¿DE QUÉ MANERA LAS EMOCIONES ACADÉMICAS INFLUYEN EN EL APRENDIZAJE?

28 Compartidas en:
28
0
0
0
0

Las emociones se encuentran inmersas en el ámbito educativo e influyen en la forma cómo aprenden nuestros alumnos, Experimentar emociones positivas puede ayudar al estudiante a desarrollar tareas, solucionar problemas y favorecer la autorregulación; por otro lado, experimentar emociones negativas puede interferir en el rendimiento académico, al rendir exámenes, promover la deserción escolar e influir negativamente en la salud.

Como maestros es importante poder reconocer las manifestaciones emocionales en nuestra práctica docente, al distinguir la emoción, del estado de ánimo y del afecto a fin de poder canalizar los aspectos afectivos que están involucrados en el aula y provocar aprendizaje en nuestros alumnos.

Las Emociones involucran procesos psicológicos coordinados, en particular el cognitivo, el fisiológico, la motivación, y los componentes expresivos, por otro lado los Estados de ánimo son menos intensos, son momentáneos y carecen de un objeto específico de referencia, pueden ser considerados como emociones de baja intensidad y por último, El Afecto abarca las emociones y los estados de ánimo y se utiliza en un sentido más amplio para referirse a la evaluación de sentimientos cognitivos. Ahora, Imaginemos a nuestro alumno frente a un examen: Se siente nervioso (afectivo); preocupado por el fracaso (cognitivo); experimenta un aumento de la activación cardiovascular (fisiológica); manifiesta impulsos para escapar de la situación (motivación); y en su rostro se dibuja una expresión facial ansiosa (expresivo).

Muchos estudiosos establecen diferencias entre las Emociones se que pueden experimentar en el aprendizaje como son: las Epistémicas, si considera aspectos del conocimiento en la generación de actividades de aprendizaje y cognitivas,  De logro, si están vinculadas a las actividades de rendimiento (éxito y fracaso), las Sociales, si contemplan la dinámica de relaciones interpersonales donde se puede vivenciar la ira o gratitud dirigida hacia los compañeros o profesores y por último las del Tema, provocadas por el contenido del material de aprendizaje y su compromiso, interés y motivación en un dominio académico

Algunas teorías intentan explicar el origen y desarrollo de las emociones académicas, como la Teoría de la atribución de Weiner (1985), que atribuye  la conducta de logro mediante las atribuciones causales percibidas por las personas en resultados de logros anteriores y las consecuencias, tanto cognitivas como afectivas. Según este modelo una secuencia motivacional se inicia cuando una persona obtiene un resultado que puede ser positivo/éxito o negativo/fracaso, y como consecuencia experimenta sentimientos genéricos de felicidad o frustración, e inicia un proceso de búsqueda causal para determinar la causa del resultado (proceso de atribución causal). Propone Tres dimensiones: Localización o locus de control, al diferenciar las causas internas y externas Estabilidad, que hace referencia a factores estables e inestables de sus logros o fracasos y Capacidad de Control, la cual tiene la capacidad de cambiar las causas que producen determinados acontecimientos, asumiendo que existen factores controlables e incontrolables.

Es necesario reconocer en qué momentos nuestros alumnos experimentan emociones y en qué medida afecta el rendimiento escolar y a su aprendizaje, por ejemplo se ha encontrado que: Durante los Exámenes, las Preguntas de ensayo producen más ansiedad que las de opción múltiple pues requieren de mayor memoria operativa y de recursos atencionales; en cuanto al Género: La ansiedad es mayores en mujeres que en varones; por la naturaleza de los Cursos: Mayor ansiedad en ciencias para las mujeres; en Ambientes de aprendizaje: No hay mucha investigación al respecto; considerando la Composición del aula: En igualdad de condiciones, un estudiante promedio percibe un buen desempeño en un aula de baja capacidad cognitiva; considerando los Estilos de Enseñanza: Si esCentrada en el profesor, se relaciona negativamente al disfrute de la realización de tareas y actitudes por aprender; por la Estructura y claridad en la tareas: se observa una actitud positiva en aquellos que favorecen el modelado mental creativo en lugar de los procedimientos de rutina; y por último en el nivel de primaria: La ansiedad ante los exámenes se incrementa dramáticamente durante los últimos años de la escuela primaria.

¿Cómo influyen las emociones en el compromiso y rendimiento? Estudios revelan que:

  • Las emociones influyen en la disponibilidad de los recursos de atención.
  • El estado de ánimo puede influir en la recuperación de la memora.
  • Las emociones facilitan el uso de estrategias de aprendizaje, para la elaboración y organización del material y el pensamiento crítico.
  • Las emociones pueden influir en la autorregulación, el seguimiento, la implementación de estrategias de aprendizaje, y la evaluación de los resultados de los estudiantes.

¿Cómo trabajar eficazmente las emociones en el aula?

El interés y la motivación de los estudiantes, pueden ser influidos exitosamente en el aula, se sugiere diseñar entornos de aprendizaje emocionalmente eficaces e intervenciones dirigidas a las distintas emociones académicas. Además, los Ambientes que crean demanda para participar poniendo énfasis en el aprendizaje autorregulado también puede promover emociones positivas de aprendizaje. La autorregulación puede tener lugar a nivel individual o a nivel de grupo por ejemplo, en el aprendizaje cooperativo y por último, El aprendizaje autorregulado para ser emocionalmente efectivo, requiere que los estudiantes sean competentes para auto dirigir su aprendizaje.

Por implicación, los maestros debemos evitar utilizar estándares de comparación generalizada para evaluar el desempeño y proveer evaluación diferenciada en el aula, a fin de favorecer oportunidades de experimentar el éxito a todos, generando emociones positivas.

Referencias:

(Deci y Ryan, 1987). (Hulleman y Harackiewicz, 2009; Ruthig, Perry Hall, y Hladkyj)
(Buff, Reusser, Rakoczy, y Pauli, 2011) (Frenzel, Pekrun, y Goetz, 2007) Izard y Ackerman, 2000; Lerner y Keltner, 2000; Zeelen -berg, Nelissen, y Pieters, 2007).


Este contenido ha sido publicado originalmente por Organización de Estados Iberoamericanos en el siguiente dirección: oei.es | Autor: Yannet Valencia Chacón



Total
28
Shares
28 Compartidas en:
1 comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR