¿ESTAMOS PREPARADOS PARA RECIBIR A LOS PROFESORES DE LA GENERACIÓN Z?

0 Compartidas en:
0
0
0
0
0

La segmentación de los clientes que existe en el mercado, se basa en el año de nacimiento de cada persona, así, estudiando un período y las características en que crecieron, se realizan los estudios de mercado, que luego encuentran sus objetivos de ventas y sus estrategias.

A los jóvenes que hoy en día están en el entorno de los 20 años, un poco menos, un poco más, la han denominado generación Z, caracterizada “por es estar todo el tiempo detrás de la pantalla del Smartphone; y aunque a muchos veteranos esto les parezca automatizante la realidad es que hoy en día es lo natural. Ésta forma de relacionarse nacida de la tecnología parece que llegó para quedarse”. Y a esta generación pertenecen (con las naturales excepciones) los profesores que están egresando de los institutos pedagógicos o las facultades de educación.

La educación de los profesores de la Generación Z, exigió el cambio del paradigma educacional tradicional. Se comenzó a usar las presentaciones interactivas y una educación “más creativa” en el aula, que estimularan los sentidos a la vez que se orientaran al estudiante a separar la información relevante de la que no, en medio de tanto flujo informativo. El uso del internet les enseñó que el aprender ya no se limita al salón de clases, y que los cursos online sólo le exigían contar con una computadora con acceso a internet. Las instituciones educativas privadas y públicas (que tuvieron la “suerte”) se adecuaron a esa realidad de educar a la Generación Z, y agregaron a las clases las tareas presenciales, otras, a través de plataformas informáticas.

La sicopedagoga Laura Barriocanal afirma que es razonable el sostener que la generación Z ha incorporado en su estructura nerviosa distintos aspectos en cuanto a la forma de procesar la información. “Se trata del predominio de circuitos cerebrales que potencian la velocidad para el procesamiento de datos. Se desarrollan automatismos motores, que los vuelven capaces de teclear a velocidades asombrosas, mientras simultáneamente realizan otras actividades. Se da predominio al ingreso de la información visual sobre la auditiva”. Ya desde pequeños, manejaban o se distraían usando los celulares de sus padres, estaban absortos o pendientes de las pantallas; se les filmó desde que nacieron; tuvieron entre sus manos los juguetes digitales, diseñados en colores y modelos personalizados; han desarrollado una inteligencia práctica y tienen una agilidad mental que probablemente no se hayan visto en otras generaciones.

Los profesores de la Generación Z, al ser extremadamente sensoriales, basándonos en la opinión de Andrés Hatum, (director del Centro de Investigación Grupo RHUO de IAE Business School), nos dice que “leen cruzado, prefieren los cuadros y se entretienen con presentaciones interactivas. Aprenden colaborativamente mejor que con la educación formal y tradicional. Son más afectos al trabajo en equipo que otras generaciones”, y su educación exigió estar acompañada por la animación y los sentidos para que pudieran aprender. Téngase en cuenta, además, que estos profesores entraron muy poco (o nunca) a una biblioteca, no tuvieron que hacer su trabajo práctico con máquina de escribir y atender para no equivocarse, pues usaron Word, el copy paste ¡y listo! Están convencidos que ya está todo en la web, incluida su vida social, que transcurre en las redes sociales. Para ellos es más sencillo chatear que hablar.

Los nuevos profesores, que tendrán los estudiantes con otros recursos tecnológicos para su aprendizaje, “básicamente, están obligados a contar con mayores habilidades cognitivas; de lo contrario, mirarán el mundo del modo en como las vacas miran los autos pasar. Ojo que también hay riesgos, pues las estructuras sociales, el Estado, etcétera, entrarán en otra generación. Por ello, también se habla de los riesgos de hipervigilancia, pérdida de privacidad, etcétera”. Además, “los posibles comportamientos sociales e individuales en el ámbito profesional de esta generación tienen que ver con una mayor especialización, mayor ramificación y mayores especificidades”, advierte el sociólogo Camilo José Caballero Ocariz.

La socióloga Diana García, opina que la Generación Z, por el uso tan familiar de las TIC, les permitirá “ser agentes, participar, opinar, desarrollar una mayor facilidad para la expresión en nuevos espacios de apoyo, aprendizaje y sociabilidad”. Y, por lo tanto, es como una nueva brisa de “aire” fresco” que está a las puertas de los centros educativos.

Les dejamos algunas preguntas: ¿Encontrarán una “cálida bienvenida”? ¿Descubrirán que la comunidad educativa se ha preparado para recibirlos y aprovechar su preparación de “última generación”? ¿Sabrán adaptarse a la infraestructura y a los recursos que encuentren? ¿Qué opina Usted sobre los próximos colegas que llegan con una formación más actualizada? ¿Qué se espera de esta generación de profesores hiperconectados y que vive a través de una pantalla? ¿Estamos preparados para recibir a la generación de profesores que “nacieron con un chip en la cabeza”?


REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO
Fuente: ABC Color, Nancy Duré Cáceres



Total
0
Shares
0 Compartidas en:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR