en qué circunstancias, con qué intencionalidad, etc. Lo que pasa es que esto no está de moda y se ve como una pérdida de tiempo, […] Yo creo que no han acabado con los grandes valores en el sentido de que toda familia y todo docente siguen teniendo claro que quieren que sus niños y niñas sean buenas personas y felices. […]”.

ADRIÁN CORDELLAT: Usted destaca en el libro precisamente eso, el valor de la acción en forma de ejemplo: «los valores se aprenden sobre todo con el ejemplo (…) los valores no se enseñan, se muestran, se transmiten».

JORDI NOMEN: “Es que el discurso sirve de poco cuando no existe el ejemplo o el testimonio -que es otra manera de mostrar los valores, aunque quizás menos efectiva-, cuando un gran discurso va seguido de acciones absolutamente contradictorias. El valor debe encarnarse en la realidad, debe bajar a la tierra, de lo contrario no deja de ser un punto de vista que está en el cielo, pero que no tiene ninguna repercusión en la vida cotidiana. […] En tiempos de dogmatismos es absolutamente fundamental ese pensamiento cuidadoso, […] Es decir, un pensamiento en el que la razón y el corazón deben funcionar a la vez. […] Pienso que es crucial que este pensamiento llegue a las familias y a las escuelas. Y sobre todo que llegue a la infancia para que podamos construir una generación mejor y que no se equivoque tanto como la nuestra, que no ha sido capaz de erradicar la pobreza, ni las guerras, ni la crisis climática”.

La entrevista completa la encuentra usted en este enlace: JORDI NOMEN: “ESCUCHAMOS POCO A LOS NIÑOS Y ESO ES UN GRAVE ERROR”

“Esta tarea no es solo de los profesores. No hay que ir a la universidad y estudiar la carrera de Filosofía para tener una mirada filosófica. Simplemente hay que salirse del contexto”.
(El Periódico 14/07/2018).

REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



También le puede interesar: