Maestros al servicio de la educación

Cuáles son las principales claves para formar a un niño lector

Cuando estén aprendiendo a leer es ideal ayudarlos a descubrir de a poco cada palabra. También, dar el ejemplo y hacer que vean la lectura como un premio. De acuerdo con el Ministerio de Educación (Mineduc), el 60% de los niños que pasan a segundo básico en Chile lo hacen sin saber leer correctamente y con el paso del tiempo las mejoras son poco alentadoras, puesto que en cuarto básico el 58% de los estudiantes aún no alcanza niveles de lectura adecuados.

El panorama empeora si se toma en cuenta que estas cifras son previas a la pandemia, que ha influido negativamente debido a la pérdida de clases y a la modalidad online, donde es más difícil para los docentes darse cuenta cuando un niño presenta problemas de aprendizaje. Esto, sin considerar que hay alumnos que ni siquiera tienen internet.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), de hecho, la crisis sanitaria ha sumado en todo el mundo 100 millones de niños sin el nivel mínimo de competencias en lectura. Así, los menores sin estas nociones pasaron, en 2020, de 483 millones a 584 millones.

Artículo relacionado: Los profesores deberían volverse grandes lectores de emociones

“Hasta antes de la pandemia, el número de niños que carecían de competencias básicas de lectura estaba en una curva descendente y se esperaba que pasara de 483 millones a 460 millones en 2020. Sin embargo, la cifra se disparó, aumentando en más de 20% y anulando los avances logrados en las dos últimas décadas”, publicó el organismo.

¿Qué hacer?

Lo primero es revisar las competencias de lectura del niño. Al respecto, la pedagoga de la Universidad de Cambridge, creadora del Programa de lectoescritura Alfadeca de la Fundación Sara Raier de Rassmuss, en Chile, y coautora de libros que son usados en más de 300 escuelas inglesas, Alix Anson, explicó que “los niños aprenden a ritmos muy diferentes y algunos encontrarán que la lectura es fácil y otros que es un gran desafío”.

“En un año escolar normal, el objetivo es que casi todos los niños de primero básico conozcan los sonidos de las letras del alfabeto al final del año y sean capaces de leer algunas palabras y oraciones simples”, agregó.

Pero “si este no es el caso, sobre todo después de la pandemia, no hay que entrar en pánico. Además, es importante que un alumno no se sienta bajo estrés si necesita más tiempo para aprender. Cada pequeño paso del progreso debe celebrarse y los nuevos enlaces de las letras con sus sonidos normalmente deben repetirse al menos cinco veces y usarse activamente antes de que permanezcan en la memoria a largo plazo del niño”, comentó la experta.

Asimismo, la pedagoga dijo que hay bases para sacar el mejor provecho en el aprendizaje de lectura infantil: “Tras un año de aprendizaje en línea, todos hemos mejorado en aprovechar al máximo esta situación. Los mejores consejos son tener un sistema y un horario claros a seguir, que los alumnos y sus familias entiendan para que todos sepan dónde se encuentran en el camino del aprendizaje. Aprender lo más divertido e interactivo posible y celebrar el éxito siempre que se pueda”.

Para Anson es también fundamental “pedir a los niños que practiquen la lectura de algo (tal vez sólo las 10 palabras de la semana) y filmarlos para demostrar que pueden hacerlo”. Y por último, fomentar la creatividad: “Pueden los alumnos crear carteles o historias usando las palabras de la semana o escribir una pequeña obra de teatro. La creatividad realmente hace que los niños interactúen y se sientan parte del proceso”.

La creatividad realmente hace que los niños interactúen y se sientan parte del proceso. Alix Anson, experta en lectura infantil. 

Errores a evitar

La profesional, por otra parte, sugirió a los padres evitar ciertas prácticas. Por ejemplo, “algunos están tan dispuestos a ayudar que, sin darse cuenta, ponen la lectura como una tarea o un castigo diciendo ‘no puedes salir ni jugar con nada hasta que hayas terminado de leer'”, dijo. Esto se debe evitar.

En cambio, explicó que “una táctica inteligente es hacer que la lectura sea una recompensa y decir, por ejemplo, que es la hora de dormir a las 8 p.m. a menos que estés leyendo, en cuyo caso puedes quedarte hasta las 8:30 p.m”.

Además de acompañar a los niños y darles el ejemplo, Anson aconsejó evitar decirles palabras que no sepan y ayudarlos a descubrir la palabra en pequeños trozos, letra por letra y luego sílaba por sílaba. Así adquieren gradualmente las habilidades necesarias para que lo hagan ellos mismos.

También es bueno no decirles “eso está mal”, cuando se equivocan. “Realmente ayuda elogiar los esfuerzos de un niño en vez de decir lo inteligente que es. Esto ayuda a que tenga una mentalidad de crecimiento y a pensar que el esfuerzo puede llevar al éxito, en ver de tener una mentalidad fija y creer que la inteligencia es difícil de cambiar”, aseguró Anson.

lectura

Cuáles son las principales claves para formar a un niño lector

Formar a un niño lector es un proceso importante que puede sentar las bases para su éxito académico y su amor por la lectura a lo largo de su vida. Aquí tienes algunas de las principales claves para fomentar la lectura en los niños:

  1. Fomenta un entorno de lectura en el hogar: Mantén una variedad de libros en casa y crea un rincón de lectura acogedor con almohadas y una lámpara. Esto hará que la lectura sea atractiva y accesible.
  2. Sé un modelo a seguir: Los niños a menudo imitan el comportamiento de los adultos, así que muestra interés por la lectura y lee regularmente tú mismo.
  3. Lectura en voz alta: Lee en voz alta a los niños desde una edad temprana. La lectura en voz alta les ayuda a desarrollar vocabulario, comprensión y amor por las historias.
  4. Visitas a la biblioteca: Lleva a tus hijos a la biblioteca regularmente para que puedan explorar una amplia variedad de libros y elegir los que les interesen.
  5. Permite que elijan: Deja que los niños elijan sus propios libros. Si están interesados en un tema o género en particular, permíteles explorarlo.
  6. Establece rutinas de lectura: Crea un horario de lectura regular antes de dormir o en otros momentos específicos del día.
  7. Habla sobre lo que leen: Anima a los niños a hablar sobre los libros que están leyendo. Pregunta sobre sus personajes favoritos, partes emocionantes o lo que han aprendido.
  8. Organiza actividades relacionadas con la lectura: Juegos de palabras, crucigramas, rompecabezas y otras actividades relacionadas con la lectura pueden ser divertidas y educativas.
  9. Recompensas literarias: Considera establecer un sistema de recompensas para motivar la lectura, como premiar la finalización de libros o logros de lectura.
  10. Sé paciente y flexible: Cada niño es diferente, y algunos pueden desarrollar el amor por la lectura más lentamente que otros. Sé paciente y ajusta tu enfoque según las necesidades e intereses individuales de tu hijo.
  11. Fomenta la comprensión: Ayuda a tu hijo a comprender lo que está leyendo haciendo preguntas sobre la trama, los personajes y los temas del libro.
  12. Variación en la lectura: Anima a tu hijo a leer una variedad de géneros, desde cuentos de hadas y aventuras hasta no ficción y poesía.
  13. Apoyo escolar: Colabora con los maestros y la escuela para asegurarte de que tu hijo tenga acceso a una educación de calidad en lectura.

Recuerda que lo más importante es fomentar un ambiente positivo y emocionante alrededor de la lectura, donde los niños sientan curiosidad y placer por explorar libros por sí mismos.

lectura

Este contenido ha sido publicado originalmente por Hoy x Hoy en la siguiente dirección: hoyxhoy.cl | Autor: Natividad Espinoza R.



Comparte este artículo
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede leer:





Se desactivó la función de seleccionar y copiar en esta página.